5089_maestro_escribiendo_en_el_pizarron
Deserciones

Manual de Perplejos

Alfredo Gabriel Páramo


Lo terrible de la educación universitaria

Muchos alumnos, tanto de universidades privadas como públicas, se quejan de que sus maestros son malos, no los quieren o no les importan. Creen que si un profesor se enoja es porque no sabe dejar sus problemas en casa, no porque la alumna estaba dormida a la mitad de alguna explicación o el alumno asegura que alguna simpleza es cierta porque está en sus apuntes.

Cierto tipo de niñez en la que las personas son básicamente irresponsables de sus actos y en la que los padres sobreprotegen a sus vástagos se prolonga como nunca antes hasta edades avanzadas. En gran medida, esto puede deberse a la economía neoliberalista que fuerza a grandes estratos de la población a trabajos miserables, insuficientes para su autosostenimiento, que los obliga a depender del apoyo familiar.

También, desde el lado del profesor hay angustias y frustraciones, empezando por la preocupación porque el semestre va a acabar y no se pagan las vacaciones hasta esperar que los alumnos no se porten demasiado mal en las evaluaciones, porque eso te puede pegar en tus futuras asignaciones. Se nos pide en muchas ocasiones lo que la institución no está dispuesta a dar, como seguridad social o seguridad en el empleo.

En general, las instituciones piden a sus maestros mucho y les dan poco. Clases, preparación, seminarios, talleres, retroalimentaciones; además, con profesionalismo y de buen modo. En cambio, pago por hora-clase dada, tal vez regalo del día del maestro —o un desayuno— y nada más.

Estas combinaciones en general producen frustración. Los alumnos sienten que no están recibiendo lo que buscan, que los contenidos no tienen que ver con nada de la vida profesional y que los profesores se desentienden de cualquier cosa que no sea dar clases o reprobar; por su lado, los maestros se amargan en una eterna e inútil lucha contra los alumnos, a quienes perciben como sus enemigos y fuente de angustia laboral.

Alfredo Gabriel Páramo
Escritor, periodista y consultor. Twitter @lavacadiablo www.karacteres.com

Agregar comentario