5067_frontera
LA CLASE

Educación Ambiental

Luis Eduardo Vergara Lope Acevedo
José Manuel Aiza Burguete


Medio ambiente en la frontera mexicana con Estados Unidos de América

Palabras clave: Programa Frontera, Políticas ambientales, Acuerdos y tratados, Contaminación, México-Estados Unidos.

Resumen

El presente trabajo tiene el objetivo de identificar el papel que ha desarrollado el gobierno mexicano en colaboración con Estados Unidos a efecto de proteger el medio ambiente en la zona fronteriza que comparten los 2 países. Así mismo, se darán a conocer las funciones que tiene cada gobierno para poder alcanzar las metas que se encuentran establecidas en cada uno de los instrumentos internacionales que han suscrito estos, durante los últimos 35 años, tales como Acuerdos o Convenios Bilaterales, sin olvidar la asistencia protagónica de las organizaciones no gubernamentales, como aquellos agentes sociales que supervisan y buscan que se cumplan los compromisos acordados en beneficio y salvaguardando la integridad ambiental. De igual forma se harán constar cuales son los factores sociales que han impactado en la degradación al medio ambiente en la frontera y cuáles son los mecanismos que se han implementado para poder frenar esta problemática.

En cuanto a la frontera sur se hará énfasis respecto a la falta de acuerdos entre los gobiernos de México, Guatemala y Belice, para cuidar y preservar las diferentes cuencas hidrográficas que comparten. Por último, se hará un breve análisis respecto a las políticas públicas que pretende ejecutar el actual gobierno de Estados Unidos, en detrimento a la flora y fauna en la frontera con México.

Abstract

This article aims to identify the role that the Mexican government has developed in collaboration with the United States, in order to protect the environmental border area shared by the two countries. Likewise, this work will indicate the functions that each government have to do, to be able to achieve the goals established in each of the international instruments that have been subscribed, during the last 35 years, such as Bilateral Conventions or Agreements, not forgetting the protagonic assistance that the non-governmental organizations currently have, like the social agents that supervise and seek to fulfill the commitments agreed in benefit and safeguarding environmental integrity. Similarly, it will be recorded which social factors had impacted on the environment degradation in the border and what are the mechanisms that have been implemented in order to back away this problem.

Regarding the southern border, the article will have an emphasis about the lack of agreements between the governments of Mexico, Guatemala and Belize, to care for and preserve the different watersheds shared. Finally, there will be a brief analysis about the public policies that the current US Government intends to execute, that will affect the Mexican border environment.

Introducción

“Produce inmensa tristeza
Pensar que la naturaleza
Habla, mientras el género
Humano no escucha…”

VICTOR HUGO

La política internacional normalmente comprende aquellos aspectos de las relaciones políticas entre los diferentes Estados, así como las instituciones y procesos a través de los cuales se conducen dichas relaciones políticas. (Ortega, 2000). Sin embargo, no siempre estas relaciones entre Estados resultan cooperativas, existen varios casos donde se tornan competitivas o incluso llegan al punto del conflicto. Con la llegada del Señor Presidente Donald Trump, he aquí, un buen ejemplo de lo que nuestro país vive en materia internacional con el vecino del norte.

El cambio en la estafeta presidencial de los E.U.A. no adquiere relevancia sólo en un marco económico o político, sino que atraviesa varios ámbitos de la interacción humana en sociedad, llegando a los asuntos propios del orden cultural, familiar, sistema de valores, laborales y por supuesto medio ambientales. Asuntos que sin duda marcan relevancia en la relación bilateral México – Estados Unidos.

La problemática parece florecer en que la coincidencia de intereses entre ambos países se muestra mucho menos estrecha que en el pasado. Parece, incluso, que las diferencias respecto al origen de los problemas se hubieran extendido a la identidad del adversario, (Loaeza, 1994) obligando a tomar medidas para hacer frente (una vez más) a las políticas de Estados Unidos, políticas que ponen en cierto riesgo la estabilidad económica, política y social.

Así, el tema es prioritario hoy en día, en un marco dónde México y Estados Unidos han mantenido por años tratados comerciales y diferentes políticas de cooperación no sólo en materia económica, sino que hasta la fecha existe un contexto donde Instituciones de ambos Estados han desarrollado planes y programas a futuro como el “Programa Frontera 2012” y su refrendo hacia el 2020. Programas y políticas que involucran a la frontera más transitada del planeta1, de acuerdo a datos de la Agencia EFE, y lugar en el cuál una decisión política puede afectar gravemente, tanto el flujo económico y social de la población, como el correcto funcionamiento de un ecosistema importante en la región Norteamericana. La problemática está presente y las preguntas también ¿Cómo cooperaran de ahora en adelante nuestros países? ¿Cuál será la política medio ambiental fronteriza? ¿Habrá cambios o se respetará el acuerdo ya establecido? Adentrémonos en el tema.

Acuerdos y tratados fronterizos en materia ambiental

México cuenta con una frontera norte de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de 3,175 kilómetros, los cuales atraviesan en Estados Unidos de América; los Estados de Texas, Nuevo México, Arizona y California y por parte de México; los Estados de Baja California Norte, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.2

En cuanto a la frontera sur, México colinda con los países centroamericanos de Belice y Guatemala, teniendo una frontera de 1.250 kilómetros, definidos por los Estados de Chiapas, Tabasco, y Quintana Roo por parte de México.3

Dentro de estos kilómetros, existe una amplia gama de ecosistemas, fauna, cuencas atmosféricas, población entre otros factores, que originan una diversidad de problemáticas y asuntos a tratar, relacionados al desarrollo económico, comercio, migración, inversión, contrabando y nuestro tema a tratar que es el medio ambiente.

En materia de medio ambiente; México ha celebrado desde 1936 (Convención entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América para la Protección de Aves Migratorias y de Mamíferos Cinegéticos), diversos acuerdos relacionados a la materia ambiental en zona fronteriza, siendo el de mayor relevancia el Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN), suscrito en 1993.4

Como precedente al Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN), es importante destacar al Convenio para la Cooperación sobre la Protección y la Mejora del Medio Ambiente en la Zona Fronteriza (Convenio de la Paz), suscrito en la capital de Baja California Sur, en el año de 1983. entre Estados Unidos de América y México, ya que marco un parte aguas en materia ambiental debido a que, por primera vez de manera formal, ambas partes reconocieron la importancia de mantener un medio ambiente saludable en su frontera a efecto de que, a largo plazo, las generaciones futuras tuvieran un bienestar económico y social.

Asimismo, el Convenio de la Paz, estableció las bases de cooperación entre los países parte, para forjar las medidas necesarias a fin de controlar prevenir y eliminar la contaminación en dicha área a través de un marco normativo que posteriormente dio lugar a diferentes programas ambientales, tales como el Programa Ambiental Fronterizo, Programa Frontera 2012 y próximamente el Programa Ambiental Frontera 2020.

Una de las dificultades que se halló en el Convenio de la Paz, fue que las actividades que se celebraban entre las partes, dependían principalmente de la disponibilidad de fondos de cada uno de los países, factor que limitaba la actuación del Estado mexicano a favor del medio ambiente.

Posteriormente, en 1993 y en consecuencia de la celebración del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, se suscribió el Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN), cuya principal función fue crear una economía sustentable entre las partes, en conjunción con un medio ambiente saludable.5

El Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte, se estableció a efecto de que los Estados firmantes garantizaran que sus disposiciones tuvieran como fin principal proteger al medio ambiente, llevando a cabo una supervisión constante de las actividades que los gobiernos hicieren a favor de este, de tal forma que cada uno de los países estuviere obligado de acatar todos sus compromisos ambientales.

Asimismo, incluye la participación de Organizaciones no Gubernamentales, quienes tienen la posibilidad de aportar asesorías a la Comisión para la Cooperación Ambiental, el cual funge como Órgano representativo de la sociedad civil, así como el derecho de hacer peticiones a las Dependencias Gubernamentales de cada país, respecto a la aplicación de las leyes en materia ambiental. A través de dicha inclusión se da apertura a las garantías de petición y de audiencia, con el fin de exigir una respuesta publica, sobre aquellas actividades de los Estados Parte, que pudieren contravenir alguna normatividad en materia ambiental.

En cuanto a otras figuras que se crearon derivado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, se encuentran; la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (México) y el Banco de Desarrollo de América del Norte (Estados Unidos de América), los cuales a través de una cooperación federal, estatal y municipal buscan como visión, preservar, proteger y mejorar el medio ambiente de la región fronteriza México-Estados Unidos de América, a efecto de fortalecer proyectos de desarrollo sustentable.6

Con el fin de preservar y cuidar el medio ambiente en la zona fronteriza, ambos Órganos han buscado conjuntamente certificar y ejecutar proyectos, con un enfoque e infraestructura en materia ambiental dentro de los sectores de eficiencia energética, residuos sólidos, agua y drenaje, calidad del aire, entre otros sectores.

Frontera Norte y Sur, algunos datos.

En el año 2015, los Estados que comprenden la región fronteriza en nuestro país, contaban conjuntamente con 18,283.872 millones de habitantes, siendo el Estado de Nuevo León el más habitado con 5,119,504, mientras que el municipio fronterizo que comprendió una mayor población fue Tijuana con 1,641,570, siendo el tercer municipio a nivel nacional con mayor demografía.7

En cuanto a la población de las ciudades que comprenden la franja fronteriza norte, definida esta de conformidad al artículo 136 de la Ley Aduanera, como aquel territorio comprendido entre la línea divisoria internacional y la línea paralela ubicada a una distancia de veinte kilómetros hacia el interior de nuestro país, los tres municipios que abarcan una mayor demografía son; Tijuana, Ciudad Juárez y Reynosa.8

Es por ello que, dentro de nuestra franja fronteriza norte, la gran urbanización ha sido uno de los factores principales en la degradación del medio ambiente, ya que ha desarrollado a efecto de incentivar la competencia económica y comercial con Estados Unidos, una industrialización, principalmente en el rubro de maquiladoras.

Las maquiladoras, aún y cuando han sido base fundamental para nuestro fortalecimiento comercial con Estados Unidos, también han sido factor importante para la degradación ambiental en varias ciudades fronterizas, ya que las mismas han superado la capacidad de infraestructura de estas, trayendo como consecuencia desabasto y contaminación en el agua, así como un ineficaz e inadecuado tratamiento de aguas residuales, lo que trae consigo un impacto en el habita fronterizo de México.

En relación a la zona fronteriza del sur, una de las mayores problemáticas se sitúa en las cuencas hidrográficas de Suchiate, Coatan, Grijalba Candelaria, Usumacinta y Hondo, debido a que no existe actualmente acuerdo alguno en materia de protección de aguas internacionales, teniendo una casi nula relación respecto a este tema con los países de Guatemala y Belice, a comparación de lo observado con Estados Unidos en donde existe la inclusión de diversos Organismos Gubernamentales que buscan la preservación, cuidado y protección de la hidrografía en dicha frontera.

Programa Frontera 2012 México – EUA.

Otro de los Acuerdos en materia ambiental, es el ¨Programa Frontera 2012¨, cuyo objetivo principal se encontró encuadrado en los siguientes 6 principios rectores:9

  • Reducir la contaminación del agua.

A través del Programa Nacional Hídrico 2007-2012, se promovió el incremento en el número de viviendas conectadas a sistemas de suministro de agua potable, en donde se crearon protocolos binacionales para monitorear la calidad de la misma.10

  • Reducir la contaminación del aire.

Los gobiernos de Estados Unidos de América y de México acordaron establecer bases para programas binacionales en los que se trate de determinar las concentraciones en el ambiente de emisiones de contaminantes, calcular el impacto de las fuentes de emisión e instrumentar estrategias de control de contaminación, originada principalmente por los vehículos de motor, instalaciones industriales, operaciones agrícolas y mineras y quema al aire libre de basura.

  • Reducir la contaminación del suelo.

Mediante la colaboración de los Grupos de Trabajo Regionales que conforman el Foro de Política de Residuos, se llevaron a cabo evaluaciones del impacto que generan las sustancias y residuos sólidos peligrosos, así como de la mercancía que se importa y exporta en la zona fronteriza.

De igual forma, se implementaron políticas binacionales encaminadas a limpiar, remediar y restaurar sitios contaminados (tiraderos de llantas), tales fueron los casos de Centinela e INNOR, ubicados en Mexicali, Baja California.

  • Mejorar la Salud ambiental.

Se llevaron a cabo talleres con epidemiólogos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), en colaboración con sus homólogos de Estados Unidos de América, con el fin de discutir temas relacionados al Asma e infecciones respiratorias. En cuanto a la actividad del Grupo de Trabajo Transfronterizo de Salud Ambiental, este estuvo enfocado a evaluar diversas medidas ejecutadas en contra de enfermedades gastrointestinales.

  • Mejorar la disposición conjunta de Respuesta ambiental.

Se acordó fortalecer el vínculo entre ambas naciones, con el objetivo de dar una pronta respuesta hacia todo tipo de emergencias ambientales.

  • Mejorar el desempeño ambiental.

A través de actividades conjuntas, se propuso llevar a cabo capacitaciones a servidores públicos y voluntarios a fin de fortalecer el cumplimiento de programas de asistencia como el de Industria Limpia, así como para realizar inspecciones en los cruces y puertos fronterizos.

Con respecto a la frontera sur, México celebró en el año de 1987, el Convenio entre los Estados Unidos Mexicanos y la Republica de Guatemala sobre la Protección y Mejoramiento del Ambiente en la Zona Fronteriza, a través de la cual, buscaron atender problemas de la contaminación del agua, tierra y aire, así como el cuidado y defensa de especies amenazadas o en peligro de extinción.11

De igual forma en la frontera sur, se celebró el Convenio entre los Estados Unidos Mexicanos y Belice sobre la protección y Mejoramiento del Ambiente y Conservación de los Recursos Naturales en la Zona Fronteriza.

Los ajustes y cambios a las políticas ambientales del gobierno de Trump y el Programa Frontera 2020.

El cambio a las políticas ambientales mencionadas por el gobierno de Trump no han dejado tranquila ni a la propia Unión Americana. El retiro de la página Web sobre cambio climático, de la agencia de protección ambiental, la eliminación del requisito de que las agencias del Gobierno federal consideren el impacto para el cambio climático en su toma de decisiones y La orden de Trump de revisar y reescribir las directrices del Plan de Energía Limpia de Obama, lanzado en 2015 con la meta de que Estados Unidos reduzca para 2030 en un 32% las emisiones de carbono de las centrales eléctricas son claros ejemplos.

El magnate y ahora presidente constitucional de los Estados Unidos de Norte América realiza una clara apuesta por el impulso de la producción nacional y el aumento de las capacidades industriales de los E.U.A. sin importar si con ello se ve en entredicho la seguridad ambiental del país o incluso de la región. Trump es una manifestación clara de la exacerbación de los intereses del capital americano, dirigido hacia su lema de campaña y ahora de gobierno, “Make América Great Again” donde la prioridad no está en la preservación de lo ecológico o de lo ambiental, sino en posicionar la economía nacional de los Estados Unidos americanos en los más altos niveles económicos del planeta.

Sin embargo existen compromisos internacionales vigentes entre la Unión Americana y su vecino del Sur. Un gran ejemplo de esto es el ya conocido Programa Ambiental México-Estados Unidos: Frontera 2020.

El programa Frontera, como se ha mencionado líneas atrás, es un esfuerzo binacional con un horizonte de ocho años de duración, (2013-2020) diseñado para proteger el medio ambiente y la salud pública en la región fronteriza México-Estados Unidos, consistente con los principios de desarrollo sustentable, y su implementación según lo que establece la Secretaría del Medio Ambiente mexicana se propone en el marco de las normativas y legislaciones vigentes tanto en México como en Estados Unidos.

El Programa Frontera 2020 es la más reciente iniciativa de cooperación implementada en el marco del Acuerdo de La Paz de 1983. Tiene su base en previas iniciativas binacionales, pero particularmente en su antecesor (el Programa Frontera 2012) enfatizando por un lado un enfoque local en la toma de decisiones, el establecimiento de prioridades y también la implementación de proyectos para atender y resolver la problemática ambiental y de salud pública existentes en la región fronteriza entre ambos Estados.

Además, el Programa Frontera 2020 tiene claras 5 metas fundamentales, con expectativas expresas respecto a la manera en que los países trabajarán a lo largo de la frontera y alcanzarán los resultados deseados. Las metas son:
1. Reducir la contaminación del aire
2. Mejorar el acceso a agua limpia y segura
3. Promover el manejo integral de materiales y sitios limpios
4. Mejorar la preparación conjunta de respuesta ambiental
5. Fortalecer el cumplimiento de la ley y la promoción de una gestión ambiental responsable

El ideal esperado para el año 2020 será precisamente la reducción en la contaminación del aire entre ambos países, generando mejores combustibles y medidas de control más eficientes, que permitan a los motores e industria menor polución. En el tema de la mejora y acceso al agua sin duda hay un gran reto, sobre todo producto de que no se cuenta con la misma infraestructura en ambos países y recientemente el caso de contaminación (aguas negras) dado por las tuberías mexicanas hacia San Diego12 dejan clara una falta de coordinación, organización y de mantenimiento y mejora por parte de las autoridades. Asimismo este ejemplo impacta al punto cuatro, que sugiere una preparación conjunta en respuesta medio ambiental. Sin embargo, es evidente aun la falta de homologación en planes de contingencias o la propia capacitación del personal responsable de la protección al medio ambiente.

Pero si bien hablamos del presente, no podemos obviar el futuro próximo, el Cual nos advierte un mayor desafío en el momento de la construcción del muro fronterizo por parte de los E.U.A. y que volverá todavía más compleja la realización de estas metas conjuntas entre naciones.

El siguiente gráfico muestra el área geográfica de impacto a trabajar en el programa:

Organizaciones no Gubernamentales y su importancia en el tema ambiental fronterizo.

Para conseguir las metas y objetivos trazados es necesaria la participación de diversos actores sociales. Y las ONG´s involucradas en el asunto sobre la frontera, cuentan con un rol muy importante al hacer frente al deterioro ambiental, ya sea en el ámbito estatal, constituyendo un espacio de propuestas y cabildeo encaminados a proteger la calidad del aire, agua, tierra así como la preservación de la fauna; ante la economía, al demostrar mediante estudios, que los procesos económicos y los daños en materia de medio ambiente van a la par y en el ámbito social al formar programas de concientización relacionados a los problemas del medio ambiente.

Algunas de las Organizaciones no Gubernamentales que han tenido participación directa en los diferentes acuerdos celebrados entre Estados Unidos de América y México son: Enviromental Defense Fund, Defenders od Wildlife, Friends of the Earth, Sierra Club, Grupo de los Cien, Instituto Autónomo de Investigaciones Ecológicas, Fundación Mexicana para la Educación Ambiental y la Unión de Grupos Ambientalistas.

Como ejemplo de la relevancia que han tomado las Organizaciones no Gubernamentales durante los últimos 20 años, se puede observar el logro que tuvieron dentro de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, al hacer necesaria la imposición de obligaciones y compromisos ambientales a México, mismos que dieron como resultado la creación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), en las que las Organizaciones en comento pueden presentar quejas, así como la creación de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.13

Más allá de la política: impactos ecológicos del muro fronterizo entre México y los EUA.

Si bien las democracias modernas buscan una opción de diálogo y consenso entre los diferentes grupos gobernados hay ocasiones en las que estas democracias suelen olvidar o menospreciar ciertas minorías. Como lo enunciaba ya uno de los grandes autores sobre la Ciencia política, el respeto y protección a las minorías es, sin duda uno de los mejores indicadores de las democracias más desarrolladas (Sartori, 2003). Lo anterior viene a colación, ya que La valla en la frontera México y Estados Unidos que plantea el republicano Donald Trump, tendría efectos negativos para los habitantes de ambos países, pero sobre todo para los pobladores fronterizos, pertenezcan a la raza humana o no. Veamos un poco más a detalle esta situación.

Según estudios de la UNAM, como el del investigador Fernando Ceballos, (Ceballos, 2016) algunas problemáticas concernientes al muro serán:

  • La migración de especies terrestres se verá interrumpida
  • Los movimientos de más de 800 especies de vertebrados pertenecientes a la región se verán afectados.
  • Aumento de la contaminación.
  • Especies podrían estar en peligro de extinción.
    Por otro lado, el impacto de la construcción del muro viola en buena medida los acuerdos internacionales ambientales, la cooperación y la protección al ambiente que ya se ha expuesto en este documento con el Programa Frontera.

Investigaciones del Instituto de Ecología de la máxima casa de estudios expresan que, a una escala mayor, el muro impacta los servicios ambientales como la calidad y cantidad de agua, la calidad de aire y fertilización de suelos. Contemplando que el muro puede provocar cambios en el flujo de arroyos y ríos, infiltración y otros problemas que afectan a ambos países no solo a corto plazo, sino en un futuro. Produciendo daños difíciles de revertir en algunas especies de flora y fauna.

Bibliografía:

  • Bobbio, N. y Mateucci, N. (2000). Diccionario de ciencia política, siglo XXI. México, D.F.
  • Bruvold, W, (1970) Are beliefs and behaviors consistent with attitudes?, Western Psychology Assn., Los Angeles, California.
  • Emmerich, E. (1993). Estudios de geografía electoral en México.: FCPAP-UNAM/ UAEM/CIEACPAP. México, D.F.
  • Morris, F. (1997). Perspectives On Public Choice. Edit. Dennis Mueller. Cambridge University Press
  • Murphy G, Murphy L. y Newcomb (1937) T. M. Experimental Social Psychology, New York, Harper.
  • Sartori, Giovanni (2003). ¿Qué es la democracia? Taurus, México, D.F.
  • Bibliografía electrónica:
  • www.segob.mx
  • www.semarnat.gob.mx
  • www.inegi.org.mx
  • www.sre.gob.mx
  • www.conagua.gob.mx

1 El cruce fronterizo más transitado del mundo incluye las ciudades de Tijuana, Baja California (México) y de San Ysidro en San Diego, California (EUA).

2 Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2016), Nuestros Vecinos, México, http://cuentame.inegi.org.mx/territorio/veci nos.aspx?tema=T, fecha de consulta: 31 de marzo de 2017
fn3. Idem.

4 Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2014), Anexo 10 Relación de Convenios firmados por México en Materia Ambiental, México, http://lineamientosciencti.mora.edu.mx/documentos/INFORME/ANEXOS/ANEXO%2010%20-%20Convenios%20internacionales%20en%20materia%20de%20Medio%20Ambiente.pdf, fecha de consulta: 31 de marzo de 2017.

5 Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2013), Comité Consultivo Nacional en el Marco, del Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN), México, http://apps3.semarnat.gob.mx/consejos/wp-content/up loads/2015/11/Presentacion-CCN-UCAI-22abr2013.pdf, fecha de consulta: 31 de marzo de 2017.

6 Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (2017), Acerca de la COCEF, México, http://www.cocef.org/acerca-la-cocef, fecha de consulta 02 de abril de 2017.

7 Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2015), Población, México, http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/habitantes .aspx?tema=P, fecha de consulta 03 de abril de 2017.

8 Idem.

9 Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007), Programa Ambiental México-Estados Unidos: Frontera 2012, Perfeccionamiento a mitad de periodo (2008-2012), México, http://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/182376/Perfecc ionamiento_MitadPeriodo2008.pdf, fecha de consulta: 02 de abril de 2017.
fn10. Comisión Nacional de Agua (2008), Programa Nacional Hídrico 2007-2012_, México, http://www.conagua.gob.mx/CONAGU A07/Contenido/Documentos/PNH05-08.pdf, fecha de consulta 03 de abril de 2017.

11 Secretaría de Relaciones Exteriores (1987), Convenio entre los Estados Unidos Mexicanos y la Republica de Guatemala sobre la Protección y Mejoramiento del Ambiente en la Zona Fronteriza, México, http://proteo2.sre.gob.mx/ tratados/ARCHIVOS/GUATEMALA-AMBIENTE.pdf, fecha de consulta 03 de abril de 2017.

12 Un reciente derrame de aguas negras en el río Tijuana fue producto de indignación y de molestia por las autoridades de San Diego, las cuales tuvieron que cerrar el acceso a las playas por un tiempo debido al alto grade de contaminación del agua en las mismas. Dicho incidente sucedió entre el 6 y 23 de Febrero del 2017.

13 Torres Blanca (1999), Las ONG ambientalistas en las relaciones México-Estados Unidos_, Recuperado de: http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apachemedia/5R1YQ3IDSCYHCK4IKGL3PNHQ4S9173.pdf, fecha de consulta 01 de abril de 2017.

Luis Eduardo Vergara Lope Acevedo

José Manuel Aiza Burguete

Agregar comentario