Soldado_con_bebe
Tarea

Cuentos en el muro

Gilberto López Pinelo


Cumplir una promesa

El terreno era hostil, la tierra y polvo flotaba por los aires de tal modo que no dejaba ver nada, los disparos de diferentes armas de fuego y explosiones de granadas lastimaban tanto mis oídos que ya no podía escuchar más que un zumbido en mi cabeza.

Lo sabía: estaba perdido, mi pelotón estaba siendo atacado por diferentes frentes enemigos, uno por uno íbamos cayendo, por más que quisiésemos salir de ese lugar nos era imposible eran muchos los que nos rodeaban.

En ese momento lo único que paso por mi cabeza, como un chispazo, fue la sonrisa de mi esposa y como en las mañanas nos quedábamos abrazados entre las cobijas sin querer levantarnos de la cama y como en esos momentos de estar a su lado en realidad nada mas me importaba, a ella le molestaba la idea de que yo me fuera a la guerra, pero aun así apoyo mi decisión y se mantuvo conmigo hasta el final. En medio de las balas su recuerdo fue un refugio.

Los gritos de mis compañeros hicieron que regresara a combatir, use para motivarme el deseo de volver a ver a mi esposa, use toda mi furia y elimine a unos cuantos enemigos pero aun así la batalla continuaba.

De los veinte soldados solo quedábamos tres, corrimos hacia un edificio abandonado a refugiarnos del tiroteo, pero mientras corría recibí un disparo en el pecho y uno de mis dos compañeros recibió un disparo en la cabeza por lo que, llegamos al edificio ya solo mi amigo y yo; mi fatiga era intensa y debido al disparo estaba perdiendo mucha sangre, mi amigo se esforzaba por mantenerme despierto, cerré los ojos y recordé que mi hijo de apenas unos meses de edad, esperaba a su padre, esperaba que lo abrazara una vez mas, así como lo había hecho antes de irme.

Deje de sentir mi cuerpo, ha esas alturas sabia que estaba muriendo y que no volvería a ver a mi familia, en mi ultimo aliento le dije a mi amigo que el tenia que regresar a cuidar de ellos como yo lo hubiera hecho por él, en ese momento cerré los ojos y no volví despertar, mi compañero logro salir de ese infierno, para así poder regresar a casa y poder cumplir su promesa.

Gilberto López Pinelo
Estudiante de la Facultad de Comunicación de la Universidad Anáhuac.

Agregar comentario