4661_mar_y_ancla_tgz
LA CLASE

Educación Ambiental

Teresita del Niño Jesús Maldonado Salazar

Palabras leídas el 9 de noviembre del 2016, en la presentación del libro en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

A propósito del libro 'La Mar y el ancla. La Educación Ambiental en la Administración Pública'.

Me siento muy complacida por estar en esta mesa para presentar un libro de mi maestro Rafael Tonatiuh. Lo conocí en la UPN, donde destacaba por su fuerza, su agudeza, criticidad lucidez y la profundidad de su pensamiento.

Hombre de convicción, tejedor de sueños, promotor de diálogos constructor de utopías, impulsor del pensamiento; crea, transforma, empuja, persevera, cruza puentes entre el plan y la acción.

Tonatiuh es ante todo maestro, ha formado numerosas generaciones de maestros en educación ambiental con empeño y amor a contracorriente y resistiendo los embates de este mundo neoliberal.

La mar y el ancla de Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán es un libro escrito para mantener viva la memoria. Es un ejercicio de la inteligencia que conjuga análisis, profundidad y criticidad. El combina el conocimiento y la experiencia; revisa la historia, analiza el presente y plantea líneas para construir un mejor futuro. Escribe este libro, en el que participa como testigo, como intérprete y como protagonista.

Mira con profundidad la realidad y la analiza. Reflexiona, escucha, observa, lee, investiga, estudia escribe lo que piensa. Podemos seguir diversos caminos al leer el texto, no importa qué página abramos, encontraremos un mensaje.

El trabajo que nos presenta se encuentra en el campo de la administración pública, es una investigación de análisis documental y discursivo, así como una revisión histórica, económica, ambiental.

Este trabajo analiza los fundamentos históricos contextuales, teóricos, jurídicos, económicos, administrativos de gestión y operación de la política ambiental y de la sustentabilidad de México en las últimas administraciones federales. A partir de esto presenta una propuesta para fortalecer a la educación ambiental como herramienta de política ambiental.

El trabajo está fundamentado en el análisis teórico, epistemológico y jurídico en los tres núcleos que problematiza: administración, política pública y educación ambiental.

Analiza la política ambiental de nuestro país, sus avances y retrocesos, su inercia, pérdida de enfoque y claridad conceptual; considera que la administración pública como la política y educación ambiental debe aliarse desde un pensamiento amplio, profundo y diverso.

En su escrito recupera los debates internos en el campo ambiental y de educación ambiental en particular y resalta la necesidad de enriquecer el soporte teórico crítico de la sustentabilidad e impulsar una visión de la educación ambiental desde la base de la sociedad civil.

La política ambiental debe fundamentarse en un paradigma distinto e impulsar una racionalidad alternativa sustentada en la esperanza de un mundo distinto, fundamentada en la participación de la sociedad.

Analiza elementos constitutivos teóricos del Estado considerando planos filosóficos, científica, conceptuales históricos, legales y éticos; asimismo se aproxima a elementos de la administración pública, las políticas públicas y el derecho ambiental, ética ambiental y códigos internacionales.

Realiza un recorrido teórico e histórico sobre el Estado y su conformación y concluye que el Estado es producto del desarrollo de la humanidad, que permitió el avance social, que ha consolidado visiones democráticas y sin embargo ha perdido rumbo en la búsqueda del bienestar común.

Destaca el carácter contradictorio del Estado a través de la revisión de las nociones de poder, hegemonía, institución, unidad jurídica, actores sociales, gobierno, función pública y sociedad civil.

Afirma que vivimos en un cambio de era que ha convulsionado a la sociedad desde su raíz; el concepto de Estado en este contexto, no es la excepción. La globalización e imposición de un modelo económico para crecer parece marcar la extinción del Estado.

Señala que en México hay divorcio entre la sociedad civil y el gobierno. El Estado ha abdicado de sus acciones regulatorias, restringido las políticas públicas y dejado al libre albedrío de las fuerza del mercado que han aumentado la desigualdad social del país y concentrado el ingreso.

En este marco propone:

  • Una nueva forma de relación entre Gobierno
  • Pluralidad en la participación para el diseño y operación de una política ambiental
  • Revisión del marco jurídico ambiental y su anclaje institucional
  • Evaluar críticamente las políticas ambientales
  • Que la política ambiental sea eje económico y social y curse un nuevo modelo de desarrollo capaz de conciliar el crecimiento económico con la preservación de ecosistemas y la eliminación de la pobreza.

En el texto analiza la política ambiental en México y se concentra en analizar la administración pública ambiental del periodo comprendido entre1982 -2010, revisa el estilo de gobierno y los logros y rezagos en lo ambiental y en particular en la educación ambiental. Destaca, avances, problemas, inercias.

Las cinco administraciones analizadas se ubican en el modelo neoliberal, marcado por la restricción del gasto público, los limites en la participación del estado en la economía y la reducción de la inversión pública.

Revisa la transformación de la administración pública federal y evidencia la gestión del presidente Zedillo, la política ambiental tiene mayores resultados por tres elementos: los funcionarios públicos eran expertos en las áreas ambientales en las que se desempeñaron y tenían trayectoria y conocimiento en el campo, la vinculación con la sociedad civil.

Estos elementos no continuaron en las siguientes administraciones, después operación administrativa funcionó por inercia, en forma opaca y sin impacto en la sociedad y sin una visión a largo plazo.

Señala que el estado deberá asumir mayor protagonismo en el diseño operación y cumplimiento de una agenda ambiental que se convierta en motor de desarrollo social y económico.

Esto sólo podrá hacerse en un marco democrático, que rebase la democracia formal actual y se abra a la sociedad civil en su conjunto y con un regreso a la política ambiental sustentable que busque de los recursos y no de conservación.

El autor revisa la evolución de la educación ambiental y su complejidad teórica, histórica y como instrumento de la política ambiental; revisa los actores y los procesos; los límites de la intervención estatal y la agenda pendiente del campo.

Considera que la educación ambiental puede ser entendida como una red: espacio de lucha y posibilidad de reconstruir la maya de relaciones entre los seres humanos y entre éstos y su ambiente. El principio rector de la educación ambiental es el mejoramiento de la calidad de vida de los humanos y de todos los seres vivos.

La educación es un instrumento poderoso puede constituirse en un motor de cambio social y hacer la diferencia en la postura de la administración pública.

El camino de la educación ambiental pública ha sido profundo, largo lleno de matices, distorsiones, luchas posicionamientos, imposiciones y resistencias en los planos internacional, nacional y local

En México el arranque de la educación ambiental en la administración pública fue precario y marginal en términos de política educativa.

El campo de la educación ambiental en la administración pública ha sufrido la concentración de influencia, dominio, saber, financiamiento, acumulación, política y poder.

La inquebrantable relación saber-poder, está presente en el sistema político mexicano. Esto ha ocasionado que la educación ambiental se centre en un grupo concentrador de prebendas y financiamiento. Por eso la educación ambiental institucional se volvió sectaria y perdió foco. La educación superior, los educadores ambientales se vieron determinados por procesos de evaluación y estimulo que frecuentemente termina por desvincularlos de la realidad.

La educación ambiental desde la base es una propuesta de intervención propositiva e innovadora que va contra corriente de una visión hegemónica del mundo. La intervención educativa cumple con la práctica distinta, la vinculación y el intercambio. Es un vínculo ideal para los proyectos de educación ambiental dada la apertura metodológica y didáctica que permite el intercambio de saberes.

En el último capítulo, aborda de manera amplia uno de los problemas más grandes que la humanidad enfrenta actualmente: el cambio climático; revisa sus causa y consecuencias, las repercusiones científicas y sociales; la política intencional y nacional en esta materia.

La educación ambiental deberá ser el catalizador, un instrumento que dote de información, capacitación estrategias para la prevención y adaptación para el cambio en la toma de decisiones, para la trasformación posible de la sociedad.

La educación ambiental deberá asumir un papel relevante en las acciones de transformación, adaptación y mitigación ante el cambio climático. Para lo cual necesita ser autónoma, emancipadora, crítica, informada, compleja, etc.

Demuestra que hay una enorme agenda pendiente en lo ambiental para darle continuidad es necesario organizar la resistencia ciudadana que construye el poder social que lleve a cabo proyectos concretos que consideren la solidaridad, la organización y el conocimiento científico como elementos base, las comunidades recuperan el control sobre procesos que les afectan y generen modelos de sustentabilidad propios.

Sostiene que el Estado Mexicano no puede solapar más la inequidad, debe proveer mecanismo para que la justicia social tenga más presencia que los presupuestos gubernamentales, romper los monopolios de comunicación al tiempo de fortalecer la formación de los docentes.

Es doloroso ver esta fotografía cuando se forma parte del escenario retratado, como testigo y como actor. Resulta difícil sobreponerme del sentimiento de pérdida cuando se observa lo que queda del proyecto al que he entregado buena parte de la vida. Ahora priva el vacío, la pérdida de credibilidad, el escaso contacto con de otros sectores sociales…

En este marco los educadores ambientales debemos asumir la responsabilidad de recuperar espacios, y encabezar un proceso para recuperar la esperanza, para impulsar una política pública en materia de educación ambiental sustentada en la ética, la democracia, la diversidad y la calidad de vida: para formar sujetos y comunidades que impulsen el tránsito hacia un modelo civilizatorio acorde con los principios de la sustentabilidad. Ese es nuestro reto y nuestro compromiso.

Teresita del Niño Jesús Maldonado Salazar
Egresada de la Maestría en Educación Ambiental de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 095

Agregar comentario