Libro_encadenado
LA CLASE

Tema del mes

Fazal Rizvi


La privatización en la educación: tendencias y consecuencias

RESUMEN

La privatización de la educación ha sido ampliamente adoptada por gobiernos de todo el mundo y con frecuencia ha recibido el respaldo de ciertas organizaciones intergubernamentales, empresas transnacionales y organizaciones no gubernamentales. No obstante, el concepto de privatización ha sido interpretado y puesto en práctica en la educación de muchas maneras, y las formas que adopta la privatización en los diferentes niveles educativos, como los argumentos utilizados para justificarlas varían según los sistemas. En este documento se presenta un panorama de los debates sobre la privatización de la educación, se exponen los argumentos que históricamente se han esgrimido en favor y en contra de este proceso, y se problematizan sus efectos sobre la inequidad social y la distribución desigual de las oportunidades educativas. En el documento se concluye que, habida cuenta de que la educación ya no puede ser totalmente financiada y proporcionada por el Estado, la cuestión ya no es tanto si la participación del sector privado en la educación es encomiable, sino en qué medida las actividades de los actores del sector privado deben ser reguladas por el Estado, cómo se debería llevar a cabo lo anterior y con qué finalidad.

INTRODUCCIÓN

En las últimas tres décadas, la idea de privatizar la educación ha gozado de una gran acogida entre los gobiernos de todo el mundo y ha recibido con frecuencia el apoyo de ciertas organizaciones intergubernamentales, cuyo compromiso ideológico en favor de la privatización deriva de la proximidad de su cometido con ideologías orientadas al mercado y preocupaciones de orden económico. Esto ha ido de la mano del interés de poderosas empresas transnacionales por promover la privatización, e inclusive de la postura respecto de la privatización de la educación de muchas organizaciones no gubernamentales (ONG) comprometidas socialmente y de gobiernos de convicción socialista, como los de Viet Nam y China.

La idea de privatizar la educación, al pasar a ocupar un lugar primordial en el plano mundial, ha sido interpretada y puesta en práctica en la educación de diversas maneras. Las formas que toma la privatización en los diferentes niveles educativos varían entre los sistemas de educación, al igual que los argumentos para justificarlas. También suscita polémica la cuestión de la medida en que la financiación pública debe complementar la inversión privada. En este sentido, los debates en torno a la privatización, y su aplicabilidad y conveniencia en el ámbito de la educación han sido de gran alcance e intensos.

p(flotante_izquierda), Dado el rápido incremento de la demanda de educación en el mundo […] un sistema educativo financiado exclusivamente con cargo al erario público no es ya una opción realista […] la cuestión deja de ser si se debe permitir el acceso de actores del sector privado a la educación, para convertirse en determinar en qué medida y de qué manera se deben regular sus actividades, y con qué finalidad.

En este documento se presenta un panorama de algunos de esos debates. En él se plantea que, dado el rápido incremento de la demanda de educación en el mundo y el compromiso casi mundial de los gobiernos de garantizar una educación universal para todos, un sistema educativo financiado exclusivamente con cargo al erario público no es ya una opción realista, especialmente en vista de la incapacidad o poca disposición de la mayor parte de los Estados de financiar la ampliación de la enseñanza mediante impuestos. Por tanto, un cierto grado de privatización, y ciertas modalidades, parecen inevitables. De ser así, la cuestión deja de ser si se debe permitir el acceso de actores del sector privado a la educación, para convertirse en determinar en qué medida y de qué manera se deben regular sus actividades, y con qué finalidad.

ARGUMENTOS EN FAVOR DE LA PRIVATIZACIÓN

En el mundo hay un tendencia creciente a permitir que las instituciones privadas participen activamente en la formulación y puesta en marcha de programas sociales. Esta tendencia, que suele denominarse privatización, consiste en la transferencia de bienes, actividades de gestión, funciones o responsabilidades que antes incumbían al Estado, o que asumía el mismo, a agentes del sector privado (Coomans y Hallo de Wold, 2005). Es frecuente que se proponga la privatización como una manera de reducir la dependencia de los gobiernos para la prestación de servicios, ya sea porque éstos han dejado de ser capaces de sufragar los costos de los servicios que pide el público, o porque su ideología se inclina a una forma minimalista de gobierno. En lo que respecta a los servicios educativos, estas dos consideraciones suelen entrar en juego.

El sector privado siempre ha participado en la educación; las familias, las instituciones religiosas y las organizaciones filantrópicas han desempeñado un papel destacado en su financiación y gestión. Así pues, la financiación pública de la educación es un fenómeno histórico relativamente reciente. Con la aparición del estado de bienestar, la idea de que el Estado es el principal responsable de brindar educación a toda la ciudadanía se convirtió en un imperativo moral y político. La perspectiva keynesiana de la economía sencillamente asumió que esto debía ser así y exigió al Estado que considerara la educación como un “bien público”. Las economías más avanzadas aceptaron este principio y, tras la Segunda Guerra Mundial en particular, crearon sistemas sólidos de educación pública. Incluso en países de bajos ingresos, como la India, el derecho a la educación se inscribió en la Constitución, a pesar de que esta aspiración no se cumplió sino hasta hace muy poco, debido en gran parte a la falta de recursos del Estado (Tilak, 2009). Asimismo, los países postcoloniales consideraron que la financiación pública de la educación era esencial para su desarrollo nacional.

Para seguir leyendo

Fazal Rizvi
En el trabaja Departamento de Estudios Globales sobre Educación Universidad de Melbourne

Agregar comentario