Usos múltiples

El timbre de las ocho

Armando Meixueiro Hernández
Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán


Cabezazo de derecha

César Labastida guarda silencio al finalizar la clase, acomoda listas, tablet y libro de poemas en su portafolio. Piensa, mientras se encamina a otra aula, que su mundo actual presenta una dualidad inaudita: por un lado es afortunado en asuntos afectivos. Sus alumnos lo quieren, vive un impasse en las instituciones educativas, remanso previo al cierre del semestre; la novia lo ama; la relación con sus parientes es cordial… Pero el otro semblante es el que le preocupa, percibe los giros hacia la derecha que se están sucediendo en diversas partes del mundo y que se evidencian en diferentes procesos electorales: en el Reino Unido, en Colombia, España, Francia, Argentina y por el reciente resultado de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de Norteamérica.

Como sabe que no hay felicidad completa —y que como decía el profesor Abel: “a veces el pato nada y otras nada de agua”—, César Labastida ha decidido gozar de lo que le da la vida en lo individual y no preocuparse de los alarmantes resultados en los diferentes procesos electorales, de los cuales siempre ha tenido dudas y sospechas:

¿Cómo puede ser creíble una democracia que permite no tener presidente un año? ¿Cómo un país que ha sufrido la guerra por largo tiempo vota por no firmar los acuerdos de paz? ¿Cómo es posible que un país con una economía vulnerable pueda votar por colocar a toda una región en la vulnerabilidad? ¿Cómo se puede pasar de una cuestionada forma de gobernar de izquierda a una sospechosa forma de ejercer el poder de derecha? ¿Cómo se pueden perder tres debates presidenciales y ganar las elecciones? ¿Cómo se puede obligar a pagar impuestos a un país entero, cuando nunca se han pagado? ¿Las redes sociales equilibran o desequilibran aún más a la sociedad contemporánea? ¿Por qué la gente está votando por individuos más que por partidos políticos? ¿Por qué están fallando las encuestas?

En este momento paradójico de su vida, todas esas dudas y sus inciertas consecuencias abruman al de por sí preocupado y escéptico profesor Labastida.

Por eso cuando sale del salón hacia el pasillo, entre clase y clase, y siente que el viento sopla hacia la ultra derecha poco ilustrada, amenazante y radical, se sube el cuello de la chamarra que lleva puesta para enfrentar ese clima adverso.

Cuando vuelve a sacar sus cosas del portafolio, ya en el otro escritorio y ante otros alumnos, escucha a Jorge, que como siempre está dispuesto a comentar las novedades, al parecer quiere ser comunicólogo.
—Prof, me permito informarle que ayer le ganamos a los Estados Unidos…¿vió el gol de Rafa Márquez? ¡No manche prof, qué oportuno cabezazo!
—¡Ah, qué bien! —al menos una buena noticia en medio de la tormenta, piensa Labastida, y le consulta al joven estudiante: Oye Jorge, ¿el cabezazo fue de izquierda o de derecha?
—Mmm… Pues creo que fue de derecha… Sí, Rafa Márquez cabeceó con el lado derecho y el balón hizo una curva que terminó dentro de la red.
—¡Ah, qué desgracia! Tenía la esperanza de que hubiera sido con el lado izquierdo de la cabeza. Dices que fue con la derecha, ¿verdad?
—Sí profe, fue un cabezazo con el lado derecho de la testa de Rafa Márquez. Pero ¿por qué pregunta eso?
—No, por nada, solo tenía la esperanza de ganarles de otro modo…

El alumno reveló una mirada perpleja y el profesor Labastida alimentó su ansiedad.

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Director de Pálido Punto de Luz

Agregar comentario