4302_gasto_publico
LA CLASE

Educación Ambiental

Elba Matilde Loyola Orduña


Impacto del gasto público en la protección del medio ambiente en México

Resumen

El propósito del presente documento es analizar la evolución del gasto público en México en actividades de protección y mejora del medio ambiente en la última década, cuestionando la eficacia y eficiencia del gasto público en la implementación de políticas públicas a la luz de los recortes presupuestales, originados por la falta de ingresos públicos por la caída de los precios del petróleo, pero principalmente establecer si los recursos que gasta el gobierno están aplicados adecuadamente y se está cumpliendo el propósito de contrarrestar el costo de la degradación del medio ambiente.

Frente a un panorama mundial que exige el cambio de paradigma en la aplicación de programas presupuestales y políticas públicas gubernamentales que privilegien el desarrollo sustentable, el uso irracional de los recursos naturales ha empezado a cobrar factura a las sociedades a través de desastres naturales y enfermedades epidemiológicas, lo que implica que toda política pública será inútil y estará destinada al fracaso, si no se asigna un presupuesto al cuidado del medio ambiente igual o cercano al costo de la degradación como proporción del PIB.

Términos Clave: Gasto público, eficiencia, eficacia, medio ambiente, políticas públicas, degradación ambiental.

Abstract

The purpose of this document is to analyze the evolution of public spending in Mexico on activities of protection and improvement of the environment during the last decade, questioning the effectiveness and efficiency of government spending on the implementation of public policies in the light of the budget cuts, caused by the lack of public revenues by the fall of oil prices, but mainly to establish whether the resources spent by the government are properly applied in order to achieve the purpose of offset the cost of environmental degradation.

Opposite to a world view that demands the change of the paradigm in the implementation of government budget programs and public politics to encourage the sustainable development, the irrational use of natural resources has begun to charge the cost to society through natural disasters and epidemiological diseases, which implies that if a budget is not assigned to the care of the environment equal or close to the cost of degradation as a proportion of GDP, all public policy will be futile and will be destined to fail.

Key terms: Public Expenditure, Efficiency, Efficiency, Environment, Public politics, environmental degradation.
Abstract

The purpose of this document is to analyze the evolution of public spending in Mexico on activities of protection and improvement of the environment during the last decade, questioning the effectiveness and efficiency of government spending on the implementation of public policies in the light of the budget cuts, caused by the lack of public revenues by the fall of oil prices, but mainly to establish whether the resources spent by the government are properly applied in order to achieve the purpose of offset the cost of environmental degradation.

Opposite to a world view that demands the change of the paradigm in the implementation of government budget programs and public politics to encourage the sustainable development, the irrational use of natural resources has begun to charge the cost to society through natural disasters and epidemiological diseases, which implies that if a budget is not assigned to the care of the environment equal or close to the cost of degradation as a proportion of GDP, all public policy will be futile and will be destined to fail.

Key terms: Public Expenditure, Efficiency, Efficiency, Environment, Public politics, environmental degradation.
Abstract

The purpose of this document is to analyze the evolution of public spending in Mexico on activities of protection and improvement of the environment during the last decade, questioning the effectiveness and efficiency of government spending on the implementation of public policies in the light of the budget cuts, caused by the lack of public revenues by the fall of oil prices, but mainly to establish whether the resources spent by the government are properly applied in order to achieve the purpose of offset the cost of environmental degradation.

Opposite to a world view that demands the change of the paradigm in the implementation of government budget programs and public politics to encourage the sustainable development, the irrational use of natural resources has begun to charge the cost to society through natural disasters and epidemiological diseases, which implies that if a budget is not assigned to the care of the environment equal or close to the cost of degradation as a proportion of GDP, all public policy will be futile and will be destined to fail.

Key terms: Public Expenditure, Efficiency, Efficiency, Environment, Public politics, environmental degradation.
Abstract

The purpose of this document is to analyze the evolution of public spending in Mexico on activities of protection and improvement of the environment during the last decade, questioning the effectiveness and efficiency of government spending on the implementation of public policies in the light of the budget cuts, caused by the lack of public revenues by the fall of oil prices, but mainly to establish whether the resources spent by the government are properly applied in order to achieve the purpose of offset the cost of environmental degradation.

Opposite to a world view that demands the change of the paradigm in the implementation of government budget programs and public politics to encourage the sustainable development, the irrational use of natural resources has begun to charge the cost to society through natural disasters and epidemiological diseases, which implies that if a budget is not assigned to the care of the environment equal or close to the cost of degradation as a proportion of GDP, all public policy will be futile and will be destined to fail.

Key terms: Public Expenditure, Efficiency, Efficiency, Environment, Public politics, environmental degradation.
Abstract

The purpose of this document is to analyze the evolution of public spending in Mexico on activities of protection and improvement of the environment during the last decade, questioning the effectiveness and efficiency of government spending on the implementation of public policies in the light of the budget cuts, caused by the lack of public revenues by the fall of oil prices, but mainly to establish whether the resources spent by the government are properly applied in order to achieve the purpose of offset the cost of environmental degradation.

Opposite to a world view that demands the change of the paradigm in the implementation of government budget programs and public politics to encourage the sustainable development, the irrational use of natural resources has begun to charge the cost to society through natural disasters and epidemiological diseases, which implies that if a budget is not assigned to the care of the environment equal or close to the cost of degradation as a proportion of GDP, all public policy will be futile and will be destined to fail.

Key terms: Public Expenditure, Efficiency, Efficiency, Environment, Public politics, environmental degradation.

Introducción

En México, ante una sociedad mejor informada, la actuación del Estado ha sido altamente cuestionada, por una parte, el sector empresarial que indica que el Estado debe dejar a la empresa privada impulsar el crecimiento económico en mercados competitivos; por otra, la sociedad que cuestiona al aparato estatal porque no ha sido capaz de cambiar sus condiciones de pobreza y de vulnerabilidad ante cambios económicos, por la forma en que se ha ejercido el gasto público en programas sociales que ha sido calificada de ineficiente impregnada de corrupción, por lo que pugna por cambios en las condiciones sociales.

La pérdida de credibilidad social aunado a un panorama económico restrictivo, la responsabilidad que se tiene al administrar y controlar el gasto público y al mismo tiempo cumplir con las metas propuestas en cada ejercicio fiscal, representa un reto importante, que ha obligado a reformar la actuación de la administración pública.

Como respuesta a legitimar la actuación estatal frente a la sociedad civil y recobrar su confianza, las últimas administraciones han seguido una política de gasto caracterizada por la reorientación del presupuesto a programas de impacto social con incidencia en el bienestar de una mayor cantidad de ciudadanos, que ha obligado a disminuir las erogaciones en sectores que se consideran como no prioritarios, para reorientar gasto hacia los sectores prioritarios.

Desde la administración de Vicente Fox Quezada, pasando por la de Felipe Calderón Hinojosa y la actual de Enrique Peña Nieto, las finanzas públicas se han visto afectadas por el descenso de la actividad económica y la reducción en los precios del petróleo, que han contraído los ingresos. La menor disponibilidad de ingresos públicos ha obligado a reducir el gasto público a través de la aplicación de programas de restricción presupuestaria, cuyo principio es hacer más con menos, es decir, reducir el costo administrativo de la labor pública, a través de la reducción del gasto público.

Capítulo I. Marco Teórico

1.1 Intervención del Estado y políticas públicas

El papel central del Estado es la provisión de instituciones que normen la interacción de los agentes económicos, así como el suministro de bienes y servicios a la sociedad que el mercado no ofrece de manera adecuada.

El Estado interviene en la economía principalmente a través del ejercicio del gasto público y políticas públicas, para proveer a la sociedad de servicios. Adquirió importancia a partir de la segunda mitad del Siglo XX cuando se estableció que el Estado debía intervenir activamente para compensar los desequilibrios que generaba el mercado, lo que propició su amplia participación en la asignación de recursos hacia sectores vulnerables de la población, para estabilizar, a través del gasto público, el nivel de la actividad económica y para la provisión de servicios educativos, de salud, seguridad social y defensa nacional, principalmente.

La evolución económica a nivel mundial, específicamente la recesión de 2008, ha implicado una recuperación económica lenta que influye en la toma de decisiones en materia de gasto público; en el terreno político, se demanda mayor transparencia y rendición de cuentas por parte de los gobiernos hacia sus gobernados; y las nuevas tecnologías de la información y el uso de las redes sociales, muestran una renovada relación entre ciudadanía y gobierno que conlleva la rendición de cuentas.

El gasto público es una herramienta estratégica que el Estado tiene para implementar las políticas públicas e incidir en la economía y en sectores sociales en los cuales pretenda corregir o adecuar resultados, por lo que desde el proceso de planeación, programación y presupuestación del gasto público, su ejercicio debe orientarse con criterios de eficiencia, ante la escasez de recursos públicos como se ha registrado en la última década, pero también con transparencia y rendición de cuentas.

Las políticas públicas, entendidas como las acciones del Gobierno, que tiene como objetivo atender ciertas necesidades de la población (educación, desarrollo social, salud, seguridad pública, infraestructura, comunicaciones, energía, etc.)1. A través de ellas se analiza qué hacen los gobiernos, cómo y por qué lo hacen y qué efecto produce.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, define como estrategia general, una mayor productividad para llevar a México a su máximo potencial, a través de cinco metas nacionales: un México en paz; incluyente; con educación de calidad; próspero; y con responsabilidad social; con tres estrategias transversales para el desarrollo nacional; a) democratizar la productividad, estableciendo el uso eficiente de los recursos productivos; b) gobierno cercano y moderno; y c) perspectiva de género.

Ante la disponibilidad limitada de recursos, la SHCP como instancia responsable de las finanzas, definió las áreas de atención estratégicas para el cumplimiento de metas y objetivos planteados en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

En la exposición de motivos del Presupuesto de Egresos de la Federación la SHCP, ha definido a los programas presupuestales que son prioritarios. Se determina que el gasto será orientado a aquellos programas que contribuyan a la disminución de las carencias que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), establece como medición multidimensional de la pobreza y de los que contribuyen al acceso a los derechos sociales. De esta manera, las prioridades de política pública del Gobierno se orientan a seguridad nacional, educación superior, salud, desarrollo científico y tecnológico, cultura, desarrollo económico y crecimiento sustentable, principalmente.

1.2 Eficacia y eficiencia en la ejecución del gasto público

Por otra parte, los conceptos de eficiencia y eficacia en la ejecución del gasto público, han cobrado relevancia en los últimos tiempos, como criterios que dan fundamento al análisis, formulación y evaluación de políticas y programas sociales. Los términos de eficiencia y eficacia se han conformado como criterios necesarios cuando se pretende conocer el impacto de las políticas públicas efectuadas con recursos públicos, y también para la rendición de cuentas del Estado a la sociedad sobre la forma en que se utilizan dichos recursos.

Las políticas de austeridad del gasto corriente y restricción presupuestaria, para el uso eficiente2 y eficaz de los recursos públicos en la Administración Pública, ha jerarquizado el gasto público con criterios de eficiencia y austeridad para reducir el costo administrativo de la labor pública, específicamente para disminuir las estructuras ocupacionales y el gasto de operación (servicios generales y materiales y suministros) del Gobierno Federal.

Lo que comúnmente se aplica en la administración pública, es el criterio de la eficacia en la ejecución del gasto público3 que se utiliza para analizar el cumplimiento de los objetivos, específicamente de los objetivos operativos. En años recientes se ha insistido, sobre todo en las instancias ejecutoras de gasto público, en la necesidad de medir no solo la eficacia a través del cumplimiento de objetivos operacionales, sino también de objetivos intermedios y finales, que midan el impacto del ejercicio del gasto público de los programas públicos dirigidos a cierta población objetivo.

Al orientar el servicio público a criterios de eficiencia y eficacia en la ejecución del gasto público, los responsables de planear y aplicar las políticas públicas, pierden de vista fácilmente el objetivo fundamental de todo servicio público, que es buscar el bien común.

Actualmente, se está reforzando el papel rector del Estado mexicano en la sociedad mediante la racionalización de los recursos públicos asignados a actividades estratégicas y prioritarias. Especialistas y críticos del sistema, señalan la necesidad de reformar a la administración pública como una respuesta a la crisis de legitimidad del Estado. Las propuestas se orientan a su redimensionamiento, a reducir su tamaño a través desde recortes de plantillas de personal; eliminación de proyectos públicos; reducción de presupuestos; procesos de privatización de empresas estatales, o que los servicios públicos sean otorgados por terceros.

Consideran que la Administración Pública se ha convertido en un aparato ineficaz, incapaz de alcanzar objetivos y metas, por lo que se han implementado diversas acciones orientadas a reforzar el rol de Estado, partiendo de la idea de que sin un Estado eficaz, el desarrollo es imposible. En este sentido, la pregunta que surge es ¿por qué si en la última década el gasto público se ha incrementado en sectores prioritarios, no se ha visto reflejado en una mejoría en las condiciones de medio ambiente, seguridad social, protección, educación y de la población?

Capítulo II. Planteamiento y desarrollo del caso

La hipótesis que se plantea es que las políticas de austeridad del gasto corriente y restricción presupuestaria que se han implementado en la última década, derivado de menores ingresos públicos, ha obligado a reducir en términos reales el gasto a actividades de desarrollo sustentable, y las políticas públicas en materia de protección al medio ambiente ha carecido de corresponsabilizar al sector privado y a la sociedad civil, en el cuidado del medio ambiente; adicionalmente, ha cambiado la conformación del gasto social, donde lamentablemente ha cobrado importancia el gasto en protección, en detrimento de otros sectores prioritarios como son el medio ambiente, la educación y salud.

Las medidas que el Ejecutivo Federal por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público aplica para reasignar el gasto público, reorientando presupuesto a programas de impacto social y acciones que tengan incidencia en el bienestar de los ciudadanos, ha dado prioridad a programas sociales del sector educación, salud y seguridad pública, principalmente, a fin de elevar la eficiencia y la calidad de la prestación de los servicios públicos por parte del Estado.

La pieza fundamental de todo programa de estabilización son las finanzas públicas, a través de la reducción del déficit presupuestario. La estrategia ha operado en dos vertientes: por lado, a través del recorte del gasto social y de inversión productiva, la privatización de áreas estratégicos como es el sector energético y el despido de empleados públicos; por otro lado, a través del aumento de impuestos al consumo y de los precios de los bienes y servicios públicos.

Si bien el gasto en programas de desarrollo social ha aumentado nominalmente en todos sus rubros, en proporción se observa que el gasto en protección social se ha ido incrementando en detrimento en la proporción del gasto en salud y educación.

Al reducir o cancelar programas de gasto de las dependencias y entidades, los ahorros se han canalizado a programas destinados al bienestar social o sectores considerados como prioritarios, sin embargo, del análisis de la estadística, se concluye que la mayor parte del gasto público se ha orientado al rubro de protección, como se puede observar en el siguiente cuadro y gráfica.

2.1 Definición de sectores prioritarios y no prioritarios para propósitos de asignación de recursos públicos

Adicionalmente, se realizó un análisis del gasto público por el periodo de 2003 a 2016, para ello se clasificó y agregó el gasto corriente, dividiendo a los ramos administrativos de la Administración Pública Centralizada4 en sectores prioritarios y no prioritarios.

Los sectores prioritarios se integraron con la Secretaría de Educación Pública (SEP), Secretaría de Salud (SS), Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Secretaría de Marina (SEMAR), Procuraduría General de la República (PGR), Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y Secretaría de Seguridad Pública (SSP), que a partir de 2013 se incorporó a la Secretaría de Gobernación (SEGOB).

Los sectores no prioritarios se integraron con la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Presidencia de la República (PRESIDENCIA), Secretaría de Relaciones Exteriores (SER), Secretaría de Economía (SE), Secretaría de Hacienda y Crédito Público ( SHCP), Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Secretaría de Energía (SENER), Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Secretaría de Turismo (SECTUR), Secretaría de la Función Pública (SFP), Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), y Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

Se consideraron estadísticas del gasto corriente como proporción del PIB y tasas de crecimiento real anuales.

2.2 Políticas de reducción de gasto administrativo y de operación

La disminución del gasto público así como las medidas restrictivas impuestas por la SHCP en toda la Administración Pública Federal, implica que se tiene que hacer más con menos, por lo que para enfrentar esta situación, las dependencias de la Administración Pública Federal tienen que realizar esfuerzos importantes en materia de austeridad y racionalización, jerarquizar el gasto con criterios de eficiencia y austeridad y reducir su costo administrativo. De esta manera, se combinó la aplicación de dos acciones: la contención en el gasto en servicios personales y la eficiencia en la ejecución de gasto público, cuidando el cumplimiento de metas de programas sociales, principalmente.

Sin embargo, también es evidente que las medidas de restricción presupuestaria no están teniendo los resultados planeados por lo que no se ha podido cambiar el paradigma en su ejecución para incidir en una mejor aplicación que mejore el otorgamiento de servicios hacia la comunidad y cambie la percepción de la sociedad sobre la actuación del Estado.

En virtud de que las políticas ambientales causan impactos sobre el conjunto de la economía y, por tanto tienen repercusiones sobre variables económicas importantes como el empleo y el mejoramiento en las condiciones de salud de la población, entre otros, resulta básico conocer el monto de recursos públicos orientados a estas actividades. Para ello, se consideró el gasto del Ramo 16 Medio Ambiente y Recursos Naturales, que integra actividades de la Secretaría como coordinadora sectorial y los órganos desconcentrados y organismos descentralizados, que llevan a cabo actividades relacionadas con la protección al medio ambiente.

Capítulo III. Caso Práctico: Impacto de medidas de restricción presupuestaria en la reasignación de gasto a sectores prioritarios

Del análisis de las estadísticas del cuadro que antecede, destacan los siguientes aspectos:

a) A los ramos administrativos de la Administración Pública Centralizada considerados como prioritarios (SEP, SS, SEDENA, SEMAR, PGR, SEMARNAT y SSP), a partir de 2006 se les reasignó un mayor gasto público para atender programas de mayor impacto social, específicamente educación, salud y seguridad pública y se les exceptuó de medidas de restricción presupuestaria.

b) A los ramos administrativos de la Administración Pública Centralizada considerados como no prioritarios (SEGOB, PRESIDENCIA, SRE, SE SHCP, STPS, SENER, SCT, SECTUR, SFP, SEDATU y SAGARPA), a partir de 2006 se les sujetó a medidas de restricción presupuestaria para generar ahorros que se reorientaron a los sectores prioritarios.

3.1 Gasto público en actividades de protección al ambiente

Para analizar el gasto público para la protección y conservación de los ecosistemas y de los recursos naturales, en busca del desarrollo sostenible, se analizó el Ramo Administrativo 16 que tiene como cabeza de sector a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales. Cuenta con tres Subsecretarías: la de Planeación y Política Ambiental; de Gestión para la Protección Ambiental; y la de Fomento y Normatividad Ambiental. Asimismo, integra a seis órganos desconcentrados: las delegaciones federales; coordinaciones regionales; la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA); el Instituto Nacional de Ecología (INE); la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP); y dos órganos descentralizados: el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

El gasto que en 2003, representó la cantidad de 23 mil 490 millones de pesos, ha registrado un incremento de poco más del cien por ciento, al ubicar en 53 mil 11 millones de pesos en 2014.

Como proporción del PIB, el gasto público en medio ambiente ha pasado de representar en 2003, un 0.23 por ciento del PIB, a 0.38 por ciento en 2015. Eso ha significado que pasara, en ese mismo período, de representar un 1.40 por ciento del gasto público total hasta un 1.85 por ciento.

Considerando la integración del Ramo 16, el presupuesto de la Conagua en el periodo 2003 a 215, ha representado en promedio el 73 por ciento del presupuesto del Ramo, le sigue en orden de importancia el presupuesto asignado a la Comisión Nacional forestal con el 11.6 por ciento en promedio en el mismo periodo, como puede apreciarse en el siguiente cuadro:

En los últimos dos sexenios, en materia de política pública se otorgó mayor interés al tema de la sustentabilidad ambiental. Si bien esta definición se reflejó en recursos presupuestales adicionales, fortalecimiento de normas regulatorias en materia ambiental y mecanismos de coordinación interinstitucional, no fueron suficientes, pues en términos reales implicaron disminuciones como proporción del PIB y también registraron crecimientos negativos.

Del cuadro y gráfica siguiente, destaca que la participación del gasto público en medio ambiente en el Producto Interno Bruto total, por el periodo de 2003 a 2015 se ubica en 0.30 por ciento en promedio, registrando su nivel más bajo en 2004, cuando representó el 0.18 por ciento, recuperándose en los años siguientes y en 2015 representó su participación más alta con el 0.38 por ciento.

Es importante destacar que la inversión real en medio ambiente representa un peso mayor del total de inversión real efectuada desde el Sector Público y ha pasado de representar un 0.18 por ciento en 2004 a un 0.38 por ciento en 2015.

No obstante que el presupuesto del sector ambiental ha venido creciendo en los últimos años en términos nominales, como porcentaje del gasto programable, el gasto para medio ambiente se ha mantenido por debajo de las necesidades que el problema amerita.

Si se analiza el gasto orientado a protección ambiental realizado por el sector público federal a nivel nacional como proporción del Producto Interno Bruto, en términos reales, se tiene un indicador que mide el esfuerzo del Gobierno Federal para prevenir o mitigar o controlar los efectos causados al medio ambiente por la actividad humana, que sirve para establecer una política pública de reorientación del gasto público, hacia la protección del medio ambiente.

Se deben analizar los riesgos y entender el tema como una corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad, con medidas preventivas que eviten problemáticas que a futuro se materialicen en desastres y limiten el desarrollo sustentable de la sociedad y economía.

3.2 Costo total de agotamiento y degradación ambiental vs gasto público en protección ambiental

Aspecto importante a analizar los constituye el concepto de Costos Totales por Agotamiento y Degradación Ambiental (CTADA), que se define como los costos en que tendría que incurrir la sociedad en su conjunto para remedirá, reparar o prevenir el deterioro del medio ambiente, por la disminución y pérdida de los recursos naturales, producto de su continuo empleo en los procesos productivos.5

Al analizar y comparar el gasto público que el Estado ha orientado en la última década al cuidado y protección del medio ambiente contra el monto que representa el Costo Total por Agotamiento y Degradación (CTAD) que el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática viene elaborando y publicando anualmente, resulta evidente que la política pública en materia de medio ambiente, no pasa la prueba y evidencia un panorama poco alentador para las futuras generaciones de mexicanos.

El costo por la degradación ambiental y el agotamiento de sus recursos naturales llegó a representar en 2003 el 8.5 por ciento del Producto Interno Bruto, es decir, 652 mil 670 millones de pesos. En 2014, representan montos de 5.3 por ciento y 910 mil 906 millones de pesos, respectivamente. Es decir, el monto que tendría que invertir la sociedad en su conjunto para remediar, restituir o prevenir el agotamiento de los recursos naturales y la degradación al medio ambiente es 16 veces más grande que el presupuesto público que se ha destinado a la protección del medio ambiente.

Por un lado, la diferencia entre el gasto público orientado a proteger el medio ambiente versus el costo de la degradación social, resulta que dichos recursos representaron en el periodo de 2003 a 2014, sólo el 12 por ciento del CTAD, una proporción muy pequeña para una economía que aspira a ser de primer mundo; por otro lado, evidencia la falta de previsión y el riesgo latente que México y su población tiene en el mediano y largo plazo, sobre todo en la calidad de vida, ante eventos como el cambio climático, la pérdida de flora y fauna, escasez de agua para las zonas urbanas donde tradicionalmente la población se ha concentrado cada vez más.

Si se considera que la principal preocupación del Estado y de la sociedad civil es la contaminación atmosférica, y que el país se encuentra expuesto a riesgos asociados al cambio climático, las acciones del gobierno en materia de política pública son marginales, lo que en el mediano y largo plazo impondrá costos considerables para la economía y para la población en general, por la falta de previsión e inversión de recursos tanto públicos como privados en materia de medio ambiente y sustentabilidad.

Los efectos de la degradación ambiental impactan a la economía en su conjunto y a las finanzas públicas en particular, al hacer frente el Gobierno a los desastres naturales vinculados con el cambio climático, debido al efecto que tiene para disminuir la capacidad productiva, al afectar tanto bienes materiales (destrucción de infraestructura derivada de fenómenos naturales) como humanos (salud pública en general, epidemias, pérdida de vidas, enfermedades gastrointestinales y deterioro de la salud de las personas, entre otros).

Por otra parte, se requiere garantizar la aplicación y cumplimiento de la normatividad y legislación ambiental, es decir, se requiere que a las autoridades mexicanas en materia ambiental les otorguen facultades y capacidades para aplicar impuestos y sanciones a quienes no respeten dicha normatividad pues las instituciones estatales en materia ambiental se encuentran en una posición débil y registran limitaciones importantes en materia de eficiencia y coordinación interinstitucional.

Ernst F. Schumacher fue de los primeros teóricos en predecir la crisis ecológica que vive el mundo actualmente, específicamente la disminución de recursos naturales no renovables, crisis por los precios del petróleo y el sobrecalentamiento del planeta, debido al uso irracional de energéticos y sobrepoblación. Señalaba que los equilibrios económicos dependen de los cambios políticos y sociales, ya que todo sistema está construido sobre el punto de vista que tiene el hombre sobre la vida, su significado y su propósito, por lo que la codicia humana demanda un continuo e ilimitado crecimiento económico, priorizando lo material y olvidándose de la conservación del planeta; la riqueza excesiva, como el poder, tiende a corromper, por lo que se debe actuar de una manera económicamente racional.6

Por ello, destaca que bajo las condiciones actuales de producción capitalista, ninguna industria, sector o empresa genera suficientes ganancias para cubrir sus impactos ambientales adversos y lo que es peor, tampoco les interesa invertir en este rubro. Dicho de otro modo, si las empresas más importantes pagaran sus costos ambientales, sus utilidades se volverían pérdidas. Por ello, se requiere una nueva revolución industrial, un cambio de paradigma.

El gasto en medio ambiente debe dejar la visión puramente económica, para analizarlo desde el punto de vista social. Se debe analizar la problemática como un tema de desarrollo social.

Conclusiones

PRIMERA. Debido a los programas de restricción presupuestaria que ha implementado el Gobierno Federal, durante los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, las acciones gubernamentales se han limitado a funciones relativas al desarrollo de políticas y normatividad en materia ambiental, dejando olvidadas las relativas a la implementación de políticas públicas por falta de una visión a largo plazo y falta de recursos públicos.

SEGUNDA. México no es ajeno a la tendencia global de institucionalizar la política ambiental, pero el reto que enfrenta en esta materia es particularmente agudo por la confrontación de dos factores: la exigencia de la sociedad civil por mejorar sus condiciones socioeconómicas y la necesidad de atender y revertir los daños generados al ambiente, ante un panorama de menores ingresos públicos y en donde lamentablemente la política ambiental y por tanto la orientación de recursos públicos no está definida como prioritaria.

Los presupuestos anuales que se han venido integrando en cada ejercicio fiscal en el periodo de estudio, refleja una deficiente asignación de recursos para que México pueda cumplir con la protección al medio ambiente y para reducir el costo total de la degradación ambiental, debido a que los montos presupuestales propuestos por el Gobierno Federal se encuentran desvinculados de los proyectos y programas para preservar el medio ambiente, ya que es más que desproporcional el monto que se invierte anualmente en su mejora y el monto que implica el costo total del agotamiento y degradación ambiental, como ya quedó expuesto previamente.

      Resulta irrelevante que el Gobierno Federal, informe que está implementado con políticas públicas de cuidado y protección del medio ambiente, cuando los recursos públicos orientados a esta problemática son insuficientes y carecen de la participación del sector privado y sociedad en su conjunto, principales generadores de la degradación ambiental de nuestro entorno; así como también de la falta de medidas complementarias como podrían ser impuestos y sanciones más severas a los sectores económicos que más contaminan.

Ante una economía globalizada en donde la integración de las economías locales se encuentran integradas a los procesos de producción y los movimientos de capital, y a la constitución sociedades de consumo por lo que cada vez son más dependientes unas de otras, no habrá recurso económico que alcance, si los gobiernos de las principales potencias no cambian de paradigma y reorientan las políticas públicas hacia lo social (bien común) y ecológico (protección de la naturaleza).

Bibliografía

  • Shumacher, E.F. Lo pequeño es hermoso, Editorial Akal, España, 2011, pp. 368
  • Karen, Mokate, Eficacia, eficiencia, equidad y sostenibilidad:¿qué queremos decir? Banco Interamericano de Desarrollo, Instituto Interamericano para el Desarrollo Social (INDES), junio 2000.
  • OCDE, Perspectivas OCDE: México políticas clave para un desarrollo sostenible, octubre de 2010, pp.41, consultado en https://www.oecd.org/mexico/45391108.pdf, fecha de consulta, el 10 de abril de 2016
  • Diario Oficial de la Federación. 20 de mayo de 2013, Segunda Sección. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. México.
  • Diario Oficial de la Federación, 28 de diciembre de 2006, Lineamientos específicos para la aplicación y seguimiento de las medidas de austeridad y disciplina del gasto de la Administración Pública Federal, pp. 161-162.

Notas

1 Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, Glosario de Términos más usuales de Finanzas Públicas, consultado en http://www.cefp.gob.mx/publicaciones/documento/2014/noviembre/cefp0202014.pdf, el 17 de abril de 2016, p. 29

2 Es el ejercicio del Presupuesto de Egresos en tiempo y forma, en los términos de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y demás disposiciones aplicables. Tomado del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, Glosario de Términos más usuales de Finanzas Públicas, consultado en http://www.cefp.gob.mx/publicaciones/documento/2014/noviembre/cefp0202014.pdf, el 17 de abril de 2016, p.10

3 Lograr en el ejercicio fiscal los objetivos y las metas programadas en los términos de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y demás disposiciones aplicables. Ibidem

4 Conjunto de dependencias administrativas integrada por la Presidencia de la República, las Secretarías de Estado, la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal y los departamentos administrativos que determine el Titular del Ejecutivo Federal.

5 INEGI, Sistema de Cuentas Nacionales de México. Cuentas Económicas y Ecológicas de México, 2013 Preliminar, Año base 2008, consultado en http://buscador.inegi.org.mx/search, el 17 de abril de 2016.

6 SCHUMACHER, Ernst F., Lo Pequeño es Hermoso, p. 57

Elba Matilde Loyola Orduña

Agregar comentario