Imagine
Tarea

Poesía coral

John Lennon
Joel Ortega Juárez
Alfredo Villegas Ortega


Sobre Imagina y Lennon

De Joel Ortega Juárez:

Imagine es el himno libertario. Con una prosa muy clara, simple, poética y creativa Lennon consiguió poner en su canción los elementos del sueño libertario.

Un mundo sin religión, sin propiedad, sin fronteras.

Cualquier cosa o militancia en favor de fanatismos religiosos, del tipo que sean; de Dictaduras sean de derecha o “izquierda”; la participación en “tribus”, “clanes familias”; castas de poder en el Estado, de sus aparatos incluyendo las Universidades y las de control “cultural” y no se diga la de los poderosos medios masivos: prensa, radio , televisión y hasta las “redes” artificialmente creadas para defender a los poderosos; se opone a la gran utopía resumida en Imagine.

De Alfredo Villegas:

Lennon: la vida y la muerte

A Bertha Ortega y su serena música interior.

La luz otoñal de la tarde entraba esplendorosa hacia la casa.

Eran como las dos de la tarde. Un martes 9 de diciembre de 1980. John Lennon había sido asesinado el lunes 8 por un idiota cuyo nombre no menciono para que la memoria colectiva lo olvide.

Ese martes 9 de diciembre bajé mis discos de Lennon y los Beatles para escucharlos en la sala. Quién sabe por qué lo hice. Lo lógico hubiera sido refugiarme en mi recámara y poner mi modular General Electric. No. Mis papás conversaban en el sofá. El infaltable diario Novedades que mi papá leía y del que agotaba hasta el último centavo de su valor, reposaba en medio de los dos. Los cigarros Delicados, los cerillos Clásicos y su cenicero de cobre, ya no: mi padre dejó el cigarrillo como quince años antes de esa fecha. “¿Estás triste?” Preguntó mi madre. Mi silencio era elocuente. El que calla otorga. “Pero cómo voy a creer, qué gente tan baja, ¿ya comiste?”

Tal vez quería compartir con alguien mi dolor, después de todo, mis padres solían entender mis gustos. No me molestaban, al contrario, cuando alguna melodía les gustaba me lo hacían saber o, a veces, cuando les parecía de lo mejor de mi menú personal, preguntaban: “¿Son los Beatles?”. No siempre le atinaban, claro, pero era una muestra de tolerancia, no tan usual en una generación a la que le tocó ver tantos cambios en los comportamientos, orientaciones y gustos de los jóvenes.

Muchos se horrorizaban con el pelo largo, y con la asociación automática: pelo largo, igual a drogas y/o homosexualismo. ¿En la tierra del maguey, los machos, Pedro Infante y el chile verde? ¡Claro que no! Esa música rara y en otro idioma, desde luego, en esa lógica conservadora, era la punta de lanza contra las buenas costumbres. Una invasión extranjera, ajena a nuestras costumbres puras, vírgenes, muy mexicanas. Una especie de precipicio moral al que los jóvenes estábamos condenados a caer.

Este año se cumplen cuarenta años de que Lennon se fuera de este planeta, pero nunca de la dimensión universal y eterna de la música, la poesía y el liderazgo generacional. “Mother you have me, but I never have you”. El disco giraba sobre el plato del tornamesa de la consola Skyline. El lamento Lennoniano se salía de la sala. Se sincronizaba con cientos de miles que lloraban la caída de su ícono. “All we are saying is give peace a chance”. [Todo lo que estamos diciendo es: denle una oportunidad a la paz]. Qué irónico, esa oportunidad, esa chance, ese trance de paz que Lennon pedía al mundo, no fue un blindaje suficiente para su persona. A fin de cuentas, sí, un simple mortal en la esfera física, material, acaso, científicamente, la única verdadera.

“I read the new’s today, oh boy, about a lucky man who made the grade…”. El disco giraba, mi mente divagaba. Sólo oía, no podía escucharlo todo. “Half of what i said it’s meaningless/ But I say it just to reach you Julia…Julia, Julia…”.[La mitad de lo que digo carece de sentido…Julia, Julia/ Pero lo digo sólo para alcanzarte…Julia, Julia]. Lennon sufrió por su madre. Por eso sentía que muchos sentidos no lo eran tanto Claro, no estaba Julia. Julia, la madre que se fue prematuramente de este mundo. Murió atropellada cuando él era un chavalillo La madre que lo tuvo a él, pero que él no pudo tener.Por ello cantaba: “Mother you have me, but I never have you…”.[Madre, me tuviste, pero nunca te tuve]

Al año siguiente, el 14 de mayo de 1981, mi Julia, mi madre Bertha, se fue. Nunca imaginé cuando oía a Lennon esa tarde del 9 de diciembre de 1980, en compañía de mis padres que, aparte de rendirle un tributo al músico inglés, estaría celebrando el último otoño al lado de mi madre. ¿Quién carajos va a saberlo? “Hoy respiramos, mañana dejamos de respirar”, sentencia Serrat.

Para Lennon esa infancia, al lado de su tía Mimi, pues su padre Fred lo había abandonado, fue traumática y le configuró una personalidad de hierro…aparentemente, porque, aunque mordaz, irónico y fuerte (hay que recordar que, en un principio, cuando todavía nadie imaginaba a dónde llegarían Los Beatles, fue él quien se empecinó y jaló a los otros tres tras la consecución de su sueño grupal), John, en el fondo, no era tan de hierro como parecía, si no ¿de dónde vienen esas notas desgarradoras —sutiles o fuertes, de queja o de esperanza—, sino de un hombre profundamente sensible?

Lennon maduró prematuramente y así fue su muerte: rápida, a los cuarenta años, justo cuando reiniciaba una vida musical, lejos de la tormenta que vivió previa al lustro final de su vida: tranquilo, familiar, de reencuentro de sentidos, de significados. No como esa vida, anterior, en la que contaba y cantaba que no había sentidos plenos. “ I’ve give you every thing I got, for a little peace of mind” .[Te daría todo lo que tengo por un poco de paz en mi mente]. Lennon se quejaba del oropel, la fiesta, las giras, los autógrafos. Eso llegó a ser el vacío. Por eso en su disco final Double Fantasy, ya en el reencuentro de sentidos, decía, educaba a su hijo Sean, en la soberbia Beautiful Boy: Life it’s what happen’s to you while your busy making other plans……” [La vida es eso que te pasa mientras estás haciendo otros planes…].

Lennon murió, pues, ese 8 de diciembre de 1980. Nueva York se colapsó en un tributo funerario como pocos.. En esa ciudad cosmopolita por excelencia, murió el niño huérfano y abandonado. Más aún: El universo vio el polvo estelar de su cuerpo que se extinguía. Un astro, en todos los sentidos, se iba. En ese extraño mundo violento murió un padre de familia que trataba de hacer con Sean (el hijo que tuvo con Yoko Ono), lo que no había hecho con Julian (sí, llamado así en honor a su madre Julia). Había mucho de remordimiento, tal vez. Había mucha necesidad de lavar culpas. Tal vez por eso pedía un poco de paz para su mente. Ser un símbolo tan fuerte, al menos, de la cultura occidental, como lo fue, supone acceder a la inmortalidad, adquirir boleto de primera para la tan buscada trascendencia. Sí, pero también significa, en ocasiones, renunciar al confort que da el anonimato.

Lennon compuso muchas rolas. No es esta una apología. No doy para tanto. Sí es un tributo. Un tributo a él y a mi madre. Un escrito que me acosó la noche anterior, mientras recordaba a mi madre con una de las canciones de Lennon, del Album Blanco, con las que la vinculaba a mi vida: Dear Prudence [Querida Prudencia]. Canción que, por cierto, Lennon compuso a Prudence, hermana de Mía Farrow en su viaje a la India con el Maharishi.

Cuando me daba miedo, siempre recurría mi madre. Cuando murió, no había para dónde hacerse. Había que enfrentar el mundo solo. Tenía 24 años y hasta entonces, formalmente, me corté el cordón umbilical. En el trayecto al panteón tenía a Dear Prudence martillándome la cabeza, así como una canción de Génesis: The fifth of firth. En Dear Prudence, hay una parte que dice: “Dear Prudence, greet the brand new day… The sun is up, the sky is blue, it´s beautiful, and so are you, Dear Prudence, Won´t you come out to play?”[Querida Prudencia, disfruta el nuevo día…el sol está arriba, el cielo es azul, es maravilloso…tanto como tú, Querida Prudencia, ¿no saldrás a jugar?]. Ese ¿no saldrás a jugar?, para mí, era una invitación a vivir sin miedo, sin guía, a disfrutar el día, a no encerrarse en el temor y valorar todo lo que hay alrededor. Ese no saldrás a jugar, era lo que pensaba cuando veía a mi mamá preocuparse por alguno de sus hijos, incluído yo que no era ningún modelo de nada. ¿Qué tanto jugó (disfrutó la vida) mi madre? Creo que mucho. Vivió poco (59 años) pero suficiente para dejar una huella imperecedera en sus hijos y su familia en general. No, ella no era Julia ni yo, mucho menos, Lennon, pero hay algunas analogías vitales que me permiten darle una dimensión especial a mi madre y me dan chance de recordarla, a través de la música, para que no se vaya nunca del todo.

¿Qué vio Lennon cuando murió? Sí, se preguntarán, qué estúpida pregunta..Lo que pasa es que en la canción With a little Help from my friends [Con una pequeña ayuda de mis amigos] a la pregunta, en coro, de los otros Beatles: “What do you see when you turn out the light?” [¿Qué es lo que ves cuando apagas la luz?], Lennon contestaba: “I can’t tell you, but I know it´s mine” [No puedo decírtelo, pero sé que es mío].

En ese instante eterno, en la penumbra antecedente al apagón final, ¿qué vería un hombre tan grande como Lennon? ¿La paz, la tranquilidad, la felicidad, los logros, las frustraciones, los ideales, a Yoko, a Cintya, a sus hijos Julian y Sean, a su tía Mimí, a su madre Julia que nunca tuvo, a su padre Fred que lo abandonó, a los otros Beatles, a qué, o a quién? Tal vez a todos y nada, aunque, seguramente más de lo que un simple mortal como yo pueda imaginar. Tal vez, sólo lo que él sabía, que no podía decirnos y que era suyo. Salud.

Más sobre Lennon

Creador de Quarrymen, grupo al que luego se uniría. Paul Mc Cartney.

Renunció a la medalla del imperio británico por la política británica en Biafra y el apoyo de Inglaterra a EU en Vietnam

Declaró que los Beatles eran más famosos que Jesucristo, generando una gran convulsión y rechazo de los sectores más conservadores

Creador de la canción que es un himno universal: Imagine

Parte del dueto compositor más célebre de la historia con Mc Cartney
Se encerró vy mantuvo encamado dos semanas en Amsterdam y Montreal con Yoko para pedir la paz mundial

Formó con Clapton, Klaus Voorman, Yoko y Alan White, la efímera Plastic Ono Band que tocó en Toronto con solo unos ensayos en el avión.

Tocó junto a Elton John en el Madison Square Garden de Nueva York. Lucy in the sky with diamonds y Wehatever get you trough the night

Fue abandonado por su padre y perdió prematuramente a su madre.

Se recuperó de la terrible adicción a la heroína y cuando vivía en paz con Yoko y su segundo hijo, Sean, fue asesinado por un imbécil, cuando estaba por salir su álbum que acabó siendo póstumo: Double Fantasy.

Del Lennon para el universo:

Imagine

John Lennon

Imagine there’s no heaven
It’s easy if you try
No hell below us
Above us only sky

Imagine all the people
Living for today…
Imagine there’s no countries
It isn’t hard to do

Nothing to kill or die for
And no religion too
Imagine all the people
Living life in peace…

You may say I’m a dreamer
But I’m not the only one
I hope someday you’ll join us
And the world will be as one

Imagine no possessions
I wonder if you can
No need for greed or hunger
A brotherhood of man
Imagine all the people
Sharing all the world…

You may say I’m a dreamer
But I’m not the only one
I hope someday you’ll join us
And the world will live as one

Imagina

John Lennon

Imagina que no hay Cielo,
es fácil si lo intentas.
Sin infierno bajo nosotros,
encima de nosotros, solo el cielo.

Imagina a todo el mundo.
viviendo el día a día…
Imagina que no hay países,
no es difícil hacerlo.

Nada por lo que matar o morir,
ni tampoco religión.
Imagina a toda el mundo,
viviendo la vida en paz…

Puedes decir que soy un soñador,
pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros,
y el mundo será uno solo.

Imagina que no hay posesiones,
me pregunto si puedes.
Sin necesidad de gula o hambruna,
una hermandad de hombres.
Imagínate a todo el mundo,
compartiendo el mundo…

Puedes decir que soy un soñador,
pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros,
y el mundo será uno solo.

John Lennon:Su vida en imágenes

John Lennon

Joel Ortega Juárez
Economista y pensador social

Alfredo Villegas Ortega
Maestro en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional y Académico de la Escuela Normal Superior de México.

Agregar comentario