5367_alumnos_al_piso
Usos múltiples


Carlos Cortez


¿Me voy a morir?

Esta imagen, no sólo refleja la realidad de miles de estudiantes y maestros en las escuelas de Tamaulipas, el problema va más a fondo, pues el factor psicológico es el más preocupante, estos momentos quedarán grabados en la memoria de estos niños, moldearán su personalidad, conformarán su identidad, influirán en su manera de procesar la realidad y de tomar decisiones en la vida adulta.

La violencia es un factor que la Reforma Educativa no incluyó en sus re diseños, ni por el Gobierno Federal ni por el Estatal, a pesar de que la violencia interrumpe la normalidad mínima, las rutas de mejora, el ritmo en los aprendizajes y el objetivo en si de las escuelas, enseñar.

¿Cómo se puede dar clases?, cómo hablarles de las palabras graves y esdrújulas, de las sumas y restas, de los estados y sus capitales, de la fotosíntesis de los árboles, del descubrimiento de América y los Niños Héroes, ¿ Cómo ?, si sus mentes trabajan tratando de procesar su realidad, si en su interior se hacen la pregunta ¿ Me voy a morir ?

Ahí, mientras están boca abajo, miles de emociones y pensamientos invaden su mente, son situaciones para las que no está preparado nadie. Las maestras y maestros, mientras calman la situación y los resguardan, al mismo tiempo piensan en sus hijos, esposos, padres, hermanos y también, en su propia vida, cuestionan su vocación, su responsabilidad e incluso, qué objeto tiene educar si en las calles no parece haber futuro.

Y no sólo es un título para una reflexión, es una pregunta que toma fuerza cada vez que muere uno de sus compañeros por una bala perdida, o en el trayecto de su casa a la escuela, o mientras jugaba en el parque o por qué el contexto, la cultura y la falta de espacios lo orillaron a formar parte del crimen organizado.

Por qué, si bien es cierto que algunos jóvenes deciden ser parte de esto, también es cierto que si la opción no estuviera disponible nadie la tomaría.

Solo los que han presenciado el funeral de un niño o joven muerto por la inseguridad, saben lo que es el verdadero dolor, ese que va acompañado de impotencia, coraje y desesperación.

Nunca antes el trabajo de los Maestros y los Psicólogos fue tan vital en la sociedad y en la educación como en este tiempo, dos figuras que requieren todo el apoyo de los padres de familia y del Gobierno para maximizar su impacto.

¿Me voy a morir?, es la pregunta que responden en Tamaulipas los padres a sus hijos y los maestros a sus alumnos, una pregunta que sin duda, también se han hecho ellos mismos.

Carlos Cortez
Editor Educare Noticias.

Agregar comentario