5323_que_gases_lo_forman
LA CLASE

Tema del mes

Armando Zamora Quezada


Cambio Climático, ¿adaptarse, formarse o transformarse? Estrategia de enseñanza de la ciencia en los museos

Hoy en día discutimos más sobre cómo adaptarnos a los nuevos cambios climáticos y dejamos fuera la discusión sobre la formación… en educación ambiental.

Dr. Miguel Ángel Arias Ortega1

Introducción

La ciencia, es el cuerpo de conocimiento que se ha construido a base de dudas, esta serie de dudas, que con el tiempo se volvieron metódicas, nos ha permitido entender que, gracias al uso y afinación de metodologías en el procesamiento y análisis de la realidad, el mundo de hoy sigue proponiendo preguntas, pero requiere nuevas e ingeniosas respuestas.

Es por ello que en el presente escrito presentaré, desde mi experiencia como participante, las interrogantes que en el taller de docentes nos proponen abordar para la enseñanza de la ciencia desde el uso de los museos como herramienta didáctica. La finalidad en este artículo es aportar de manera general algunos elementos en torno a la observación sobre la que reflexiona el Dr. Miguel Ángel Arias en su libro “Educación ambiental: crónica de un proceso de formación”, al enfocar la ¿adaptación o formación? cuando se trabaja la temática de Cambio Climático (CC).

Antes de iniciar, debo confesar que esta visita particularmente generó en mí una emoción muy interesante (algo parecido a salir de excursión en la secundaria), pues motivó expectativas y dudas. Estoy a la expectativa de apreciar un enfoque de la ciencia distinto al que conocí la primera vez que como estudiante visité el museo UNIVERSUM, hace aproximadamente 20 años. Dado que visitarlo ahora, desde la óptica de herramienta de trabajo docente, aporta una nueva e interesante posibilidad para armar la estrategia para el aprendizaje de mis alumnos. También, tengo dudas sobre qué cara de la ciencia nos mostrarán; la cara de una ciencia angustiada, como atrapada entre las maquetas y salas del museo o; la cara de la ciencia como construcción dinámica del conocimiento, sobre todo ahora que las mediciones climáticas y los modelos, con los avances tecnológicos, permiten mayor certeza en los resultados obtenidos y en la manera de comunicarlos.

También, al leer este artículo, intento llevarlos a caminar de la mano de las personas que construyen el conocimiento, para ver también cómo nos acercan a la ciencia, qué instrumentos utilizan, con qué profundidad manejan el conocimiento, si su actitud logra motivarnos y si los cuestionamientos que plantean son meramente científicos, demostrativos, descriptivos o qué tanto nos involucran, al resto de las personas, como parte activa de la solución o simplemente, como pasivos espectadores que visitan el museo.

Palabras clave

Educación básica, enseñanza de la ciencia, educación ambiental, herramienta didáctica, cambio climático.

Contexto

En este 2017, ahora como parte de la jornada de actualización docente, la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología”, de la Ciudad de México (CDMX), recibió una invitación a participar en el “Taller de docentes: Cambio Climático”, que fue un curso dirigido a profesores de educación básica para conocer la propuesta de “Estrategias de Enseñanza de la Ciencia en los Museos”.

Este curso fue promovido por la Dirección General de Educación Secundaria Técnica dentro del marco de los 25 años del Museo de las Ciencias UNIVERSUM, en colaboración con el Museo de la Luz, el Museo de Geofísica y el Museo de Geología.

El curso se impartió al sur de la CDMX, en las instalaciones del Museo el UNIVERSUM, ubicado en Ciudad Universitaria, con el objetivo de fortalecer las acciones que se realizan en educación básica relacionadas con la enseñanza de las ciencias, principalmente en lo referente al tema de CC desde la perspectiva del uso del museo como herramienta didáctica para el aprendizaje.

Y en un ambiente de visita al museo, con la compañía de profesores diversos de educación secundaria, guías, especialistas, investigadores, científicos y a eso de las 10 de la mañana en el interior del teatro, nos dieron la bienvenida los representantes de las instituciones convocantes.

Introducción: ¿Cómo usar el museo como una herramienta didáctica?

Este fue el cuestionamiento que guio la introducción al trabajo de este día, en el que: visitarán “La sala del agua”, que con una mirada no catastrofista muestra cómo se ha incrementado la presión que ejerce la sociedad, que ejercemos todos, sobre el ciclo hidrológico en el siglo XXI, además de que vean de manera interesante los estados de agregación del agua en el espacio llamado “El agua en la tierra”, podrán responder también a la pregunta ¿qué importancia tiene el H2O para la sociedad? en el espacio “El agua como recurso”, y ¿Cómo y dónde se encuentra el agua virtual? en el espacio “Cultura del agua”, entre otras.

El énfasis en esta visita radica en que los profesores vivenciemos de manera práctica cómo los especialistas-investigadores de UNIVERSUM, y otros museos, proponen el acercamiento a las diversas temáticas que se incluyen en los planes y programas de educación básica, por ejemplo, el tema del agua que se aborda en el bloque 1 y bloque 5 de la asignatura de Ciencias I (énfasis en biología) en secundaria y previamente en el cuarto grado de primaria en Ciencias Naturales, entre otros espacios y momentos del programa educativo formal.

Al finalizar la introducción, se recalcó de manera importante:

…que la estrategia gira en torno a la lucha que la sociedad enfrenta en un contexto de CC como el que estamos viviendo y para ello, la ciencia y la humanidad, requieren reducir tabúes que provocan inmovilidad social, como por ejemplo, el hecho de pensar que el CC se perciba como un castigo divino, cuando NO lo es.

Conferencia: El CC en voz de los investigadores

¿El CC es natural o antropogénico? Fue la primera pregunta que la Dra. Margarita Caballero nos compartió como resultado de su trabajo como investigadora especialista en CC en el Instituto de Geofísica de la UNAM. Sin detenerse mucho, explicó que:

…los cambio climáticos han ocurrido en el planeta de manera natural en tiempos pasados y a ritmos marcados por el desarrollo de los procesos y ciclos naturales a lo largo de la historia geológica. Sin embargo, y adelantando una de las conclusiones resultantes, el CC de la época actual tiene raíz en los procesos antropogénicos, principalmente a causa de las externalidades que tienen un efecto directo e indirecto en los valores promedio de las temperaturas, provocando lo que conocemos como el Calentamiento Global (CG).

En este sentido, recalcó, el CC se refiere a la variación prolongada en los patrones promedio de los aspectos climáticos, que en unidades de 30 años, afectan la ocurrencia temporal y espacial, de los fenómenos naturales. Para su estudio y seguimiento, se miden principalmente variables como la temperatura, humedad y presión que, junto a otros aspectos, son los indicadores de la alteración climática.

¿Qué gases conforman la atmósfera? Nuestra atmósfera está conformada por el 20% de Oxígeno, el 79% de Nitrógeno y del restante el 0.9% de Argón, el 0.03% de Dióxido de Carbono, entre otros. Por lo que, a decir de la especialista, es importante conocer estos valores pues como vemos en el caso del CO2, (principal acumulador de calor en la atmósfera, entre otros) su presencia porcentual es tan pequeña pero, contradictoriamente a ello, su presencia por encima del límite máximo, desequilibra térmicamente al planeta, incrementando su temperatura.

¿Cómo se calienta la atmósfera? Para explicarlo, recurrió a una leyenda: “Dédalo e Ícaro”

Durante la estancia de Dédalo e Ícaro en Creta, el rey Minos les reveló que tenía que encerrar al Minotauro. Para encerrarlo, Minos ordenó a Dédalo construir un laberinto formado por muchísimos pasadizos dispuestos de una forma tan complicada que era imposible encontrar la salida. Pero Minos, para que nadie supiera como salir de él, encerró también a Dédalo y a su hijo Ícaro. Estuvieron allí encerrados durante mucho tiempo. Desesperados por salir, se le ocurrió a Dédalo la idea de fabricar unas alas, con plumas de pájaros y cera de abejas, con las que podrían escapar volando del laberinto de Creta. Antes de salir, Dédalo le advirtió a su hijo Ícaro que no volara demasiado alto, porque si se acercaba al Sol, la cera de sus alas se derretiría; y tampoco demasiado bajo porque las alas se les mojarían, y se harían demasiado pesadas para poder volar. Empezaron el viaje y al principio Ícaro obedeció sus consejos, volaba al lado suyo, pero después empezó a volar cada vez más alto y olvidándose de los consejos de su padre, se acercó tanto al Sol que se derritió la cera que sujetaba  las plumas de sus alas, cayó al mar y se ahogó. Dédalo recogió a su hijo y lo enterró en una pequeña isla que más tarde recibió el nombre de Icaria.

.

De acuerdo a la leyenda, podría pensarse que entre más cerca del sol y más retirado de la superficie de la tierra, el calor sería mayor, sin embargo y contrario a la leyenda, la temperatura es mayor en la superficie de la tierra, a nivel del mar y, conforme la altitud es mayor, el calor va disminuyendo. Eso quiere decir que las alas de Ícaro no debieron quemarse, en todo caso y dependiendo de la altitud, pudieron haberse congelado. A eso lo conocemos como parte del balance energético.

¿Qué tiene que cambiar para que el clima cambie? Como ya comentamos, todos los componentes del planeta son importantes para el mantenimiento del equilibrio natural, sin embargo tener un exceso de gases, como el CO2 y otros Gases de Efecto Invernadero (GEI) provenientes principalmente de las actividades antropogénicas, están provocando alteraciones graves.

¿Cuáles son los efectos nocivos del CG? Uno de los efectos más evidentes del CG es la disminución de la superficie de criósfera (superficie de hielo) en la Antártida. Para tener una idea de su grosor promedio, imaginemos una montaña de 2.6 kilómetros de altura y para dimensionar su extensión, imaginemos que es 6 veces más grande que nuestro país. Esto es porque contiene más de 90% del hielo del mundo y más del 70% del agua dulce. De seguir así, y se derritiese todo el hielo, los mares aumentarían al menos 60 metros.

¿Qué especies se encuentran en peligro de extinción a causa del CC? A nivel planetario podemos iniciar con los seres vivos que habitan en la criósfera, pero al igual que en este lugar, el cambio en el patrón del resto de los climas del mundo provoca la pérdida de hábitat y con ello de especies endémicas y de otras especies. Para el caso de México las tortugas marinas, el perrito de la pradera, la migración de las ballenas entre otros seres vivos.

¿Ha ocurrido algo parecido antes? Los CC sí han ocurrido en el pasado del planeta tierra, sin embargo la gran diferencia con el CC actual es que está sucediendo de manera acelerada, pues la industrialización de las materias primas, los servicios, las comodidades entre otros procesos y aspectos antropogénicos no cuentan con las medidas necesarias para mantener el equilibrio dinámico de los diferentes ecosistemas del mundo.

¿Cómo sabemos que el clima cambió en el pasado? Porque en los últimos 18,000 a 15,000 años se ha incrementado en 100 metros en el nivel del mar, que equivale al volumen de agua descongelada en la criósfera. Y de los últimos 10,000 años se tiene evidencia fósil de la extinción de especies cada vez más acelerada y que coincide con el incremento de actividades humanas en esas mismas zonas.

Para concluir y después de muchos otros datos, la especialista cerró su participación con la siguiente fórmula:

CC + Humanos = EXTINCIÓN

Esta fórmula nos permite ver el resultado, desde el enfoque cuantitativo y de manera objetiva, que los científicos han encontrado en su trabajo de investigación. Y aunque no estoy de acuerdo con la fórmula, verla me hizo reflexionar sobre qué tipo de ciencia y de qué manera le enseñaré a mis estudiantes este tema, porque si lo que pretendo es motivarlos a reaccionar ante la problemática ambiental, considero que debemos mostrar los resultados de una manera diferente, generadora de esperanza y no como un resultado inevitable de la evolución.

Esto no quiere decir que los resultados científicos se hayan presentado erróneamente, que sean falsos o deban esconderse, sino que una perspectiva es la investigación y comunicación científica y, otra muy diferente, la formación científica en educación básica o la ciencia como soporte de certeza para la educación ambiental.

¿Qué nuevos elementos se incorporan a la discusión en el contexto del CC?, ¿adaptación o formación?

Con esta primera actividad podemos ver que la mayoría de los elementos mostrados evidencian aspectos que nos hacen preguntarnos ¿qué debemos hacer? y esta pregunta nos lleva a la adaptación como proceso de respuesta ante el inminente CC. Sin embargo, a los profesores, nos debe llevar a cuestionarnos entre dos perspectivas alternas: si debemos preparar a nuestros alumnos para construir lanchas de madera para salvar la vida en caso de inundación o formar a nuestros estudiantes para fortalecer, respetar y defender las maderas de los bosques mexicanos y del mundo, porque es ahí donde se encuentra el mayor reservorio y sumidero de carbono que favorece, junto con los océanos, el equilibrio de la temperatura global y alberga buena parte de la bioculturalidad2.

Museo de la luz

Para la segunda actividad, salimos del teatro y en una de las explanadas de UNIVERSUM, el representante del “Museo de la Luz” se encontraba junto a un horno solar, que por cierto nos hizo pensar en comida, y una mesa, sobre la cual estaba un aparatito con forma de foco, y dentro de éste, en lugar de filamento o resistencia, tenía una hélice girando. La primera pregunta que nos compartió fue:

¿Qué es el sol? Esta pregunta nos ayudó a cambiar de subtema y adentrarnos ahora al maravilloso mundo de la energía lumínica y su relación con el CC. El sol, —nos dijo— , es la estrella más cercana a nuestro planeta y está constituido de los mismos materiales que existen en la tierra. El 92% de hidrógeno, el 7.8% de helio y el resto de otros elementos.

¿Qué tipo de energía emite? Para conocer un poco más de nuestro sol, debemos saber que la energía que se produce en su núcleo tarda aproximadamente un millón de años en llegar a su superficie y que todo lo que se quema provoca que a su vez, esta estrella se haga cada vez más ligera. Por ello, la energía que emite el sol es en forma de luz y de calor.

¿Cuánta energía emite? Cada segundo, se convierten 700 millones de toneladas de hidrógeno en cenizas de helio y en el proceso se liberan 5 millones de toneladas de energía pura, que por cierto, casi no aprovechamos en la industrialización.

¿Cómo se provoca el viento? Los vientos se generan por la diferencia de presión atmosférica, que a su vez se producen por las diferentes temperaturas en el aire. De ahí, el efecto de convección, donde el aire frio se desplaza hacia abajo y el aire caliente hacia arriba, hace que las masas de aire se muevan y a ese movimiento lo conocemos como viento.

¿A qué hora del día sale un barco del muelle? Fue una pregunta rara, pues cuando uno va a la playa y, particularmente a un puerto, ve movimiento de barcos todo el día, entonces la mayoría de los asistentes no supimos responder. Algunos mencionaron la noche, mañana o tarde pero sin argumentos suficientes. El especialista nos comentó que los barcos salen del muelle en la mañana, pues aprovechan la energía del viento (eólica) que va de tierra firme hacia el mar, por tanto esto lo hacen para que encuentren menor resistencia y con ello ahorren mayor cantidad de combustible. Obviamente por la tarde el viento cambia de dirección y es tiempo de que los barcos puedan llegar a puerto de la misma manera.


¿Qué es un pirómetro? El pirómetro (izquierda) es un instrumento que permite medir la temperatura de un cuerpo. En este caso se utilizó para medir la temperatura del horno solar, (que por cierto estaba horneando algo en su interior). A diferencia del pirheliómetro (derecha) que es un instrumento meteorológico (en forma de foco) utilizado para medir de manera muy precisa la radiación solar que incide sobre la superficie de la tierra.

Adivinanza: ¿Cuál es la sustancia que no se dilata cuando se calienta?

Buena pregunta, haber intenten responder… ¿ya? Efectivamente, todos sabemos que los rieles del tren o el metro están hechos de algún tipo de metal y que éstos tienen un pequeño espacio que evita la deformación al dilatarse por acción del calor generado, ya sea por la fricción de las ruedas o por acción del sol, pero, ¿de qué deberían estar hechas las vías para no dilatarse? Bueno pues de hielo. El hielo al incrementar su temperatura no se dilata, sino únicamente se derrite, de esta manera, en lugar de incrementar su tamaño lo disminuye. Y aunque el hielo no es la mejor opción para diseñar las vías del tren, no deja de ser un dato interesante que nos permita reflexionar cuando se trata de temas “ardientes”.

¿Qué temperatura alcanza un horno solar? Por último, y un tanto hipnotizados por el aroma a comida, pasamos al horno solar que, por su color y estructura, llama la atención desde lejos. Aquí nos explicaron su funcionamiento, que básicamente concentra los rayos de sol en un mismo punto para incrementar la temperatura dentro de una cámara aislada que, en su interior, tiene el espacio para introducir el alimento o líquido que se desea calentar.


Los hornos deben asegurar un calentamiento a 90° Celsius © para asegurar la cocción de los alimentos, pero por lo general los hornos trabajan dentro del rango de los 90° a los 165° C, o entre los 200° a 325° Fahrenheit (F). Ya eran como eso de las 12:00 del mediodía y nuestro sentido del gusto, cada vez más excitado, nos hacía mover la cabeza ansiosamente, buscando el origen del delicioso aroma, que se parecía mucho al de carne asada.

Ya para terminar, el representante del museo de la luz se colocó del lado contrario del horno y nos comentó que existen diferentes tipos como los caseros o artesanales que a bajo costo y, con materiales de reúso, además nos ayudan en el cuidado del ambiente; hasta los hornos comerciales que incorporan sistemas de reflectores plegables para mejorar la captación de la energía solar o los que funcionan con materiales especiales aún en condiciones de cielo parcialmente nublado, con una vida útil aproximada de entre 15 a 20 años. Pero curiosamente, éste que teníamos en frente, que utilizan para las exposiciones, particularmente hornea unas ¡¡Deliciosas salchichas!! que de pronto el especialista extrajo de la cámara en un tubo cilíndrico. Las salchichas horneadas terminaron por capturar enteramente nuestra atención y, con ayuda de unos palillos, pudimos satisfacer el antojo y curiosidad con que fuimos atraídos hasta este lugar de la explanada.

¿Qué nuevos elementos se incorporan a la discusión en el contexto del CC?, ¿adaptación o formación?

Con esta segunda actividad podemos ver que la mayoría de los elementos nos ofrecen la posibilidad de discutir hacia dónde podemos trabajar los temas relacionados con el CC. La información fue planteada de una manera muy amena e interesante que atrapó, no sólo el área cognitiva de los asistentes, sino que la manera tan cercana de plantear las preguntas nos llevó a recordar situaciones que, escarbando en la memoria, hicieron revivir sensaciones y emociones pasadas que pudimos relacionar y anclar a la nueva información. Lo que rescato finalmente de esta experiencia con el Museo de la Luz es la interacción que construyó al manejar la dupla información-asistentes, pues la actitud abierta y sencilla del especialista venció la barrera que generalmente se eleva entre científicos y el público en general.

UNIVERSUM: Sala R-3

Reduce, reutiliza, recicla son las propuestas que hace la sala R-3 del Museo UNIVERSUM como parte del manejo de residuos sólidos frente al CC. En esta sala los jóvenes guías condujeron la visita que inició frente a una maqueta, que por cierto, no pudimos ver funcionar por falta de aditamentos, pero que representaba flujo de materia. En el centro de la sala también estaban exhibidas figuras humanas hechas de tiras recortadas de botellas de PET transparente y finalmente a la salida pudimos apreciar los contenedores para separar los residuos sólidos, que me hicieron pensar que responden al programa de manejo de solidos de la institución y que por lo visto, pudieran modificarse y ajustarse a la nueva propuesta de la Ley de Residuos Sólidos actual de la CDMX.



¿Sobre qué estamos discutiendo ahora: adaptación o formación en relación al CC?
En este caso la Sala R-3 me hace regresarme a la propuesta del reciclaje de sólidos. La idea que percibí fue como si nos estuvieran enseñando a reutilizar los materiales-residuos de los productos que utilizamos cotidianamente, como si el problema sólo estuviera en su manejo y no en su elección. Es decir, la propuesta del acopio y manejo de sólidos no debe dar la idea de separar para luego utilizar esos residuos en la producción de artículos, recurso económico u obras de arte, dado que en lugar de resolver la problemática sólo alarga el tiempo en que los materiales-residuos lleguen al tiradero y se conviertan en residuos-basura. Me parece que esta sala, de la mano de los especialistas puede darnos la idea completa, en la se muestre la R de RECHAZO a los productos que resuelven una necesidad con la máxima comodidad, pero que al terminar su funcionalidad (a veces en segundos), son desechados y agravan la problemática ambiental externalizando los costos al impedir o dificultar el desarrollo normal de los ciclos naturales.

¿Adaptación o formación? considero que la diferencia es muy delgada —y no pretendo imponer una u otra— pero para tomar una decisión con mayor fundamento ayudaría si la crítica que hagamos en este sentido abarcara el ciclo completo, es decir, desde la manera en que estamos pensando para satisfacer nuestras necesidades, pasando por la extracción, producción, comercialización, uso, MANEJO, desecho, por mencionar una ruta. Sabemos que la finalidad de un museo es diferente a la escuela, pero como lo menciono al inicio de este escrito, la actual crisis ambiental requiere otro tipo de respuestas a las preguntas. Finalmente, dicen que nadie se baña dos veces en el mismo río, espero que esta frase la pueda expresar en mi siguiente visita al museo.

UNIVERSUM: Sala del agua

Aquí no nos hicieron preguntas, pero lo rescatable es que el museo le dedica una sala completa al líquido universal. La sala es muy llamativa a la vista, pues en un ambiente de baja luminosidad contrastan diferentes tonos de azul que generan la atmósfera para adentrarnos en la profundidad del tema del agua.

Nos mostraron un modelo sensacional que permite apreciar el globo terráqueo en pequeño y desde su interior proyecta en sus paredes internas muchos de los procesos que ahí ocurren. Por ejemplo, se puede proyectar el clima en la secuencia de ocurrencia de un año, pasando de invierno a invierno por los cambios de temperatura, nubosidad o humedad, entre otros.

. ¿Sobre qué estamos discutiendo ahora: adaptación o formación en relación al CC?

Este modelo en forma de esfera es lo que uno espera ver en los museos. La integración de la ciencia y la tecnología aplicada al servicio de la humanidad. Ya sea con fines de concientización, información o —lo que daría por tenerla en mi escuela— para la formación científica en educación básica. La posibilidad de mostrar con imágenes muy cercanas a lo real el ciclo hidrológico y otros procesos globales, además en una atmósfera que transporte la imaginación de los alumnos a una experiencia audiovisual o virtual más allá de las paredes del salón o el laboratorio, es parte de las necesidades en las escuelas. Sobre todo, en un contexto en el que las visitas o excursiones escolares a museos y otros sitios, son ya sólo un recuerdo que los profesores compartimos con los alumnos al trabajar sobre diversos temas.

UNIVERSUM: Ciencia recreativa

Para la siguiente actividad pasamos al espacio de Ciencia Recreativa en el que hicimos una serie de experimentos retomando temas de ciencias naturales. El primer experimento fue sencillo, la extracción de CO2 normalmente es utilizado en las escuelas, en las clases de ciencias. Sin embargo, la diferencia radica en que la dinámica fue más lúdica, pues no hay un reporte administrativo que llenar ni la responsabilidad de evaluar formalmente lo aprendido. Los guías ponen los materiales y eso evita que (como en las escuelas) alguien olvide su material. En la dinámica, a los guías les ocurrió que la mayoría queríamos participar y, por el grupo tan numeroso que éramos, no todos pudimos hacerlo, sin embargo, lo resolvieron haciendo demostrativo el experimento y mantenían la atención del resto del grupo con preguntas y, aunque un poco nerviosos por el tipo de grupo, los guías mostraron siempre una actitud positiva y cercana.

El segundo experimento fue la representación y reproducción de la fracturación hidraúlica o conocido en ingles como Fracking, es un proceso que permite liberar el petróleo y el gas atrapados en rocas del subsuelo, pero que también puede tener un costo demasiado alto en términos económicos, energéticos y, principalmente, ambientales3.

Este experimento no lo he visto aplicado en las escuelas pero, por los materiales que utiliza, es una excelente opción demás de que permite hacer una analogía muy cercana del proceso de extracción de hidrocarburos mediante este método.

Para cerrar la recreación científica, el tercer experimento fue la elaboración de una lámpara de lava que también, con materiales sencillos, permitió hacer una columna de líquidos y agregando una tableta efervescente, producir el fenómeno. La dinámica siguió demostrativa hasta el final pero siempre los guías con una actitud cercana y agradable comentando algunas características de los fenómenos observados en un espacio ambientado para sentirse en confianza y relajado.


¿Sobre qué estamos discutiendo ahora: adaptación o formación en relación al CC?

En esta actividad, como su nombre lo dice, los guías hacen uso de los sentidos y la participación activa para motivar la re-creación de ideas. Los experimentos hacen tangible lo que en teoría se explica, logrando con ello un acercamiento más significativo a los procesos de la naturaleza en general. Si nos preguntamos en qué sentido van los experimentos, ¿adaptación o formación? considero que en este caso depende del enfoque que el guía le imprime a la actividad. Podríamos decir de una manera indiferente que cada quien se lleve de la sesión lo que quiera o pueda, pues al ser un museo su finalidad es muy específica evitando sesgos. Sin embargo, sería interesante probar una sesión de experimentos de ciencias en el museo haciendo una crítica fuerte y seria, basada en argumentos formales, sobre métodos como el fracking, la ganadería o el desecho de aceites al drenaje y su impacto ambiental a nivel local, nacional y global.

UNIVERSUM: La Sombra del Bardo

Para terminar el día, tuvimos la oportunidad de apreciar un híbrido entre ciencia y arte, la puesta en escena de:

Cuatro personajes secundarios de las obras de Shakespeare, que se rebelan y deciden representar Hamlet. Y es así como una de las tragedias más famosas del Bardo de Inglaterra, termina siendo una comedia de enredos de jales y estires entre Lady Macbeth, Puck, Mercutio, Viola y un quinto actor sorpresa que el público descubrirá y que cuestionará todo el tiempo la ciencia del siglo XVI. Una comedía vertiginosa y audaz que mantendrá al espectador entre la risa y el asombro4.

Totalmente recomendable para poder revivir, a través de los personajes, una historia conocida de una forma desconocida, sorpresiva y poco común. Pero que además me dejó la impresión de que podemos ser nosotros quienes nos revelemos y dudemos, metódica o alocadamente, del conocimiento o de las situaciones que parecieran dadas por una cuestión divina.

¿Sobre qué estamos discutiendo ahora: adaptación o formación en relación al CC?

Indudablemente hablamos de formación. No voy a platicar la obra, pero debo decir que primero me generó desconcierto pues no inicia como generalmente lo hace el teatro; luego un poco de nervios, pues en ese desconcierto, el público se vuelve parte de la obra y al final, me quedó la sensación de estar siempre en el escenario, por lo que fue una obra que basada, de inicio a fin, en la crítica argumentada científicamente, me hizo pensar que nosotros los profesores cada año, con cada generación de alumnos, podemos reescribir la teoría.

Evaluación

Sobre la metodología

La metodología pensada para este taller nos permitió a los profesores explorar las diversas actividades y herramientas que los museos ofrecen para ser utilizadas en actividades didácticas para fortalecer nuestras estrategias. La visita guiada sobre el tema particular del CC nos ayudó a identificar una secuencia lógica dentro de la gama de modelos, maquetas y salas que ofrece el museo. Debería haber hojas de ruta, que al llegar al museo nos propongan un recorrido ordenado para reafirmar un tema específico o simplemente para no perdernos o no dejar de visitar los espacios relacionados con la temática de interés.

Es decir, nos mostraron que para usar el museo como herramienta didáctica es necesario planear la estrategia, donde debe incluirse desde el acercamiento al tema en general, el tipo de trabajo (conceptual, procedimental, actitudinal) que se solicitará como producto de la vista, su propósito u objetivo, la estructura cognitiva, tanto con la que el profesor se presenta para ejecutar como la que el estudiante va a construir al asistir al museo, los hechos o ejemplos a observar, los conceptos y contenidos que se abarcarán, hasta las salas específicas. Es decir, las actividades aquí presentadas requieren ser pensadas para cumplir con su cometido. También, considero que hace falta incrementar la didáctica, porque de lo contrario, el curso nos dejará satisfechos como visitantes, pero ávidos de comentarios, consejos o recomendaciones que impacten directamente en nuestra práctica docente.

Sobre la teoría

Aquí la voz de los investigadores y especialistas fue fundamental ya que no hay como escuchar a quienes están a la vanguardia en la lucha por conocer a fondo la estructura y organización de lo que nuestros sentidos pueden ver y lo que no alcanzamos a percibir, para tener una idea más clara y de actualidad.

Sobre la posición crítica del presentador

En este aspecto es importante centrarnos en que el lugar visitado fue un museo con una finalidad específica y que debe mostrar la información de manera neutral. Sin embargo, como profesores buscamos formar a nuestros alumnos y el museo como herramienta, en lo personal, me hizo pensar en un espacio con grandes posibilidades para fortalecer, de manera guiada, los aprendizajes.

Acercamiento a la realidad

Trabajar las actividades anteriores, requiere caminar entre la realidad. Es decir, para que la ciencia retome su carácter social, debe presentarse desde las experiencias que generaron la chispa, de los grandes científicos o naturalistas, para su descubrimiento y no dejar de lado que la necesidad que el ser humano tuvo, tiene y tendrá de explicarse los fenómenos y procesos de la realidad es el motor que hace avanzar a la ciencia y a la sociedad. Quienes nos acompañaron en este curso nos mostraron su parte humana, algunos nos compartían su experiencia en la docencia y eso logra una cercanía mayor necesaria para la comprensión de la información.

Uso del entorno próximo

UNIVERSUM es un museo que lleva muchos años trabajando y ayudando en la comunicación de información científica, sin embargo, al caminar entre sus salas y ver los modelos y las maquetas, me hizo recordar mis años de secundaria, cuando lo visité por primera vez y me pregunté con qué frecuencia se transforman los museos, cómo podría ser el museo en el siglo XXI, qué debe provocar el museo en sus visitantes, cómo integrar la ciencia y la tecnología para obtener resultados distintos. Aunque también desde otra perspectiva me pregunté si el que tiene que cambiar soy yo como visitante, qué idea y expectativa tengo del museo, del museo de las ciencias más importante en México.

Reflexiones finales

Voy a comenzar este apartado con una de las primeras conclusiones que Ayala y Duran (en Ortiz Espejel, 2012) obtuvieron en la aplicación de una estrategia de formación y educación ambiental, que fue un estudio cercano a las comunidades del estado de Puebla, en México, respecto al CC:

…es necesario que el sujeto se ubique desde su contexto ante el cambio climático, identificando los impactos del mismo en sus comunidades… que ubique su nivel de conocimientos, lo que sabe, lo que le falta por conocer… que identifique sus condiciones de vulnerabilidad, así como las buenas prácticas y espacios de oportunidad ante este problema. Es posible construir desde un horizonte de esperanza configurado por la voluntad y el desarrollo de conocimiento buenas acciones… el reto es grande porque depende además de la eficacia de políticas públicas de desarrollo en el combate a la pobreza, conservación de biodiversidad, manejo de los recursos naturales, agua, agricultura, desarrollo social, turismo, protección civil (entre otros).

El anterior es uno de los ejemplos aplicados en comunidades, pero también hay otros dentro de las escuelas como el programa GLOBE5 que se mantiene gracias al esfuerzo de maestros y alumnos comprometidos pero que necesitan un impulso que considero también pueden dar quienes participan en el museo. Por ello ¡Hoy se requiere un museo más vivo!, que despierte en nosotros las ganas de participar en la solución de los conflictos científicos. Necesitamos que quienes participan y trabajan en el museo transiten de la visión de atención al público a una visión en la que provoquen nuestros sentidos, que no sea una situación tediosa y repetitiva, sino que extraigan de la gente al investigador, al observador, al crítico, a la persona que se sorprende y a la vez se inconforma por la realidad de que es participe. Es decir que hagan emerger de nosotros al ambientalista o al científico que llevamos recesivo, bajo la dominancia del conformismo, la indiferencia y el individualismo; que ayuden a redireccionar nuestro apetito consumista y nutrir la esperanza con que se construye la ciencia. En pocas palabras, parafraseando a Asensio y Pol (2002), un museo que posibilite la modificación de ideas previas mediante el discurso museográfico.

Esto es posible en el museo, porque entre otras, una fortaleza que tiene es que se pude sentir la ciencia más humana, más cercana y hasta social pues la claridad con que nos hablaron de los hechos científicos quienes los investigan, su amabilidad y humildad nos permitieron entender, desde la raíz, que existen espacios inexplorados en el crucigrama científico.

Además, las maquetas y los modelos que utilizan para la comunicación de información científica, dan la posibilidad de vivir de manera básica la experiencia en el museo. Considero que el fortalecimiento podría ir en el sentido de que quienes participan en el museo nos ayudaran a los visitantes a encontrar las interrelaciones entre las partes y el todo. De esta manera es posible hacer propias las dudas que motivan a los investigadores a seguir indagando en los diferentes rastros del rompecabezas histórico de la humanidad y el universo mismo.

El híbrido ciencia-arte fue como la cereza en el pastel, pues en la obra de teatro de alguna manera nos mostraron cómo se hacen presentes en el presente los conocimientos que vamos aprendiendo a lo largo de la vida.

Agradecimientos

Finalmente agradezco a los especialistas, investigadores, guías y personal que organizó este curso porque nos permitieron conocer la manera en que están pensando la mejor estrategia para acercarnos, a los ciudadanos y a los profesores, a la ciencia.

También mencionar que la recuperación escrita de esta experiencia de formación es para compartir el esfuerzo que en educación ambiental y ciencias, demuestra con hechos reales que aunque a nivel institucional oficial en México, y al parecer en el mundo, se han reducido los espacios, el personal y los recursos para educación ambiental y educación científica, los MUSEOS de la mano de profesores y educadores ambientales comprometidos con estos campos de conocimiento, seguiremos en la búsqueda de veredas que abran nuevas rutas hacia la sustentabilidad ambiental.

Referencias

  • Asensio, M. y Pol, E. (2002). Nuevos escenarios en educación. Aprendizaje informal sobre el patrimonio, los museos y la ciudad, Aique. Buenos Aires.
  • Arias Ortega, Miguel Ángel (2016) Educación ambiental: crónica de un proceso de formación. NEWTON. UACM. México.
  • Ayala y Duran (2012) Educación ambiental en condiciones de cambio climático: Apuntes y reflexiones. En Ortiz Espejel, coordinador, Estudios y propuestas ante el cambio climático en Puebla, México. Universidad Iberoamericana Puebla. México.
  • Ramírez Beltrán Rafael T.; Meixueiro Hernández Armando (2016) Once estrategias didácticas fundamentadas de la educación ambiental para la escuela. La Zonámbula. México.
  • Sauvé, Lucie (2004) Perspectivas curriculares para la formación de formadores en educación ambiental_. [En línea] Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/ceneam/articulos-de-opinion/2004_11sauvetcm7-53066.pdf (Consultado el 17 de enero 2017)
  • Víctor M. Toledo y Ortíz_Espejel (2014) México, regiones que caminan hacia la sustentabilidad. Una geopolítica de las resistencias bioculturales. UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA PUEBLA. México.
  • Zamora Quezada, Armando (2014) Encuentro Regional GLOBE 2013 Una experiencia de sobrevivientes y nuevos alientos. [En línea] Disponible en: http://palido.deluz.mx/articulos/1552 (Consultado el 20 de junio 2017)

1 Miguel Ángel Arias Ortega, Doctor en Educación Ambiental por la Universidad Autónoma de Madrid, es también coordinador del Posgrado de Educación Ambiental de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Catedrático en la Unidad 095 de la Universidad Pedagógica Nacional en la CDMX, trabajó para la Secretaría de Medio Ambiente, en el Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable.

2 Para mayor referencia ver Víctor M. Toledo y Benjamín Ortiz Espejel, (2014)

3 http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/198/fracking-beneficios-fugaces-danos-permanentes

4 http://www.universum.unam.mx/temp/sombra-bardo.php

5 Ver http://palido.deluz.mx/articulos/1552

Armando Zamora Quezada
Egresado de la décima generación de la Maestría en Educación Ambiental de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 095 y está realizando una intervención educativo ambiental en la Zona Metropolitana de Ciudad de México.

Agregar comentario