5312_con_el_pu%c3%b1o_en_alto
LA CLASE

Tema del mes

María José Serrano


Los héroes de México: después del terremoto

Y la historia se repite… A 32 años del sismo más catastrófico que había vivido México en los últimos tiempos, un nuevo terremoto azota en varios estados del país, dejando a su paso una serie de tragedias y desastres que movieron el corazón y las manos de todos los mexicanos. Los que lo vivieron en el 85, deseaban nunca volverlo a vivir, y los que apenas lo vivimos, por fin lo logramos comprender.

A la 1:14 de la tarde de otro 19 de septiembre, un terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter, con epicentro en el sureste de Morelos, derrumbó edificios y construcciones enteras en Puebla, Estado de México, Morelos y la Ciudad de México, principalmente. Con un saldo de 293 fallecidos (cifras confirmadas, previas a esta publicación), el temblor llegó a interrumpir las actividades de un día laboral, aparentemente normal en México, para transformarlo en un momento histórico que cambiaría la vida de las personas y tocaría los corazones de la mayoría.

Me es imposible redactar una nota con la objetividad que demanda el periodismo cuando sucesos tan catastróficos mueven todos los sentimientos que existen dentro de mí. Con el corazón roto al ver tanto sufrimiento, la impotencia de querer ayudar en todas partes y con la esperanza de un mundo mejor al ver a tanta gente movilizándose para apoyar a los damnificados, escribo estas líneas; que más que una noticia, una reseña o un reportaje, son las palabras que salen desde lo más profundo de mi sentir, al ver al México solidario con el que siempre soñé.

Los héroes de México nos han regresado la esperanza. Los solidarios, los valientes, los comprometidos y los incansables. Todos ellos salieron a las calles a apoyar a como dé lugar. Removiendo escombros; aportando conocimiento; armando paquetes de comida; donando víveres; transportando gente; abrazando a México. Los héroes no sólo tomaron el control de su ciudad, sino de todos los rincones afectados; hoy, los mexicanos han tomado a su país para nunca soltarlo.

Las ganas, el entusiasmo y la voluntad no han cesado, personas de todas las edades y de todas las profesiones se han convertido en héroes que continúan luchando incansablemente, día y noche, para apoyar en lo que se necesite.


Familias abren sus casas y sus negocios para atender a los damnificados y a los voluntarios.

Las donaciones no se hicieron esperar y saturaron todos los centros de acopio, los voluntarios han tenido que esperar un turno para poder ayudar y otros se han trasladado a diferentes lugares fuera de la ciudad para apoyar. La gente está compartiendo todo lo que tiene, desde su red de internet, hasta sus cosas; le están haciendo honor a la frase “mi casa es tu casa” y nos han dejado ver el lado más humano de los mexicanos.

Lo que motiva a cada héroe a luchar por México es distinto. Para el brigadista Uriel Delgado de 23 años, es su más grande responsabilidad. “Afortunadamente estamos bien y tenemos la total obligación de ayudar… Lo poquito o mucho que pueda ayudar, lo voy a hacer.”

Belén Saldívar se juntó con sus amigos y pidieron despensa básica en toda su comunidad, para posteriormente llevarla a los hospitales. Su compañero César López de 18 años, afirma que, “como mexicanos, necesitamos apoyarnos ente sí”.


Jóvenes de todas las edades participaron en los centros de acopio distribuidos por toda la CDMX.

Magali, una brigadista de 26 años, afirma que hay que apoyar a toda la gente con lo que se pueda “la solidaridad es una de las cosas más importantes que podemos tener, ayudar sin importar quién, cuándo y dónde”.

Axel Serrano llevó despensas a los centros de acopio junto con sus compañeros de Palo Solo, Huixquilucan. “Estamos ayudando porque si nosotros no hacemos nada, no vamos a llegar a ningún lado. No nos afecta y creo que nos corresponde como mexicanos hacer esta labor.” Mientras que su compañera, Daniela Fernández de 15 años, dice que _*“decidimos ayudar y ser solidarios con nuestra gente porque hoy les tocó a ellos, pero mañana nos puede tocar a nosotros”.

“Ayudar sin importar quién seas ni de dónde vengas”*_, bajo ese lema y con el puño cerrado en lo alto, los héroes de México han demostrado que podemos olvidar las diferencias que hay entre nosotros, para volvernos uno mismo y luchar con un mismo fin.

Qué alegría da sabernos mexicanos, cuando lo único de lo que se habla es de su solidaridad ante la tragedia de sus hermanos. Qué honor ver a un país levantarse de la mano de sus propios hijos que gastan sudor, lágrimas y tiempo para verlo de pie. Qué orgullo saber que cada uno abraza tan fuerte a México para no soltarlo nunca. Y que hemos vuelto a nuestras raíces para recordar qué es lo que nos une y ya no olvidarlo más.

Hoy encuentro a ese México lleno de héroes que tanto había buscado y que tenía la certeza de que existía. Encuentro a aquel país que camina para el mismo lado y que olvida sus diferencias para tomarnos todos de las manos y luchar contra la adversidad.


Centro de acopio Deportivo Uxmal

La cuestión es, que no solo tenemos que ser héroes hoy, sino siempre. Que esas ganas de ver a México de pie, esa actitud tan positiva que se contagia y ese trabajo en equipo que no ha cesado, debe continuar sin detenerse.

Tenemos que ser héroes, luchar todos juntos y unirnos en todo momento y ante toda situación. Unirnos contra los terremotos de la corrupción, los socavones del narcotráfico, los huracanes de la violencia o los derrumbes de la inseguridad. Combatir la pobreza, la desigualdad y la discriminación. Hoy nos toca darnos la mano para levantarnos y trabajar unidos, jalar parejo hacia el mismo lado y luchar contra todo lo que no nos gusta, y solo así, podremos transformar las quejas en soluciones, lo problemas en propuestas, y la indiferencia en conciencia.


Centro de acopio San Luis Potosí-Insurgentes

No hay que olvidar qué es lo que nos une como país, qué es lo que nos motiva como mexicanos y qué es lo que nos impulsa a luchar por todos nosotros. No olvidemos que solo trabajando juntos, podremos salir adelante; que tenemos que olvidar nuestras diferencias y enfocarnos en lo que tenemos en común; ponernos en los zapatos del otro y comprender su sufrimiento. Porque solo entendiendo al otro, podremos apoyarlo; y solo apoyándonos los unos a los otros, podremos salir de ésta y de muchas más.

Hoy, México se levanta poco a poco y se pone de pie por los esfuerzos de su gente. Por todos los mexicanos que han trabajado hombro con hombro y sin cansancio. Hoy, México promete un futuro mejor por héroes que, sin nombre, sin edad y sin diferencias, han tomado al país para no soltarlo más. Por aquellos héroes silenciosos, los que hicieron más ruido, los que han conmovido al mundo entero y los que nos hacen sentir más orgullosos que nunca.

Hoy nace la esperanza de una nación mejor, pero lograr ese país con el que tanto soñamos, depende única y exclusivamente de todos nosotros. Del trabajo en equipo de cada uno y de la participación de todos. Hoy, podemos llegar a ser ese pueblo que el país tanto necesita y ser los héroes que México merece. Hoy más que nunca, nos hemos unidos todos para luchar por un país mejor, ¿qué esperas?, solo faltas tú.

Publicado originalmente en “Entre versos”:https://entreversosymas.wordpress.com/2017/09/22/los-heroes-de-mexico-despues-del-terremoto/

María José Serrano
Estudiante de la Licenciatura en ciencias de la comunicación de la Universidad Anáhuac México-Norte

Agregar comentario