Portada_libro_el_suicidio
Deserciones

Mirador del Norte



Es hora de ocuparnos

El político ve las próximas elecciones, el estadista las próximas generaciones.
Anónimo

Las elecciones ya pasaron, las realidades aquí siguen, doliendo. G.A.L.D.

EL SUICIDIO UN CANCER QUE CRECE Y CRECE

“El sociólogo francés Émile Durkheim en su obra El suicidio (1897), señala que los suicidios son fenómenos individuales que responden esencialmente a causas sociales. Las sociedades presentan ciertos síntomas patológicos, ante toda integración o regulación social ya sea excesiva o insuficiente del individuo en la colectividad. Por tanto el suicidio sería un hecho social.

Durkheim comienza su estudio con una definición de suicidio como: «Todo caso de muerte que resulta directa o indirectamente de un acto positivo o negativo realizado por la víctima misma y que, según ella sabía, debía producir este resultado». Ejemplo de un acto positivo: dispararse en la cabeza; ejemplo de un acto negativo: rehusar a ingerir cualquier medicina hasta dejarse morir”

EL SUICIDIO EN MEXICO

Ya desde el 2013 cuando inicie poner atención sobre el tema

La Secretaría de Salud (Ssa) informó a la Cámara de Diputados que el suicidio se ha agudizado con rapidez entre adolescentes y jóvenes en México, y se constituye ya como una de las primeras causas de muerte en el país.

En un informe —que se turnó a comisiones—, la dependencia alertó que en las últimas tres décadas el suicidio creció aproximadamente 300 por ciento en el país y hoy se ubica en un promedio de cuatro casos por cada 100 mil habitantes, y que el mayor riesgo es para la población joven.

También explicó que en ese periodo el índice de suicidios ha crecido uno por cada 10 intentos y en muchas naciones ocupa el segundo lugar como causa de mortalidad entre adolescentes, por lo que dicha conducta representa un problema de salud pública a escala mundial.

Detalló que es poco frecuente entre los niños, pero se agudiza en la adolescencia y la juventud, pero con mayor incidencia en las mujeres en esa etapa.

Las cifras que presentó la dependencia, por medio del Consejo Nacional de Salud Mental, son las siguientes:

Para los varones jóvenes, la muerte por esta causa en el grupo de 14 a 19 años significa 10.64 por ciento del total de los decesos por suicidio; 15.40 por ciento en el grupo de 10 a 24 años y 13.73 en el de 15 a 29. Respecto a las mujeres, en el mismo orden, los porcentajes son 18.11, 17.34 y 12.16.

Requiere toda la atención

El Consejo Nacional de Salud Mental reportó a la Cámara de Diputados que el problema es suficientemente relevante por esos índices, que reflejan una problemática específica que requiere toda nuestra atención.

Explicó que se cuenta con un programa específico de intervención, como parte de las acciones prioritarias en salud mental con menores de edad, particularmente en el grupo adolescente, mediante la prevención, la cual es posible con la detección de riesgo.

Dicho proyecto, agregó, deberá generar una plataforma de trabajo en cada estado y será supervisado por un comité técnico de especialistas en el tema.

Refirió que en algunas entidades los gobiernos locales han aplicado programas específicos, como el Vivetel Campeche, que opera con éxito desde 2011, o Escuela que ama la vida, en Durango, que pretende alcanzar una cobertura de 100 primarias.

La Cámara de Diputados también ha solicitado a la Secretaría de Educación Pública coordinarse con los gobiernos locales para desarrollar y fortalecer programas de prevención de suicidios entre niñas, niños y adolescentes.

SUICIDIO EN CHIHUAHUA

El pasado 8 de junio una mujer de 27 años, victimó a su esposo e hijo y después se suicidó según la versión policial

Según el reportaje del diario La Crónica los hechos se dieron así; “Alrededor de las 12:00 horas de ayer, un reporte a los cuerpos de emergencia fue hecho por una voz femenina, visiblemente alterada, quien dijo haber encontrado tres cadáveres dentro de su vivienda, marcada con el 8807, entre las calles Paula Aún de Aguirre y Carmen Salinas de la citada colonia, al suroeste de la capital.

Se trataba, según dijo, de su nieto de un año y cuatro meses de edad, Maximiliano Valentino Juárez Rodríguez; de su hija, Yaneth Araceli Rodríguez Jurad, de 23 años, y de su yerno, de nombre Manuel Juárez, de 27 años.

Una vez que los agentes del Ministerio Público analizaron la escena del crimen, identificaron que el hombre tenía una puñalada en la yugular y otra en el estómago, mientras que el bebé fue colgado con un cable en el clóset de la recámara, en tanto que ella se inyectó una sustancia, hasta el cierre de esta edición no precisada, y se suspendió del cuello mediante una soga.”

Me detendré en el hecho del suicidio y mencionare como se consigna ahí otros casos similares.

  • El 15 de enero pasado, un rarámuri llamado Alfonso Bustillos Holguín, de 37 años, con un cuchillo asesinó a su esposa, Reyna Castillo Martínez, de la misma edad, porque descubrió que recibía mensajes de texto en su teléfono de parte de su expareja sentimental y tras haber ingerido alcohol. Aunque la primera declaración del hombre fue que la mujer se había suicidado, las indagatorias confirmaron que se trataba de una muerte violenta.
  • El viernes 30 de mayo, Rocío Yuridia de la O Sánchez, de 36 años, mató a su hija, Reyna Yadira Calderón, de cinco meses de edad, y luego se suicidó en su casa del Fraccionamiento Hacienda de las Torres.
  • Cinthia Katherina García Espinoza, de 37 años, el reciente 4 de junio mató a sus dos hijos, Carolina y Manuel Alberto García Espinoza, de cuatro y nueve años, respectivamente, con disparos de arma de fuego, para después suicidarse al interior de su domicilio ubicado en el Fraccionamiento Pradera Dorada, de Ciudad Juárez, en una zona de clase media alta.
  • En mayo pasado, un hombre de 44 años, del que se informó que era escolta de empresarios juarenses en la frontera con Estados Unidos, asesinó a balazos a sus dos hijos menores de edad y enseguida se suicidó con un disparó en la cabeza, dentro de su casa.
  • También un crimen pasional ocurrió en la Colonia Oasis Revolución, una de las zonas marginadas de la ciudad fronteriza, donde enfrentaron el homicidio cometido por Martín Márquez Solís, de 44 años, en contra de sus dos hijos, Martín Márquez Escobedo, de 11 años, y Brandon Márquez Escobedo, de 13, y luego se disparó en la cabeza.

Así las cosas, la tragedia ya no nos ronda, está instalada y hay que actuar para resolverla..

ENCENDER UNA VELA MAS QUE MALDECIR LA OSCURIDAD

¿QUÉ PODEMOS HACER cuando vemos señales de alerta y/o de ideación suicida en un familiar o allegado?

1. Estar atento. Si alguien que usted conoce muestra algunos o todas las señales de alerta para el suicidio y/o ha experimentado algún factor precipitante, debería actuar inmediatamente para asegurar su seguridad.

2. Conservar la calma. Si alguien que usted conoce muestra señales de alerta o ha alcanzado su tope, intente no reaccionar de modo exagerado.

3. Hablar con esa persona. Mientras le muestra que usted entiende que se sienta desesperado o que en este preciso momento se encuentran en una posición difícil y frágil. Hágale saber que hay ayuda disponible, que no siempre se sentirá tan mal, y que con la ayuda correcta es posible que pueda manejar sus problemas y sentirse mejor en el futuro.

4. Eliminar el acceso a cualquier método de suicidio y no dejar nunca sola a la persona. Si duda sobre el riesgo concreto, hable con ella y busque la ayuda de otras personas.

5. Valorar el riesgo. Hable con la persona que podría estar en riesgo de suicidio y valore la situación. ¿Tiene un plan para matarse? ¿Tiene los medios para llevarlo a cabo? Si es así, la persona tiene un riesgo elevado de suicidio. Busque ayuda inmediatamente llamando al 061 o al 112 inmediatamente y ayúdele a mantenerse a salvo.

6. Hablar con otras personas que la conozcan. Si usted cree que alguien puede tener ideas de suicidio, hable con otras personas que la conozcan para saber si ellos han notado también algo fuera de lo habitual o por si piensan lo mismo.

7. Ofrecer ayuda en tareas prácticas. Esto puede proporcionar a la persona la oportunidad de hacer otras tareas también importantes, pasar algún tiempo intentando resolver su situación o dándole tiempo libre, algo muy necesario. Acepte que la ayuda que usted ofrece puede ser rechazada, ya que algunas veces, las personas encuentran difícil aceptar apoyo o no quieren admitir que necesitan ayuda.

8. Saber dónde pedir ayuda. Consiga información sobre los sitios y los servicios de apoyo en su comunidad y en su entorno. Tenga una lista de números de contacto y los horarios de atención de estos servicios. Proporcione ayuda práctica para que la persona en riesgo de suicidio tenga una atención adecuada a sus necesidades y situación. Tengan un plan de emergencia por si resulta que el servicio no está disponible o que tiene una larga lista de espera.

9. Cuídese usted mismo. Ayudar a alguien a enfrentarse a los traumas y al estrés puede ser muy fatigoso y dejarnos agotados. Encuentre algún tiempo para las cosas con las que usted disfruta y busque a otras personas que puedan ayudarlo a apoyar a quien más lo necesita

Beatriz Coronel, coordinadora del programa, explica que, a las causas apuntadas por el doctor Zayas, hay que añadir otros factores que hacer que las chicas latinas sean vulnerables.

“En algunos casos que hemos atendido las jóvenes han sufrido algún tipo de violencia doméstica o sexual y también algunas han sido acosadas en la escuela”, explica Coronel en conversación con BBC Mundo.

“El estatus socioeconómico de muchas jóvenes es un factor importante porque no tienen acceso a ayuda de profesionales de la salud. Muchas veces van a escuelas de barrios pobres en las que no hay recursos para tener un consejero que pueda ayudarlas en caso de que estén atravesando un mal momento”, señala Coronel.

“Existe el mito de que si se habla con los jóvenes del suicidio puedes promover conductas peligrosas pese a que, en base a nuestra experiencia, es todo lo contrario. Hablar del tema les ayuda a abrirse ya expresar lo que sienten”

Suicidio por imitación. Este último se lleva a cabo porque el suicidio es un factor de impresión e impacto que tiene el suicidio a las personas en su alrededor, además dice que no solo impacta a aquellos cercanos a la víctima, sino que “un estornudo, un abucheo o un impulso homicida pueden pasarse de un individuo a otro sin que exista entre ellos más que una relación fortuita y pasajera”.

Existe un video por demás aleccionador sobre el tema del psicólogo Eduardo Punset que se titula “El suicidio puede evitarse”. Recomiendo verlo a los interesados ojalÁ fuese herramienta útil también para  en divulgar y prevenir este fenómeno que nos agobia.

DIPUTADOS, UNA TAREA PENDIENTE

Esta semana hemos leído del actuar conocido y cotidiano de los legisladores y el poco respeto e indiferencia que habitualmente otorgan a quien este en tribuna , no abundare en eso, solo les pediría que salten de la LEGISLACION Y PROPICIEN DESDE EL PODER QUE REPRESENTAN LA ACCION COMPROMETIDA CON AL SOCIEDAD, no podemos perder a mas seres humanos tan inmisericordemente por suicidios u homicidios, NO DEBEMOS Y TODOS TENEMOS QUE HACER LO QUE NOS TOCA AQUÍ ESTA MI APORTE

ENCENDAMOS LA VELA MAS QUE MALDECIR LA OSCURIDAD.

Agregar comentario