Sembrando_amor
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


Semilla y fruto

Dedicada al “Chavo Cas”: A quien admiré de niño, con quien departí y compartí de joven, y a quien recordaré siempre por ser maestro en el arte de enseñarme a ser uno mismo, siempre un hombre que vive su vida, con el valor de crecer en la cultura del esfuerzo viniendo de atrás en una infancia no muy fácil la cual ambos vivimos en tiempos reales de la película “Los Olvidados” de Buñuel, le recordaré siempre por ser alegre y por saber del como impresionaba a muchos con su calidad de bailador joven en El Salón México de aquel ayer lejano ya en la Ciudad de México y por siempre creer en su hermano menor, al que él quería hacer futbolista profesional, cuando éste sólo quería ser psicólogo para ayudar a los jóvenes. Dedico este particular y sentido trabajo como un tributo a ese ser noble y espíritu libre, que tuve la fortuna de conocer desde siempre en mi vida. Sé que mientras esa vida se mantenga él estará vivo en la memoria de todos sus hermanos, hijos y nietos, que le amamos y le extrañaremos, descanse en paz. G.A.L.D.

LA HORA DE LA VERDAD

El pasado martes publicaba en este mismo espacio, una colaboración extraordinaria titulada; La difícil hora de la verdad, la cual realicé en torno al cruento homicidio que nos ha sacudido de la muerte del niño Cristo…pher (ruego me permitan llamarle así, por que como decía ese día y aquí reitero, la muerte de este pequeño Cristo…pher, es un agravio que nos enfrenta a todos con la verdad de la tragedia que vive un gran sector de la infancia de Chihuahua, si se me permite decirlo; crucificados cotidianamente por la desdicha refrendada con hogares desintegrados, hacinados y desprovistos de normas que muestren los límites que la vida social nos impone y ante los cuales debemos responder todos.

Porque de cierto cuando las campanas doblan por alguien también están doblando por nosotros como sociedad.

Estamos en la hora de la verdad decidamos si, ¿queremos morir socialmente, al ver perderse a nuestra infancia y juventud o seremos capaces de luchar, todos unidos por la esperanza, de una mejor existencia para ellos y nosotros.(Diario 19/05/15)

EL CAOS

El vértigo de la situación en torno a esta tragedia nos ha dejado ver en una semana casi todo, hemos leído estadísticas escalofriantes en cuanto a violencia, miseria, y abandono social, hemos escuchado declaraciones flamígeras, visto improvisación e intento de implementar programas que aun con buenas intenciones, que representa no sólo esta tragedia sino la que se puede cernir sobre la sociedad chihuahuense toda, en caso de no responder a la realidad de abandono en que tiene a su infancia y juventud, lacerada por la ausencia de un gobierno social que les entienda y atienda.

Cual no ha sido la confusión en todo esto, que cual si fuera una puja por un cuadro de horror la mismísima Laura Bozzo demanda cambios en la ley de Chihuahua y reta la Fiscalía, que lástima que algo tan serio como es una tragedia social se quiera banalizar a estos extremos, por fortuna al parecer este ingrediente del caos ha sido conjurado es claro que la señora Bozzo no puede ni debe tener participación en estos hechos.

LA AGONÍA Y EL ÉXTASIS

Desde mi particular perspectiva es necesario para enfrentar esta realidad que nos ha alcanzado como son la agonía que es la tragedia que nos ocupa y el éxtasis que puede ser el camino de salida a esta problemática pasa por buscar entender y atender la grave dimensión del problema, buscando llegar al fondo a cabalidad del asunto.

En ánimo de abonar a favorecer la comprensión y en un ánimo de verdad propositivo es necesario que atendamos a dos lecturas para realmente captar con ayuda de especialistas como lo son la Dra. en Psicología Feggy Ostrosky y antropóloga Elena Azaola lo dijeron a Carmen Aristeguin en CNN.

“No fue nada más que ‘se nos pasó la mano’, hubo planeación para esconder el crimen”, dijo la especialista.

El asesinato del niño de seis años, Cristopher Raymundo Vazquez Mora, en Chihuahua, a manos de otros cuatro niños, es un caso en el que “lo cosificaron, fue terrible, no nada más es jugar, lo ahogaron, le sacaron un ojo, le cortaron un cachete, lo entierran boca abajo, hay dolo, ni siquiera los narcos entierran a sus enemigos así, lo tapan y ponen un animal encima”, apuntó la especialista y autora de Mentes asesinas, Feggy Ostrosky.

En entrevista para Aristegui CNN, señaló que “a nivel individual me llama la atención porque el cerebro está equipado para tener empatía, las especies que dependen de otros y que son sociales, deben tener empatía, que es la capacidad de sentir el dolor del otro”. (N.A este es un punto medular a considerar en las conductas psicópatas y es lo que sea discutido aquí ya).

“Aquí no hay nada de eso… hay niñas que están involucradas, las mujeres tienen aún más empatía que los hombres porque son las que cuidan a los críos. Aquí tenemos que es un niño de seis años que son los que más generan empatía… hay un problema muy serio que es un termómetro de esa sociedad”, expuso.

Es interesante “desde el punto de vista individual, sabemos que hay un rasgo de psicopatía, que es un trastorno de la personalidad, no es que estén locos, la psicopatía son estas personas que no tienen la capacidad de sentir el dolor de los demás, por cuestiones genéticas”.

En este caso, “creo que se juntaron entre psicópatas y sociópatas, con un líder que les dijo vamos a hacer esto y los otros siguieron a uno o dos líderes”.

Explicó que “nacemos con un equipo biológico para poder defendernos, imagínate que no puedas defender a tus crías o tu territorio, entonces tenemos un cerebro que está equipado para ser agresivo, pero la violencia se aprende. Entonces esta historia de que estaban jugando y se les pasó la mano, no me checa en lo absoluto”.

Subrayó que “la violencia es producto de varios factores: individuales que tienen que ver con la personalidad y la genética; hay otros factores que tienen que ver con la familia, el siguiente factor tiene que ver con la escuela, otro factor tiene que ver con los medios, las redes sociales, y la parte a nivel del gobierno, tiene que darnos protección y cuidarnos, no está haciendo esto”.

“No hay suficientes líderes, los líderes que están son corruptos, una amplia mayoría, y entonces la integridad moral tiene que ver con todo esto”, indicó.

Y agregó que este caso “es de los crímenes que más me ha impactado”.

Por su parte, Elena Azaola, antropóloga e investigadora, señaló que “los niños de alguna manera, sus actitudes, juegos por decir así, incitan lo que ven en el contexto, en un caso como este no podemos quedarnos en lo que obvio y claro, que los niños están poniendo en juego de una manera aberrante y extrema, la narrativa que está todos los días a flor de piel, en la superficie, en los medios, en todas partes”.

Lo primero que tenemos que expresar “es el dolor por la pérdida de este niño pero también de alguna manera el dolor por la conducta de los otros niños que muestran claramente que hay cosas profundas que deberían indagarse con calma antes de caer en estigmatizar a estos niños, es muy probable que ellos estén viviendo en un contexto sumamente problemático y que están reflejando esto, de otro modo pues sabemos que hay otro niños que están expuestos a esa misma narrativa, afortunadamente no todos los niños actúan así”.

Por lo que se sabe “había antecedentes por una conducta problemática de los niños, como lo que refieren los vecinos, la crueldad con los animales, puede ser un antecedente que llama la atención y que está como un antecedente de una conducta violenta de seres que son capaces de cometer esta violencia hacia otros seres vivos”.

Enfatizó que “es importante que la comunidad y las autoridades del lugar, analicen de manera muy cuidadosa el caso para detectar los factores específicos que obraron en este caso, es difícil pedir que haya justicia, uno entiende que la familia quiera justicia, pero lo más importante es ver cuál es el origen de una conducta extrema como esta”.1

EL BUEN TRATO COMIENZA EN CASA

Con este título he guardado largo tiempo esta lectura que aquí comparto a manera de una reflexión que nos invite a la práctica porque de cierto los maestros invariablemente enseñamos cursos y diversas materias pero los padres EDUCAN desde el seno familiar y su trabajo con la SEMILLA que son los niños hace de estos, frutos DULCES O AMARGOS, según sea nuestro INTERÉS O DESINTERÉS, POR ELLOS. (Limón 2005)

Así que leamos y reflexionemos juntos;

“La sabia naturaleza (N.A. o el ser superior según cada cual lo vea) programó el binomio madre-cría de los mamíferos de forma que la aceptación mutua garantice el cuidado, la lactancia y la protección del frágil recién nacido. Estas conductas, inicialmente instintivas y heredadas en los animales, se resignifican y se transmiten como aprendizaje en los hombres civilizados. Los primeros cuidados del bebé humano son esenciales para su supervivencia, dada la fragilidad de su sistema nervioso al nacer. Recordemos que la posición erguida del Homo sapiens angostó la cavidad pélvica de la hembra, con lo que sobrevivieron las crías que, al tener cabezas más chicas, pudieron nacer sin dificultad. Esta selección natural condicionó que el cerebro madurara fuera del vientre materno, con lo que el hijo humano se convirtió en la especie que más tiempo necesita estar al lado de su madre para sobrevivir. Ese amor materno nos deja para siempre sensibles al buen trato. Por el contrario, el maltrato quedará definitivamente marcado por una huella invisible, pero eficaz, que conecta con la experiencia de muerte. Los seres humanos somos “gourmets de emociones”: nos gusta recibir una “tabla surtida de ellas”. El teatro, el cine, la ópera y la literatura son manifestaciones artísticas que nos permiten emocionarnos en condiciones protegidas…. En la vida real sería insoportable. Creo que es conveniente para nuestra salud psíquica cuidarnos de las emociones ligadas al maltrato… podemos optar por no volver al lugar donde consideramos que no nos trataron bien.

Pero el miedo, a veces inevitable, es ya un maltrato hacia nosotros mismos. El no reconocimiento de nuestro derecho al buen trato nos hace resignarnos a situaciones que podrían cambiar. Pienso que una facilitación del cambio hacia el buen trato comienza en tratarse primero bien a uno mismo.(N.A . Autovaloración, Autoestima, Auto concepto llámese como quiera) Para esto, es esencial darnos cuenta de que nacemos con todos los derechos al buen trato. La mayoría de los bebés humanos nacen físicamente perfectos (el “hardware” es siempre último modelo). Las distintas experiencias de vida programarán su psiquis (el “software”) de formas que a veces no son funcionales para un desarrollo feliz. Pero los programas, igual que en un equipo de computación, se pueden cambiar, dejando de lado aquellos que estaban equivocados o desactualizados. Un programa básico es aquel con el que aprendimos a sentirnos, o no, valiosos. En muchas educaciones, los programas determinan que si una persona no tiene ciertos atributos (sexo, color de piel, proporciones del cuerpo, religión, nacionalidad, habilidades) no tendrá los mismos derechos que otro. Por eso, algunas personas se sienten sin derecho (como sin pasaporte) a la felicidad… Es ahí donde hay que trabajar fuerte ayudado con el mejor de los elementos LAS MADRES EN CASA no todo el tiempo cierto pero el necesario para que dejen de saltar niños y jóvenes de las guarderías, y calles a los CERESOS.

Convoco aquí a los interesados a crear un foro estatal, bajo el título de este artículo, a favor de la infancia y la juventud de Chihuahua, aún es tiempo.

1 CNN http://aristeguinoticias.com/2205/mexico/no-era-solo-un-juego-hay-dolo-en-asesinato-de-nino-en-chihuahua-ostrosky-en-cnn/ http://aristeguinoticias.com/2205/mexico/no-era-solo-un-juego-hay-dolo-en-asesinato-de-nino-en-chihuahua-ostrosky-en-cnn/

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario