Salon%20de%20clases%20rural
Sala de Maestros

Maestros en la historia

José Guadalupe Rincón Andrade


El rescate de la escuela rural: un grito desesperado

“La conocí en 1910 cuando era apenas nebuloso y confuso anhelo de una multitud hambrienta, haraposa e inculta, me enamoré de ella cuando saltó del corazón de esa multitud para prenderse como ideal a una estrella y cuando de ella bajó a su gallardete revolucionario, pero me cautivó para siempre cuando de mero sueño se convirtió en realidad tangible”

Mtro. Rafael Ramírez Castañeda.

La vocación, considerada requisito indispensable para todo aspirante a la profesión más noble: el magisterio, fue el timbre de orgullo que caracterizó a las generaciones de profesores que egresaron de las escuelas normales rurales que hoy forman parte de una de las páginas más brillantes de la historia de la educación en México.
Sabia virtud generó en mis hermanos y compañeros formar la Asociación de Ex-alumnos de Tamatán, con el propósito de mantener vivo el germen del normalismo rural, solamente quienes abrevamos en los manantiales de la sabiduría que nos dieron nuestros segundos padres los maestros de Tamatán y conocemos de nuestro origen, somos nutridos por la empatía del hermano Jorge Aguilar Lucero, cuando de suyo propio expresa lo que muchos guardamos en nuestras entrañas sentimentales… “Escuela madre, flor campesina y revolucionaria; que hubiera sido de muchos de nosotros sin tu presencia en nuestras vidas. Eras la única opción para tus hijos preferidos: los necesitados, hijos de campesinos, hijos de obreros y de algún soldado”.
Cuatro somos en Mazatlán los egresados de esta escuela, por situaciones diversas solamente el Profesor José Guadalupe Salcedo y el que esto escribe estuvimos presentes en la Reunión Nacional de Ex-Alumnos celebrada el sábado 24 del presente en Tamatán, Ciudad Victoria, Tamaulipas. El programa oficial se inició en la Explanada del Plaqueario de la institución, llamada así por reconocimientos que a los maestros Lauro Aguirre y Rigoberto Castillo Mireles y a la misma escuela hacemos las Generaciones -la nuestra es la XIII 1954-1960 -. La salutación del Profr. Edelmiro Flores fue emotiva y provocó en la mayoría de los presentes el ayer en la institución, nuestro segundo hogar. El depósito de la ofrenda floral al maestro homenajeado Silvestre Ábrego Flores, fue solemne con el rocío poético del compañero Manuel Díaz Reta cuando expresó “Por ser nuestro guía, muchísimas gracias, por darnos confianza, las gracias también, Maestro Silvestre, en este ritual, amamos tu nombre, tu nombre cabal”.
El encuentro concluyó con un evento bell canto de coro y tenores, para culminar con una cena-baile, donde nuevamente la inspiración de nuestros compañeros hermanos se dejó sentir en la voz del compañero, amigo y hermano Álvaro Obregón Cruz que llegado desde Oaxaca expresó: Cambia, todo cambia como dice Numhauser lo que cambió ayer tendrá que cambiar mañana. Así como cambió yo en esta tierra lejana. Pero no cambio mi amor por más lejos que me encuentre. Ni el recuerdo ni el dolor de mi pueblo y de mi gente.

Cimbró emocionalmente a todos los presentes cuando continuó expresando: si el último de mis hermanos en su caminar lento y cansado viene a este lugar o va de paso es obligatorio detenerse, hacer un ALTO para GRITAR ¡¡¡PRESENTE!!! En respeto y veneración a los PILARES de Tamatán, y tenga por seguro que desde ultratumba nos escuchará decir a todos, GRACIAS, valió la pena vivir porque como dijo el poeta “no son los muertos que en dulce calma descansan bajo la tumba fría, muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía”

La convivencia culminó en los albores de un nuevo día y comprometiéndonos a regresar el próximo año a ratificar nuestra estirpe de origen orgullosamente campesino y por vocación profesores hasta el último día de nuestra existencia. Por lo mismo aunque pareciéramos reiterativos, nos referimos permanentemente al maestro rural porque este trabajador de la educación construye con principios más allá en los altos, en la selva, en la planicie, en la costa y hasta en el desierto de la Patria, lo más hermoso de su ministerio, la forma más grande a que puede aspirar el ser humano, la enseñanza de la sabiduría y con ella, la luz del principio del conocimiento que abrirá surcos en lo que más queremos porque es fértil a la universalidad, que vive ahí de lo que tiene y de lo que le da el medio.

Así regresamos a Mazatlán, optimistas como cuando nos iniciamos allá por el lejano año de 1960 cuando el idealismo era nuestro mayor impulso, hoy sin que parezca un epílogo de nuestra existencia sentimos más que nunca que:

Alguna vez cuando terminamos el primer escaño de nuestra educación, emocionados expresamos: “partió con sol que nunca olvidaremos, aula donde aprendimos tantas cosas, pedacito de cielo que aún lo vemos por la ventana abierta entre las rosas” y agregábamos con ese idealismo propio de nuestra novel juventud que pronto nos llevaría a espacios desconocidos. “Quedó entre tus paredes nuestra infancia, el primer goce y el primer quebranto, la amistad esa flor de tolerancia y también a los maestros que quisimos tanto”.

Después como profesionales de la educación nos integramos con pasión a servir a generaciones de mexicanos; pero también seguimos formándonos en otros estadios de la educación.

Construimos nuestra vida y supimos de saberes en los diferentes campos el conocimiento, abrevamos la sabiduría de nuestros mayores y participamos en la construcción del universo en que vivimos, por eso seguros como estamos y como maestros rurales que somos, rendimos homenaje a nuestra escuela, que fue sementera de ilusiones, en nuestro caso a la Normal Rural “Lauro Aguirre” de Tamatán, Tamaulipas le expresamos:

Aquí se formó nuestra conciencia para la democracia, nuestro corazón para

la libertad, nuestro deber para la justicia y nuestro compromiso para la Patria…. ¡Misión Cumplida!

3/VII/2011

José Guadalupe Rincón Andrade
José Guadalupe Rincón Andrade (Villa de Casas, Tamulipas: 1938) , es Profesor normalista, Licenciado en Derecho, Maestro en Educación Ambiental, ha sido Director de diversas Unidades de la Universidad Pedagógica Nacional, Jefe de la Unidad de Servicios Coordinados en Mazatlán Sinaloa, Regidor Municipal y actualmente se desempeña como asesor pedagógico Unidad 252 U P N Mazatlán, Sinaloa.

Reyna Cruz Rdz. Vega. 06 de Agosto de 2011 12:09

Maestro Rincón;
Felicidades y mi reconocimiento por su artículo.
Aunque no soy egresada de la normal de Tamatán siempre he guardado una profunda admiración y respeto por esas generaciones de lideres.

senorina lopez. 20 de Diciembre de 2012 22:38

Conocí ese proyecto de formación de profesores en esta escuela, salían con una formación bastante completa para educar a las clases sociales más marginadas , sin embargo, llegaban a ser unos verdaderos héroes a pesar de los escasos recursos económicos con que contaban , apoyándose en su vocación de servicio a los hijos de ejidatarios,que al igual que ellos mismos carecían de oportunidades .lástima que los malos e insensibles gobiernos hayan desaparecido la mayoría de estas escuelas

Agregar comentario