4361_juan_roman_riquelme
Re-creo


Luis Ulloa Rodríguez


A Juan Román Riquelme:

Tal vez no eras el jugador más rápido, ni el más fuerte, ni el más alto, ni el más guapo, ni el que más contratos de patrocinadores firmaba. Sin embargo, siempre serás la magia viva, único en tu gremio; mi jugador favorito.

Vestías una remera larga, calzabas zapato negro (como cuando el futbol era elegante y no un juego de colores), con una estética en las piernas tremenda, quitarte el balón era más difícil que terminar una guerra. Por tu parte, no existía tanto recorrido, pero qué importa correr de lado a lado el campo si tú ya estabas 3 tiempos adelante de todos.

Era imposible ignorar un juego tuyo todos los domingos, gambeta tras gambeta, destello tras destello; el jugador más elegante al mantener la bola a sus pies o como le decías, tu juguete favorito.

Inigualable en todos los aspectos, jamás desapareciste en los momentos importantes, te agrandabas ante las patadas y te colgabas el equipo en la espalda todas las jornadas.

Extraño encender la televisión y verte en el terreno portando ése número diez que para ti, solamente era un número, extraño ver cómo besabas la bola antes de clavarla al ángulo. Aunque alguna vez dijiste: “Ama a tu novia, Flaco. Yo sólo juego al futbol”. No he podido mantener mi palabra, porque eres tú, Román. Eres tú el ser más mágico que mis ojos han visto.

Sé que no ha pasado mucho tiempo desde tu partida, pero el futbol te extraña, Román. En una época donde es común tener ídolos falsos, donde el dinero mueve al deporte y los jugadores se mueven por él.

Entiendo tu ausencia, pero jamás me entenderás tú a mí… Feliz cumpleaños, fiera. Que los cumplas feliz.

“Mi hermano me pregunta, por qué beso la pelota antes de rematar. Yo le digo que es porque cada vez se le trata peor”. JUAN ROMÁN RIQUELME

Luis Ulloa Rodríguez
Es estudiante de comunicación en la Universidad Anáhuac.

Agregar comentario