4819_proyecto_hydros
LA CLASE

Educación Ambiental

Armando Zamora Quezada


Prácticas educativas para el cuidado y ahorro del agua.

Si el agua no se acaba en el planeta, si existe la misma cantidad que hace millones de años, entonces… el problema con el agua sigue siendo cualitativo.

M. en E.A. Armando Zamora Quezada

Introducción

¿El agua se acabará en el planeta? Fue la pregunta que nos hicieron al inicio del taller del día sábado 14 de enero de 2017, para el cual nos trasladamos a los Viveros de Coyoacán. Lo difícil en aquella ocasión no fue tanto la respuesta a esa pregunta, sino ver, en las primeras horas del día, el último río vivo de nuestra ciudad. El Río Magdalena, que más que vida, su color grisáceo, mal olor y apariencia me llevaron a pensar en su trágica agonía. La agonía de un cuerpo de agua que sigue siendo visto más como un drenaje que como lo que es en realidad: una arteria que hidrata las entrañas de la tierra, su flora y su fauna.

Sin duda, fue difícil esta impresión de ver esa sección del río, antes de su siguiente tramo entubado para convertirse en una red de drenaje. Sí, lo sé, esta situación genera impotencia y coraje, pero debemos canalizar estos dos sentimientos hacia un fin común, en donde nuestra acción no sea sólo de protesta, sino convertir la protesta en acciones concretas a favor del agua.

A ciencia cierta, no sé en cuantas tuberías se ha bifurcado el Río Magdalena al entubarlo para la red de drenaje, pero cada actividad didáctica que les compartiré en esta ocasión representa, una a una, las tuberías de esa red. De tal manera que combatiremos esa red de drenaje, con otra red, pero esta red está compuesta de siete actividades didácticas que al final confluyen en una última, que desde mi óptica, es una actividad que representa un río lleno de vida y posibilidades, en el que se han disuelto los procesos del pensamiento exactos que le dan el grado de turbiedad idóneo a la problemática del agua para ser analizada de manera sistémica y ayudar a filtrar diferentes vías de sensibilización socioambiental.

Palabras clave

Educación básica, educación ambiental, cultura del agua, actividades didácticas.

Contexto

En este inicio del 2017 nuevamente como parte de la estrategia didáctica de la Brigada Quetzalatl (BQ), la Escuela Secundaria Técnica 32 “Ciencia y Tecnología”, de la Ciudad de México (CDMX), recibió una invitación a participar en el curso para profesores de educación básica “Prácticas educativas para el cuidado y ahorro del agua”.

Este curso es promovido por el Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, AC. (CICEANA) como parte del “Proyecto HYDROS” que es una campaña permanente para concientizar y sensibilizar sobre el uso racional y cuidado del agua, que nace como parte del programa de Agua de Fundación Kaluz.

El curso se impartió el 14 de enero de 2017 al sur de la Ciudad de México, en las instalaciones de CICEANA, con el objetivo de fortalecer las acciones que se realizan en educación básica relacionadas con la Cultura del Agua.

Y pues, a eso de las 10 de la mañana, a orillas de lo que queda del Río Magdalena y con la asistencia de aproximadamente 50 profesores de secundaria, que atienden distintas asignaturas, de diversas formaciones académicas, comenzamos.

El río, un sólo río o un río solo.

Para iniciar el día, la Bióloga y educadora ambiental Monserrat Solís, quien es parte del equipo de CICEANA y nuestra moderadora del curso, nos dio la bienvenida disfrutando de su video institucional en el que nos compartió que la finalidad de sus actividades es informar a las personas sobre la situación ambiental del país y del planeta de la problemática que hoy se vive. La sensibilización pone especial énfasis sobre el delicado equilibrio de la vida en la Tierra y les dotan de herramientas valorativas, cognitivas y prácticas, para que participen activa y responsablemente en la toma de decisiones y en la resolución de los problemas ambientales que enfrentan. Además, con sus proyectos promueven el intercambio de conocimientos y experiencias de diversos grupos sociales para lograr una verdadera articulación entre la sociedad civil, la comunidad académica, la iniciativa privada y el sector público. Finalmente en el video se muestran algunos de los incontables logros que han tenido a lo largo de su trayectoria.

La bifurcación vs Agua contra tierra

La primera actividad didáctica que nos compartieron se llama “Agua contra Tierra”. En ésta se retoman los porcentajes de agua y tierra que en la superficie tiene el planeta que habitamos. Con esta actividad se pueden trabajar temas como ubicación geográfica, porcentajes matemáticos a partir de la cantidad de agua en el planeta o cuestiones de motricidad para educación prescolar y el primer ciclo de educación primaria, entre otros. El material que se utiliza es una pelota que asemeja en forma y colores al planeta.

La dinámica fue interactiva y lúdica, para ello nos colocamos en círculo y se nombró un secretario que llevara el registro y conteo. La actividad consistió en arrojar la pelota de un compañero a otro. Al tomarla con ambas manos, quien la recibe, debe fijarse si su dedo pulgar de la mano derecha está sobre una sección de tierra o sobre una de agua e inmediatamente decirlo en voz alta para que quede registrado. Lo ideal es que hubiéramos hecho aproximadamente 100 lanzamientos, pero por el tiempo, sólo hicimos 24, que fue el número de integrantes de mí grupo. El juego se detuvo y pasamos al momento del análisis de los resultados.

De los 24 lanzamientos, 7 cayeron en tierra y 17 en agua, en porcentajes corresponde al 30% y 70% respectivamente. Esto quiere decir que hay una correspondencia entre los resultados y los porcentajes que se manejan en la teoría del agua. Como recomendación nos dijeron que cada participante debe hacer su propio procesamiento y operaciones y así todos estemos involucrados. Para cerrar la actividad nos proyectaron el video “All the water on Earth” en el que se aprecia de manera gráfica las diferentes cantidades de agua dependiendo de su composición.

Al final, pudimos constatar que es una actividad muy flexible y puede utilizarse para el momento de apertura de la sesión, pues funciona como un “rompehielos” en grupos de nuevo ingreso donde además podría mencionar en la dinámica el nombre, lugar de origen o algún dato relacionado con la identidad o personalidad del alumno o alumna. En el momento intermedio de la sesión, por ejemplo para mejorar la integración grupal e interacción entre pares o, ya en el momento de cierre, para reafirmar el tema o comprobar los datos de manera más objetiva y tangible.

Tubería 2 vs Agua tragafuego

La segunda actividad didáctica llevó por nombre “Agua tragafuego” en la que se trabajó el tema de calor específico. También se pueden trabajar temas como composición química de los materiales, punto de elasticidad en física, volumen o figuras en matemáticas, entre otros. El material que utilizamos fueron dos globos, uno inflado con aire y otro con agua, una vela y cerillos.

La dinámica retomó el juego de roles, en el cual pasó un voluntario al frente del salón para dirigir la actividad como si estuviera impartiendo clase. El profesor inició su clase mencionando aspectos teóricos, luego interactuó con el grupo haciéndonos preguntas sobre el tema. En seguida, pidió a dos personas que pasarán a realizar el experimento y, como era de esperarse el ejercicio se tornó difícil, pues cada profesor participante tenía una idea diferente para la realización del experimento, ya que a la hora de abordar la teoría cada uno explicaba y argumentaba de acuerdo a su formación académica.

La situación fue interesante, pues cada quien daba argumentos válidos para el caso, tanto así que tuvo que intervenir la coordinadora del taller para replantear la situación, pues habíamos dejado de lado el tema objeto de estudio: calor específico del agua.

Una vez replanteada la actividad, el profesor que dirigía la clase continuó y como era de esperarse el globo con aire se reventó casi inmediatamente después de acercarlo a la flama de la vela. En cambio, el globo con agua se acercó a la flama durante 10 segundos y no se reventó.

En conclusión, en esta actividad pudimos ver que la formación académica de cada profesor es determinante al momento de explicar un fenómeno natural, cada uno ha aprendido su manera particular o estilo para convertir una actividad, tema de estudio o experimento en una situación de aprendizaje. Sin embargo, no debemos perder de vista que cada actividad tiene un objetivo o propósito definido y, si bien podemos salirnos del tema unos instantes, debemos regresar a él y terminar la situación didáctica.

Tubería 3 vs Agua contorsionista

La tercera actividad que nos compartieron este día llevó por nombre “Agua contorsionista” en la que se trabajó principalmente el tema de polaridad, pues a pesar de que el agua tiene una estructura molecular simple, su molécula es polar, lo que quiere decir que tiene una carga parcial negativa cerca del átomo de oxígeno y una carga parcial positiva cerca de los átomos de hidrógeno. La existencia de esta característica propicia la atracción electrostática entre sus moléculas que, mediante enlaces de puentes de hidrogeno, mantienen su tendencia a la unión.

El material utilizado fue un soporte universal, que en la punta tiene un alambre para sostener un vaso desechable que tiene un pequeño orificio en el fondo, un recipiente para recolectar el agua, un globo y un poco de agua.

Como la dinámica fue demostrativa, lo primero fue inflar el globo con aire, después, este globo se frotó en el cabello de una mujer que no traía gel. En seguida y con ayuda del dispositivo, se puso agua en el vaso perforado del cual comenzó a caer lentamente formando un hilo de agua. Finalmente, al acercar el globo al hilo de agua, éste pasó de caer en línea recta a caer contorsionándose (en un movimiento ondular) cada vez que se acercaba el globo.

Generalmente el agua es visible ante nuestros ojos, pero sus cualidades no. Por esta razón es necesario que los educadores ambientales evidenciemos estas características con nuestros alumnos, primero para que las conozcan y con ello valoren su importancia, ya que al hacerlo estaremos preservando los procesos naturales que gracias a ellas prevalecen en los ecosistemas.

Otra posibilidad es retomar que el agua no es la única que tiene cualidades, pues frotar el globo con el cabello nos permite también hablar de que las cualidades que los seres humanos tenemos también tienen una relación química, física, eléctrica o biológica que nos hace parte de ciclos biogeoquímicos que nos permiten vivir encadenados a la naturaleza. Hay que poner énfasis en la importancia de las interacciones humanas, ya que con nuestras acciones pareciera que la naturaleza es sólo un depósito de recursos y no la casa en la que debemos equilibrar lo que tomamos y lo que devolvemos al ambiente.

Tubería 4 vs Agua equilibrista

Te has preguntado por qué luego de que llueve quedan pequeñas gotas de agua pegadas en las hojas de los árboles o en el vidrio de las ventanas. Bueno pues la respuesta a esta pregunta es la razón de que la cuarta actividad lleve por nombre “Agua equilibrista” que se utiliza para trabajar principalmente el tema de adhesión y cohesión. Aquí se trata de aprovechar primero la fuerza de cohesión del agua que es la que permite la atracción entre las moléculas adyacentes dentro de un mismo cuerpo, por ejemplo, la fuerza que hace posible la formación de gotas. Por otro lado, se aprovecha también en este experimento la fuerza de adhesión, que es la que permite la unión de dos sustancias, iguales o diferentes, al momento de entrar en contacto y que se mantienen juntas por fuerzas intermoleculares, por ejemplo, cuando el agua se adhiere a las fibras de la ropa. También se pueden revisar temas como puentes de hidrógeno, capilaridad, oxígeno disuelto o repelente de agua.

En el experimento, utilizamos dos recipientes de vidrio, uno de ellos con un poco de agua y 70 cm de hijo estambre. La dinámica fue demostrativa, para la cual pasaron dos profesores a realizar el experimento. Pusieron el recipiente vacío sobre la mesa e introdujeron aproximadamente 5 cm del estambre, previamente humedecido. El otro extremo del estambre se introdujo en el recipiente con agua que se levantó a un ángulo de unos 50° o 60° aproximadamente. Por último, el agua fue escurriendo de un recipiente a otro a través del estambre que al estar inclinado daba la impresión de que derramaría el agua. Sin embargo, el experimento terminó con éxito y la mesa seca.

Nuevamente pudimos experimentar dos características interesantes del agua que desafían la fuerza de gravedad y sobre todo que cuestionan las ideas que a base de ensayo y error hemos construido acerca de los fenómenos naturales que nos rodean.

A veces se piensa que con el tema del agua es muy fácil la educación ambiental sin embargo, experimentos tan interesantes como estos atrapan nuestros sentidos en el ámbito científico y si no hacemos la vinculación con los aspectos sociales, difícilmente llegaremos a lo ambiental. La recomendación aquí es hacer énfasis en los procesos naturales que se ven afectados cuando el agua se modifica al ser utilizada para actividades no naturales, por ejemplo, en procesos industriales que externalizan hacia la naturaleza los costos de darle tratamiento correcto al agua antes de regresarla a su cauce natural.

Tubería 5 vs Agua que flota

Sabes cómo le hacen los insectos para caminar sobre el agua. Bueno pues con esta actividad pudimos reproducir la fuerza, que mantiene unidas las moléculas del agua, que aprovechan algunos seres vivos para caminar sobre ella sin hundirse. El experimento lleva por nombre “Agua que flota”. Específicamente el tema que se sugiere trabajar aquí es tensión superficial, aprovechando que las moléculas del agua se atraen entre sí, manteniéndose cohesionadas, es decir, entre las moléculas del agua hay fuerzas horizontales y hacia abajo que las mantienen unidas, por ejemplo, es la misma fuerza que cierra una gota. El material utilizado fue una botella de vidrio, un trozo de tela de mosquitero, una liga, una jarra con agua y una persona que decida arriesgar su vida.

La dinámica nuevamente fue demostrativa y para ello pasaron dos personas al rente a realizar el experimento. La compañera llenó tres cuartas partes de agua, aproximadamente, de la botella de vidrio, colocó la tela de mosquitero como si fuera una tapa y la sujetó con la liga. El otro compañero se sentó en una silla y esperó, cerrando los ojos por temor a ser mojado. La compañera tomó la botella, la puso sobre la cabeza del compañero y en un movimiento rápido, la giró, quedando el orificio hacia abajo y… ¡sorpresa! El compañero no se mojó.

Para quienes se acercan por primera vez a estos experimentos es verdaderamente sorprendente ver características como ésta en un líquido con el que convivimos diariamente. Esto nos lleva a re-conocer el agua, es decir, a mirar con otros ojos este líquido que muchas veces pasa desapercibido por ser utilizado de manera tan cotidiana que olvidamos que es tan especial y sus características tienen una razón de ser en este planeta y seguramente en el universo.

La sugerencia es que con sus alumnos puedan probar con otros tipos de malla o utilizar un tipo de recipiente con distintos niveles de porosidad para ver qué tanto resiste esta fuerza del agua para “flotar” sobre la cabeza de los compañeros.

Receso…

Ojalá todos los días tuviéramos en las escuelas un receso como el de este día. Pues en el pasillo de la entrada a las instalaciones de CICEANA estaba instalado el ECO-TIANGUIS sabatino en el que puedes encontrar desde productos de higiene femenina como la “campana de la menstruación” que es un dispositivo flexible que sustituye a la toalla femenina, con el cuál no disminuye la regla pero si disminuyes la cantidad de toallas utilizadas, pues una sola tarda en biodegradarse hasta 500 años y el dispositivo “campana” se biodegrada en un máximo de 10 años. Además de ello, puedes encontrar también productos para el hogar, como jabón biodegradable para la ropa, algunas artesanías o las frescas y orgánicas verduras y, por supuesto lo que no puede faltar en el famoso tianguis mexicano, los exquisitos tacos de guisados, de los cuales no pueden irse sin disfrutar del conejo, cocinado al estilo barbacoa, que los productores locales preparan para ofrecer a asistentes y vecinos del lugar.

Tubería 6 vs Busca fugas

Y después del receso, por fin salimos del aula y pasamos a las áreas verdes de los Viveros de Coyoacán. Con la barriga llena, el corazón contento y la vista en el suelo comenzamos el “Busca fugas” que fue la sexta actividad con el objetivo de sensibilizarnos acerca de la importancia de mantenernos alerta a las fugas, ya que la mayor parte del agua que llega a la CDMX se desperdicia por esta vía. El material utilizado fueron dos pizarrones, marcadores y dos lonas de vinil en las que viene grabada la tubería que une la llave del agua con el tinaco.

La dinámica fue interactiva, haciendo un juego de competencia por equipos. Primero se eligió a un compañero de cada equipo y se les entregó un pizarrón en el que hicieron un dibujo de cinco hileras por tres filas: la primera hilera con tres llaves de agua, de la segunda a la cuarta con tres tubos de agua cada una y, la quinta, con 3 tinacos de agua.

Sobre este dibujo ellos mismos marcaron en cada hilera dos fugas, de tal manera que se formó una ruta sin fugas, por donde debe pasar el resto del equipo (algo parecido al juego del “busca minas”).

Este mismo dibujo estaba impreso en las lonas que se colocaron en el pasto. Formamos dos filas y el reto consistió en pasar de un lado al otro de la lona, pisando únicamente las zonas libres de fugas. Obviamente ganó mi equipo, pues pasamos más rápido que los contrincantes ya que nos grabamos el patrón de fugas que se fue formando por ensayo y error.

En realidad no hay un tema específico a trabajar en esta actividad, pero el juego favoreció el trabajo en equipo, la organización y solidaridad, compartiendo los resultados de la experiencia a los demás para lograr un objetivo común. Creo que a pesar de que pareciera una actividad sencilla, pudimos ver también que el otro equipo tuvo dificultades para organizarse y poder detectar y visualizar las fugas que había en el patrón de su ruta.

A este juego podríamos agregarle elementos que nos llevaran a un análisis de reparaciones, calidad y costos, donde si pisamos dos veces la misma fuga, pudiéramos entender que repararla, con materiales de buena calidad y mano de obra calificada, puede representar un costo alto en lo inmediato, pero que en el largo plazo, significa un ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo.

Tubería 7 vs Nudo humano

Esta actividad también se hizo al aire libre y a pesar de que estábamos en una zona verde y espaciosa de los viveros de Coyoacán, al final nos hicimos nudo. Efectivamente el “Nudo humano” fue el nombre de la penúltima actividad, que al igual que la anterior, fue más hacia la reflexión sobre aspectos sociales que académicos. Para ésta no utilizamos materiales, más que recursos humanos como nuestras manos.

La dinámica también fue interactiva y para la competencia formamos también dos equipos. Nos colocamos en círculo, hombro con hombro, mirando hacia el centro. La indicación fue que debíamos tomarnos de ambas manos con los compañeros que tuviéramos al frente. Se hizo un verdadero nudo humano y los brazos pasaban por todas partes. Después la siguiente indicación fue que debíamos deshacer el nudo sin soltarnos y peor aún, sin hablar, solamente con gestos. Eso fue un caos, pues a pesar de que todos hacíamos nuestro mejor esfuerzo no lográbamos entender lo que los otros decían.

Después de vernos batallar un rato y no conseguir el objetivo, nos indicaron soltarnos y hacer por segunda vez el círculo. Nuevamente nos tomamos de las manos, pero ahora tuvimos cuidado de sujetarnos sin hacer nudos imposibles de desatar. También en este segundo intento ya podíamos hablar e incluso dos de nosotros se quedaron fuera del nudo para que desde una mirada externa pudieran orientarnos sobre la mejor manera de desatarnos.

Ya con comunicación y directores de orquesta pensábamos que lo lograríamos mucho más fácil, pero no. Aunque ya quedamos más desatados que en el primer intento, no lo logramos del todo, pues algunas compañeras se desesperaban con mayor facilidad que el resto y eso dificultaba la cosa. Por cierto, debo comentar que en esta competencia el otro equipo sí lo logró, sí nos ganó y aunque tenían menos integrantes, reconozco como buen competidor que sí tuvieron mejor comunicación y habilidades. Felicidades.

Este juego fue muy interesante, pues nos permitió ver que la comunicación y el trabajo en conjunto lleva consigo una serie de condiciones, como la elección de líderes que dirijan la orquesta, además de aprender a ceder, pues en ocasiones no es muy fácil aceptar que alguien puede hacer las cosas mejor que uno mismo.

Otra cuestión interesante fue que en la segunda oportunidad, casi logramos desatarnos, sin embargo llegó un momento en que el pequeño nudo que quedaba incluía sólo a tres personas y, al hacer un movimiento, esas tres personas quedaban libres, pero el nudo pasaba a otras tres y así sucesivamente. Esto puede ser otra posibilidad de reflexión, pues a veces los problemas más simples como una pequeña fuga en la tubería que aparentemente se repara, sólo se cambian de lugar y aparece en otro lado, lo que nos lleva a pensar que el problema ya no es nuestro. Este pensamiento es muy común en nuestra ciudad y en la medida que realicemos actividades como esta y reflexiones sobre problemáticas más reales, estaremos contribuyendo a fortalecer una cultura del agua comunitaria y efectiva.

Colector de pensamientos

Las actividades anteriores fueron muy interesantes y al aplicarlas con un grupo de personas, a cualquier edad, sin duda abren la puerta a un mundo de interrogantes sobre la cuestión científica del agua, pero la actividad de cierre fue algo novedoso que desbordó nuestras inquietudes cual caudal en época de lluvias. Logrando así, encausar nuestros pensamientos y reflexiones de manera extraordinaria hacia el ámbito social del agua.

¿Cuenta con cuánta agua cuentas? Fue el nombre de esta actividad en la que nos hicieron preguntarnos cuánta agua llega a nuestro país para abastecer a todas las personas que aquí vivimos y cuánta se necesita para abastecer al mundo entero. El material que utilizamos fueron 5 pizarrones pequeños y marcadores, un bote con 24 botellitas de agua, otro con 24 figuras de plástico en forma de niño y otro con 24 círculos de colores.

La dinámica fue interactiva y al inicio se escribió en cada pizarrón el nombre de un continente. En seguida éstos se colocaron en el centro del piso del salón más o menos como se encuentran en un planisferio. Después, entregaron a cada participante una botellita de agua que, basados en nuestras creencias y conocimientos, debíamos colocar en el continente dependiendo de la cantidad de agua con que cuenta.

Inmediatamente después nos mencionaron los datos correctos, algunos dieron su opinión y otros con asombro se quedaban sin palabras. Obviamente tuvimos que modificar la asignación de botellitas, pues habíamos herrado en la mayoría.

El segundo aspecto a analizar fue la cantidad de personas que habitan en cada continente, para lo cual ahora nos dieron un muñequito en forma de niño. De la misma manera, basados en nuestras creencias, los asignamos, pero volvimos a fallar, nada más que ahora con menor margen.

Después de estas dos variables, nos entregaron una ficha de color, con la que asignaríamos ahora el PIB de cada continente. Esto ya nos metió en un nivel de profundidad más complejo, pues ahora jugaban elementos que no son tan fácil de manejar.

Las posibilidades con esta actividad pueden ser del tamaño que cada persona le quiera dar, pues se pueden utilizar aspectos como biodiversidad, recursos naturales, pobreza, migración, sobreexplotación, consumo, agua virtual entre otros, dependiendo del tema objeto de estudio y el enfoque que se requiera.

Sin embargo, con esta actividad cerramos la sesión y desafortunadamente por el tiempo no pudimos llegar a un nivel de reflexión profundo, que desde mi punto de vista debió tener mayor espacio de tiempo, pues situaciones como esta nos ayudan a pasar de la reflexión al pensamiento sistémico, que es una de las características que la educación debe tener para ser ambiental.

Evaluación

Sobre la metodología

La metodología empleada en este taller fue buena, pues permitió llegar al objetivo de dar a conocer a los profesores que trabajamos con las Brigadas Quetzalatl actividades didácticas para fortalecer nuestras estrategias. Es decir, se mostró que para realizar estas actividades es necesario planear la estrategia, donde debe incluirse desde el momento de la sesión en que se va a presentar, el tipo de trabajo (conceptual, procedimental, actitudinal), su propósito u objetivo, la estructura cognitiva, tanto con la que el profesor se presenta para ejecutar como la que el estudiante va a construir al participar, los hechos o ejemplos a comentar, los conceptos y contenidos que se abarcarán. Es decir, las actividades aquí presentadas requieren ser pensadas para cumplir con su cometido.

Sobre la teoría

En relación a la teoría utilizada, me parece que hay que especificar, al inicio del taller, que esta sesión es meramente de comunicación, lo que implica que por el tiempo y el objetivo del taller no se ahondará en la teoría, sino se remarcarán aspectos metodológicos que permitan a los profesores adaptar las diferentes actividades a su asignatura. Esta aclaración evitará que los profesores intentemos colocar nuestras ideas como únicas para la explicación de ciertos fenómenos naturales.

Sobre la posición crítica del educador ambiental

Este aspecto es crucial al momento de coordinar un taller de profesores y retomo el punto anterior. Así como se parte de que los profesores ya tenemos cierto conocimiento y dominio de la teoría acerca del agua, también se debe dar por hecho que los profesores ya tenemos una posición para tratar los temas. Así es que lo que hay que enfatizar es que la posición que el profesor va adoptar cuando de educación ambiental se trata es evidentemente crítica, propositiva y esperanzadora. Es decir, generalmente la teoría se presenta en el salón de clases con cierta neutralidad, sin embargo, cuando se trata de educación ambiental la posición del educador no puede ser la misma. Pues, retomando a Einstein, no podemos seguir haciendo las mismas cosas y esperar resultados distintos.

Acercamiento a la realidad

Al ejecutar las actividades anteriores es necesario caminar entre la realidad. Es decir, para que la ciencia retome su carácter social, debe presentarse desde las experiencias que generaron la chispa, de los grandes científicos o naturalistas, para su descubrimiento y no dejar de lado que la necesidad que el ser humano tuvo, tiene y tendrá de explicarse los fenómenos y procesos de la realidad es el motor que hace avanzar a la ciencia.

Uso del entorno próximo

Salir del aula y entrar a un medio lleno de pasto, árboles y aire fresco fue el mejor ejemplo de utilizar el entorno próximo para darle sentido a la teoría, para fortalecer las reflexiones y hacernos ver que lo que estamos estudiando tiene una aplicación práctica sin importar que los resultados se vean en lo inmediato o en el largo plazo. Además de que, parafraseando al Dr. Tonatiuh, la educación para que sea ambiental, debe ser divertida y al mismo tiempo debe hacernos pensar.

Para finalizar el día y a manera de conclusión, la Bióloga Monserrat nos compartió que:

Nuestro trabajo en CICEANA con los maestros que trabajan con las Brigadas Quetzalatl es algo así como en la película de “Cadena de favores”. Los profesores tienen la posibilidad de multiplicar la sensibilización, ellos pueden formar, a partir de estas actividades, embajadores del agua, que son personas que realizan acciones en favor del cuidado del agua, tanto en su casa como en la escuela.

…lamentablemente muchos profesores se sienten obligados a venir, eso provoca de entrada un rechazo ante la información que les compartimos. Sin embargo, aun así hemos tenido buenos resultados, pues algunos de ellos terminan integrándose a la dinámica y convenciéndose, gracias a las actitudes de otros profesores que vienen por gusto y convicción, de que lo que hacemos es por el bien de todos.

Los invito a que tomes cualquier cosa que te sirva para lograr el objetivo y más cuando es un curso o capacitaciones sin costo y, que sobre todo, te sirvan para mejorar tu trabajo. Debemos estar actualizándonos en las estrategias, pues como van cambiando las generaciones y hay más información disponible, esos niños ya traen información y debemos enseñarles cómo diferenciar buenas fuentes. Los invito a venir a este tipo de talleres y gestionar con las personas encargadas, como el Biólogo José Luis Abaonza en secundarias técnicas, para que les consigan más cursos.

…si tú estás enfrente de un grupo, como las brigadas Quetzalatl, y estas interesado en las consecuencias de las decisiones que tomarán tus estudiantes en el presente y en el futuro, ten la seguridad que les estarás enseñando a decidir de manera responsable e inteligente.

Agradecimientos

Finalmente agradezco a la Bióloga Monserrat y en general al equipo de CICEANA A.C., a Fundación Kaluz, a la EST 32 y a la DGEST en el D.F. por habernos permitido vivir esta experiencia exitosa de formación en Prácticas educativas para el cuidado y ahorro del agua del Proyecto Hydros, como parte del eje ambiental que en educación básica debe ser un pilar en las generaciones actuales, tanto en los profesores como en los estudiantes.

Aprovecho también para sugerir y solicitar que haya segunda parte de este curso, pues me parece importante que retomemos actividades como “Cuenta con cuánta agua cuentas”, ya que pude apreciar que sus alcances, de la mano de equipos como el de CICEANA A. C., seguramente ampliarán la visión hacia un análisis sistémico, multidisciplinario, crítico y esperanzador, aprovechando la diversidad de disciplinas con que cuentan los profesores en secundaria, que enriquecerá la experiencia. Pues este último punto, que durante este taller fue una situación difícil, se puede convertir en un área de oportunidad que al explorarse nos dé frutos inesperados.

También mencionar que la recuperación escrita de esta experiencia de formación es para compartir un trabajo exitoso en educación ambiental y demostrar con hechos reales que aunque a nivel institucional oficial en México, y al parecer en el mundo, se han reducido los espacios, el personal y los recursos para educación ambiental, las ONG´s y la iniciativa privada de la mano de profesores y educadores ambientales comprometidos con este campo de conocimientos seguiremos en la búsqueda de veredas que abran nuevas rutas hacia la sustentabilidad.

Referencias

  • Arias, M. A. (2016) Educación ambiental: crónica de un proceso de formación. NEWTON. UACM. México.
  • Ramírez R. T. y Meixueiro A. (2016) Once estrategias didácticas fundamentadas de la educación ambiental para la escuela. La Zonámbula. México.
  • Sauvé, L. (2004). Perspectivas curriculares para la formación de formadores en educación ambiental_. [En línea] Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/ceneam/articulos-de-opinion/2004_11sauvetcm7-53066.pdf (Consultado el 17 de enero 2017)
  • Tonda, J. (2017). Al rescate del Río Magdalena. En ¿Cómo ves? Revista de divulgación de la ciencia de la UNAM. México. [En línea] Disponible en http://www.comoves.unam.mx/numeros/articulo/107/al-rescate-del-rio-magdalena (Consultado el 17 de enero 2017)
  • Zamora A. (2013) Educación ambiental y humedales: pistiando en el bosque de Chapultepec. [En línea] Disponible en: http://palido.deluz.mx/articulos/1496
    (Consultado el 17 de enero 2017)

Armando Zamora Quezada
Educador Ambiental ( Maestría UPN/095) y profesor de Ciencias en Educación Básica, CDMX ambiental en la Zona Metropolitana de Ciudad de México.

Agregar comentario