Personas%20bajo%20el%20puente
Benjamín Rojas: El maestro equivocado

Benjamín en Reynosa


Una novela fronteriza colectiva contemporánea creada por maestros.

Benjamín Rojas encuentra ángeles en Reynosa (XV)

XV

Sergio y Ángel, alumnos del posgrado en Innovación Educativa en Reynosa, ayudan amablemente a poner el video en el salón de clases.

Benja, como es su costumbre más innata, piensa para sí mismo:

—Espero que esto les sea útil a los alumnos y logren aplicarlo en su práctica docente. A ver como los motivo.

Y en efecto, al terminar el video, los alumnos-maestros se quedan muy pensativos; reflexionando sobre la esencia del relato que acaban de ver.

Los comentarios de los alumnos no se hacen esperar:

—Este tipo de temas—toma la palabra Reyna—nos hacen pensar sobre cómo hemos evolucionado y que la mente humana no tiene límites para crear cosas con un propósito tan maléfico como lo es que las personas caigan en el consumismo. Maestro, coincido con usted en que es necesario educar a nuestros alumnos respecto a la forma de tratar los medios de comunicación.

—Muy bien Reyna, a eso es a lo que quiero llegar-comenta Benjamín Rojas, la actividad que deben realizar es diseñar una estrategia en la que apliquen este video con el objetivo que ustedes consideren dentro del Programa de nivel y año en el que trabajen. La próxima sesión comentaremos la estrategia didáctica que diseñen y apliquen.

Todos los alumnos empiezan a pensar cómo aplicar este video, particularmente Gaby, que trabaja en un nivel algo “complicado” para decirlo rápido: el medio básico; la secundaria.

—¡Ay no sé cómo hacerle con éstos huercos, si en las clases no ponen atención, menos ahorita que ya están a punto de terminar el ciclo escolar!

—Amiga, pues diles que les vas a poner una película y ya verás cómo se emocionan&#8212 le aconseja Iris.

—Mmmmh, gracias, espero que funcione tu consejo.

Al día siguiente, llega Gaby al colegio entusiastamente. Los alumnos, como ya son los últimos días del curso, están aflojerados, no quieren trabajar:

—¡Buenos días maestra!—los alumnos saludan a coro, para decir después—no nos ponga a trabajar hoy ¡por favor!

—Ok muchachos, les voy a poner una película, pero la condición es que terminando me escriban lo que piensan sobre el relato, ¿estamos de acuerdo?

—¡Noooooo, escribir nooooo por favooor!—otra vez el coro contesta.

—Está bien, no escribirán, entonces lo que haremos es que van a elegir una tarjeta y van a hablar sobre el punto que les indique ahí, ¿ok?

—Está bien maestra.

Al principio los alumnos se muestran inquietos, pero conforme va avanzando el video se empiezan a interesar.
Mientras tanto Gaby piensa:

—Creo que de algo me está sirviendo la Maestría, ahora me doy cuenta que con pocos recursos se puede hacer mucho.

Al finalizar el video, los alumnos empiezan a comentar

—¡Oralee maestra!, no sabía que eso sucedía, méndigos gringos y chinos que hacen cada vez más inventos—comenta Irving.

—Bueeeeno pero la verdad es que a quién no le gustar estar in, con el ipod más moderno y la última tecnología en el cel.—asegura Mario, replicando.

—A ver muchachos, vamos a organizar la participación. ¿Quién quiere empezar?—retoma la maestra Gaby.

—Yo maestra—dice Ivan

—De acuerdo, elige una tarjeta y léela a tus compañeros.

—Ok, a ver… dice: ¿qué opinas sobre el hecho de que la publicidad atrapa a las personas con el único objetivo de invitar a consumir?
¿Es bueno o malo?. Mmmh, bueno, yo pienso que si es malo porque a veces nos hacen creer cosas de los objetos que anuncian que no es verdad, pero nos damos cuenta cuando ya lo compramos.

Se escuchan risas entre sus compañeros y otro de ellos comenta:

—Sí, maestra es que te lo pintan bien bonito y pss la mera verdad entre los chavos hay que andar a la última moda, porque si no estás out. Como el ipod que me compró mi papá nomás me duró unos meses y no me quisieron hacer válida la garantía.

La clase se vuelve una verdadera mesa de debate, ya que algunos de los alumnos opinan a favor del tema y otros en contra.

Para la maestra Gaby este día fue diferente, porque se dio cuenta de que hay tanto qué cambiar en el aula de clases, es cuestión de pensarle un poquito y a la vez idear estrategias didácticas que hagan pensar también a los alumnos.

Sin saberlo Benjamín sembró una semilla y ya estaba dando resultados. Pueden decirse muchas cosas de Benja como persona; verdaderas o míticas:, que si va al restaurante Sierra Madre, que la directora lo apoya, los narcos, etc. Pero lo que más resalta es su verdadera vocación de ser maestro y su capacidad de trasmitir ese ánimo a sus alumnos, aunque a veces se le pinte como desanimado, sus experiencias en este grupo de Maestría y en esta ciudad, le han enriquecido-enriqueciendo y a la vez recordado que no hay más bonita y significativa profesión que la de ser maestro.

Agregar comentario