El%20maestro%20equivocado_portada_1
Sala de Maestros

Maestros en la historia

Marta Cabrera

Palabras leídas por la Profesora y Licenciada Marta Cabrera, entonces Directora General de Comunicación Social del INEGI, el 1 de junio del 2005, en la Escuela de Periodismo Carlos Sptién García, en la presentación del libro El Maestro Equivocado.

El Maestro Equivocado y el contexto equivocado

En primer lugar quiero agradecer a Rafael Tonatiuh, por la invitación a esta presentación de “El Maestro Equivocado” y permitirme con esto el reencuentro con mi compañero normalista y con mi querida Escuela Carlos Septién García.

Sin duda, esta novela colectiva escrita en el ciberespacio, es un ejercicio literario de gran creatividad y una aventura, que nos va llevando por distintos estados de ánimo, al tiempo que cambia de manos y que nos hace reflexionar no sólo en ese maestro, que puede ser cualquiera de nosotros, sino en lo que está pasando en este, Nuestro México.

Benítez, Capistrán, Meixuiero, Páramo, Ramírez, Segura Jáuregui y Villegas, me hicieron, entre otras cosas, acrecentar mi preocupación por esa comercialización de la Educación, por esa competencia mediática que nos impide, reflexionar, analizar, pensar con serenidad y que exige mas títulos y diplomas, sin importar sino sirven para nada, o para muy poco.

Benjamín Rojas es un maestro con vocación, al que las circunstancias han colocado como uno más que debe acumular cursos para sobrevivir en un sistema represor del intelecto y discriminador del pensamiento inteligente.

Ese sistema que todos hemos construido, y que si no cambiamos nos va a cambiar todos…

Cuántos maestros equivocados… en un país de trabajadores equivocados de ciudadanos equivocados, de autoridades equivocadas… circulan todos los días por este México, que vive ahora una depresión colectiva…

Y cuántos maestros equivocados como Benjamín Rojas no se han dado cuenta que son pocos, muy pocos, pero, al fin: una élite pequeña que piensa, lee y escucha.

Como Benjamín, cuántos profesores en los primeros años de su ejercicio profesional se sienten orgullosos, emanan sapiencia, sienten que gozan de buena reputación, son admirados por sus alumnos, respetados por secretarias y prefectos. Pregunto: ¿cuántos?

Luego: ¿qué los lleva a esa falta de certezas que el mundo les exige?; ¿en qué momento se cae en el relativismo, la autocomplacencia y la permisividad?

Ese maestro equivocado que va pasando por las aulas de las escuelas privadas, repletas de jóvenes que están por que sí, no para y por qué. Que asisten por que la escuela está de moda; porque hay que estudiar licenciaturas, maestrías y doctorados, no para ser, sino para estar, mientras sus papás pagan, por que además hay que posponer el ingreso al mercado laboral, por que aunque algunos digan que vamos muy bien… la tasa de desocupación abierta creció en el mes de abril 3.70% respecto a la población económicamente activa (PEA).

¿Dónde? Se pregunta Benjamín Rojas, ¿quedó la generación del coronel Rojas, del profesor Othón Salazar y Demetrio Vallejo? ¿Dónde la preocupación por el otro, cuándo se cambiaron, dice los ideales por dinero?

Esta novela escrita, como dicen sus autores a catorce manos… de repente nos mete en la borrachera y alucine del profesor Rojas y luego cuando intervienen otras dos manos, nos ubica y nos vuelve a la realidad… una realidad incierta, llena de programas que sólo nos dan muestra de la gran ignorancia en la que vive la mayoría de los mexicanos de una realidad violenta, desgarradora, consumista, de una realidad social que en la superficialidad sólo se fija en la superficie…

Sin embargo, “El maestro equivocado”, nos hace soñar como al maestro Rojas y el anuncio de ocasión que coloca en un periódico, en que dice donar todas sus propiedades y apostar a que: puedan existir instituciones con seriedad absoluta, alejadas de criterios de explotación y rentabilidad económica; que consideren que el docente es la parte más importante de la Institución; que no existan mafias; que no tengan políticas de competencia; que no estén suscritas a esquemas neoliberales, que sean profundamente humanas y que realmente se preocupen por el presente y futuro de la educación de nuestro país.

30/VII/2011

Marta Cabrera

KnzKVragM. 09 de Agosto de 2011 04:20

cheap auto insurance %((( car insurance rates 712

Agregar comentario