Encuerados_en_aca
Deserciones

Afilar las garras al Puma

Joel Ortega Juárez


Infantilismo, simulación, violencia.

¿Cómo y por qué hemos llegado a ésta descomposición social y estado fallido?

Ikram Antaki , la gran escritora sirio-mexicana escribió un libro dedicado a examinar nuestra condición de pueblo que se negó a crecer. Cuando lo publicó por primera vez recurrió a un seudónimo para no ser linchada y acusada de enemiga de México. Ese mismo hecho exhibía nuestra condición infantil.

La actitud infantil se muestra en cada momento político, social, científico, deportivo, mediático de nuestra vida diaria. Una lectura también infantil se reconforta y le da un signo positivo a esa conducta, como muestra de la desconfianza ante el poder y en general a cualquier acontecimiento. El problema es que ese infantilismo hace posible cualquier tipo de manipulación mediante el rumor oral, de barrio, de gremio, local y ahora amplificado mediante las redes.

Si el rumor preside todas nuestras decisiones, nuestras filias y fobias; estamos mostrando una gran vulnerabilidad.

Ante el chapismo se ha expresado esa inmensa desconfianza al Estado, a sus versiones y en cierto sentido ha producido un fenómeno de admiración al Chapo. Como lo dicen las encuestas disponibles.

La simulación política en la que se convirtió el proceso de luchas democráticas, ha llegado a extremos límite. El sistema de partidos registrados es una máscara del viejo régimen autoritario. No existe representación en ese sistema de las diversas aspiraciones, intereses y desacuerdos de amplios sectores sociales.

Esta ausencia deviene, en muchos casos, en la expresión de los desacuerdos a través de la calle; movilizaciones eternas a veces sin rumbo y lo peor: la simulación de plantones, tomas de edificios públicos hasta llegar al patetismo tipo encuerados de los 400 pueblos y el antorchismo. La simulación no es de una parte, los excluidos y sus caciques; sino también de la parte estatal que finge y se presta a esos montajes, para negociar todo tipo de prebendas con los caciques.

Infantilismo y simulación han contribuido a la violencia expandida por todos los poros de la sociedad y a nivel nacional. Los levantones, secuestros, pago por derecho de piso y los miles de crímenes y desaparecidos son impunes

Joel Ortega Juárez
Economista y pensador social

Agregar comentario