5084_bateador
Re-creo


Gabriel García Ayala


El beisbol en la radio y en mi vida

Al principio me desilusioné porque no transmiten por la televisión los juegos de mi equipo favorito de beisbol: los Diablos Rojos del México. Después descubrí que lo hacen por Radio Felicidad, estación que escuchaba en mis años de adolescencia. Al escuchar la narración de los partidos también recordé a mi padre, quien durante la temporada no se despegaba de su viejo radio de bulbos, de color negro. Recuerdo las voces de Óscar el Rápido Esquivel, de Jorge Sony Alarcón y del inolvidable don Pedro el Mago Septién. La Serie Mundial la vivía mi padre a través de otra leyenda de la radio, Buck Canel, que no era gringo, sino argentino, y que narraba los juegos del clásico de octubre. Fue el primer locutor de habla hispana en ingresar al salón de la fama. La narración de los juegos empezaba con la marcha de la Cabalgata Deportiva Gillette que todavía recuerdo. Una de las frases de Buck Canel era: “no se vayan que esto se pone bueno”. De tal manera que cuando nos llevaba el parque del Seguro Social para nosotros era una fiesta.

Ahora que soy padre de familia, no imagino los sacrificios que debió haber hecho nuestro progenitor para pagar las entradas, a pesar de que íbamos a los sitios más económicos, por los jardines. Obviamente no nos compraba nada, sin embargo, éramos muy felices. Admiraba las jugadas de Héctor el Chero Mayer, quien después fue alcalde de Nogales. Hacía unos doble play de fantasía con Ernesto el “Natas” García. También vi jugar a Al Pinkston, del Águila de Veracruz. Después vendrían las leyendas de los Diablos Rojos: el Diablo Montoya, Becerril Fernández, el Zurdo Ortiz, Ramón Arano y tantos otros. Jamás me cansaré de agradecer a mi padre por enseñarme a jugar el béisbol.

Soy un amante fiel de este deporte.

Gabriel García Ayala

Agregar comentario