5158_cartel_peli_los_anarquistas
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán


Los anarquistas o las pasiones inútiles

Yo soy libre solamente en la medida en que reconozco la humanidad y respeto la libertad de todos los hombres que me rodean. 

Mijaíl Bakunin

Jean Albertini es un joven policía (brigadista) de bajo perfil, que trabaja en el Paris de finales del siglo XIX. Huérfano llegó de la provincia francesa, con muchas limitaciones; no manifiesta intereses políticos, tiene una incipiente relación con una sirvienta, pero no tiene familia. Uno de los jefes de la policía lo instruye para que se infiltre en un grupo de anarquistas, que se encuentra en el sector industrial de la capital de Francia. Se le deja claro que deberá reinventar su vida; tendrá que ir a vivir a otro departamento en otro rumbo de la ciudad, como viven los obreros y sobre todo, le señala, que no debe involucrarse sentimentalmente con los miembros de este grupo. En el trayecto de cumplir la misión que le fue asignada. La historia se centrará en los vínculos que formará con el grupo anarquista y las consecuencias funestas a las que se llegarán.

Se trata de la película Los anarquistas (Wajeman, E, Francia: 2016) de la que nos interesa destacar , dos cosas: el ambiente político- intelectual- contextual y al interior de la célula en que se desarrolla la historia y la vida pasional de los personajes.

Como es sabido el anarquismo es una posición política, sustentada en una filosofía e ideología de izquierda que impulsa la libertad sin creencias religiosas, ni gobierno que imponga formas de pensar y coerciones a las conductas de los sujetos. Ni dios ni el Estado fue una de las consignas, de este movimiento, que nació en Inglaterra con William Godwin (1756-1836), que afirmaba, también, que se podía vivir una vida menos reglamentada por leyes. Las amenazas de la sociedad y por tanto los enemigos a vencer, según sus teóricos eran la propiedad privada (toda ella es un robo, acusaban), los gobiernos, sus representantes y organizaciones, y una sociedad dividida en clases. El anarquismo llega a su cúspide teórica en el siglo XIX con pensadores como Max Stirner, Joseph Proudhon, Mikhail Bakunin y Piotr Kropotkin, con algunos de ellos Carlos Marx discutiría en forma acalorada.

De la elaboración y discusión teórica se pasó a un movilización social en países como Francia, Rusia, España Italia y México ( ligado al Partido Liberal Mexicano y al primer Zapatismo), a veces en forma de núcleos intelectuales que abonaron a revoluciones, otras como anarco-sindicalismos y otras más con acciones radicales y atentados terroristas de grupos politizados en esta línea.

De este último caso es la célula a la que entra el policía Jean, en el film en cuestión, que está conformada por el líder Élisée, además de Eugène, Biscuit, Marie-Louise la dueña del departamento, en el que está el grupo y Judith que será un elemento clave en la narración.

La película se atreve a realizar la recreación de la época (fábricas, decorados, vestuario, mobiliario, etc.) y cuenta como este grupo es incapaz de proponer una forma de relacionarse que no sea autoritaria, de sospecha, miedo y que cae con frecuencia en sentimentalismo y voluntarismo más que en una militancia consciente y decidida por transformar la sociedad en la que están.

Jean no se verá seducido ante este forma de pensamiento y actuar anarquista, pero si ante una chica que se comporta libremente en el plano sentimental —que al parecer es novia de Eugène— y que está ahí porque su hermano muerto la involucró en ese grupo. Los dos vivirán una pasión intensa pero inútil, sabedores ambos que no tienen más futuro que la traición. Como tampoco tendrá futuro el grupo que apuesta a la violencia más que una lucha intelectual y/o de clase.

La película Los anarquistas cumple al humanizar tanto al policía arribista y sus camaradas, sin volverlos caricaturas o ser despreciables, sino más bien hombres y mujeres determinados por sus circunstancias y las emociones, más que por sus lecturas o intereses políticos y sociales.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario