5064_thrump_y_el_cambio_climatico
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


¿Volver al jurásico?

Cuando no quieres cambiar puedes hacerlo, empero tu sola decisión de quedarte en el ayer no garantiza jamás que el futuro se detenga.
G. Arturo Limón D.

La convergencia de dos temas que parecieran distintos son ejemplo de alguna manera de realidades semejantes, me refiero a la súbita decisión tomada por Donald Trump al pretender salirse del acuerdo de Paris firmado en diciembre de 2015 sobre el Cambio climático y la elección que hoy pone al Estados de México en la disyuntiva de avanzar al futuro que se construye por todos o permanecer o retroceder aun a un pasado que muchos les está costando ya.

Analizar ambos hechos es obligado y exige una verdadera comprensión de lo valioso que s la toma de decisiones de los estadistas y los ciudadanos, ambas asociadas a la convivencia y legítima tarea de construir serán determinantes para el rumbo de un estado como el de México y una comunidad global de la cual difícilmente Donald Trump podrá sustraerse.

UNA REFLEXION DE ENTRADA

El deshielo de los casquetes polares fue redicho asi; “Un castillo de naipes es estable hasta que lo empujan, tras lo cual, se derrumba". Según Goodell este proceso no va a ocurrir de la noche a la mañana, pero sí en cuestión de décadas. “Y su pérdida desestabilizará al resto del hielo de la Antártida Occidental, que desaparecerá también”, advierte.

“La mitad de la población mundial vive a menos de 80 kilómetros de la costa. Billones de dólares en inmuebles se alzan en las playas y se agrupan en ciudades al nivel del mar como Miami y (N.A. del club Mar-a-Lago, en Palm Beach al sur de Florida justo donde Donald Trump pasa más tiempo que en la Casa Blanca en opinión del 55% de los estadounidenses) y en Nueva York. Donde tiene su famosa torrUn largo y lento ascenso de las aguas en las próximas décadas puede ser manejable. Un aumento más abrupto no lo sería”, alerta el mismo Goodell escritor estadounidense.

Según este, el nivel del mar subirá cerca de tres metros en muchas partes del mundo, mientras que en otras, como Nueva York y Boston, debido a la forma en la que la gravedad actúa sobre el agua, podría subir hasta cuatro metros. “La Antártida Occidental podría hacer a las costas del mundo lo que el huracán Sandy le hizo a Nueva York en pocas horas”, explica Richard Alley, geólogo de la Universidad Estatal de Pensilvania. 

“El elefante despierta”

“Nos gusta pensar que el cambio ocurre lentamente, sobre todo en un paisaje como la Antártida. Pero ahora sabemos que esto no es así”, afirma Christianson. En esta línea, el columnista indica que, hasta hace poco, “la mayoría de los científicos no se preocupaban demasiado por la Antártida” —el lugar más frío del planeta—, pero en los últimos años, “las cosas se han vuelto cada vez más raras” en el continente helado.

El “primer evento alarmante” tiene que ver con el colapso repentino de la plataforma de hielo Larsen B en 2002. A pesar de que no elevó el nivel del mar (puesto que ya estaba flotando) sí que contribuyó a que los glaciares detrás de la misma “fluyeran hacia el mar hasta ocho veces más rápido que antes”.

En esta línea, Goodell hace referencia a la amenaza de que la plataforma de hielo Larsen C –que ya presenta una grieta de 160 kilómetros– corra la misma suerte. “La Antártida solía ser el elefante dormido. Pero ahora se está moviendo”, apunta Mark Serreze, cabeza del Centro Nacional de Nieve y Datos de Hielo de EE.UU. 

¿Cuenta atrás?

Secretos de la Antártida: descubren enormes accidentes geográficos bajo su superficie

La catástrofe parece inminente: en 2014, dos científicos del hielo de gran prestigio –Eric Rignot de la NASA e Ian Joughin de la Universidad de Washington- publicaron dos documentos separados que llegaron a la misma conclusión: “Nuestras simulaciones proporcionan una fuerte evidencia de que el proceso de desestabilización del manto de hielo marino ya está en marcha en el glaciar Thwaites”, reveló Joughin.

“La amenaza es clara”, hace hincapié el periodista, indicando que “en un mundo racional” esta situación daría lugar a un cese de la contaminación y a una mayor inversión en investigar lo que realmente está sucediendo en la Antártida Occidental. “En cambio, los estadounidenses eligieron a un presidente que cree que el cambio climático es un engaño (…) y en su lugar gasta casi 70.000 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México y otros 54.000 millones para reforzar el Ejército”, concluye.

LA PREGUNTA OBLIGADA

¿Quiere Trump convertir a su país en un parque jurásico alimentado con energía de dinosaurios?

La respuesta es sí, cuando hace prevalecer su interés de campaña al reabrir las minas de carbón en cumplimiento a ellas y deja sobre la humanidad una densa capa de contaminantes que derivaran de ello.

Ante esto es más que entendible que la Union Europea encabezada por Francia lugar donde en 2015 se firma el acuerdo que lleva su nombre y alemani a lo cuales e suman China y otras naciones reaccionan con indignación y críticas a la rescisión por el presidente estadounidense de las iniciativas de su predecesor contra el cambio climático.


Jonathan Ernst / Reuters

Lo que obliga a dichas naciones a reafir su obligación de frenar el cambio climático bajo un plan global, después de que el presidente estadounidense Donald Trump empezara esta semana a dar marcha atrás a los esfuerzos de su predecesor de reducir las emisiones de gas invernadero por EE.UU.

Donald Trump firmó este martes una orden ejecutiva para apoyar la industria del carbón, lo que asesta un golpe directo al corazón del acuerrdo de 2015, consensuado para reducir el calentamiento global. La reacción de muchas naciones a la medida de Trump vino cargada de desafío y de descontento.

“Cambien o no la política de otros países sobre el clima, China, siendo un gran país en desarrollo y responsable, no va a cambiar su determinación, ni sus fines ni sus pasos políticos en torno al cambio climático”, afirmó el vocero de la Cancillería china Lu Kang, citado por Reuters.

“Un paso atrás muy grave”

Miguel Arias Cañete, comisario de la Unión Europea de Acción por el Clima y Energía, subrayó que la UE ve el Acuerdo de Paris como un “motor de crecimiento” para crear nuevos empleos y oportunidades de inversión.

“El esfuerzo de Donald Trump de transformar a EE.UU. en un parque jurásico alimentado con energía de dinosaurios va a fracasar a fin de cuentas”, comentó por su parte Hans Joachim Schellnhuber, director del Instituto de Estudio del Impacto Climático en Potsdam.

En esta mismo se expresó Laurent Fabius, excanciller francés y arquitecto del Acuerdo de París, que calificó la medida de Trump de “muy grave paso atrás”.

Por su parte, la ministra alemana de Medioambiente, Barbara Hendricks, advirtió a Washington que podría salir perdiendo con este giro. "Dar marcha atrás solo les perjudicará en lo que se refiere a su competitividad internacional

Para quienes piensen en Chihuahua que el tema nos es lejano y/o irrelevante les recuerdo los fenómenos eteorologicos de esta seman solo en al entidad, la granizada del lunes y la culebra de Riva Palacio días despeus , son la antesala de un cambio del cual los ambientalistas hemos hablado pro largo tiempo q pero que hoy nos toca a la puerta, por cierto, con bolas de granizo.

Es hora de parar a Trump


Philippe Lopez / AFP

MAS QUE UN COROLARIO UN APUNTE OBLIGADO ES HABLAR DE LA TORMENTA DE HOY

Sera la más fuerte embestida del dinosaurio de nombre PRI frente a una mujer que encarna como pocas veces se hace en política la dignidad y el valor de enfrentarse cual David a Un Goliath,
Es necesario solo documentarlo, el choque será fuerte y el ganador será el digno pueblo del Estado de México que podrá decir que no quiere más el pasado y dará ejemplo contradiciendo al cortísimo cuanto de Monterroso de que MAÑANA AL DESPERTAR EL DINOSAURIO YA NO ESTE AHÍ.

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario