Portada_libro_el_desierto_de_las_mil_bocas
Usos múltiples


Daniel Lara Sánchez


Más negro que el carbón

El modelo económico que rige la sociedad occidental (México incluido) produjo un modo civilizatorio de vida que ha entrado en una profunda crisis, la cual se nota y se vive de diversas formas y con distintos alcances en todas las áreas de la cotidianidad: la económica, la social, la ambiental, la mental, la de convivencia, la comunicacional, la laboral. Para analizar tal situación de crisis, se han escrito sesudos ensayos, todos ellos muy valiosos, repletos de interesantes reflexiones y aportaciones teóricas. Pero cuando se encuentra una obra como El desierto de las mil bocas, que a partir de una narrativa accesible y una historia real en un lugar específico, que muestra cómo se vive en el día a día la tremenda crisis del modelo capitalista neoliberal, uno recuerda que el papel fundamental de la literatura es ese: mostrarnos la realidad como si estuviésemos frente a un espejo, recordarnos quiénes somos y dónde estamos parados. Reflejarnos y reflexionarnos.

El desierto de las mil bocas es una novela corta escrita por María Celeste Vargas, periodista y escritora mexicana en cuyos escritos puede siempre encontrarse esa cualidad de reflejo/reflexión de la realidad cotidiana. En el caso del libro que nos ocupa, a través de nueve capítulos podemos encontrar, como lectores: información y datos acerca de la situación en los pozos de carbón en Coahuila; descripción detallada acerca de la cotidianidad de las personas afectadas (o beneficiadas) por esa realidad; denuncia sobre las afectaciones en la calidad de vida de trabajadores y familiares de quienes laboran en los pozos; reflexión sobre el trabajo periodístico en México actualmente; empatía con la explotación y el abuso hacia quienes siempre salen perdiendo en nuestro país; diversidad de emociones a partir de las situaciones narradas con un estilo coloquial, ágil, agradable y directo.

A través de dos personajes clave (Marco, un periodista que por casualidad del oficio termina investigando los pozos de carbón coahuilenses y Fidelia, viuda afectada por las condiciones de trabajo y vida en la zona), la novela nos va llevando por una trama en la que los detalles y los personajes aparentemente secundarios son clave. Así, podemos sentir el calor del desierto coahuilense, escuchar vívidamente el lenguaje coloquial hablado en aquellos lares, admirar o sentir rechazo por el paisaje (urbano o rural) descrito detalladamente en cada escena, conmovernos con los sentimientos de Fidelia, coincidir con la opinión de Marco acerca del periodismo de espectáculos, saborear el café o los antojitos que los personajes degustan, oír y sorprendernos con las anécdotas de los trabajadores de los pozos, entrar a un pozo y experimentar lo que implica estar ahí, enterarnos de las ínfimas condiciones de vida y trabajo de los habitantes del lugar, enardecernos ante la injusticia permitida por el gobierno y los empresarios, enojarnos al conocer el daño ambiental de los propios pozos y su manejo, disfrutar el silencio del desierto, odiar a los hombres de Federico, sentir lástima por personajes como Luz, recordar cómo se “arreglan” ciertas situaciones incómodas en México.

El desierto de las mil bocas, libro escrito con base en investigación periodística y con una narrativa atrapante desde el primer párrafo, nos recuerda que, como muchos otros, nuestro país está sumido en una crisis sin precedentes. Nos llena de desesperanza, pero también de valor y coraje para recordar que no todo está perdido. Nos lleva a cuestionarnos qué hacemos como personas, como mexicanos, como seres humanos, ante situaciones como las que la novela refleja y denuncia y para evitar que el futuro de este país deje de ser más negro que el carbón de los pozos de Coahuila. Nos invita a informarnos, a conocer, a no llenarnos de indiferencia. La lectura de esta obra es una excelente forma de comenzar.

Por cierto, el libro es una edición de autor, dado que en México es muy difícil publicar material literario si no es con medios propios. Para mayores informes sobre su adquisición, puede contactarse a la autora en el blog http://insomnedeletras.blogspot.mx/ o en el correo mcelestevargasm@yahoo.com.mx

Vargas Martínez, María Celeste (2015), El desierto de las mil bocas, México, Edición de autor, 120 pp.

Daniel Lara Sánchez
Comunicador y catedrático

Agregar comentario