Usos múltiples

El tímbre de las ocho

Armando Meixueiro Hernández
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán


Verosimilitud sísmica

El profesor César Labastida sabía muchas cosas, por varias razones. Una de ellas fue porque tuvo buenos maestros de educación básica: aprendió a sumar, restar, dividir y multiplicar; a mejorar su expresión oral; aprendió a leer, escribir, escuchar y algo de gramática. Asimiló muchas cosas sobre la historia mundial y nacional y también sobre la naturaleza en las fabulosas clases de Geografía y Biología. En estas últimas aprendió, gracias a mapas pintados en lonas y enrollados que se desplegaban sobre el pizarrón, que había una temporada anual de huracanes que amenazaba siempre nuestro continente por el Océano Pacífico, pero sobre todo por el Atlántico. Del mismo modo, César Labastida memorizó el mapa de las zonas sísmicas de la República Mexicana que alguna vez compró por veinte centavos en la papelería de Don Manolo, y en el que destacaba la Zona Metropolitana de la Ciudad de México como una zona de alta sismicidad. Los huracanes y temblores lo han desequilibrado muchas veces en la vida y le provocan ansiedad, pero nunca como los de este año.

El primer huracán de la temporada 2017 en el Golfo de México fue Franklin y entró por la parte norte de Veracruz, México. El pronóstico era reservado, sin embargo, al tocar tierra se debilitó y se convirtió en tormenta tropical. Provocó daños materiales pero menores a los que se preveían.

Días después Harvey, un huracán categoría 4, azotó la zona del Golfo. Éste flanqueó México y le pegó de lleno a Texas. Ni con toda la capacidad política, económica y social de un país poderoso como Estados Unidos lograron evitar desastres. César Labastida pensó en la posición negacioncita sobre el Cambio Climático del presidente norteamericano Donald Trump y se compadeció de su torpeza.

El 7 de septiembre, un sismo de 8.2 grados dañó alrededor de 110 inmuebles en Oaxaca y Chiapas. Un golpe más a dos de los estados mexicanos que resisten torbellinos de injusticia y desigualdad, y que ahora se debaten con el instinto de sobrevivencia. Ese día, César se encontraba en su pequeño estudio arreglando los papeles para el viaje que tendría el 8 de septiembre a un Congreso Internacional. Cuando percibió el movimiento, el profe Labastida salió corriendo de su departamento, encontrándose con sus vecinos, algunos de ellos con pijama y en paños menores.

—Éste sí estuvo fuerte. Me recordó al de…—expresó César, pero nadie quiso escucharlo y se regresó al hogar con principios de ansiedad entre los sesos.

Al día siguiente, con un sentimiento de culpa increíble, el profesor Labastida, fue a representar a su país en el Congreso Internacional. Sentía que era un cobarde que huía del territorio que lo vió nacer. Por la noche vió en la televisión los estragos en la península de La Florida ocasionados por otro huracán de categoría 3: Irma.

César regresó a México y, sin mediar descanso alguno, se reincorporó a sus clases. Impartía la materia optativa de Antropología y literatura. Era martes 19 de septiembre en el horario de 13 a 14.30 horas, en un tercer piso. El profesor hablaba de la verosimilitud, era enfático, sentado en el escritorio:

—_Verosimilitud_ es aquello que hace que algo se asemeje a lo real, lo creíble. Por ejemplo, hace un rato todos participamos del simulacro del sismo, porque en esta fecha hace 32 años sucedió un terremoto en la ciudad de México. Pero si alguien me dijera o, peor, escribiera que va a volver a temblar este mismo día, le diría que eso no es verosímil.

En ese justo momento comenzó el movimiento del suelo y el edificio inició un vaivén desconcertante. El profesor se quiso levantar pero se volvió a sentar por causa del jalón. Se escuchó el grito de un alumno:
—¡Está temblando!

—Tranquilos, tranquilos. —alcanzó a pronunciar César, cuando la mitad del grupo ya se dirigía a las escaleras. El maestro, solo, llegó al pasillo, dejando todo en el salón.
Un sismo de 7.1 grados acababa de sacudir la ciudad de México, recordando la devastación del 19 de septiembre de 1985; casi al mismo tiempo el huracán María colocaba a la isla de Puerto Rico al borde de una crisis humanitaria.

“Una alarmante temporada de desastres ambientales se cierne sobre el país y el planeta”, pensó César Labastida. “No conformes con todos los conflictos sociales generados por los gobiernos de Trump y Peña Nieto, ahora batallamos también con la naturaleza. La incertidumbre es el signo de estos tiempos. ¿Aprenderemos algo de todo esto?”

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

abelroca. 05 de Octubre de 2017 13:14

El profr. Labastida se dejò atemorizar por los últimos desastres sísmicos, recuperado comentó a sus colegas es hora de demostrar lo que La maestría en Teoría y Práctica de la Sustentabilidad debe hacer antelos efectos de esta parte de la naturaleza sísmica del suelo mexicano, de la construcción de sus casas y ciudades, de “la paciencia” de sus ciudadanos y de la imbecilidad de su gobierno. El Apolo mexicano se atrabancó: con nuestros egresados hagamos un symposium en el cual los invitemos a formular ponencias sobre geología, vulcanología, sismicidad, veranos tormentosos del territorio mexicano particularizando, aqui, entre nosotros: en la Ciudad de México, Muy bien Apolo contesto Labastida sin olvidar la tradicional autoconstrucción de las familias pobres de la Ciudad de México y de los pueblitos de los estados, los fraudes de los constructores de edificios de departamentos caros y pésimamente construidos, continuó Apolo y de los reglamentos de urbanización, de construcción post 85, su adecuación a los momentos actuales. Labastida concluyò: y sobre todo la corrupción de las autoridades defeñas y citadinas que autorizaron las construcciones, entre ambos debatieron la importancia de educara a las autoridades citadinas, a las federales y a los voraces constructores en la necesidad de incluir todas estas observaciones y las recomendaciones de nuestra reunión que sobre la sustentabilidad de un proyecto de desarrollo integral de fases constructivas de corto, mediano y largo plazo de la ciudad de México y el Guerrero quien oía tras la puerta casi les grita y no dejen de incluir tras la puerta la educación en sustentabilidad urgente a todos los funcionarios de la ciudad, como requisito para ser aceptados en los puestos de administración gubernamental como apoyo que no castigo cuando la ciudadanía se los imponga-perdón-se los recomiende. Ala chamba, a prepararlo todo.

Agregar comentario