4685_cop_22
Sala de Maestros

Maestros en la historia

Jesús Caballero y Díaz


Fidel ¡se va, se va , se fue!

¡ Fidel se va, se va, se fue,! como reseñaría Buck Canel el cronista cubano de las grandes ligas estadounidenses al dar cuenta de un batazo de jonrón. Y eso fue Fidel para la derecha norteamericana once presidentes cubanos no pudieron con él, a pesar de todas sus intentonas: a cambio impusieron una de las intervenciones más cínicas e impúdicas clásicas de su destino manifiesto: el embargo-encierro cubano para ahogar al pueblo cubano, pero sobre todo liquidar su liderazgo y su influencia, nada impidió que Fidel muriera en Paz en su amada Cuba. El imperialismo yanqui nunca pudo sacudirse el independentismo cubano y su derecho a darse el gobierno que le diera la gana al pueblo cubano, el cual votó por la presidencia de Fidel Castro y luego por instaurar el régimen socialista.
Fidel se apareció en la escena mundial tras descubrir él que los norteamericanos sigilosamente primero, luego de manera descarada y obscena quería dominar los destinos cubanos, asociándose a la derecha cubana asociándose en el intento de someter a Cuba a la dependencia de los americanos presidida por las mafias que luego construyeron a las Vegas y Atlantic City, por cierto espacio de dominio de Trump.

Establecer el estado socialista, ajeno al dominio yanqui fue un grano en la cara del Tio Sam que no pudo sanar hasta hoy, Fidel se fue invicto este 25 de noviembre de 2016.

Fidel fue una sombra que oscureció el dominio monroviano yanqui de América, mostraba la posibilidad de liquidar un imperialismo homicida, intervencionista, antidemocrático. Los gringos percibieron la trascendencia del triunfo castrista, el socialismo ganaba terreno precisamente sobre su presunta fortaleza. El movimiento social cubano dirigido por Fidel mostró las posibilidades de una generación decidida a ser ella misma, a gobernar su propio destino liquidando la jettatura que los dominaba a Cuba en connivencia con las mafias norteamericanas que ya dominaban a la Habana y querían todo el territorio azucarero para sus monopolios dulceros y alcoholeros, pero que sobre todo mostraba el predominio político del territorio americano como destino original y final de la nación americana , fue el segundo fracaso del imperialismo norteamericano sobre la soberanía cubana, el primero fue la victoria del pueblo cubano liderada por José Martí tras lograr la separación de la dependencia española.

Fidel se sacudió de la prisión cubana, se asiló en México y aquí se reunió con los cubanos que coincidían en la ideología liberacionista, en Cuba se acusaba a Fidel de loco , actor de locuras que finalmente, según los voceros batistianos, serían liquidadas , el pueblo cubano sabía que esa locura sería la victoria esperada, y en las sombras, , discretamente imprimía la propaganda castrista, se asociaba para cerrar el candado, la llegada por la sierra Maestra avivó el interés por el cambio, la represión estatal intentó sofocar todas las expresiones de apoyo a la invasión guerrillera, la represión fue descarada aunque frustránea, al fin, Fidel entró a la Habana de manera victoriosa, Ni el gobierno mexicano, ni el gobierno norteamericano pudieron impedir la victoria fidelista, ni la presidencia electa de Castro, menos la instalación del régimen socialista.

Fidel presidió la bienvenida al nuevo régimen con el saludo destinatario de la nueva visa vida cubana: “¡hasta la victoria siempre” y Fidel ganó un encuentro a extra innings con la voz profética de Buck Cannel: “¡se va, se va se fue ”, de jonrón sobre el antagonista yanqui.

Pueblo de la Candelaria, Coyoacán, Ciudad de México a 26 de noviembre de 2016

Jesús Caballero y Díaz
Maestro y formador de docentes

jesús caballero. 07 de Diciembre de 2016 13:29

Perdón por las ansias no son once presidentes cubanos; sino nueve norteamericanos

Agregar comentario