Imperio%20lect
Sala de Maestros

Maestros en la historia

Jesús Caballero y Díaz


El imperio de la lectura II. (Aventuras en el cubículo)

Mexico, Tenochtitlan, Culhua
(en honor de los maestros de palido punto de luz)

No Jesús, no estaré el sábado 30 como quedamos. No seas flojo, nos vemos mañana, dile a tu novia que la verás otro día. ¡Qué? Si está en sus días, pues se van al cine o con alguno de los cuates, vente mañana, hay lugar y tablas. Entonces…te espero, mañana a las cinco en el cubículo de Gracián, no. ¡No,no, no!… ¡ahí! chao.¡ Ah, que mi profe! Y ahora voy a tener otro sinodal, el tal Gracían, bueno palo dado ni dios lo quita, revisaré el capítulo, ¡uf! Apenas tiempo para la lectura.

Hola Gracián. Buenos días maestro, doctor. Ya párale doctor ¿leíste la nota de Jesús? Si, nomás que no sé lo que quiere, quiere resolver problemas lingüísticos, epistemológicos, cronológicos y dinásticos mexicas que le han resultado de una lectura precipitada de Díaz del Castillo. Mira Gracián, la razón de tu apoyo es que Jesús entienda que una terquedad mía es simplemente una provocación a su trabajo, qué puede aportar algo que él no sepa y que entienda su compromiso de encontrar lo que nosotros no hemos advertido. Ja, Ja, Ja.

Aunque en su enredo hace observaciones interesantes: una ¿Por qué dominó el nombre de México sobre el de Tenochtitlan? ¿Quiénes son Mexi y Tenoch? y la más importante: los aztecas, mexicas o tenochcas, no eran de alguna manera, ya toltecas, antes de ser culhuas? Eres un ambicioso, quieres que haga lo que dejaste pendiente. ¡no,no,no, solo quiero que no deje cabos sueltos, que no lo deje a la redacción, a la interpretación.

Mira, si puede o si quiere, aunque le ganen las hormonas, será un ratito, esto ya es asunto de él. Pero ¿qué tal si se enrosca en alguno de tus cuestionamientos? Pues…¡muy bueno! así abundará en la descripción de los otros pueblos contemporáneos de los tenochcas en el Anáhuac poco historiados: Azcapotzalco, Texcoco, el propio Culhuacán, Tlacopan, Huitzilopochco, Coyoacan, ¿Tenayuca? ¡Ni tu, ni yo alcanzamos a aclarar la evolución cultural de los bárbaros Jesús Caballero y Díaz

aztecas a los últimos toltecas? parecería que se echaron un triple salto mortal. Y cayeron parados o ¿no? míralo, ahí entra.

¿Cómo están “sus mercedes”? Llego a tiempo o ¿ya se iban? Solo faltabas tú y claro ¡no podía faltar! tu mejor y nuestra mejor amiga: esa que lleva doce años enmaderada. Si no viene conmigo me despedirían rápido. Hasta pareces británico Jesús. Doctor Gracián, el maestro me dijo que ya contamos con su lectura, así que: ¡a sus órdenes! Me entero de que te propones explicarte el nombre de México a la Nueva España y no solo en las relaciones cortesianas, ni en la crónica de la conquista de Bernal, sino en… La cuestión es capital doctor, vea si no: se quedaron palabras como Juchitán, Teotihuacán, Temascaltitlán, Tehuacán, Ixtlahuacan, pero no Tenochtitlan en el idioma de los conquistadores y sus seguidores.

Imagínese, en lugar de México: Tenochtitlán, capital del virreinato de la Nueva España, Yo Carlos I de España concedo la calidad de muy noble y muy leal a la ciudad de Tenochtitlan, Golfo de Tenochtitlan, Nuevo Tenochtitlan, Tenochtitlan o la Nueva España, Tenochtitlan, Imperio de Tenochtitlan, Agustín Io. Emperador de Tenochtitlan, República Tenochca, Estados Unidos de Tenochtitlan. A los 21 años, ciudadano tenochca, con su Himno Nacional Tenochca, Tenochtitlan a través de los siglos, Tenochtitlan creo en ti, o “yo soy tenochca y a orgullo lo tengo… o Tenochtitlán lindo y querido si muero lejos de ti… y finalmente: Tenochtitlán, D. F. Gracián y mi maestro estaban aturdidos, mi letanía los tenía sofocados y eso que solo les había proporcionado un dato. Efectivamente Jesús en el Cemanáhuac, los altépetl de Tlacopan y Texcoco confederados reconocían la hegemonía de Tenochtitlan y en campañas militares conjuntas con su nombre se imponía su liderazgo, aunque…efectivamente Gracián, los pueblos sometidos escuchados por los españoles, particularmente por Grijalva, Cortés y Díaz del Castillo hablaban de Moctecuzoma como gran señor de Tenochtitlan-Mexico o de Culhúa, este último nombre en reconocimiento del gran estado tolteca cuyo último altépetl fue Culhuacan en la orilla oriental del lago de México.

No veo claro tu argumento Jesús, pero me hacen gracia tus deducciones negativas y habrá que escarbar tanto en la relación de los tenochcas con Culhuacan como en el papel que pudieran haber tenido en la civilización de los penúltimos chichimecas que llegaron al Anáhuac. Por favor Gracián recuperemos un tanto el papel de Tlacaélel como posible vínculo de la civilización tolteca en la formación de la actitud imperial mexica-tenochca .Y tu querido maestro te acordarás de la influencia de Netzahualcóyotl y su altépetl Texcoco, del que hay evidencias también de su herencia tolteca. Tlacaélel, el Cihuacóatl de cuatro Ometecutlies, algo así como el Mazarino o el Richelieu de Luis XIV. No querido maestro mucho más que los dos juntos, su sabiduría y control político le dieron a los mexicas-tenochcas-culhuas algo más que su origen azteca, ¡su destino imperial! .A ver Jesús, ¿cuál es tu apuesta?

Bueno…les propuse a ustedes que examináramos un supuesto básico: si bien los mexicas fueron los últimos chichimecas en poblar el Anáhuac, no faltan evidencias, datos, citas de su permanencia en Tula. Deben haberse toltequizado, ¡Claro! sin olvidar que pudieran haber sido, en algo, la causa militar de la extinción de Tula. Aún así sospecho queridos maestros: los aztecas , habrían llegado a Tula como llegaron al Anáhuac, humildes, solicitando asilo, pudieron haberse asimilado, fueron recibidos, vivieron con los toltecas, debieron aprender algo y luego parecieron hartarse de alguna subordinación y colaborar, tal vez en su liquidación, algo se puede deducir de su arribo al Anáhuac y de su presentación ante los dominantes del altépetl de Azcapotzalco en la orilla noroeste del lago.

Es probable doctor Gracián que los “chintololos”. ¡Tepanecas querido Jesús! Bueno ¡esos! tuvieran también herencia cultural tolteca y los mexicas en su convivencia con ellos y con los acolhuas de Culhuacan hubieran asimilado algo de esa herencia tolteca. Pues creo que fue muy poco, pues el culto bárbaro, chichimeca de Huitzilopochtli parece haber subordinado a a los cultos de Quetzalcóatl y de Tezcatlipoca, franca herencia tolteca en la muy imperial ciudad de Mexico- Tenochtitlán. Calmado Jesús ¿porque no revisas la relación entre Huitzilopochtli y Tezcatlipoca? bueno, ¡si! ¿cómo no!pero…

Jesús tienes tarea, la conversación fue buena, propón algunas conclusiones de esta charla. Para mí, quiero indagar si los aztecas, últimos chichimecas, se llamaban a sí mismos mexicas al llegar al lago o aztecas, y a partir de cuando se llamaron o fueron llamados tenochcas y porqué se llamaron así. Me parece Gracián que Jesús quiere descubrir el hilo negro. Mira Jesús, aunque tu maestro no pondere lo que dice, es importante para ti, para tu comprensión lo que documentarás ¡Claro! En segundo lugar doctor Gracián me propongo que examinemos el momento en que se funda Tenochtitlán, documentar como el nombre fue prefigurado a lo largo de la peregrinación, una nueva lectura de los documentos y sus comentaristas me permitirían probar la idea de que en los datos míticos del asiento definitivo mexica estaban claramente prescritos, registrados y de ahí que en la fundación de su altépetl, el nombre confirmó el mito guía, determino el nombre de la ciudad y luego el de sus pobladores. Así aclarar definitivamente la secuencia de las denominaciones aztecas, mexicas, tenochcas, culhuas. Y ¿si fuera al revés?¿Qué alguien, Tlacaelel o los informadores de Sahagún, de Mendoza, adornaran con una leyenda tal fundación? Sigue mi duda maestro, si los mayas y los chocos tabasqueños. Chontales Jesus, chontales . Llamaban Culhua a Tenochtitlan, por lo menos lo igualaban o ¿no?

¡Oye Gracían!, oye a Jesús, no vaya a salirnos con que el futuro estado 32 de la República Mexicana sería Culhuacán o Culhua, D, F,¡ no maestro! podría ser simplemente: ¡el estado libre y soberano de Culhuacan, ¡el treinta y dos de la federación Culhuacana! Afortunadamente no legislamos Jesús, ya deja de jugar, mejor abunda en tus estudios, no estás solo y aunque me voy medio año a Egipto. ¿Con estos trotes?¡ Con estos!, la estancia fue confirmada, me voy. Me maileas y te maileo, ¿juega? Gracias doctor. ¡Jesús, Gracián! ¿Qué tal que vaciamos la viuda de Bukanan?
p>. Coyoacán, D, F., 26 de abril de 2011

p.d.: 1/3

Jesús Caballero y Díaz
Maestro y formador de docentes

Agregar comentario