4301_obrero
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


Día del trabajo, la disputa por las conquistas.

Dedicado a la memoria de un ser especial, quien en diferentes momentos trabajo como minero y obrero, realizo así sus tareas, ya fuera en Real del Monte o La Ciudad de México, siempre poniendo sus hombros para actuar laboriosamente a favor de su familia que es mi familia, sea un tributo este trabajo a la memoria de mi padre, quien con su condición de asalariado diligente y digno a lo largo de su vida forjó con su trabajo y ejemplo la base para mi educación.

Se lo dedico por su sueños de migrante para lograr la educación para sus hijos, por su lealtad congruente que fue su historia de vida, por inspirar mi manera de ver el mundo que me hace hoy mantener esta terca memoria, para recordar que este Día del Trabajo su espíritu esta aquí vivo conmigo, aun cuando despedimos su cuerpo un día como hoy hace 43 años.

En todos los trabajadores del mundo, muchos de ellos, hoy asediados, vituperados, incomprendidos, desplazados y aun amagados ya sea como maestros y como obreros con el despido. , en todos ellos siempre veo a ese hombre amado y respetado a lo largo de toda mi existencia y siento que siempre les veré, es tiempo de conmemorar desde este espacio el Dia del Trabajo trayendo a la memoria lo que costo y lo que puede perderse de seguir la debacle que se observa por la disputa en la abolición que se pretende de las conquistas logradas. G.A.L.D.

HISTORIA DE LA FECHA

“El 1º de Mayo de 1886 fue convocada una huelga general en EEUU, en reclamo por la reducción de la jornada de trabajo a ocho horas diarias (ocho horas de trabajo, ocho horas de recreación y cultura, ocho horas de descanso).
Las condiciones laborales de la clase obrera eran deplorables. 
Niños, mujeres y hombres eran explotados en jornadas de hasta dieciocho horas diarias sin descanso semanal y con remuneraciones ínfimas. La Revolución Industrial avanzaba con su tecnología y su injusticia, y con ella EEUU comenzaba a crecer como país industrializado atrayendo a miles de obreros de Europa que buscaban mejores condiciones de trabajo.
A mediados del siglo XIX se formaron las grandes Ligas de Ocho Horas en las principales ciudades manufactureras. En su IV Congreso, realizado el 17 de octubre de 1884, la Federación Norteamericana del Trabajo, de origen anarquista, aprueba una moción por la que se resolvía que "la duración legal de la jornada de trabajo desde el 1° de Mayo de 1886 sería de ocho horas’ recomendando a todas las organizaciones sindicales que trataran de hacer promulgar leyes con ese contenido en todas las jurisdicciones. Esta resolución despertó el interés de todas las organizaciones y durante esos dos años se acrecentó la combatividad y solidaridad de los trabajadores. Ese día la Unión Central Obrera de Chicago convocó a sus agremiados a un mitin y a una huelga general para exigir que la jornada laboral fuera de ocho horas. Chicago era entonces la segunda ciudad de los EEUU. Aquel 1° de Mayo, trabajadores de distintas fábricas acudieron al llamado y más de 200.000 obreros participaron en alrededor de 5.000 huelgas.
La virulencia del momento, en el ciudad de Chicago, se exteriorizó en una dura represión, en detenciones, en posteriores penas capitales… Ese día dejo de ser el día de picnics, y de renovación de contratos laborales, para adquirir una significación de reivindicación y de protesta. Tuvo su punto álgido tres días más tarde,mas critico en la Revuelta de Haymarket la cual fue un hecho histórico que tuvo lugar en _Haymarket Square_ (Chicago, Estados Unidos) el 4 de mayo de 1886 y que fue el punto álgido de una serie de protestas que desde el 1 de mayo se habían producido en respaldo a los obreros en huelga. Durante una manifestación pacífica una persona desconocida lanzó una bomba a la policía que intentaba disolver el acto de forma violenta. Esto desembocó en un juicio, años después calificado de ilegítimo y deliberadamente malintencionado, hacia ocho trabajadores anarquistas y anarcocomunistas, donde cinco de ellos fueron condenados a muerte (uno de ellos se suicidó antes de ser ejecutado) y tres fueron recluidos. Fueron denominados _Mártires de Chicago por el movimiento obrero.

Posteriormente este hecho dio lugar a la conmemoración del 1 de mayo, originalmente por parte del movimiento obrero, y actualmente considerado en la gran mayoría de los países democráticos (a excepción del Principado de Andorra y los países de colonización británica tales como Estados Unidos y el Reino Unido los cuales celebran el Labor Day), el Día internacional de los trabajadores. El cual se conmemora el primer lunes de septiembre(cabe precisar que mucho me recuerda esta variante de enfoque la el pretendió cambio a ultimas fechas de llamar a la celebración del Día del Maestro, por el Día del Trabajador de la Educación claro que todo procede de la misma manufactura del capital que desea arrebatar conquistas a los maestros para hacer de la Educación Publica un negocio, pero de eso hablaremos el Día del Maestro)

El transcurrir de los años fue marcando avances hacia mayores niveles de justicia en el mundo. Se fue logrando la reducción de horarios, hasta alcanzarse las ocho horas en la mayor parte de los casos.

Aunque las horas de luto y dolor hace décadas que quedo atrás, el 1° de Mayo, como Día de los Trabajadores, no es un mero feriado. Es el día en que las mujeres y los hombres de todo el mundo se unen en la común aspiración de la mejora de todos hacia mayores niveles de justicia y se hermanan en la responsabilidad social del trabajo en paz.”

Esta referencia monográfica sobre la fecha espero sirva de base para recordar la razón de la celebración ahora hablemos de…

LA DISPUTA

El valor del Trabajo liberador y enajenante

Trabajo es sinónimo de libertad y autosuficiencia, pero manejado sin escrúpulos puede ser un elemento enajenador que infantiliza e inmoviliza al trabajador.

Se dice que es inmovilizador y enajenante cuando devalua la condición del trabajador su propia autoestima sufre un golpe decisivo: bajo esas circunstancias pareciera que cualquier empleo solo debe cubrir las necesidades urgentes, sirviendo como única vía para convertirse en sujeto consumidor de bienes, servicios y estatus. Esta sublimación laboral y social desfigura y determina el pensamiento político e ideológico hacia posturas conservadoras, alienadas de la realidad objetiva de cada persona que tiene que aferrase a la competencia feroz por un empleo como meta exclusiva de su existencia.

Podría decirse que ese pensamiento a la defensiva se configura en base a dos ideas fundamentales: mis enemigos son mis iguales en la lucha por escapar de la precariedad vital y en una supeditación mágica a los de arriba (empresarios, políticos de derechas, iconos de éxito…) porque por algo estarán allí y son los que me suministran la posibilidad de trabajar, mal que bien, y salir adelante en la vida.

Esta situación contradictoria, cuando no paradójica, tiene repercusiones extraordinarias en la estructura política y personal de cada persona trabajadora. En la lid competitiva, cuando algo escasea o se tiene esa noción dentro de sí, la personalidad debe adaptarse de la mejor manera a las estructuras de poder, reduciendo al máximo las posiciones críticas y libres mediante una infantilización de las conductas. Sustrayéndose el individuo de actuar critica y conscientemente, así es susceptible de transformarse en una forma de ser. Que le es ajena. Pero cómoda al momento, aun cuando puede traer verdaderas patologías en su actuar.

El camino EL TRABAJO DECENTE

Según Gines; “Cuando la lucha capital-trabajo se individualiza, el trabajador aislado es nadie, un enano que solicita comer a cambio de la gracia convertida en salario o sueldo por un gigante representado en la figura de una empresa bienhechora y nutricia. Si esa eventualidad no se socializa el trabajador en cuestión vive su tiempo de empleo a la carrera, como un imponderable maldito que hay que cumplir por necesidad y obligación para encontrase más tarde en el paraíso de la libertad jugando el rol estelar de consumidor activo en el mercado comercial.

En este escenario, todos son ventajas para el sistema: mayor productividad no pagada, dominio total del mecanismo de producción, salarios a la baja y menor conflictividad social. Aunque inciden muchos factores en esta complejidad cultural, hay uno en concreto poco estudiado por la psicología laboral: la corrosión del carácter de los trabajadores a través de la infantilización de las relaciones laborales.

La precariedad vital y la temporalidad de los empleos acosan a la clase trabajadora. La inmensa mayoría debe venderse en el mercado laboral por casi nada, ligera de equipaje, humillada, sabiendo que su valor resulta casi insignificante: si pide más, si alza su voz crítica e independiente, si esgrime sus derechos será orillado en cualquier proceso de selección. Habrá de sobra donde elegir entre la tropa de candidatos: alguien que haya interiorizado mejor la secuencia jerárquica natural entre empresario y empleado y, también, su papel prescindible en cualquier momento…

La condición de trabajador, en sus casos más extremos, se ha reducido por el neoliberalismo a mera fuerza explotable. Su concurso vale muy poco, por tanto, debe dar gracias a la suerte que alguien se fije en él para entrar en una plantilla laboral.

El número creciente de desempleados o subempleados, crece planetariamente y en México a la que se deterioran las condiciones de los empleados. El empleo informal y los contratos de corto plazo, que significan menos seguridad laboral y derechos para los trabajadores, se vuelven la norma para demasiadas personas.

Se dice que más de cuatro quintas partes de la fuerza laboral está fuera del sector formal, casi sin acceso a beneficios social esta es una realidad lacerante que sacude hoy a la mayoría de las personas pobres del mundo. En cambio, su destino probablemente se parezca más al de los trabajadores pobres o de bajos ingresos debido al subempleo, la baja productividad o las limitadas opciones de supervivencia.

La tercerización y la subcontratación también se hacen más comunes, generando mayor inseguridad laboral para los trabajadores, lo que se conoce como la “precariedad laboral”. El deterioro de las condiciones de empleo como los contratos de corto plazo, que significan menos seguridad laboral y derechos para los trabajadores, se vuelven la norma para demasiadas personas esto ocurre ya en muchos países, y en especial afecta a los trabajadores con menor formación y capacitación.

No hay políticas nacionales destinadas a contrarrestar esas que hayan tenido éxito priva en el llamado mercado laboral el deseo de permanecer o de volverse competitivos, así los gobiernos y los empleadores tomaron muchas medidas para aumentar la flexibilidad del mercado laboral y con ello aumentan la inseguridad para la mayoría de los trabajadores.

Y esa llamada “flexibilidad laboral” exacerbó la inseguridad económica y la desigualdad, socavando las perspectivas de un empleo decente.

Jomo Kwame Sundaram. Señala; “El empleo seguro y decente seguramente encabeza la agenda personal de la mayoría de las personas, y también debe ser una prioridad nacional e internacional. El trabajo decente también es la forma más segura para que las personas escapen a la pobreza y, por lo tanto, debe ser una prioridad de todo esfuerzo serio para reducir el hambre y la pobreza de forma sostenida.”

EN CHIHUAHUA PASA ESTO.

Advertí en días pasados por la calles de la ciudad a un grupo de trabajadores de Parral, manifestándose y su lucha es importante es nuestra realidad, júzguela usted. “Un grupo de ex trabajadores de las empresas Impregnadora de Maderas Industrializadas S.A de C.V., y Molduras Ponderosa de Parral, S.A. de C.V., encabezados por el abogado Mariano Cordero, acudieron hasta las instalaciones de los Juzgados Federales, con el objetivo de denunciar “tráfico de influencias” y violación a los derechos humanos en el proceso de amparo número 152/2015 que a la fecha se encuentra siendo desahogado por el Juzgado Federal del 8º Distrito en la capital del estado.

Su representante legal señaló que se encuentran pugnando por que estas empresas paguen a 76 trabajadores la cantidad de 15 millones de pesos, derivados de un juicio laboral que lleva seis años sin ser resuelto, por lo que exigen la renuncia del titular de la Junta Local de Conciliación y arbitraje (JLCA) de Hidalgo del Parral, Ernesto Pando y de igual forma del secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Fidel Pérez Romero.” En fin esta es la nota extrema de mi “fidelísimo amigo”

Hace falta poner atención justa y dar solución a esta realidad ingente por parte de las autoridades estatales y laborales, sé que sería mejor que solo presidir un desfile el Primero de Mayo.

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario