5439_amigos_borrosos
Sala de Maestros

Maestros en la historia

Jesús Caballero y Díaz


Breve crónica de una amistad pedagógica

O de cómo recuerdo y entiendo mi amistad
con Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán

La Universidad Pedagógica Nacional nació como un pacto entre la Secretaría de Educación Pública y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, pero que en su desarrollo su personal docente inicial pudo lograr una independencia en el diseño de su propio Proyecto Académico , de finalidades de su relación con el estado y la sociedad ya que estuvo destinada originalmente a elevar la calidad académica de los maestros en servicio de todo el país, de las ciudades y el campo concediendo estudios y títulos a nivel licenciatura para mantener su status legal laboral, al tiempo que ofreció licenciaturas en Ciencias de la Educación como Pedagogía, Psicología , Sociología, Educación de Adultos, al tiempo iniciarse en Proyectos de investigación sobre los problemas educativos de México y de Difusión Cultural que siguiendo el modelo del modelo universitario de Vasconcelos contribuyera a la educación popular.

Los equipos fundadores de cada licenciatura trabajaron con una ancha libertad en el diseño de sus planes de estudios y los programas de su disciplina.

En las Academias de las licenciaturas en Pedagogía, Psicología, Sociología surgió un problema y sus debates productos ambos de la existencia americana del estado actual de los estudios pedagógicos entre los cuales se incluía la definición institucional de nuestra casa de estudios que daba igualdad de trato institucional a la Pedagogía y a las Ciencias de la Educación.

Con la presencia del educador argentino Ricardo Nervi de grata memoria se debatió la denominación oficial de Universidad Pedagógica: ¿era una institución dedicada a la Pedagogía o una dedicada a las ciencias de la Educación?

Los consejos académicos de aquellos pininos universitarios recuperaron tanto la herencia del maestro José Gaos de desarrollar nuestra filosofía, en este caso nuestra pedagógica nacional.

Para ello recuperar la de los pedagogos americanos y antifascistas europeos al tanto del estado actual de los estudios y propuestas pedagógicas del siglo XX con el propósito de sustentar su definición actual : la Universidad Pedagógica Nacional Universidad reconocía la importancia de los estudios en las distintas Ciencias de la Educación como valiosos en sus propios campos y como apoyos en los estudios pedagógicos propios de sus compromisos educacionales en los cuales las diversas disciplinas tendrían autoridad académica sustantiva y en el seno de Licenciatura en Pedagogía se recuperaría el examen de esa cultura científica en su propia tarea de investigación pedagógica, en el desarrollo de los estudios de su campo, de estudios del estado actual de la pedagogía, de la educación comparada y en ellos el de de los proyectos educativos de los estados nacionales, de los diseños particulares de la iglesia, las órdenes religiosas, de las propuestas de ciudadanos en proyectos municipales, gremiales, hasta la ilustración; incluso en proyectos de grupos contestatarios a los órdenes estatales y clericales productos de la revolución científica y política de la que surgen los estados nacionales monárquicos en el siglo XVIII y los que surgen de la Revolución Industrial y los imperialismos europeos y norteamericano, y finalmente los que surgen desde el siglo XIX: los estados democráticos que tenían como finalidad establecer y sostener la vida democrática en su propio proyecto en aquella contemporaneidad, como base y sustento del estudio de la Pedagogía Mexicana en los proyectos políticos del primer estado-nación surgido de la Independencia, los que surgieron en las definiciones del siglo XIX de la soberanía nacional, del estado laico y del orden y progreso positivistas para entender las aproximaciones democráticas del estado que nació de las confusiones revolucionarias del siglo XX y sus definiciones sociales, la defensa de los campesinos, de los obreros, de las libertades de conciencia, de las garantías individuales y del soberano estado democrático que se establece sobre la categoría política de la soberanía del pueblo mexicano y del

Es interesante que lo mismo sucedió en las otras licenciaturas: definición propia de su campo de formación, en sus planes de estudio y programas de asignaturas, así como una filosofía que se abriera a la compartición de sus problemas de fundamentación y desarrollo académico con las otras licenciaturas en el examen de los actuales problemas sobre el estado actual de la disciplina, de los paradigmas vigentes, el estado actual del desarrollo de la disciplina y aportaciones a la Educación y a la Pedagogía, todo lo cual se desarrolló con una gran autonomía, guiada por los Consejos Académicos integrados por los responsables electos en cada carrera.

Este examen tiene el propósito de mostrar a las nuevas generaciones el respeto de la SEP a estas facultades institucionales construidas por las propias asociaciones académicas de cada licenciatura y el apoyo de las Rectorías Universditarias a su trabajo, de ello se desprendió igualmente el diseño del perfil de participación de los estudiantes como adultos, es decir como sujetos de los derechos a participar de sus estudios escolares en las tareas de diseño de docencia, de evaluación de su propia participación, la democracia académica recuperaba las cualidades políticas de su primera fundación en la que UNIVERSITAS significó asociación de, gremio, unión de iguales.

La descentralización de la Universidad Pedagógica Nacional fue propuesta políticamente como el hoyo negro en que se resumiría su existencia, en cambio, significó por la actividad de sus docentes, se produjo “un Big Bang” en el que se crearon nuevos centros de estudios en donde pertinentemente descubren a la sociedad , la educación local, a su magisterio, a su nuevo alumnado y de acuerdo con sus posibilidades académica: el nuevo perfil de maestros y doctores han proveído a su comunidad de nuevas licenciaturas, maestrías y otros servicios académicos.

La Unidad 095 en la mira de mi atalaya de jubilado es un ejemplo magnífico de este cambio universitario, la confianza en los propios méritos de sus integrantes, la solidez de su carrera, algunos fundadores subsisten en ella, la visión futurista, el encuentro de una pertinencia le dan a la calidad de sus servicios la conciencia clara de las nuevas relaciones entre un profesorado y su clientela, entre las posibilidades académicas de la institución y las necesidades de educación superior, de investigación y difusión de sus públicos magisteriales y sociales, asi destaco por mi conocimiento de ella la amplia labor de el maestro Manuel Quiles y los servicios al magisterio de educación preescolar, primaria y secundaria en el Proceso de Evaluación laboral para la incorporación al servicio docente y para el mantenimiento anual en las plazas oficiales de ese servicio, Sus servicios de educación superior de los maestros han trascendido el espacio oficial de la ciudad de México maestros de los estados solicitan su presencia y o atienden a sus convocatorias, el éxito de su presencia en esos espacios es avalado por los maestro que asisten a sus nuevas prácticas académicas y por su presencia en Guatemala en donde dieron la cara por el magisterio mexicano se asociaron académicamente a sus maestros quienes pasaron de un histórico resentimiento a una feliz integración producto de las virtudes magisteriales De Quiles, Zavaleta y sus otros compañeros.

En la Unidad 095 de la universidad Pedagógica Nacional la Maestría en Educación Ambiental ha montado un generoso despliegue de nuevas visiones académicas acerca de los compromisos de la educación en México para la preservación del medio ambiente de la supervivencia del ser humano en los cada vez menos y peores de supervivencia, su tesis de sustentabilidad parece sustentarse en la urgencia de lo necesario y el éxito de lo posible en la categoría de la sustentabilidad, ; a los conceptos de desarrollo humano y social añaden la procuración de medidas producto del estudio científico natural y social de las posibilidades y urgencias de una acción que integre cortos, medianos y largos plazos, sustentabilidad parece así ser una categoría de la vida humana e disponibidad para la procuración del cambio.

La maestría en Educación Ambiental, tiene un buen conjunto de posgraduados con trabajos de Tesis de los que se ufanan, su actividad no se agota en la docencia, desarrolla una ancha vinculación académica con las maestría de otras universidades mexicanas y del extranjero, con grupos y comunidades que efectúan rudos trabajos de educación ambiental sustentable, participan y organizan conferencias, congresos, mesas de estudios y formulan ponencias de toda índole de desarrollo sustentable cuyas conclusiones aspiran a ser consideradas por los gobiernos del país las nuevas organizaciones y comunidades con aspiraciones de sustentabilidad, no dejo de pensar en la necesidad de educar a nuestro gobernantes en educación ambiental sustentable para recuperar el dominio de nuestro bienes naturales y el desarrollo de la cultural de la educación ambiental sustentable. El éxito de la Reunión internacional para la recuperación de la actividad ambiental sustentable de las Cosmogonías de las Culturas Antiguas procuró revalorar los conocimiento y prácticas de desarrollo armónico con la naturaleza que fueron ocultados y como se advierte no suprimidos en sus Mitos y Leyendas, solo preservados para que las futuras generaciones los desentrañaran y los aprovecharan, La experiencia fue un milagro, valoramos finalmente la supervivencia de las comunidades mayas , por ejemplo y aprendimos porque desaoareciewon sus ciudades estado, hoy sus ruinas recuperadas ofrecen en su lenguaje urbanístico y arquitectónico, en sus construcciones, y sus “adornos escultóricos” mensajes de carácter científico, religioso y político que nos permiten descubrir la universalidad de la antigua cultura maya y la perinencia de sus saberes de sustentable vida de la comunidad con su naturaleza

Quiero darles a saber que gracias a mi relación con la revista de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 095 de Azcapotzalco, ciudad de México a lo largo de más de 80 números de la Revista _Pálido Punto de Luz_ he podido apreciar la acerada voluntad de sus directores los doctores Rafael Tonatiuh Ramírez y Armando Meixueiro y el éxito de su labor periodística, sostener casi siete años este ejercicio de comunicación ha permitido la comunicación entre sus ponentes y la dirección, así como entre todos los participantes y así como con sus lectores, su dirección de apoyo revela su calidad humana, su disciplina cultural y su voluntad de difundir el pensamiento universitario de la UPN, que ya son una de las joyas académicas de la difusión de la Unidad UPN 095 que puedo aquilatar en su bonhomía, su fraternidad, su sociabilidad y amplia capacidad comunicadora claro: la generosidad de su invitación a mi persona a participar en su experiencia.

Con Rafael Tonatiuh me une una relación intergeneracional de padres a hijos de egresados de la Benemérita Escuela Nacional de Maestros, su padre el maestro Abel Ramírez q e.p.d. y yo fuimos compañero de las generaciones 54 y 55, formamos parte del Grupo literario Ignacio Manuel Altamirano, participamos en actividades de oratoria, lecturas poéticas y dramáticas, teatro, periodismo como voluntariosos amigos en hacer algo más que estudiar las asignaturas de nuestro plan de estudios, tampoco nos faltaron a los integrantes de los grupos 1º, A y 2o A la participación en actividades deportivas y políticas y de ahí a nuestro magisterio personal. Yo a mis estudios en Teoría y Ciencia de la Educación donde fui el primer lugar en calificaciones de mi grupo de Pedagogía, tras un paseo vocacional por las maestrías en Historia y Matemáticas

Así que fui docente en educación primaria, secundaria, normal primaria y preescolar, normal superior, universitaria del Distrito Federal y del Estado de México en las materias que mas me gustaron: las pedagógicas, desde la profundidad de la didáctica de las ciencias naturales hasta la varia teoría pedagógica, lo mismo en la formación de profesores que en la actualización del magisterio en servicio para los diversos cambios curriculares habidos durante el tercer tercio del siglo XX y en mi magisterio fui educado por mis alumnos de ellos aprendí su modo de aprender, de preguntar, de ensayar, de cuestionarme, de encararme, de descubrirme a mismo a través de sus aciertos y sus polémicas desde 1955 hasta 1999.

Durante ese tiempo participé también en las Direcciones de Educación Normal, de Actualización y Mejoramiento profesional del Magisterio Primaria y Educación Tecnológica de la Secretaría de Educación Pública y en la UPN, me incorporé a la Academia Mexicana de la educción dirigida por el profr. Ramón G. Bonfil donde participé durante 25 años en trabajos de de estudio y difusión de la relación de la Educación Mexicana con la de otros países, concluí mi participación en la SEP en la Coordinación de Representaciones en los Estados.

Mi trabajo profesional en estas dependencias del gobierno federal y del Estado de México fue participar incorporado en los grupos encargados de estudiar, proponer y poner en marcha nuevos formatos de diseño curricular, evaluación educativa, de administración pública de la educación, así como en la elaboración de apoyos didácticos y bibliográficos de la actualización y la educación superior de los maestros en servicio, lo mismo en la educación escolarizada que en la educación abierta. En la UPN, en el primer Proyecto Académico surgido desde su base magisterial y en la Universidad Nacional Autónoma de México, en la Facultad de Medicina, Unidad Zaragoza en el examen y proposición de las categorías y contenidos de un Diseño Modular de su currículo formal .

Mi conocimiento con Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán, fue sobre todo un descubrimiento mutuo en las primeras actividades de educación ambiental en las que yo participaba dirigiendo un grupo académico de educación primaria, una primera conversación y quedó el recuerdo del grato encuentro, luego nos descubrimos en la Universidad en las actividades de implantación de una nueva licenciatura para los profesores en servicio que revaloraba la práctica docente, el papel del maestro en servicio, la relación escuela y comunidad en las cuales el magisterio de la universidad tendría la tarea pedagógica de descubrir académicamente la calidad de la participación de los maestros, sus creaciones, sus opiniones y sus evaluaciones, para contribuir a una nueva conciencia crítica de su propio magisterio y de las pedagogías descubiertas, la tirada era poner en práctica los fines pedagógicos de nuestra Universidad: abrir la conciencia del maestro de grupo, de escuela básica a su propia experiencia y a valorarla con los nuevos conocimientos que le procuraban sus estudios universitarios; por su parte el profesor universitario recuperaría de su contacto con los maestros de su comunidad una información para el desarrollo concreto de estudios sobre su conciencia y su práctica profesional fomentando —me imaginaba— problematizaciones, sugerencias, trabajos de investigación que llegarían a futuros posgrados y a redacciones que concluyeran en nuevos libros sobre nuestra realidad educativa para todo el público mexicano. Finalidad última de la UPN, desarrollar su propia versión de la Pedagogía Mexicana.

Y de nuevo encontré a Rafael Tonatiuh, cuestionando más, indagando más , encarándome acerca de lo que entendía de esa didáctica, de esa pedagogía de la educación superior, aunque fue un diálogo personal de pocos días quedó en ambos la voluntad de volver a las conversaciones, a los compromisos, por mi parte acepté la invitación a ser Director Técnico de la Dirección General de Educación Primaria en los estados en otro cambio de gobierno y de política educativa, de planes de estudio y programas que requerían una nueva concepción de la actualidad pedagógica.

Años después, relaciones familiares permitieron el reencuentro con Rafael Tonatiuh, para mí era el sol azteca de Tlacopan y con esa gracia nos carcajeamos y nos sentamos a una conversación que duró algunos años espaciada y especiada por nuestro distintos trabajos , él aquí en la unidad 095 Azcapotzalco; yo en las representaciones de la Secretaría de Educación Pública de los estados contribuyendo con la administraciones estatales en la creación de la dirección pedagógica de sus servicios educativos, antes ausente en sus servicios, dejé un cuete que no pudo explotar, el horno no estaba para bollos y aún no está. Y en penúltima reunión familiar, otra generosa conversación, me invitó a participar en su nuevo proyecto cultural universitario: la Revista Pálido punto de luz, abierta al público de Internet. A inicios del siglo XXI, yo jubilado me entretenía en los cursos y diplomados de la Academia Mexicana de la Historia, en mis estudios para ampliar esa información en la Biblioteca México y en la Miguel Lerdo de Tejada, así como en la difusión de la bibliografía del maestro Ignacio M, Altamirano en una edición comprometida desde el siglo pasado por el estudioso de esa personalidad: el maestro Jesús Sotelo Inclán y el maestro Jesús Reyes Heroles en ese tiempo Secretario de Educación Pública y finalmente publicada a principios de este siglo,

Así que van 84 números de nuestra compañía, nuestra amistad, nuestro respeto y mi agradecimiento por compartir con la genial tripulación de la nave estelar que es nuestro planeta Gea, la Tierra nos lleva por de pronto por los espacios del sistema planetario solar y que cobra conciencia de este viaje en esta revista, de ese calado es su importancia.

Por su lectura gracias compañeros.

En el pueblo de la Candelaria, Coyoacán, Ciudad de México A 23 de noviembre del año 2017.

Jesús Caballero y Díaz
Maestro y formador de docentes

Agregar comentario