Img_1450
Usos múltiples

Mentes peligrosas

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Armando Meixueiro Hernández


Educación y Organización, palabras determinantes en la comunicación ambiental: lo que nos ha legado la divulgación del cine ambiental

Si no existe la organización, las ideas
Después del primer momento de impulso,
van perdiendo eficacia.
Ernesto Guevara

El trabajo sistemático de compartir ideas, razonamientos, narrativas y sentimientos, a través del programa de televisión DocumentArte (en el canal de GreenTV), durante estos cuatro años; y teniendo como texto, contexto y pretexto una película de ficción o un documental nos ha dejado valiosas enseñanzas y aprendizajes.

Muchas de estas experiencias formativas las hemos podido presentar en Coloquios Nacionales de Educación Ambiental (Ciudad de México, 2014 y Guadalajara, 2016); en Encuentros Latinoamericanos (como el de Educación Ambiental y Arte en Pátzcuaro; 2014) en Congresos Nacionales de Investigación Educativa (COMIE 2015 y 2017) o en el Primer Congreso Nacional de Educación Ambiental (Chiapas, 2016), en Congresos Internacionales (Montevideo, 2016; Mendoza, 2017; Vancouver, 2017), talleres (Tuxtla Gutiérrez, 2016 y Xalapa: 2017) y en diversas publicaciones: artículos digitales e impresos, capítulos de libro (De la teoría a la práctica Procesos de comunicación para los problemas nacionales o La vida como centro: arte y educación ambiental_) o incluso, en un libro completo (_Cine y Educación Ambiental, 2015).

De los hallazgos de esta experiencia de intervención e investigación hasta ahora encontrada y reconocida nos parecen que cuatro son relevantes:

a) Hemos identificado, evidenciado y divulgado en la cinematografía mundial un giro importante hacia tópicos que recuperan en el centro o en la periferia de sus contenidos el tema ambiental y su complejidad. Es cierto que el cine ambiental está presente a lo largo de la historia del cine y casi en todas las cinematografías nacionales aparece en diferentes formas y acentos, pero en el siglo XXI tiene una sorprendente reconsideración, vigencia y frescura. De manera especial, identificamos y evidenciamos temas ambientales en las cintas de animación o dibujos animados de distintas partes de mundo (por ejemplo: el cortometraje La abuela grillo, de Bolivia; el cortometraje La historia de las cosas de Estados Unidos; La tortuga Roja de Francia, El niño y el mundo de Brasil, o incluso Wall-e, Rango, El Lórax y Cómo entrenar a tu dragón de los Estados Unidos o La princesa Mononoke del Japón). Del mismo modo, observamos una proliferación de cintas de ciencia ficción sobre visiones con prospectivas utópicas o distópicas, que imaginan futuros apocalípticos; también hemos divulgado la forma en que el documental ha recuperado y replanteado con gran fuerza los rostros de la crisis de civilización, por no citar, dramas westerns y hasta comedias blancas y negras, que están girando hacia lo ambiental. Baste mencionar cintas iberoamericanas muy recientes como El abrazo de la Serpiente, El olivo, También la lluvia o La sal de la Tierra en que la realidad y la ficción se entrelazan de una manera muy sutil y contundente.

b) El poder del diálogo abierto, respetuoso e inteligente en televisión es una herramienta pedagógica dúctil, fértil y que posee un potencial de formación incalculable. Nos dijimos: reproduzcamos el ambiente educativo, platicado y festivo de nuestro cubículo universitario y lo hemos cumplido. La base entonces es tener una mente peligrosa con quien comentar que sea referente, respuesta, posición, oposición y también combinación. En tal sentido los amigos, expertos y colegas han sido un complemento insustituible en este proceso de enseñanza-aprendizaje.

c) El uso didáctico del cine ambiental es evidente en las seis categorías que hemos propuesto (Naturaleza, Hombre-naturaleza, Sociedad-naturaleza, crisis ambiental, mundo después del apocalipsis y sustentabilidad) para poder distinguir películas en el mar de la historia y el presente cinematográfico. Las categorías nos han servido de anteojos o telescopios, según el caso, para trabajar de manera específica y ahondar en tópicos particulares de educación ambiental. Así, hemos propuesto al cine como un proveedor casi infinito de casos o temas sobre problemas ambientales y hemos implementado propuestas con ejemplos concretos para abordar conflictos semejantes en intervenciones educativas comunitarias.

d) Hemos aprendido que en la actualidad es limitado el papel de ser educadores ambientales desde un salón de clase. Estamos ciertos que nuestro papel como formamos docentes ambientalmente sigue teniendo vigencia y es fundamental, pero resulta insuficiente en un mondo en plena explosión tecnológica, por eso en el análisis del cine ambiental hemos recurrido a un medio de comunicación tradicional como es la televisión ( aunque en un canal de nicho), pero para su difusión a una revista electrónica (http://palido.deluz.mx ), libros, talleres, conferencias y a las redes sociales. La educación ambiental en el momento actual debe ser múlti-plataformas o está destinada al olvido o la marginación.

Sobre cada uno de estos aprendizajes será necesario profundizar en los siguientes pensamientos, acciones y productos. Por ejemplo, pensamos hipotéticamente que el cine, sobre todo el que es llamado culto o de arte, nos seguirá sorprendiendo en los años por venir con obras que den cuenta de la realidad y de la crisis ambiental y sus síntomas en muy diversos contextos.

El cine siempre será un juego de miradas y cerebros en acción; mientras más se aprecie y comente un filme, más se enriquecerá, produciendo percepciones, ópticas y senderos narrativos. El cine hay que verlo, pensarlo, hablarlo y usarlo educativamente.

Del mismo modo pensamos que debemos generar subcategorías o categorías de articulación, bisagra o enlace que nos permitan un análisis más fino o interpretaciones más profundas de las obras cinematográficas. Lo anterior reconociendo que cada filme es una obra que debe ser vista con la especificidad con que se ve una obra de arte.

Asimismo, es importante mantenernos activos y actualizados en las plataformas que utilizamos y abordar las que nos parezcan pertinentes en el futuro próximo.
Así – y solo para dar otro ejemplo de aprendizajes- hemos encontrado que las palabras educación y organización, en particular la organización comunitaria, son clave en algunas de las más de doscientas películas comentadas, y se vuelven relevantes dado que una forma de entender el ambiente es justamente desde la perspectiva educativa y como proyecto comunitario.

En al menos cuatro obras cinematográficas que hemos trabajado recientemente es claro que, para resolver un conflicto ambiental e ir hacia un proyecto comunitario, han sido imprescindibles dos factores: un proceso educativo y un proceso de organización. Las cintas que lo muestran son: Hija de la Laguna (Cabellos, E, Perú: 2015), Los compañeros de (Monicelli M, Italia, 1963), Cielo Abierto (Ruiz C. Argentina: 2007) y Una temporada de Incendios (Frankenheimer J. Estados Unidos: 1994).

En estas cintas se da cuenta de una afectación ambiental por la pérdida de un recurso como el agua, o por la afectación que ocasionará una mina a cielo abierto o por expropiación de tierra o el cambio de uso de suelo; de tal manera que la gente directamente amenazada se comienza a sensibilizar y asume un proceso educativo. Esto ocurre casi siempre gracias a una modificación de lo cotidiano en el ámbito de la comunidad y que rebasa el margen de lo tolerable: Presencia de máquinas o moto conformadoras, grúas, movilizaciones de camiones con logotipos de empresas (casi siempre transnacionales), adquisición de nuevas enfermedades, pérdida de biodiversidad; y todo esto aumentado por los “oídos sordos” de los gobiernos locales, las argucias legales, la promesa de progreso, empleos o un mundo mejor.

Por tanto, la sensibilización es un primer paso, pero después se vuelve necesario el trabajo colectivo, la organización se torna indispensable: informarse, formarse, compartir, realizar acciones colectivas, organizarse, educarse, resistir, tener esperanza y ánimo y oponerse de una forma potente, solidaria y creativa. Ayuda- según lo documentan los filmes- que existan instituciones comunitarias sensibles, abiertas y apropiadas por los individuos del territorio afectado, como las escuelas, radios locales e iglesias. En estos procesos educativos y de organización las discusiones y las asambleas son básicas. Son lugares de enseñanza, aprendizaje y decisión. Estas prácticas no son comunes en muchas comunidades; éstas van apareciendo conforme se va desarrollando y tensionando el conflicto.

Los líderes representados por trabajadores, intelectuales, maestros, religiosos o amas de casa; gente con determinación y valor son otro fuerte nodo que amarra las acciones de los colectivos ante la adversidad. Sin estos líderes honestos, desprendidos, fáciles de pensamiento y palabra, y con frecuencia lastimados, es difícil la defensa del territorio.

Es muy importante que la comunidad afectada entienda a lo que se está enfrentando, muchas veces existe la codicia de particulares, la ambición de gigantes económicos, coludidos con diversos niveles gubernamentales y con sus aparatos represivos. No son solo historias alegres y con final feliz; lo que cuentan las cintas son procesos reales y abiertos con cicatrices y heridas. El cine ambiental documenta y transmite victorias parciales de comunidades afectadas, pero también muestra derrotas dolorosas e implacables. Y a pesar de ello, el cine ambiental sirve porque ilustra lo útil que es siempre educativamente la movilización y su organización ante las insaciables formas depredadoras del capitalismo actual. De tal manera, que consideramos fundamental e impostergable mantener y fomentar la comunicación y la divulgación ambiental a través del cine.

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

abelroca. 06 de Julio de 2017 00:53

otras miradas al capitalismo del siglo XXI mostrará la car de la impertinente, extensiva y criminal liquidación de los recursos naturales y de los seres humanos desplazados de su habitat, de su proyecto de vida y de su futuro, cuando no de su muerte, muere el ambiente, muere el hombre y los movimientos del capital cada vez bajan menos para contribuir con las sociedades a su supervivencia, el gigante ya se mueve en la jaula de la ardilla de los intereses bajo cero de la reserva americana que les permite comprar el futuro del mundo sin importar la sociedad, muestra la devastación del Africa negra que amenaza su extinción inevitable, aquí aumenta la deuda manejada egoistamente por el gobierno al mismo tiempo aumenta la pobreza de los mas pobres con el aumento paralelo de su población, el campo mexicano fenece en el abandono, los campesinos dejan de trabajarlo y pretenden vivir con la mitad de un salario mìnimo mensual, el drama envuelve a las familias, en las ciudades el desarrollo no crea empleos, las ciudades crecen en utopias pequeñoburguesas de escaso horizonte, hoy podrán enganchar una hipoteca, luego sin empleo y sin salario vivirán el escenario norteamericano que provocó las crisis económica del 2008, Es posible la sustentabilidad de la vida humana con la expoliación de la naturaleza?¿podrán las pequeñas acciones de comunidades con las lecciones ambientalistas? ¿calculamos, cuantificamos el poder de la comunicación cinematográfica para sacudirnos a este godzila?

Agregar comentario