Sobre_basura
LA CLASE

Educación Ambiental

Javier Reyes Ruiz


Sobre el libro Cine y educación ambiental

Se trata de un libro en el que se desplazan, como en una más de las pasarelas de la inteligencia humana, alrededor de un centenar y medio de películas que pueden vincularse con temas ambientales y capitalizarse como instrumentos para pensar y educar.

Pero no se trata de un catálogo cualquiera, los autores nos muestran con vehemencia que en la hoguera de la vida arden infinidad de historias; y que el cine las rescata no tanto para ilustrarlas en la pantalla, sino para convencernos de que en las órbitas de los argumentos giran claves para entender el mundo. El cine, entonces, no es sólo una mirada que llega lejos, sino una sonda que escarba en lo que somos, en todo aquello que está en el alma, tanto el profundo sentido de la vida como las incomprensibles sinrazones que han estado presentes todos los días en la historia humana.

Tonatiuh, Armando y Osvaldo explican con convicción y gusto contagioso que ninguna película se queda quieta en la eternidad, pues cada vez que alguien ve una obra cinematográfica renueva el oleaje de significados. En esta premisa, tan profunda y simple, se cimienta el sentido del libro, pues a lo que nos invita este peligroso trío de educadores ambientales, es a recrear con fines educativos las variadas interpretaciones de los filmes, a explorar con los estudiantes los múltiples significados que puede tener una sola historia.

En este contexto, cuando un educador ambiental decide emplear el cine como instrumento de agudeza racional y como arcoíris de las emociones, asume el papel de contagiar el gusto por este arte seductor y complejo, que representa la suma más integral de los lenguajes humanos; pero, y sobre todo, asume la función de conducir a los estudiantes hacia un pensamiento crítico sobre la humanidad y sobre el entorno natural que le da sustento.

Todos conocemos profesores que llevan a sus alumnos de prácticas a la naturaleza, pero dichas salidas tienen más el perfil de un picnic que de una práctica de campo, pues no se diseña bien el sentido educativo.

Lo mismo: existen docentes que proyectan películas, de ficción o documentales, pero sin propiciar reflexión alguna. ¿Qué caso tiene ir al campo y conectarse y analizar lo que hay en él? ¿Qué caso tiene ver una película y no pensarla?

En tal línea, los autores de este libro, nos dan, con generosidad y perspicacia, herramientas para que la proyección de un filme no quede en una tarde de tele y, más bien, se pueda convertir en una contienda educativa. Nos muestran que es necesario palpar, con los sentimientos y la razón en equilibrio, la arquitectura de las obras cinematográficas para desentrañar sus misterios.

Otro gran mérito del libro es que nos ofrecen una tipología para ubicar temáticamente las películas que tienen un contenido ambiental. Esta es una herramienta muy útil para los docentes, pues se les orienta sobre qué tema o temas pueden ser abordados con cuál película.

Como no hay tiempo para decir mucho más, sólo digo que los autores nos deben una obra con una perspectiva crítica sobre el cine que trivializa la realidad, que emplea el haz de luz hacia la pantalla como sombra para ocultar, para engañar o para manipular conciencias. Es decir, ojalá los autores de este libro armen otra obra con una lista igualmente larga, pero en la que analicen un tipo de cine que representa a la producción industrial de contenidos que adormecen o maniobran ideológicamente. Filmes que son un abrazo mortal contra el pensamiento crítico y mordaz. Así, Tonatiuh, Armando y Osvaldo nos darían otra lección para aprender que el cine no es sólo una maravilla, sino un pantano lleno de vacuidad o de productos kitsch. No sería una tarea fácil, pero como lectores se antoja tener acceso a una obra así y qué mejor que provenga de la agudeza y la calidad argumentativa de los tres.

Compren el libro, pídanlo prestado o róbenselo (yo les digo dónde hay), pero no lo dejen ir, pues tarde o temprano verán que resulta muy útil para generar reflexiones sobre los procesos educativos y el medio ambiente.

  • Tonatiuh Ramírez, Armando Meixueiro y Osvaldo Escobar, Cine y Educación Ambiental (2015) Editorial Zonámbula/ Universidad Pedagógica Nacional/095

Junio 2016

Javier Reyes Ruiz
Tiene el grado de Doctor y es educador ambiental, todo terreno. Ha trabajado la promotoría ambiental en Organizaciones no gubernamentales. Actualmente es profesor-investigador de la Universidad de Guadalajara en la Maestría en Educación Ambiental.

Agregar comentario