Pozo_petrolero
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


Con r de reforma o ¿contrarreforma, diré?

En algún lugar de la Sierra en que me encuentro podría pensar que hay que descansar pero este México de reformas que se hacen contrarreformas y llevan al país de Reversa exige estar atento y buscar compartir con usted en torno ello le envió esta trilogía con R, de Reseña, de Revertir y sobre todo de Reflexionar.

Sobre estas REALIDADES que son necesarias analizar, juzgue usted.

RESEÑA

El título del trabajo de Martha Anaya publicado en 24 Horas el pasado día 18 reseña desde el lugar de los hechos la el título dice todo; En medio de la indiferencia

“Afuera del Senado, ¡ni una pancarta en contra!; ningún grito de protesta, ni una alma que se detuviera a renegar por lo que acontecía intramuros desde las once de la mañana. La madre de todas las reformas lucía abandonada a su suerte.

Los más de 100 policías antimotines apostados del lado de la calle de Madrid descansaban sus escudos y mejor se echaban unas garnachas porque ahí simplemente no ocurría nada. Es más, hasta abrieron la calle para la vialidad.

Si eso acontecía afuera de la nueva sede del Senado de la República en día tan especial —arranque de la discusión y votación de las leyes secundarias de la reforma energética—, dentro del salón de sesiones ocurría algo similar:

A ratos apenas si había quórum y los pocos aplausos que se escuchaban provenían de los asesores ahí presentes, como evidenciaría en algún momento el perredista Rabindranath Salazar.

—¿Se rindieron de antemano?—, preguntamos al ex secretario de Gobernación, Manuel Bartlett (PT) ante tal panorama.

—¡Para nada!—repuso—, venimos a defender nuestra posición como corresponde, ¡esa es la función de la oposición!

Sobre su curul tomaba notas, subrayaba en rojo, afinaba sus ideas. Bartlett miraba filas abajo hacia donde se encontraban los perredistas y apuntaba: “Son unos simuladores, pura demagogia…”

Manuel Camacho Solís (PRD) preparaba también su intervención en tribuna. Le preguntamos a qué atribuía que no hubiera nadie —¡absolutamente nadie!— protestando afuera del Senado. Contestó así:

“La gente cree que esto (todo lo del tema energético) no se va a resolver en esta sesión y se están reservando para la Consulta Popular… Pero lo importante —apuntó— es que del 66% que estaba en contra de inversión privada en petróleo y electricidad, aumentó en los últimos meses a 80%. Y esa es una de las razones, junto con la económica, por las que ha caído la popularidad de (Enrique) Peña Nieto”.

Desde su perspectiva, una de las consecuencias de esta reforma va a ser “generar muchos motivos de inconformidad” y “nos van a llevar a situaciones límite”. Como Atenco, pero 20 casos sobre temas distintos al mismo tiempo.

A unos pasos, pasillo de por medio, Carlos Romero Deschamps, líder del sindicato petrolero, sonreía. Ya no se le notaba tenso o molesto como en semanas anteriores. Tal vez porque, como nos diría, ya todas sus dudas habían sido disipadas.”

O compradas agregaré

REVERTIR,

Es mejor dar un paso atrás antes de caer al abismo que seguir de frente porque los que dicen gobernar imponen a rajatabla las recetas que de fuera y dentro una oligarquía desatada por hacerse de lo que s el patrimonio de todos impone su criterio, la mal llamada Reforma Energética que no es más que el desmantelamiento del sistema de energía nacional así sea el petróleo expropiado en el 1938 por el General Lázaro Cárdenas o la nacionalización de la energía eléctrica terminada de realizar en los años 50 por el presidente Adolfo López Mateos, que se están regresando a manos privadas por Enrique Peña Nieto con la agravante sin los recursos obtenidos de la renta petrolera difícilmente se podrán ampliar los programas de construcción de infraestructura, fomento a las actividades productivas, generación de empleo, promoción del desarrollo económico, todo lo cual ahondará la marginalidad, el desempleo, la pobreza y la inseguridad.

Otro tanto puede decirse del rezago educativo que arrastra el país, el cual es equívoca y malintencionadamente achacado a los docentes. En lo sucesivo, las autoridades contarán con menos recursos para la construcción de escuelas, la ampliación de las matrículas en las universidades públicas, el fomento a la investigación científica y tecnológica e incluso para operar eficientemente los programas de evaluación docente y escolar que preconiza la propia lógica tecnocrática. Por último, el objetivo de acabar con el hambre en el país —piedra angular de la política social de este gobierno— parece inalcanzable en un escenario donde las dependencias gubernamentales contaran con menos recurso para dirigirlo a a resolver los programas sociales que tanto necesita el país.

Por si fuera poco con la aprobación de la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, por las comisiones de Presupuesto y Energía de la Cámara de Diputados, el grupo gobernante pretende dar o ya dio un paso más en el intento de convertir los pasivos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en deuda pública, a cambio de modificaciones en sus contratos colectivos y regímenes de pensiones. La operación significaría un incremento súbito de los débitos públicos en 1.6 billones de pesos que serian pagados por la ciudadanía.

Lo anterior se deduce del hecho que “ la absorción de los pasivos de Pemex y la CFE —trastocarán necesariamente las condiciones de vida de la población —de por sí precarias— y alterarán el desarrollo de los rubros que corresponden, por mandato… así …La reforma energética, en suma, amenaza con convertirse en un lastre para la nación, que impedirá al país atender los enormes rezagos nacionales que arrastra y frenar el deterioro en las condiciones de vida de amplias franjas de la población. Por el bien del país, por la estabilidad institucional y por el futuro de los mexicanos, la reforma privatizadora del sector energético debe ser contenida y, si es posible, revertirla ” La Jornada 26 julio 2014

REFLEXIONAR ,

Sobre la Presidencia de Enrique Peña Nieto la cual tiene el nivel de aprobación “más bajo que el de cualquier otro Presidente mexicano en tiempos recientes, principalmente por el número y magnitud de sus reformas estructurales, que, aunque a nivel internacional le han traído un cierto nivel de aprobación, a nivel local han dejado muchas dudas. Así lo publicó en un artículo el diario estadounidense The New York Times (NYT), en el que compara que la aprobación inicial de 54 por ciento obtenido por Peña Nieto ha bajado hasta 37 por ciento. “Muchos de sus partidarios originales ahora expresan dudas sobre el Presidente que eligieron”, publica.

“Al principio, parecía que había mucho cambio. Vea nada más estas leyes nuevas’. Pero después a lo que llevó eso nos hizo abrir los ojos. La realidad es que para la clase media y los de abajo, la vida es peor”, dijo al diario estadounidense Martín Moreno, un hombre de 60 años que trabaja en la plaza central de Guadalajara, Jalisco, boleando zapatos. El diario neoyorkino recuerda que la Reforma Energética, quizá el proyecto legislativo de más largo alcance de entre todos los propuestos por la actual administración, no ha sido completada y a pesar de ser cuestionada por distintos grupos de oposición y de la sociedad civil, mantiene que sus efectos beneficiarán a todo México.

El Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, es citado por el artículo diciendo que “el proceso de reforma no está diseñado para tener un impacto inmediato. Lo que estamos intentando hacer con estas reformas de proporciones históricas es cambiar la estructura que por años ha alentado el crecimiento del país”. “Y sin embargo, aquí en el estado de Jalisco”, publica el rotativo, “afamado por su papel central en la cultura mexicana —es la cuna del tequila y los mariachis y un barómetro de la política nacional— el hueco entre el mensaje del gobierno y la opinión pública sobre su desempeño se ha convertido en un abismo.

La pregunta es: ¿Ello refleja una falla del gobierno al cumplir sus promesas, o es un signo de la madurez de la joven democracia mexicana?”. Expertos, aseguran que en México ya se pueden observar votantes más exigentes y con destreza. Se trata de mexicanos mucho menos dispuestos a aceptar el lustre de una falsa transparencia, o de confiar en las palabras del Presidente antes de ver resultados reales.

La autora de “Como agua para chocolate”, la mexicana Laura Esquivel dice que “la gente lleva un profundo enojo que no está solamente basado en emociones erráticas. La gente se está lentamente despertando de un cuento de hadas”. El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que dominó la política mexicana por décadas y ostentó la presidencia por casi 70 años ininterrumpidos, se enfrentaba al reto de rehacer su imagen a ojos de los mexicanos con el triunfo de Peña Nieto.

El diario estadounidense expresa que ese reto ha probado ser más difícil de lo que el partido habría anticipado. “[Peña Nieto] puede haber tenido éxito en venderse como un rostro agradable en la televisión que rompió con los días en los que el PRI dirigió a México en una falsa democracia de siete décadas. Pero pasados ya dos años de seis en su periodo, la “luz y esperanza” que prometió al despegue de su campaña siguen sin haberse vuelto una realidad para gran parte del país”, publica el New York Times.

“ME SIENTO ENGAÑADA”. Ante la continuación de viejos modelos de gobierno, que hacen énfasis en el control de la información y ofrecen poca transparencia, son en particular los jóvenes mexicanos los que se dicen desilusionados, agrega el periódico. Cita el caso de un joven funcionario de 32 años que trabaja para el PRI en Guadalajara, quien dijo que se frustraba a menudo con la gestión del país. Bajo anonimato expresó que el gobierno federal de Peña Nieto se aferraba a viejos valores del PRI, conduciéndose por nepotismo y haciendo la vista gorda ante la corrupción. Consideró que el gobierno federal no tenía ni idea de las expectativas de jóvenes mexicanos: comunicación directa y decisiones tomadas con información, no con tratos hechos a escondidas. New York Times.

Hasta aquí las tres erres ahora piense usted y saque sus conclusiones.

Feliz receso vacacional que por cierto está siendo Rapazmente aprovechado como se puede notar aquí por la legislatura federal que dice nos Representa pero que a mi humilde parecer solo nos Roba.

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario