Ea_art_3021
LA CLASE

Educación Ambiental

Juan Manuel Pons Gutiérrez


Sobre el cierre de Cecadesu y el exhorto a la ANEA

El pasado 18 de diciembre inició el desmantelamiento del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable con el despido de 75% de su personal, además de gran parte de los compañeros que, en las delegaciones, tenían entre sus funciones promover la educación ambiental. Unos días antes había sucedido algo similar en la Conafor y la Conanp.

El resto de los funcionarios que aún permanecemos en el Centro estamos esperando escuchar las últimas paladas que concluyan con el entierro de este gran proyecto que se originó en 1995 y que después de 21 años de enormes esfuerzos y la aplicación de presupuestos públicos en programas de educación ambiental, capacitación para el desarrollo sustentable y comunicación educativa ha sido condenado al ostracismo.

Es cierto que después de la salida de Edgar González Gaudiano del Cecadesu muchas de sus funciones se fueron banalizando o alejando de los objetivos con los que fue creado. Con cada nueva administración se fue perdiendo credibilidad y seriedad, pues quienes estuvieron al frente no supieron, quisieron o pudieron darle la centralidad que tuvo en la administración de Julia Carabias.

A pesar de todo, muchos de los que pasamos por el Cecadesu, incluidos algunos de los actuales integrantes de la ANEA, estamos orgullosos del trabajo que hicimos a lo largo de todos estos años junto con organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas, grupos de base, funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno, medios de comunicación y un largo etcétera. Siempre estuvimos comprometidos con el quehacer del Centro y con quienes creyeron en él.

El recorte de personal en el Cecadesu ha merecido algunas muestras de solidaridad en facebook, un artículo de Edgar González Gaudiano en la Jornada Veracruz, otro más con las declaraciones de un consejero de Baja California y alguna otra mención en SDP Noticias. Agradecemos los mensajes que recibimos de los amigos con los que hemos coincidido en este largo trayecto, pero creo que el Cecadesu merece más y por ello me atrevo a pedirte que, en tu calidad de presidente de la Asociación Nacional de Educadores Ambientales promuevas entre sus integrantes, una toma de posición con respecto a la desaparición del Centro.

Conozco a la clase política de mi país y sé que es poco lo que una organización como la ANEA puede hacer frente a las decisiones tomadas por los tecnócratas, pero tampoco el silencio de los ambientalistas ayuda mucho.

Si esta solicitud no la consideras viable, te propongo que a través de la plataforma Change.org se haga una petición a los secretarios de Hacienda y de Medio Ambiente y Recursos Naturales para que reconsideren su decisión de desaparecer a la educación ambiental en el ámbito gubernamental, tampoco creo que hagan mucho caso, pero puede ser una forma de hacer evidente la inconformidad que esta decisión pudo haber provocado.

Para mi está clarísimo que la educación ambiental no inicia ni concluye con el Cecadesu y quienes hemos estado en esa institución seguiremos trabajando, dentro o fuera de ella, en la búsqueda de la transformación social, pero me parece que más que un minuto de silencio, el Cecadesu debería recibir una multitud de expresiones, aunque finalmente sean en twitter o facebook.

Agradezco la atención a este mensaje y te envío un fuerte abrazo.

Juan Manuel Pons Gutiérrez, Socio de la ANEA

Juan Manuel Pons Gutiérrez
Socio de la ANEA

Agregar comentario