5197_secretos
Orientación educativa


José de Jesús González Almaguer


Siete consejos contra el rumor

En la época de la “postverdad”, de las noticias falsas (fake news), de las versiones de “hechos alternativos” en la que vivimos, vale la pena recuperar algunas ideas que he desarrollado en otro lugar con anterioridad. Ahora, he agregado algunos elementos más que pueden ayudar a los expertos en Relaciones Públicas y atención a medios a realizar de mejor manera sus tareas y, al mismo tiempo, permiten a los usuarios de medios de comunicación, acercarse a su interpretación con mejores herramientas.

A continuación, presento siete consejos contra los rumores que se han convertido en algo cotidiano:

1.- No sólo debemos desmentir, sino explicar por qué el público creyó en el rumor. Hay que explicar y educar al público para que no vuelva a caer fácilmente en ese tipo de engaños.

2.- Es conveniente englobar al rumor en un contexto de negatividad (credulidad, ingenuidad, actitudes infantiles o irresponsables, propósitos ocultos o malévolos y, en general, desprestigiar a quienes participan en su propagación)

3.- Es fundamental para las empresas e instituciones contar con un capital de buena imagen. Aquí se aplica el principio también a los gobiernos, instituciones o personas sujetas a rumores. Una imagen positiva no sólo facilita las acciones anti-rumor, sino que impide la propagación de rumores; o bien, inhibe que sean aceptados por el público en general. Con una buena reputación es difícil que esos rumores crezcan, el prestigio de la empresa, gobierno o institución dificulta creer en algunos mensajes poco consistentes.

4.- No pretenda desmentir racionalmente algo que no se transmite racionalmente. Cuanto mayor sea la fuerza emocional o simbólica del rumor, menos útil será un desmentido lógico o racional. Identifique las emociones sobre las cuales el rumor se fortalece. Una vez que lo haga, elabore mensajes que, simbólicamente, atiendan esas mismas necesidades y oriéntelas hacia la verdad con actores sociales y testimoniales que tengan peso emotivo. Más sencillo: no intente entrar a combatir, por la cabeza, lo que se metió y anidó en el corazón de sus públicos.

5.- Recuerde que los rumores satisfacen algunos deseos profundos de la gente. Identifique esos deseos profundos y enfréntelos. No cometa el error de contradecir esos deseos de manera superficial. Sus mensajes deberán ir a la raíz de esos deseos y necesidades. En realidad, son muy pocos esos deseos básicos, su comunicación debe buscar un impacto instantáneo… si alguien tiene que explicar su mensaje, entonces no sirve para su estrategia en contra de los rumores.

6.- La fuerza del rumor radica en su repetición. El desmentirlo, generalmente, se hace sólo una vez. Para que esto funcione deberá tener una tasa de repetición similar a la del rumor. Repita una y otra vez la verdad hasta que esta logre demostrar la certeza de su accionar. En realidad, no debería repetir, sino redundar. Es decir, debe cambiar la forma de su comunicación, sin modificar lo fundamental. Use palabras, ritmos, imágenes, testimoniales, memes, música, acciones físicas, sentimientos…

7.- Recuerde que mientras el rumor corre de manera interpersonal e intergrupal, las empresas o las organizaciones acuden a la difusión masiva que involucra muy débilmente al público. Cuando lo enfrente, busque que la gente se sienta interesada por el problema, haga ver porque están comprometidos con esa información, procure atender las emociones de sus audiencias. Acuda a redes en las que su mensaje pueda ser atractivo como chiste, como chisme, como murmuración, como la versión “no oficial”, como la verdad desnuda.

José de Jesús González Almaguer
Docente de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad 095, del Colegio de Imagen Pública y de la Universidad Anáhuac. Ha realizado intervenciones como consultor y brindado capacitación tanto en el sector privado como público y el tercer sector. Su trabajo profesional le ha llevado a recibir distinciones internacionales como el Premio Galardón eco (Estratega de Comunicación) y el Premio Gold Quill, otorgado por la International Association of Business Communicators (iabc). Ha sido Presidente de la Asociación Mexicana de Comunicadores Organizacionales (amco) y ha participado en once libros especializados en español y uno en inglés. Lic. en Periodismo y Comunicación Colectiva, Maestría en Educación, estudios de Maestría en Comunicación Institucional, Especialista en Valores, estudios doctorales en Humanidades y estudios doctorales en Innovación y Responsabilidad Social.

Agregar comentario