Observando_al_forense
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


La difícil hora de la verdad

Es tiempo de mirar a la infancia, es hora de advertir la verdad que se planta seca y de golpe, así que nos llena de estupor, así como suele mostrarse la tragedia que hoy nos sacude y nos obliga, más que al enjuiciamiento a la reflexión sobre lo que le ha sucedido al pequeño niño de seis años Cristopher Raymundo Márquez Alvarado, quien perdió la vida a decir de las autoridades hasta el momento por de parte de los niños y jóvenes que le han agredido hasta ultimarlo, todos ellos con edades que oscilan entre 12 y 15 años sin que se precisen del todo las circunstancias, es decir que se muestre fehacientemente la evidencia de la escena del crimen cabalmente.

Dejar bien en claro causa y efecto de este homicidio es vital señalar que no se trata ni se trató jamás sólo de una “travesura, ni juego” como se pretendió manejar en un principio este desafortunado hecho será factor esencial para la credibilidad de todos los ciudadanos sobre el esclarecimiento de los hechos.

Queda esta sombra de duda de lo que realmente transcurrió entre el jueves 14 cuando el niños se pierde y el momento en que es localizado 48 horas después, por la confesión de uno de los involucrados, sobre le modus operandi del homicidio cabe destacar el uso de una navaja hasta por 27 ocasiones, el uso de una bolsa negra como las que suelen usarse para la basura, la cual en despoblados a decir de los relatores del hecho (la cual cabe señalar en el área despoblada que se da el hecho sería difícil de conseguir y el encubrimiento pretendido aun colocando una animal muerto sobre el lugar donde se abandonó el cuerpo.

Todo lo anterior si lo analizamos nos permite suponer premeditación por parte de los ejecutores tal como las autoridades lo han concluido también, por ello los jóvenes serán sancionados de acuerdo a lo que la normatividad permite dadas las circunstancias de sus edades.

Todo parecería cerrarse con una sanción a los involucrados pero resulta que en esta tragedia hay mucho más que seis actores incluida la víctima claro es.

Es responsable parcial de esta tragedia la INDIFERENCIA de padres, y autoridades gubernamentales ante la realidad de abandono que sufren no solo los niños y jóvenes de la zona de Laderas de San Guillermo II etapa y Aquiles Serdán, sino de toda una entidad como Chihuahua en donde los niños deambulan sin atención de padres obligados a jornadas laborales que les mantienen más preocupados por la sobrevivencia que por la atención a su criaturas.

Escribía en el libro Semilla y Fruto, Un canto a la vida a los sueños, al futuro…porque eso son los niños. (2005) Que los niños son una realidad que duele porque los frutos que traerían podrían ser dulces o amargos según fuera nuestro interés o desinterés por ellos.

La gran factura que ha traído esta tragedia, revela en sí, que hay mucho por hacer con la infancia y la juventud antes de que otro escenario mas devastador se presente tal como también lo ha señalado el sicólogo forense Carlos Ochoa Quiroz, quien expresó apenas hace unos meses lo siguiente en una nota de Heidi Rodríguez fechada el 14-Dic-2014 en La Crónica cuando señalo; “Los psicópatas que se vuelven asesinos seriales comenzarán a brotar por masas en los próximos 5 años en Chihuahua, derivado de la gran destrucción de hogares que causó la excesiva violencia ocurrida del 2007 al 2012, que no ha vivido ninguna otra entidad.. en ese momento … urgió a las autoridades y legisladores a adecuar el marco legal, que permita evitar que en un futuro cercano haya un grave conflicto social, por considerar que los adolescentes, el grupo de edad más dañado, son incapaces de tener estas psicopatologías; “ya no es tiempo, ese barco zarpó hace mucho y aquí está el ejemplo”.

¿QUE HAY CON LAS RESPUESTAS?

¿Quién responderá con justicia real a la madre, familiares y amigos de la víctima?

¿Quién atenderá a ese ejercito de niños y jóvenes a los cuales hacen falta un elemento clave para el crecimiento y desarrollo armónico, que es la esperanza de que su vida sea mejor, que el horizonte fallido que hoy se les presenta como escenario?

¿Quién irá al fondo de la tragedia del pequeño Cristopher Raymundo Márquez Alvarado para evaluar a los reales responsables y actuar para transformar las difíciles condiciones de marginación, pobreza y desesperanza en que se consumen cotidianamente, vidas recuerdo otra frase del libro Semilla y Fruto en la que expresaba; Solemos sufrir por la crucifixión…pero cerramos los ojos ante la crucifixión de la infancia:”

Es hora de actuar todos, desde los diversos espacios es válido el pesar religioso expresado —desde cualquier religión lo digo por lo sucedido—, pero sería mejor la acción directa de transformación social en esas comunidades, el compromiso con los niños es lo más cercano a la doctrina cristiana o acaso no fue Él quien dijo; “Dejad a los niños venid a mi”

En contraparte, en lo terreno es necesarios señalar también expresar que no es válida la politización del caso, a menos que vaya incluida la solidaridad que garantice la transformación de esa cruenta realidad, sea por la vía legislativa que no por fuerza quiera caminar por el sendero del acortamiento de la edad para la penalización, sino por mejores condiciones de vida y educación.

Concluyo diciendo que la muerte de este pequeño Cristo…pher es un agravio que nos enfrenta a todos con la verdad de la tragedia que vive un gran sector de la infancia de Chihuahua, desdicha refrendada con hogares desintegrados, hacinados y desprovistos de normas que muestren los límites que la vida social nos impone y ante los cuales debemos responder todos.

Porque de cierto cuando las campanas doblan por alguien también están doblando por nosotros como sociedad.

Estamos en la hora de la verdad decidamos si , ¿queremos morir socialmente al ver perderse a nuestra infancia y juventud o seremos capaces de luchar todos unidos por la esperanza, de una mejor existencia para ellos y nosotros.

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario