4316_eduardo_valle_espinoza_bhuo-
Deserciones

Afilar las garras al Puma

Joel Ortega Juárez


Hablando de…A la memoria de Eduardo Valle Espinosa mejor conocido como El Búho

Ha muerto El Búho Eduardo Valle. Una tristeza de angustia, de absoluta tristeza embarga el corazón del escritor. Se siguen muriendo físicamente los mejores hombres y mujeres. Sin embargo un resplandor de luz permanece incesante ahí, esperando.

Son las ideas, los ejemplos de estos seres humanos que en algún momento de su vida decidieron que la vida tiene sentido, solamente si se le transforma tanto en lo individual como en lo colectivo. Eduardo Valle Espinosa nació el 10 de marzo de 1947, en la Ciudad de México. Ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México, estudiante de la inolvidable Preparatoria No. 2, cuna de grandes hombres mexicanos como Octavio Paz.

En el Movimiento Estudiantil Popular de 1968, que a tantos nos cambió la vida, había 4 líderes verdaderamente carismáticos para todos los estudiantes y personas que seguían y apoyaban el Movimiento: Raúl Alvarez Garín (ESFMIPN), Gilberto Guevara Niebla (Facultad de Ciencias— UNAM), Marcelino Perello (Facultad de Ciencias—UNAM) y Eduardo Valle (Facultad de Economía—UNAM).

Ellos cuatro encabezaban las interminables juntas del CNH (Consejo Nacional de Huelga). El Búho se destacaba por su voz sonora y fuerte.

Hombre de ideas y de gran consecuencia. Se ganó su apodo debido a los gruesos lentes que usaba debido a una miopía de grado avanzado. En el mítico libro acerca del Movimiento La Noche de Tlatelolco, escrito por Elena Poniatowska, Valle le cuenta a la escritora, cuando los metrallazos rebotaban en las paredes del edificio Chihuahua en Tlatelolco y él se encontraba dentro de un departamento evitando morir, recuerda haber oído una frase que marcó su vida, dentro de los sollozos y llanto que se escuchaba:

“No lloren, este momento no es para llorar, no es para lágrimas: es para grabárselo a fuego en lo más profundo del corazón y recordarlo para los momentos en que tenga que pagarlo quién deba pagarlo”

Hombre de gran coherencia, padeció y estuvo preso en Lecumberri de 1968 a 1971, Se fue exiliado a Chile, cuando regresó a México, no dejó que lo revisará la policía en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad. Lo vimos en una Asamblea General de Presos Políticos en el Auditorio del IPN en Zacatenco.

Era un Búho más sobrio, más entero. Las heridas fisca y morales habían hecho estragos. Fue fundador del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) junto al inolvidable Ingeniero Heberto Castillo. Leímos algunos de sus libros como: Escritos sobre el Movimiento del 68 y El segundo disparo, la narco-democracia mexicana. Lo seguimos siempre en sus artículos publicados en el periódico El Universal. Era un recuerdo vivo del 68.

Nos duele mucho la muerte de Eduardo Valle. Ya no lo toco ver los cambios en favor de la Democracia que se avecinan. Sin embargo hombres como él no mueren. Perviven sus ideas y su lucha desde cualquier trinchera.

Joel Ortega Juárez
Economista y pensador social

Agregar comentario