Herrero-2
Re-creo

Letras nuevas

Mairi G. Santana Gutiérrez


Tras la puerta (Capítulo 4)

Sin ventanas.

Jorge se ofreció a acompañarla a la habitación donde había estado anteriormente, después de que ella alegara que quería irse, pues no pretendía estar ahí cuando el rey despertara, aunque no lo admitiera le daba un poco de miedo, el Rey tenía una mirada tan fría e indiferente, que era imposible no congelarse ante ella. No estaba convencida de qué hacer, ahora que su plan de escapar había fallado, indudablemente la encerrarían, le pondrían algo en la ventana de la habitación, o por lo menos, otro guardia, la única opción que le quedaba dependía de otras personas y esas eran: Thomas y Jorge. Las posibilidades de que la dejaran participar en lo que estaban planeando eran casi nulas, pues era mujer y aunque esperaba que a Jorge y Thomas no les importase eso, no estaba segura del todo.

Jorge, era alto, mucho más alto que Thomas —que le ganaba por una cabeza—, estaba muy bien formado ya que el uniforme de guardia estaba descubierto de los brazos y de esa forma pudo ver lo marcados que estos estaban, tenía el cabello largo y castaño un poco más abajo de los hombros, lo tenía amarrado en una media coleta, que lo hacía parecer mayor. Su piel era más morena que la de ella y sus ojos eran de un verde oscuro. María pensaba que era guapo y cuando pasaron junto a un grupo de mujeres del servicio, ellas comenzaron a murmurar lo increíblemente bien parecido que estaba su acompañante, estaba segura de que Jorge las había escuchado por la cara de fastidio que este había puesto, María aguantó las ganas de reír.

El castillo Wellington era muy grande, ella fácilmente podría perderse en aquel lugar tan enorme, pero Jorge perecía saber muy bien a dónde dirigirse, caminaba con la espalda recta y la mirada siempre al frente, muy seguro de sí mismo, a su lado ella parecía un pequeño ratón asustadizo, ella era más bien tímida, no le tenía miedo a la oscuridad, sino a lo que hubiera en ella, como el Rey por ejemplo, el tan solo pensarlo le daba escalofríos. Desde los aposentos del Rey que estaban en la torre más alta, caminaron hasta unas escaleras, donde bajaron; estas eran algo angostas ya que Jorge apenas podía pasar con sus anchos hombros, después pasaron por un largo patio y por pasillos y más pasillos hasta llegar a la torre opuesta a la del rey.

—¿Cómo sabes dónde es? -Ni ella misma recordaba por dónde habían pasado.

—Conozco este lugar como la palma de mi mano. —Jorge sonrió orgulloso. —Aparte todas siempre duermen ahí. —Continuó, sintiendo la necesidad de decírselo porque seguro Thomas aunque quisiera, no lo haría, era algo que no le agradara ni a él ni a ella pero, tenía que decirlo, porque si no ¿quién más lo haría? Jorge no se andaba con rodeos, era a veces cruel pero así eran las cosas, una razón por la que Thomas y él eran muy grandes amigos, ambos directos y firmes.

María no dijo nada y no porque estuviera afectada, —algo que Jorge pensó— si no porque no se le ocurría qué contestar a eso. De seguro no había nada que ella pudiera contestar de todas maneras. Sabía de antemano que no era la primera, no tenía idea de qué había pasado con las anteriores, pero ella tuvo suerte de que Thomas estuviera ahí para ayudarla, no sabía si ellos estuvieron para las otras chicas antes que ella y la verdad no quería saber. No quería que hubiera más chicas y no era la única que pensaba de esa manera.

Llegaron hasta el final de un largo pasillo donde los esperaba recargado en una puerta de madera oscura un guardia.

—¿Es ella? —Preguntó él.

—Lo es. —María miró al guardia detenidamente ¿Todos eran así de jóvenes? No tendría más de veinte a lo mucho. El guardia abrió la puerta y se hizo a un lado para dejarla pasar. María dudó por un momento así que miró a Jorge, este notó su cara de preocupación y asintió con la cabeza dándole confianza. María apretó los puños con nerviosismo —pues sentía la intensa mirada de los dos guardias analizando cada uno de sus movimientos con cautela— y entró en la habitación. La puerta se cerró tras de ella y así comenzó a contemplar la habitación, esta era distinta a la de antes en una sola cosa: no había ventanas. María soltó profundo suspiro, —sabía que eso pasaría— caminó a la cama dispuesta a dormirse, el día había sido muy largo y lo único que quería era acostarse y dormir como una roca.

Se metió entre las sábanas y en lo último que pensó fue en la cara de Thomas iluminada solamente por la chimenea. Y así con una sonrisa cerró los ojos.


Estaba muy impaciente, Thomas había dicho que le diría el lugar de encuentro, pero ¿Cómo? hacía unas horas que había amanecido y ni él ni nadie habían ido a buscarla. En todo ese tiempo se había cambiado de vestido, todo estaba acondicionado para una mujer en esa habitación, —eso fue un gran alivio— se había arreglado el pelo y hasta hojeó unos de los muchos libros que había en el librero. La curiosidad la estaba matando, se imaginaba en su mente las cosas que Thomas le podría decir y eso no hacia otra cosa que la espera aún más larga. Estaba acostada en la cama cuando escuchó tres golpes en la puerta.

—¡Adelante! —gritó levantándose de la cama, esperando ver a Thomas entrar.

En su lugar vio al guardia que la noche anterior estaba esperándola en la puerta. Éste se hizo a un lado dejando pasar a un pequeño de unos 10 años, ¿Había niños en el castillo? El pequeño traía en sus manos una bandeja con comida, caminó unos pasos antes de girarse y mirar al guardia que aun estaba en el marco de la puerta.

—¿Qué? ¿Se te perdió algo? —El niño miró al guardia con valentía esperando que se fuera. El guardia rodo los ojos murmurando algo sobre lo invencibles que se creían a veces los niños a esa edad y de cuánto deseaba darle una paliza.

El niño se giró a ella con una sonrisa. —¿Eres María verdad? —Ella asintió con la cabeza.

—¿Conoces a Thomas y a Jorge, verdad?—María asintió de nuevo, sonriendo ante la mención de Thomas. Seguro que el pequeño era amigo suyo.—Sí, ellos me hablaron de ti, ¿es cierto que intentaste escapar por el tejado?—continuó el niño con curiosidad.

—Sí, es verdad.— María recordó sus brazos adoloridos por el esfuerzo del día anterior.

—¡Entonces sí hablas!— El chico sonrió. —¿Tienes hambre? Seguro que sí y eso no está nada bien, Gareth me dijo que llevabas despierta desde hace mucho.

—¿Quién es Gareth?— Preguntó ahora ella con curiosidad.

—Gareth es el gigantón de afuera.— Señaló con el pulgar la puerta, sosteniendo con una sola mano la bandeja.— Que no te de miedo ese mal humor que tiene, en el fondo y hablo de muy en el fondo, es amigable, ya lo veras. El pequeño le guiño un ojo, María asintió con la cabeza.

—¿Ya volvimos de nuevo con los asentimientos?— Se decepcionó el pequeño niño inflando sus pequeños cachetes haciéndolo ver muy adorable. María le sonrió con ternura.

—Lo lamento, no soy muy buena hablando.—Se disculpó ella. La verdad era que si hablaba y mucho, pero realmente ahora no tenía las ganas para hacerlo, el día anterior había sido muy difícil y obviamente eran cosas que no le pasaban a diario, es decir, no era muy común todo lo que le había sucedido.

—No importa, yo soy muy bueno haciendo hablar a la gente—. El chico se encogió de hombros sonriendo. María sonrió sin decir nada, el pequeño de seguro no tenía ni idea de lo que hacia el Rey, por primera vez en su vida deseo ser niña de nuevo, cuando eres pequeño se es realmente muy inocente, la realidad llega a ti con el paso de los años, pensó ella, los adultos nunca te preparan para cuando ésta llegue y es porque a ellos tampoco los prepararon, es un golpe realmente fuerte a tu conciencia si te pones a pensar en todas las cosas “malas” que suceden a diario, que aunque no te pasen a ti sabes que están presentes y le suceden a otra persona, se es egoísta aunque no quieras serlo, nunca desearías que en lugar de otra persona te sucedieran ese tipo de cosas, con excepción de la familia claro. Pero ¿por alguien que no conoces? ¿Estarías dispuesto a sufrir en lugar de alguien al que nunca habías visto antes? María no tenia respuesta a esa pregunta, cuando llegue el momento lo sabré se dijo a sí misma, Thomas lo había hecho, —por ella— pero eso lo hace ¿Valiente? O ¿estúpido?

—Oye.— El niño movió una mano en frente de sus ojos.

—¿Qué?— preguntó confundida.

—Te hablaba y no contestabas. ¿Estás bien? Seguro que es el hambre. —Él niño se acercó con pasos pequeños a donde estaba María. Cuando llegó a ella le ofreció la bandeja con el desayuno.

—No, no es el hambre, solo estaba pensando.— Objetó ella tomando la bandeja, mirando al pequeño. No tenía hambre, o ¿sí?

—Anda, cómelo.— Insistió el chico que con un salto se sentó al borde de la cama esperando a que María lo hiciera.

—Aun no me has dicho tu nombre.— Dijo María comenzando a pellizcar una rodaja de pan.

—Soy Bruno—. Dijo el chico viendo atentamente la comida de la bandeja.

—¿Tienes hambre? ¿Quieres que lo compartamos?— María tomó la bandeja poniéndola enfrente de Bruno invitándolo a comer.

—¡No!—Bruno negó con la cabeza rápidamente empujando de nuevo la bandeja a María y bajando la cabeza.— ¡Está bien así, no tengo hambre!

María iba a desistir cuando escuchó las tripas del chico sonar. Bruno se abrazó el estómago con las manos avergonzado. —Vamos, acompáñame a comer, ¿de acuerdo?— Bruno miró con cautela hacia la puerta, luego a María y después a la charola que ella había puesto en medio de ambos.

—De acuerdo.—Asintió el niño.—Gracias.—María asintió con la cabeza y le señaló con la mano que empezara a comer.

Ella se quedó pensando, ¿Qué habría pasado con Thomas? ¿Se habría arrepentido de ir a buscarla?


—¿Dijiste que le dirías todo?, ¿A una completa desconocida, qué pasó contigo Thomas? pensé que serías más precavido, ¿sabes lo que nos estamos jugando?

No creas que te escapas Jorge, porque tú también estabas ahí.

Jorge y Thomas escuchaban con las cabezas bajas lo que el hombre sentado tras el gran escritorio de madera oscura, les decía. Jorge después de haber dejado a María en su habitación con Gareth, se reunió con Thomas y ambos fueron a hablar con él.

—Ella podría desistir en cualquier momento. —Les dijo seriamente a ambos.

—No lo hará. Confió en ella.— Thomas replicó seguro.

—¿Cómo lo sabes? ¿Acaso la conoces?—Thomas sabía que ese hombre no se las dejaría fácil.

—No lo sé, no la conozco pero lo veo en sus ojos.—Él recordó lo decidida que estaba cuando dijo que los ayudaría en contra del rey.

—En sus ojos ¿eh?—Estaba claro que no se lo creía para nada. Fijó sus ojos en Thomas seriamente, ¿Qué tendría la chica para que Thomas confiara en ella? Thomas tenía un pasado difícil, lo cual hacía más espinoso que él confiara en alguien tan fácilmente, esto sería más complicado si era lo que pensaba.

—Mañana hablaremos con todos, incluida ella. —El hombre aceptó, por algo confiaba en ellos dos. —Tengan cuidado, saben que Brandon no es estúpido, esa suerte que tuvieron no se volverá a repetir, tarde o temprano ella tendrá que estar con él.

Thomas apretó la mandíbula, el hombre les indicó con la cabeza que podían irse. Jorge puso una mano sobre su hombro y ambos salieron por la puerta.

No puedo protegerla por siempre. Se lamentó Thomas. Por alguna razón él lo creía así, se sentía responsable por lo que le pasara, y el no entender la razón de esa preocupación lo desquiciaba.

Aunque en el fondo, sí lo sabía.

La puerta se cerró tras ellos.

El hombre pensó por un segundo, si esa era la chica que el Teniente le dijo que traería, seguro que podría servirles, el problema era Thomas, tenía que detenerlo de pensar y sentir cosas estúpidas por la chica, si no lo arruinaría todo.


Bruno se había ido hace un rato con la charola en sus manos alegando que si no regresaba rápido Sofía se enojaría. Se preguntó quién sería Sofía, ¿su madre?

Thomas aun no llegaba, tampoco Jorge, ¿Qué pasaba con ellos?

Bueno, si ellos no iban por ella, ella lo haría, ya no estaba dispuesta a esperar más. Llevaba toda la mañana con loa incertidumbre, sabía que tenían cosas por hacer pero odiaba esperar. Con paso decidido se dirigió a la puerta y la abrió de golpe, haciendo que Gareth diera un respingo.

—¿A dónde crees que vas? —preguntó cruzándose de brazos, interponiéndose en su camino.

—Quítate de en medio. —María lo miró a la cara desafiándolo, él era alto, tanto que María tuvo que levantar la cabeza para poder verlo a los ojos. Gareth soltó una carcajada y con un leve empujoncito la devolvió a la habitación cerrando la puerta casi rozándole la nariz.

María se cruzó de brazos enfadada. Esta vez no la detendrían. María espero unos minutos antes de volver a abrir la puerta y salir corriendo, empujando a Gareth sin darle oportunidad de reaccionar, dejándolo confundido. Ella salió corriendo por el pasillo a toda prisa, giró la cabeza para ver hacia atrás y vio a Gareth corriendo atrás de ella para alcanzarla. Parecía enojado.

María giró a la derecha al final del pasillo y después a la izquierda, Gareth estaba a unos cuantos pasos de ella. Ignorando el ardor de sus piernas corrió más rápido girando unas cuantas veces por largos pasillos de piedra gris oscura, María llegó a unas anchas escaleras y bajó corriendo por ellas, estas daban al vestíbulo, giró la cabeza para ver a Gareth bajando por las mismas, él de pronto se detuvo con los ojos abiertos y una expresión entre miedo y sorpresa en su cara. No la miraba a ella, si no a alguien atrás de ella. María volteó la cabeza lentamente para encontrarse con un hombre alto, de pelo canoso, de unos cuarenta años con arrugas en la cara, vestía una reluciente armadura plateada —la del Rey era dorada—, además de traer consigo una espada enfundada en la cintura. El hombre miraba a Gareth reprobando la situación. Atrás de él estaban Thomas y Jorge mirándolos sorprendidos.

Bueno, era lo que buscaba y… ya los había encontrado.

Capítulo 1 al 3

Mairi G. Santana Gutiérrez
Estudiante de la escuela secundaria Núm. 174 "Amado Nervo"

Anónimo. 19 de Octubre de 2015 17:32

Hola Mairi mi nombre es Jessica y actualmente estudio en la escuela sec.174 y curso el 1er año.
La idea de leer tu novela fue de la maestra Adriana que nos contò sobre ustedes Mairi y Alejandro, y pues nos recomendo sus novelas.
Al leer tu historia senti como si estuviera dentro de ella, sinceramente la parte que mas me gusto fue cuando Thomas emborracho al rey y salvo a Maria.
Siendo honesta seguire leyendo tu historia y emocionarme mas de lo que ya estoy.
Me dio mucho gusto poder leer tu historia y te deseo la mejos de las suertes.

santiago alvarez. 19 de Octubre de 2015 18:28

hola…
yo soy david tehuacatl perez y estudio en la escuela 174 amado nervo esta lindo este capitulo…
!sigue asi!

Anónimo. 19 de Octubre de 2015 20:15

hola..
soy vanessa estudio en la secundaria.174 amado nervo me gusto mucho este capitulo sigue asi y llegaras muy lejos

Nicole Hernandez. 20 de Octubre de 2015 18:05

hola Mairi :)
soy de la esc. sec. Amado Nervo #174, en la que ibas, y por fortuna me toco con tu hermana, y pues leí sus historias (novelas) la de Alejandro y la tuya, me pareció muy interesante y mas la parte cuando Thomas emborracho al rey y salvo a Maria por que fue muy valiente.
Si publicas mas historias seguiré leyendo y emocionándome.
Me gusto mucho poder leer tu historia y te deseo lo mejor.

Anónimo. 20 de Octubre de 2015 18:34

Hola Mairi mi nombre es Miriam Elizabeth Templos Hernandez , actualmente estudio en la escuela secundaria Amado Nervo #174 ,estoy cursando 2°.Conocí tu novela gracias a la maestra Mireya….Pues a mi en general me gusta leer , y me fascino tu historia muchisimo ,escribes muy bien…. :) .Espero mas novelas , historias ya que tienes muy buenas novelas , admiro tu trabajo , me encanto tu novela , ya que es interesante y me meto mucho en el…….Bueno pues muchas gracias por estas novelas que nos brindas….Por mi parte yo seguire leyendo tu historia….Gracias , espero mas capitulos :)Suerte! Felicidades!!.

ana crsistina perez zamora 2 A esc. sec. #174. 20 de Octubre de 2015 19:51

me gusto mucho leer tu novela ojala y sigas escribiendo mas novelas porque escribes muy bien que tengas mucho exito y espero mas novelas :)

oswaldo zacatenco rojas. 20 de Octubre de 2015 20:18

Hola mairi mi nombre es Oswaldo zacatenco estudio en la escuela 174 curso 2 grado conoci tu novela por la maestra Mireya escribes muy bien mucha suerte:).. n_n

abikail jocelin hdz potillo 2°A. 20 de Octubre de 2015 20:39

Pues Mairi muy buen trabajo me gusto mucho tu novela espero que sigas escribiendo, pues lo haces muy espero que escribas más novelas si lo haces con gusto las leeré
FELICDADES!!

alondra hernandez Sanchez grupo: 2-E. 20 de Octubre de 2015 20:44

Pues hola maorí😀😇😉 yo estudio en la escuela secundaria #174 amado nervio y me siento orgullosa de ti muchas felicidades.
Pues tu novela esta muy linda la pude leer gracias a la maestra Mireya
Esta muy interesante mu linda espero mas capítulos y mas novelas por su puesto
Muy buena suerte cuidare.

Sanatana Gutiérrez Ixchel 2-C Amado Nervo #174 21/10/2015 17:00h. 21 de Octubre de 2015 17:02

Hola May (onee-san):v
Me gusto mucho tu historia aunque ya la avía leído antes, de echo que desde que la escribiste ovio (jajakaja) no importa, espero que sigas con lo de la escritura eres muy buena y conste que lo digo yo :v espero lo mejor de ti (one-san) sigue así mucha suerte, esfuerzate (gambatene)

Posdata:

stephanie galind arevalo. 21 de Octubre de 2015 17:56

esta muy interesante este capitulo,me intereso mucho la historia que narras sigue publicando
stephanie galindo arevalo
escuela secundaria 174 amado nervo
“2-C”

Jose Luis Galindo Arevalo. 21 de Octubre de 2015 18:00

hola me gusto mucho tu novela esta muy interesante estudio en la secundaria amado nervo 174 te deseo mucha suerte FELICIDADES “1-A”

Anónimo. 21 de Octubre de 2015 19:12

hola mi nombre es itzel ochoa contreras estudio en la secundaria amado nervo segundo grado y tu novela esta muy buena y me alegro de que pudieras publicarla en esta pagina sigue así

`karla hernàndez peña. 21 de Octubre de 2015 19:47

es muy interesante sigue publicando esta genial me gusto mucho
karla hernàndez peña
escuela secundaria amado nervo “2-C”

Cristian Arath Piña Valdin. 21 de Octubre de 2015 20:00

Muy buena novela es muy interesante, además te felicito por tu trabajo Mairi no quiero que acabe :C

Cristopher Rodríguez Cid. 21 de Octubre de 2015 20:57

Hola
Me gusto mucho su novela esta muy interesante es la primera novela que leo y me encantó espero escribas más ;b

Davis Diaz Lopez Secundaria 174 Amado Nervo.. 22 de Octubre de 2015 16:04

Me gusto mucho la historia porque habla de los sentimientos y emociones de las personas. Gracias.

César David Salgado Sandoval. Secundaria 174 Amado Nervo.. 22 de Octubre de 2015 16:13

Hola me gusto mucho este campito 4, y más cuando hablas de que MARIA, Gracias.

Maximiliano Aquino. Sec. 174 Amado Nervo.. 22 de Octubre de 2015 16:15

Lo que se me hizo más interesante en este capítulo fue de que cambia un poco a suspenso, pero la coordinación de emociones son buenas. Gracias. Saludos,

David Díaz López, Sec. 174 Amado Nervo.. 22 de Octubre de 2015 16:27

Hola me llamo David, se me hizo difícil entender el capítulo 4, pero te felicito por estar escribiendo, muchas gracias por esta novela.

María Guadalupe. Mtra. Especialista de UDEEI. 22 de Octubre de 2015 16:32

Hola querida Mairi, que buen trabajo, muchas felicidades y que orgullo de saber y conocer tu trabajo, gracias a la Maestra Mireya, tiene un gran talento, eres muy creativa, es un deleite leer tus capítulo, deseo que sigas escribiendo y que continúes desarrollando tu habilidad. Felicidades.

guadalupe montserrat ramirez bello 2• "A" sec. amado nervo 174. 22 de Octubre de 2015 17:19

Hola mairi me gustó mucho tu novela;habla de muchos sentimientos y emociones y esperó seguir leyendo !as novelas tuyas y muchísimas felicidades y mucho éxito :3

Jesus Garcia Varona 2°A. 22 de Octubre de 2015 19:11

Hola Mairi mi nombre es Jesus estudio en la secundaria q cursabas tu.
muy buena novela 😀
ojala y sigas escribiendo asi de bien
MUY BUEN TRABAJO!! 😆😆😆

Omar Cruz Vazquez. 22 de Octubre de 2015 20:34

ola soy Omar esta muy padre me gustaron tus capítulos buen trabajo

Angela Martinez Garcia. 22 de Octubre de 2015 20:39

Hola Mairi Mi Nombre Es Ángela
Esta Muy Buena La Novela Me Gusto Mucho
Tu Historia Sigue Escribiendo Hací
Espero Mas Novelas 😅😃😃

karla Patricia Sanchez. 22 de Octubre de 2015 20:48

hola me llamo Karla
escuela secundaria numero 174
esta muy interesante tu novela te felicito sigue asi
y llegaras muy lejos con esto

Monica de Jesus Florencio 2°C. 22 de Octubre de 2015 21:10

Felicidades milagrosamente conosco a tu hermana y me gusto mucho tu novela sigue asI Mairi saludos

Anónimo. 23 de Octubre de 2015 09:55

Soy diego de 2 c secundaria amado nervo me parecii interesante

anahirodrigez ortiz 2-c secundaria amado nervo 174. 23 de Octubre de 2015 09:59

Esta muy bonita sigue adelante.
Sigue escribiendo asi Esta muy bien

Sarahi rodrigez ortiz. 23 de Octubre de 2015 10:02

Estuvo interesante, por suerte me tocó con tu hemana jajakaja es muy divertida esperó que sigas escribiendo tienes un don esfuerzate y esperó verte de grande como una escritora famosa

Daniela Garcia castulo 2-c amado nervo #174. 23 de Octubre de 2015 10:11

Estuvo interesante, me tocó con tu hermana no te rindas eres muy buen para la escritura esfuerzate

Mairi G. Santana Gutiérrez. 23 de Octubre de 2015 12:12

¡Hola a todos! He leído todos los comentarios, gracias por sus lindas palabras, a todos.
Claro que seguiré escribiendo, pues óiganme es mi sueño ^^

Gracias a todos de nuevo.

-Mairi.

Karina Garcia Varona 1E. 24 de Octubre de 2015 18:05

Muy buena novela estuvo muy interesante espero que sigas escribiendo mas novelas porque están super padres

AILYN ALEJANDRA RODRIGUEZ VARGAS. 26 de Octubre de 2015 18:15

hola soy Ailyn Rodriguez Vargas de la secundaria 174 Amado Nervo que padre que escribas de esta manera. Mucha Suerte y sigue escribiendo mas, que padre que hagas algo que te gusta.

Araceli Yazmiin Gonzalez Guzman. 26 de Octubre de 2015 18:56

ola Mairi me encanto thu novela la idea fue de la maestra adriana y actualmente estudio en la esc. 174 en 1ro
thu historia esta muy bonita te felicito
al leerla senti como las cosas fluian
te felicito

Agregar comentario