Docentes_est_32_cdmx
LA CLASE


Armando Zamora Quezada
Odette Itzel Girón Campos
Patricia Nieto Arzate
Wendy Joselin Aguilar Galindo
Abdi Zaret Becerra Rivera


3, 2, 1… ¡ACCIÓN!: Reflexiones sobre la jornada de práctica docente en la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología”, CDMX.

Enseñar… es aprender dos veces

Joseph Joubert

Introducción

Dicen que siempre la primera vez es especial… y hoy estamos totalmente de acuerdo. Pero también detrás de esa primera vez hay muchas cosas que no nos dicen. Puede ser que la omisión sea para que no te espantes o puede ser también que al omitir ciertos datos nos estén dando la oportunidad de explorar y encontrar algo diferente, algo desconocido que finalmente nos lleve a construir nuestra propia forma de hacerlo, para llegar apasionadamente al éxtasis en esto que llaman: “Jornada de Práctica Docente”.

Y con esa pasión que se siente la primera vez, en el presente escrito presentamos la experiencia de “Práctica Docente” integrando la perspectiva tanto de docentes en formación, así como del acompañamiento que hace el titular de grupo como tutor-docente. La reflexión parte de la pregunta general ¿Qué elementos puedo mejorar para el fortalecimiento de la formación en la práctica docente? y ésta se acompaña de preguntas como ¿la planificación es pertinente y cómo se utiliza en el aula?, ¿cómo se manejan los tiempos?, ¿cómo manejar el espacio o escenario?, ¿si la estrategia construida es correcta o cómo se mueve?, ¿si el control de grupo favorece el aprendizaje o sólo el trabajo?, ¿si el dominio de contenidos es suficiente para atraer y mantener el interés de los alumnos?, ¿a qué ponerle atención en una clase para favorecer el aprendizaje, al cuaderno, a la participación del alumno o a sus interacciones? entre otras que de manera secundaria nos ayudarán a la reflexión sistemática.

Desde la segunda perspectiva también nos preguntamos ¿qué observa el tutor durante el proceso de acompañamiento en la práctica de las docentes en formación?, ¿qué les aporta y en qué momentos lo hace?, ¿con qué criterios valora la práctica docente?, ¿cuál es su visión sobre la educación y qué visión modela en las docentes en formación? También, al revisar este artículo, el lector encontrará una manera de contar la práctica docente desde una perspectiva narrativa que recoge aquellos elementos sobre los que se discutió durante esta jornada de tres semanas en la EST32 en la asignatura Ciencias I (énfasis en Biología).

Palabras clave

Práctica pedagógica, formación docente, enseñanza de la ciencia, acompañamiento, tutoría.

Contexto

Al final del 2017, ahora le tocó a la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología”, al norte de la Ciudad de México (CDMX) recibir en el turno matutino a tres docentes en formación, Girón Campos Odette Itzel, Aguilar Galindo Wendy Joselin y Becerra Rivera Abdi Zaret, que cursan sus estudios de Licenciatura en Educación Secundaria con especialidad en Biología en la Escuela Normal Superior de México (ENSM), para llevar a cabo la “Jornada de Observación y Práctica Docente” del quinto semestre. Para ello, cada docente en formación tuvo a su cargo dos grupos mixtos de primer grado que, con 46 alumnos en promedio, cursan la asignatura en biología que se imparte seis horas a la semana, priorizando dos horas de trabajo experimental y el resto en trabajo conceptual y actitudinal, como establece el aún vigente, aunque agonizante, Plan y Programa de Estudios de Educación Básica 2011. Para ello, contaron con el acompañamiento de dos profesores titulares de grupo, la profesora Patricia Nieto Arzate1 y el profesor Armando Zamora Quezada2.

Y al toque del timbre que marca el inicio de la jornada escolar comenzamos el 21 de noviembre un camino que recoge experiencias, éxitos, fracasos, encuentros y desencuentros, emociones o sentimientos que al 8 de diciembre serán recuerdos dignos de evocar al enfrentarse en la futura práctica docente en condiciones reales.

Introducción: ¿de qué se compone la práctica docente?

Para llevar a cabo la intervención educativa con los grupos en cuestión, se hace necesario definir una línea de trabajo para lo cual es necesario recurrir a la conceptualización de lo que para este trabajo es la educación. Por lo tanto, se retoma como uno de los conceptos centrales para la argumentación el propuesto por Durkheim, quien concibió que la educación es la acción ejercida por las generaciones adultas sobre aquellas que no han alcanzado todavía el grado de madurez necesario para la vida social. Tiene por objeto el suscitar y desarrollar en el niño un cierto número de estados físicos, intelectuales y morales que exigen de él tanto la sociedad política en su conjunto como el medio ambiente específico al que está especialmente destinado (2009:49).

De esta definición podemos retomar que uno de los elementos para la educación es la acción de las generaciones adultas sobre las que no han alcanzado el grado de madurez para orientarlas hacia su incorporación en la vida que la sociedad ha construido con las condiciones presentes en cada contexto histórico. Sin embargo, no podemos olvidar que a pesar de que el grado de madurez de las jóvenes generaciones no es el óptimo para su inserción en la vida social, los jóvenes sí viven las diferentes etapas del desarrollo humano aprendiendo a sobrevivir en el medio familiar y social a través de sus relaciones en la educación informal.

Siguiendo el concepto de Durkheim, la educación tiene por objeto el desarrollo físico, intelectual y moral para responder a la sociedad con sus pautas, normas y leyes; pero que también de acuerdo a la cultura, responde al ambiente con sus tiempos, espacios, procesos y demás componentes específicos.

Inscribirse a esta definición de la educación implica asumir la existencia de relaciones entre generaciones. Es decir, el papel que desempeñen los sujetos con mayor experiencia en la vida en sociedad es ayudar a las nuevas generaciones a aprender a vivir dentro de un ambiente determinado por el contexto histórico y a entender que a su vez el ambiente puede tener influencia en los mismos individuos. Sin embargo, que el adulto llegue a entender este rol no se da con el sólo hecho de llegar a cierta edad, sino requiere de los elementos que le brinda la educación informal y este proceso puede ser fortalecido con los elementos desde la educación formal en las diferentes etapas de la vida.

De manera concreta, el proceso formal de la educación puede ofrecer una diversidad de aspectos dado que se basa en el diseño y ejecución de situaciones educativas configuradas por ciertos elementos que en conjunto posibilitan el aprendizaje con propósitos predeterminados a fortalecer ciertas áreas de la vida. Pero también se reconoce que este proceso es influido por aquellos elementos que la sociedad imprime en la educación informal de las personas, aunque en ocasiones se diluyen en las aulas. En este sentido y para organizar las situaciones educativas se retoma a Paulo Freire quien considera que la situación educativa debe organizarse de cierta manera para cumplir con los propósitos establecidos y que por lo tanto debe contener determinados elementos, asignando los siguientes: 1. el educador, 2. los educandos, 3. el espacio-tiempo pedagógico, 4. los contenidos curriculares, y 5. objetivos o direccionalidad de la educación (2009:31-48).

Tanto en Freire como en Durkheim encontramos ideas que nos pueden ayudar en la consolidación de la situación educativa, por ejemplo, al reconocer la interacción, en primer lugar, del docente como parte de la generación adulta que con ciertos elementos cualitativos formará a los educandos pertenecientes a las jóvenes generaciones. También en relación a los estados físicos, intelectuales y morales, podemos inferir que en el caso de Freire son asignados al resto de los componentes de la situación educativa, pues el espacio-tiempo, los contenidos curriculares y los objetivos educativos pueden configurar los estados esperados para la inserción en la vida social adulta.

Además, se considera que el ejercicio de la educación no debe destinarse sólo al educando, sino también al educador ya que éste tiene la posibilidad de aprender de las jóvenes generaciones. Al respecto retomamos a Alicia de Alba (1997:50) quien define la “educación como un proceso social y cultural de identificación, basado en múltiples actos de enseñanza y aprendizaje, en el cual se generan y desarrollan de manera multidireccional, procesos y funciones de transmisión, adquisición, producción, intercambio y empowerment”. Esta definición nos abre la posibilidad de pensar en la multidireccionalidad del proceso educativo que permite que no sea solo el educando quien aprenda, sino que el educador, la familia y todos aquellos que intervengan en el proceso también se transformen.

De acuerdo a lo anterior y para este trabajo la educación se define como un proceso de formación multidireccional y abierto, donde se aprovechan elementos escolares y socioculturales para interpelar a quienes participan, directa o indirectamente, en el proceso educativo.

Se considera que una condición para que ello se dé es que en el proceso educativo se logre integrar a los participantes involucrados hacia un fin común mediante ciertas actividades. Al respecto, Zabala (1995:91) menciona que la clave de toda enseñanza y aprendizaje son las relaciones que se establecen entre el profesorado, el alumnado y los contenidos de aprendizaje a las que asigna el nombre de relaciones interactivas en clase.

Como podemos ver, Zabala caracteriza la situación educativa asignando el papel del educador, el papel del alumno y de éstos con los contenidos de aprendizaje como elementos que al integrarse detonan las interacciones educativas. Por ello, las interacciones pueden ser un punto de intervención importante pues de ellas depende entonces el grado de complejidad con que se posibilita la red de comunicaciones al interior del aula (Zamora, 2017).

Finalmente, el proceso educativo tiene diversos componentes y se configura por elementos e instrumentos que lo complementan como por ejemplo, la secuencia didáctica. Ésta es una manera de estructurar los pasos a seguir en el proceso educativo y se puede recurrir a ella, como el instrumento que permite conjuntar las actividades que articulan, de manera guiada, una serie de relaciones comunicativas que facilitan la puesta en práctica de las formas de ser y hacer y que, para esta jornada de práctica docente, movilizan a los participantes.

A continuación, se muestra un extracto de la descripción del diario de campo (Hernández Sampieri, 2006) que las docentes en formación trabajaron en sus sesiones de práctica, sobre todo aquellas que les permitieron experimentar el empowerment al aplicar la secuencia didáctica propuesta. Al incluir estos escritos no se pretende dar respuesta categórica a las preguntas iniciales, sino compartir cómo se resolvieron estas cuestiones en la práctica pedagógica en condiciones reales.

El primer encuentro

Como primera sesión de mi práctica docente en un grupo de la EST 32, asistí puntualmente al salón de clases y saludé a los alumnos, me presenté diciendo mi nombre y dando algunas indicaciones sobre la forma de trabajar durante tres semanas posteriores. Enseguida les mencioné que comenzaríamos con el Bloque 2 (La nutrición como base para la vida y la salud) de Ciencias I (énfasis en Biología).

Dando inicio a la sesión y sin más preámbulo, solicité a los alumnos que anotaran el aprendizaje esperado del primer contenido, número de sesión y fecha en su cuaderno. Posterior a esto les repartí una copia sobre la situación didáctica, la leyeron de forma individual y así mismo la respondieron. Una vez que terminaron la comentamos grupalmente y solicité la participación de 6 alumnos. Mientras esto sucedía escribí en el pizarrón algunas palabras clave sobre sus respuestas. Las respuestas de los alumnos se unificaron en una sola de ambas preguntas que se hallaban en la situación didáctica, esto para plasmarlas en un recuadro. En él se dejó un espacio para la respuesta correcta y completa que se responderá posterior a las sesiones.

Como siguiente acto, di una pequeña introducción sobre el proceso de digestión y la importancia de ésta, los alumnos estaban atentos, guardaban silencio y esperaban las indicaciones por parte del profesor. Posteriormente les repartí un esquema del aparato digestivo, el cual los alumnos pegaron en su cuaderno e iluminaron.

Mientras esto sucedía pasé a los lugares de cada alumno para firmar y registrar la actividad de hoy en la lista. Todos los alumnos entregaron en tiempo y forma.

El trabajo Conceptual

¡¡BUENOS DÍAS… CÓMO ESTAN!! — Con gran euforia y dinamismo, caminando con cierta prisa al entrar al aula y subir por la plataforma del maestro— la clase comenzó con un saludo hacia los alumnos posteriormente elaboraron un resumen de la página 82 de su libro de texto, en donde tenían que identificar cada parte que compone el aparato digestivo y su función.

Estaban realizando la actividad en silencio y la terminaron rápidamente. Después pedí la participación de varios alumnos para que dijeran la función de cada órgano y en qué orden iban, así fue como hubo una introducción al proceso de digestión.

Al siguiente día, comenzamos con una actividad de repaso; dos estudiantes pasaron al pizarrón a explicar el proceso de digestión con lo cual me di cuenta que omitían las glándulas accesorias (hígado y páncreas).

Coloqué una lámina del aparato digestivo y realicé algunas preguntas para poder explicar el proceso, por ejemplo: ¿en dónde comienza el proceso de digestión?, ¿por qué salivamos?, ¿qué sistema manda la señal para que tengamos hambre?, ¿quién ordena los movimientos involuntarios que realiza el aparato digestivo? Los alumnos tenían buenas respuestas, son muy participativos y atentos debido a esta característica se pudo ampliar la explicación.

Les brinde una copia del aparato digestivo para que identificaran los órganos y describieran el proceso con sus palabras. Revisé algunos de los trabajos; en general estaban muy bien explicados.

El trabajo Procedimental

Al trabajar con el grupo 1º C, de la EST 32, se llevó a cabo una práctica demostrativa titulada “Actividad Enzimática”, práctica que complementa ciertos contenidos enfocados al proceso digestivo y aprovechamiento de nutrientes que se encuentran en el bloque 2 de Ciencias I (énfasis en Biología). El propósito de esta sesión es observar un ejemplo de lo que sucede en nuestro estómago, cuando el alimento entra en contacto con los jugos gástricos.

Los alumnos esperaban con ansia los materiales, estaban dispuestos a observar – pues es normal que esto suceda cuando alguien espera lo desconocido-. Una vez que los alimentos estaban ubicados en sus mesas de trabajo, como fue un trozo de manzana, un trozo de papa, de hígado y de plátano, se les colocó agua oxigenada, de esta manera cada uno de ellos, en su mayoría, se concentró lo mejor posible y estaban dispuestos a resolver las interrogantes de la práctica.

Esta práctica se distinguió por el hecho de ser fuera de lo tradicional, primeramente el trabajo se realizó fuera del aula, ya que el laboratorio de ciencias se encuentra inhabilitado derivado del sismo del 19 de septiembre del 2017, en un espacio libre pero a la vez útil. Por otro lado, propició a mantener a los alumnos en total atención y observación de todas las reacciones que sucedían en el transcurso de la misma. Y como último punto, confirió cierta presión y motivación en los alumnos en terminar en tiempo y forma, pues dentro de la práctica se incluyó una actividad que todo alumno agradece, esto es el juego organizado.

El juego se contempló como segunda parte de la práctica, pues estoy consciente de que es una herramienta única y eficaz en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

El juego llamado “Donas”, aparte de ser activo y divertido por experiencia propia, fue novedoso para ellos pues les brindó la oportunidad de desarrollar ciertas habilidades, como recordar el contenido y repasarlo con cierta presión, pero sin alterar su estado emocional de manera negativa. Por otro lado, aprender a escuchar y asumir indicaciones por alguno de sus pares.

El juego consiste en hacer dos equipos de 7 personas, cada equipo deberá tomarse de las manos haciendo una rueda; a cada integrante se le otorga un órgano del aparato digestivo en ambos equipos. Posterior a esto las ruedas comenzaron a girar al sonido de la canción “Donas”. Cuando el profesor grita donas, los alumnos se sueltan y corren hacia el otro equipo buscando su pareja, esto es, al mismo órgano que tienen asignado. Cuando esto sucede, de inmediato se toman de las manos y se agachan, pues la última pareja en hacerlo serán extirpados y saldrán de las ruedas.

A pesar de que el juego se propuso y se estableció rigurosamente dentro de la práctica, tal ejercicio fue fluyendo de manera positiva y así me dio la oportunidad de hacer ciertos cambios, no drásticos pero si importantes de mencionar, pues fue producto de mi observación.

Durante el juego, cuando quedaron los participantes finalistas, las últimas dos parejas comenzaron a girar y me di cuenta que el resto o sea los alumnos que fueron extirpados y salieron de las ruedas, miraban con alegría y deseo de jugar de nuevo. Al mismo tiempo los alumnos que aún estaban participando se mostraban muy atentos en encontrar a su pareja y así resultar ganadores. Entonces al meditar esto pensé en incluir algo más dentro del juego, les invite a los alumnos que sólo observaban a participar en esta última ronda.

En corto y sin que los aún participantes escucharan, les dije a los extirpados que al momento de que yo gritara donas, ellos correrían al centro para obstruir el paso de los participantes finalistas y así incrementar la complejidad del juego.

Fue así como surgieron dos cosas importantes, primeramente el reto fue mayor para los alumnos finalistas del juego y en segundo lugar el resto de los alumnos fueron participes de esta ronda final, trayéndolos de nuevo a la actividad y dejando a un lado cualquier sentimiento de abandono.

¿Qué aprendí con esta pequeña experiencia? Que el profesor debe ser un gran observador de cada momento vivencial de sus alumnos dentro del proceso de aprendizaje, pues es así como uno mismo puede notar las eficiencias y deficiencias en el trabajo, teniendo la oportunidad a través del análisis inmediato de establecer cambios y novedades, con los cuales se obtengan resultados positivos y aprendizajes más significativos.

El trabajo Actitudinal

El día de hoy sucedió algo que francamente no esperaba… Los chicos hicieron su evaluación. Al llegar al salón (como cada día que he trabajado con ellos) me recibieron con un grito: “¡BUENOS DIAS MAESTRA!” y yo respondí con la misma euforia, buenos días alumnos… Les pregunté: ¿cómo están? y respondieron: mal, por el examen… En fin, después de calmarlos comencé con la clase, estuvieron muy inquietos, nunca es así, se los recalqué… Me desesperaron mucho, lo admito. Pero analizándolo ahora, pienso que su actitud se debió a que estaban ansiosos por el examen… No lo sé, intentaré otro orden con el siguiente grupo.

Luego en la segunda hora, les repartí su examen, se mostraron (la mayoría) muy seguros en la primera parte, pero en la ultima los vi un tanto nerviosos. Al terminar cuando realizaron su coevaluación, ¡Oh sorpresa! 21 alumnos reprobaron el examen, me sentí muy desolada y decepcionada, me culpé y a mi método… Pero el profesor titular me dijo que no era mi culpa totalmente, que los alumnos que obtuvieron buenos resultados eran prueba de eso, sin embargo debía buscar otra estrategia en la que todos o al menos la mayoría de los chicos obtuvieran resultados favorables… La característica común de los chicos que tuvieron una buena calificación en el examen es que siempre están participando y contando sus experiencias… La idea es promover la participación de todos los chicos en la clase. Además de hacerles la clase más llamativa, involucrar sus distintas habilidades en pro del proceso de aprendizaje.

Por otro lado, en la hora de clase con un grupo muy intranquilo, hicimos la evaluación del primer tema… Al revisar ¡oh sorpresa todavía más grande! A ellos les fue mejor que a otro grupo más tranquilo, entonces ellos nos hicieron aprender una de las lecciones más significativas (hasta ahora) en nuestro trabajo de práctica: el hecho de que un grupo sea escandaloso, no significa que no te esté poniendo atención.

La despedida

Y sin poder postergarlo como quisiera, llegó la hora de la despedida… ¡BUENOS DIAS MAESTRA! Gritaron por última vez mis “chaparritos” (como les decía), al escucharlo sentí que la piel se me erizaba y entre una serie de emociones les dije que esa seria nuestra última clase, por sus reacciones deduzco que no fui la única que lo lamentó… Después de la clase, terminamos con la práctica de chocolate con la intención de reforzar los lazos entre compañeros, además elegimos el chocolate acorde a los temas revisados, por ser el cacao mexicano y además el valor nutricional bastante interesante. Después de que todos recibimos nuestro obsequio, llegó el momento triste, despedirnos, al estar hablando se me hizo un nudo en la garganta y me asusto pensar que en tan poco tiempo que compartimos, esas personitas ya eran parte de la historia de mi vida, siempre es difícil despedirse de quienes nos han renovado el pensamiento, al final me llevo una experiencia extraordinaria y enriquecedora, y sé que en un futuro esto me será de mucha ayuda y claro, a mis futuros alumnos.

Evaluación

La recuperación escrita de los párrafos anteriores, queda para el análisis con las categorías que el lector decida utilizar para una reflexión a profundidad. Finalmente, y en los párrafos siguientes, se muestra la evaluación general de la jornada de práctica docente, utilizando tanto los aspectos propuestos por la ENSM, así como otros que el docente titular de grupo consideró para mayor pertinencia.

Metodología de acompañamiento a la práctica docente

La metodología general para el acompañamiento se basó en tres momentos. En la semana uno la presencia del docente titular en el aula fue intensiva. En cada sesión estuvo presente haciendo recomendaciones y sugerencias en tres momentos: antes, durante y después de clase (como se muestra en la gráfica). Antes: con las tres docentes en formación para minimizar el choque entre ellas y la dinámica grupal; durante, con las dos docentes en formación que no estaban en intervención, pero sí en observación no participante, señalando aquellos elementos ciegos que al estar frente a grupo no es fácil distinguir; después, retroalimentando el desempeño de las tres, exaltando sus logros y solicitando modificar las áreas de oportunidad en la próxima sesión.

Para la semana dos, la presencia del docente titular disminuyó su intensidad. Debido a que se estaba dando de manera positiva, aunque gradual, la integración de ellas a los grupos. Los grupos presentaron gran resistencia ante su llegada, pero el compromiso de las docentes y su apertura a las recomendaciones del titular fueron limando esas asperezas que genera el acercamiento a lo desconocido. Ya en la última semana la presencia del docente titular en los grupos fue ocasional. Dado que la actitud de las docentes en formación como de los grupos estaba logrando afianzarse con el vínculo educativo que se forma en cada ciclo escolar. Además, su presencia en el aula generaba distracción pues como se acercaba la semana de evaluación los alumnos comienzan a preocuparse por aquellos trabajos rezagados o por los que están en tiempo de entrega.

Además, se programó un momento de discusión entre titular y docentes en formación para socializar la visión de la educación que se tiene hasta el momento y hacer un contraste al final de la jornada para evaluar y autoevaluar si lo que se hizo en la práctica coincide con lo que se piensa sobre el proceso educativo.

También, se solicitó a las docentes en formación iniciaran su proceso de recogida de datos mediante el diario de campo, que es un instrumento que permite describir de manera abierta, y dentro de las 24 horas después de su intervención, para tener elementos de análisis valiosos, y con rigurosidad metódica, que al final de la jornada permitan hacer una reflexión que diera la posibilidad de redactar un artículo a cuatro manos para su posterior publicación. Esto como una manera de adentrarlas a una de las actividades que los docentes deben hacer sin excepción: la escritura de sus reflexiones educativas y, en la formación docente, como un ejercicio de recuperación escrita para integrar el documento recepcional en los próximos semestres.

Uso de la planificación

La planificación, ese documento que te pide la escuela, la supervisión, ¿cómo y cuándo se usa? En esta jornada de práctica se utilizó la planificación de manera constante. Su uso se centró principalmente en consultar la secuencia de la estrategia para mantener el ritmo de trabajo y para anotar los ajustes o las adaptaciones que se fueron realizando en las actividades durante la intervención. Finamente lo más importante que nos permite ver este documento es cómo lo que se planea idealmente al inicio del tema siempre se modifica de acuerdo a los ritmos, actividades e imprevistos que el centro escolar debe cumplir de manera institucional.

Control de grupo y manejo del escenario

¿Cuál grupo aprende más, uno callado o uno parlanchín? Pudimos ver en las evaluaciones que de manera sorpresiva el grupo parlanchin obtuvo mejores resultados y los grupos más tranquilos obtuvieron resultados promedio. Con ello se concluye que el control de grupo debe llevarnos a convertirnos en lo que el grupo necesita para que el aprendizaje sea dinámico y con el ritmo y cadencia necesarios para mantener la concentración. No debe confundirse con la disciplina, pues esta última tiene que ver más con una cuestión de hábitos y constancia en el estudio que en la escuela se fortalece pero es en el hogar donde se siembra.

En cuanto al escenario coincidimos que en la ENSM debe haber clases de actuación, pues el aprendizaje no sólo necesita conceptos, actitudes y prácticas, sino un vehículo que los lleve, atrapando la atención y manteniendo el interés de los alumnos. Docentes dispuestos a cumplir metas y provocar nuevos enamorados de la ciencia. Reconocemos que no es tan necesario enseñar biología, porque al cambiar el ángulo, lo que estás haciendo como docente es contribuir a la formación del alumno y de paso, e inevitablemente, el alumno aprenderá biología.

Estrategias didácticas

Si nunca jugaste al trenecito o a la cola del diablo no sabes que significa el efecto encadenado. En la estrategia didáctica los alumnos deben sentir ese jalón con el encadenamiento que se hace de las actividades en la planificación. Pudimos ver que en esta jornada las actividades estuvieron bien pensadas, sin embargo los imponderables nos hicieron modificar las situaciones didácticas, resolviéndose favorablemente al tener la habilidad de modificar sobre la marcha acorde a las condiciones presentes.

Recursos didácticos

Un recurso didáctico es cualquier material que se ha elaborado con la intención de facilitar al docente su función y a su vez la del alumno, sin embargo, en esos momentos la EST 32 realiza el trabajo experimental en las áreas verdes pues, por el pasado sismo, el laboratorio sigue inhabilitado. Sin embargo, se resolvió haciendo las adaptaciones pertinentes a las prácticas, trayendo los materiales para que los alumnos pudieran realizarlo y apoyándolos de manera cercana resolviendo dudas de procedimiento.

Además para el trabajo teórico se utilizaron láminas o posters para mostrar a los alumnos la imagen concreta del objeto de aprendizaje, logrando mayor entendimiento y comprensión del tema en cuestión.

Formas de evaluación

En la planificación se hizo una propuesta para la evaluación de los aprendizajes, sin embargo en la asignatura se hace la revisión diaria de los ejercicios. Al inicio se hizo de la misma manera, pero una vez que el empoderamiento de las docentes en formación lo permitió, cada quien fue haciendo la revisión de acuerdo a sus tiempos y habilidades, lo que ayudó para atender y entender la diversidad de alumnos y sus respuestas. Al mismo tiempo el registro en la lista de evaluación continua representó otro reto, ya que la cantidad de alumnos por grupo y el poco tiempo entre clase y clase impiden un seguimiento más personalizado del alumnado.

Además, encontramos que cada instrumento de evaluación arroja información diferente para los docentes. Mientras en clase la participación oral nos hace pensar que todo queda entendido, en el examen las cosas cambiaron y también, grupos muy callados, en los que pudiera pensarse que el aprendizaje había quedado mejor, en el examen no se encontró lo que se esperaba.

Después de esta experiencia pudimos entender que la evaluación se integra de diversos aspectos que por sí solos ponen en desventaja a los alumnos, pero valorándolos en su conjunto permiten al docente una visión que equilibra el proceso evaluativo.

Logro de los aprendizajes esperados

Al final, todo se concreta en valorar en qué grado el alumno alcanzó el aprendizaje esperado. Y como ya se mencionó, la evaluación mide en un momento y bajo ciertas condiciones los aprendizajes. Sin embargo, el Programa de Estudios de Ciencias vigente tiene una característica cíclica, que permite ir fortaleciendo los aprendizajes en cada bimestre desde una perspectiva diferente pero manteniendo la relación con los estándares curriculares. Mirándolo de esta manera, el trabajo realizado ofreció el segundo acercamiento al estudio de la vida desde la óptica nutricional, donde la observación atenta y constante de quien conduce la clase y los diversos momentos de evaluación nos permitió ofrecer un juicio de valor al final del bimestre con un promedio cuantitativo general de 8.5 de logro de aprendizajes esperados.

Sobre el manejo de contenidos

Es importante mencionar que tanto el profesor en formación y en servicio deben prepararse y profundizar en el contenido previo a la clase, pues la actualización constante debe ser una característica fundamental.

La escuela Normal Superior de México (ENSM) prepara a los docentes según su especialidad (biología en este caso), sin embargo aún queda mucha información por conocer, pues al ser docentes en formación, el manejo de contenidos es parte del gran reto que tiene, y en esta escuela particularmente los alumnos tienen un rendimiento muy exigente.

Entonces, ¿Que le toca al docente en formación? prepararse mucho mejor cada día, aprender de los errores y sacar provecho de las fortalezas. El docente que conoce los contenidos es capaz de planificar, introducir diversidad de estrategias y métodos, y si es necesario hacer ajustes por cualquier inconveniente que surja. Ese es el ideal de cualquier profesor, ¡y se seguirá trabajando en ello hasta conseguirlo!

Sobre la posición del docente titular de grupo

Dicen (y dicen bien) que la primera impresión es la más importante, previo a la jornada de práctica se tuvo la oportunidad de cruzar algunas palabras con el titular del grupo (Mtro. Armando Zamora Quezada) y desde entonces se notó su madera de profesor, pues platicó su dinámica de clase y además los comentarios de otros profesores de la EST32 hacia él definitivamente fueron favorables. ¡Que emocionante trabajar con él! –se pensó- después, al meditarlo nos dimos cuenta del gran reto que se estaba adquiriendo, la responsabilidad de seguir con el trabajo de un profesor con estas características. Así, al iniciar esta experiencia se tuvo la disposición para dar lo mejor en la jornada de práctica docente; desde el principio los consejos del maestro estuvieron presentes, cada día su acompañamiento en clase y al final recalcando errores y aciertos de la sesión.

¿Cumplió el papel de guía? ¡Por supuesto! incluso, sus colegas llegaron a reconocerle porque siempre andaba a todos lados con sus docentes en formación. Francamente nos quedamos con un muy buen sabor de boca después de la experiencia vivida con él, que si lo comparamos con los demás titulares que hemos tenido el gusto de conocer desde el mismo perfil, el acompañamiento del maestro Armando es (por mucho) el más satisfactorio.

Acercamiento a la realidad

La educación es para nosotros un proceso en el que se desarrollan habilidades, se transmiten conocimientos y destrezas y al contrastarlo con lo que sucedió en esta jornada encontramos que no es tan fácil que coincida lo que se piensa con lo que se hace en la práctica. Las causas son entre otras que con un grupo se logran algunas metas pero con otros no funciona de la misma manera. También, con algunos grupos se facilita el trabajo conceptual, con otros el procedimental pero reconocemos que el actitudinal es el que más dificultades presenta y esto debido más al docente que a los alumnos, pues llegar a un buen nivel de reflexión grupal sigue siendo algo que se debe fortalecer.

Reflexiones finales

La práctica docente fue satisfactoria ya que se llevó a cabo lo aprendido en la (ENSM) y por supuesto se aprendió en demasía de los docentes de la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología”, los “tips” y consejos proporcionados se ocuparon en las clases y se veían mejoras, incluso al momento de tener clase se iba conociendo al grupo y de pronto salían las ideas, correcciones, innovaciones, trabajos que se podían anexar, etc.

El equipo se dio cuenta que la planificación puede tener innumerables modificaciones y que el profesor debe adecuarla teniendo como propósito: desarrollar el conocimiento, las actitudes y valores para que el alumno pueda formarse de una manera integral y autónoma; si alguno de ellos falta, el docente debe preguntarse ¿qué haré para desarrollarlo?, ¿en qué estoy fallando? ¿qué debo cambiar? es ahí cuando sabes que las experiencias que vas adquiriendo te sirven para perfeccionar tu práctica docente, que los alumnos del “A” no son en nada parecidos a los del “F” sin embargo deben cumplir la meta y desarrollarse en sincronía; sin deficiencias, ¿cómo se logra? el profesor forzosamente debe ser creativo y mantener al grupo en esa dinámica para que se mantengan embelesados con el conocimiento; se puso a prueba y fue difícil e inconcluso (algunas áreas no se desarrollaron) sin embargo no quiere decir que sea imposible, se observó que debemos adquirir una mejor organización, centralización en cuanto: ¿qué se espera de los alumnos? y ¿cómo se planifica para desarrollarlo? incluso ¿se quiere que los alumnos se adapten a la manera de trabajar de las profesoras? o ellas se adaptan a ellos para tener mejores resultados. Son varias preguntas que quedan sin respuesta pero seguramente en la marcha se irán encontrando soluciones, por lo pronto los grupos de primero dejaron grandes experiencias para seguir exigiéndonos más ya que son alumnos muy inteligentes y dedicados. El profesor debe explotar todas las habilidades del alumno y llevarlo más allá.

Agradecimientos

Primeramente agradecemos a la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología”, a la directora, Lic. Leticia Juárez Uribe, por abrirnos sus puertas, ya que nos dio la oportunidad como profesoras en formación, de desarrollar habilidades docentes y al mismo tiempo adquirir nuevos aprendizajes; por prestar cada una de las aulas y espacios que la componen.

Por otro lado agradecemos a toda la comunidad escolar, directivos, maestros, alumnos y padres de familia, por la confianza que depositaron en nosotras para intervenir en el proceso de enseñanza-aprendizaje de esta institución y por la calidez con la que nos recibieron todos los días durante esta práctica docente. Pero especialmente a los profesores titulares, porque a decir verdad es la primera escuela en la que los profesores nos toman en cuenta como uno más de ellos y eso se siente muy bien; por sus consejos, palabras de aliento, y ¿por qué no? de desaliento también, pues siempre es importante escuchar la voz de la experiencia.

Al maestro Armando Zamora Quezada, porque desde el inicio su apoyo y disposición fueron incondicionales, pues después de cada clase “catastrófica” o gratificante tenía una sonrisa con que preguntar ¿cómo te sentiste? Por el entusiasmo que todos los días nos contagió. Porque nos reafirmó con esa actitud el por qué estamos aquí, el por qué todo esto vale la pena, el valor de ser docente.

Al equipo de docentes en formación por asistir puntual y comprometidamente a la EST32 a reflexionar sobre la práctica docente, por compartir el tiempo y el espacio que es único e irrepetible cuando escuchas en el aula cada día el “BUENOS DÍAS MAESTRA”, por compartir también sus estrategias, su ánimo, dinamismo y gusto por la enseñanza de la ciencia, por animarse a escribir, describir y compartir las letras que se convirtieron en las palabras que nos permiten expresar ideas que forman, modelan y recrean el momento en el que el aprendizaje ocurre.

Referencias

  • De Alba, Alicia (1993) El libro de texto y la cuestión ambiental. Los contenidos ecológicos en el currículum de primaria. UNAM, México.
  • ___________ (1997) Currículum de primaria, contenidos ambientales y educación informal. En Cero en conducta. 44. Educación y cambio. México. 112 p.
  • Durkheim, Émile (2009) Educación y Sociología. Ediciones Coyoacán, México.
  • Freire, Paulo (1969) La educación como práctica de la libertad. Siglo XXI. México.
  • __________ (1997) Pedagogía de la autonomía. Siglo XXI. México
  • Hernández Sampieri, Roberto; Fernández-Collado Carlos y Baptista Lucio, Pilar (2006) Metodología de la investigación. Editorial Mc Graw Hill. México.
  • SEP, (2011) Plan de Estudios de Educación Básica. México.
  • _________ Programa de Estudios de Ciencias. México.
  • Zabala Vidiella, Antoni (1995) La práctica educativa. Cómo enseñar. Graó. Barcelona.
  • __________ (1999) Enfoque globalizador y pensamiento complejo. Una propuesta para la comprensión e intervención en la realidad. Graó. Barcelona.
  • Zamora Quezada, Armando (2017) Veredas en Educación Ambiental. Camino a la sustentabilidad. La Zonámbula. México.

1 Es Cirujano Dentista por la UNAM con 32 años de servicio docente en Educación Básica.

2 Es Licenciado en Educación Secundaria con especialidad en Biología por la ENSM y Maestro en Educación Ambiental por la UPN, Unidad 095 con 13 años de servicio docente en Educación Básica.

Armando Zamora Quezada
Egresado de la décima generación de la Maestría en Educación Ambiental de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 095 y está realizando una intervención educativo ambiental en la Zona Metropolitana de Ciudad de México.

Odette Itzel Girón Campos

Patricia Nieto Arzate
Es Cirujano Dentista por la UNAM con 32 años de servicio docente en Educación Básica.

Wendy Joselin Aguilar Galindo

Abdi Zaret Becerra Rivera

Agregar comentario