Ignacio_ramirez
Sala de Maestros

Maestros en la historia

José Guadalupe Rincón Andrade


Ignacio Ramírez, "El Nigromante". Testigo histórico

Miré a los de Sonora. Tienen llena
De harina cada bolsa. Es su pinole;
Su desayuno, su comida y cena;
Su agua fresca, tortilla, pan y atole;
A veces comen carne, pero ajena;
Les gusta asada, y para boda en mole.
Más ilustrados son en Sinaloa;
Suelen comer la carne en barbacoa.

Octava real de El Nigromante.

Es la etapa de la inestabilidad en México, 1821 representa la algarabía, porque después de trescientos años por fin éramos libres, sí el 27 de septiembre con la entrada del Ejército Trigarante a la ciudad de México, al frente del cual iban: Agustín de Iturbide, Juan O’Donojú y Vicente Guerrero, terminaban once años de lucha por la independencia del país.

Ante esta nueva etapa en la vida independiente, surgieron las primeras formas de gobierno en el México libre, en donde el poder corrompió a muchos que fueron partícipes de la lucha emancipadora, comenzando con la traición de Anastasio Bustamante a Vicente Guerrero, que culmina con el fusilamiento de éste en 1831, a partir de entonces Antonio López de Santa Anna se convierte en la figura representativa de la época. De él dice Enrique Krauze en Siglo de Caudillos: “Santa Anna era, sin duda, causante principal de la inquietud, el desorden, la irresolución y la desorientación, que vivió el país en sus primeras décadas de vida independiente, pero también fue la consecuencia de esos estados, su expresión personalizada”.

Lo anterior fue aprovechado por la tendencia expansionista de los Estados Unidos, que trajo como consecuencia la separación de Texas y más tarde, Esteban Austin declaró la independencia texana en 1836, anexándose así a los Estados Unidos, cuando Santa Anna en el mismo año firmó el Tratado de Velasco y reconoció la independencia de Texas.

Más tarde, después de una guerra desigual cuando se da la invasión norteamericana y la defensa heroica del Castillo de Chapultepec por los niños héroes, durante el gobierno del mismo Santa Anna, en 1848 se firmaron los Tratados de Guadalupe Hidalgo, donde México cedió Texas y los territorios de Alta California y Nuevo México, así perdimos, casi dos millones de kilómetros cuadrados.

Finalmente lo que provocó el rechazo unánime hacia Santa Anna, fue la venta que hizo de La Mesilla a los Estados Unidos, por la miserable suma de siete millones de pesos.

Esto trajo como consecuencia La Revolución de Ayutla, por lo que huyó Santa Anna del país, y que hizo posible el surgimiento del Estado—Nación con la Promulgación de la Constitución de 1857, en donde quedaron plasmadas las Leyes de Reforma aquí descritas: La nacionalización de los bienes eclesiásticos, la creación del Registro Civil, la secularización de los cementerios, la supresión de los conventos, la libertad de cultos, la libertad de imprenta, la secularización de los cementerios y establecimientos de beneficencia y la de instrucción pública.

Todo esto fue posible por el marcoliberal gigante de personajes que como Benito Juárez, Guillermo Prieto, José María Iglesias, Ignacio Manuel Altamirano, Melchor Ocampo, Ignacio Ramírez, José María Luis Mora, Miguel y Sebastián Lerdo de Tejada, Leandro Valle y con el visto bueno de Valentín Gómez Farías, el llamado Padre de la Reforma, convirtieron en realidad el sometimiento de la iglesia al Estado, rescatando con ello lo que entonces se llamaba “bienes en manos muertas”, ya que la iglesia era dueña de más de las dos terceras partes del territorio nacional.

Lo anterior provocó el rechazo de la Constitución por grupos conservadores poderosos económica y militarmente y mareado por el Plan de Tacubaya, el mismo Presidente de la República, Ignacio Comonfort, desconoce también, la Constitución que había jurado defender, poniendo preso en su oficina de Palacio Nacional al Lic. Benito Juárez cuando éste se negó a apoyar su decisión, pero además porque por ley a falta del Presidente de la República a Benito Juárez le correspondía asumir el cargo por el puesto que desempeñaba que era el de Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Estos negros nubarrones en la vida interna del país, provocaron, la intervención y el imperio, donde la valentía del pueblo mexicano en contraste con la sumisión de la otra parte, los conservadores de la época encabezados por Juan N. Almonte y José María Gutiérrez de Estrada, favorecieron la búsqueda, el ofrecimiento y la llegada de Maximiliano y el ejército francés a México.

Para lograr la restauración de la república, se dieron muchos hechos, heroicos la mayoría como la Batalla del 5 de mayo de 1862, lo que se convirtió en una tenaz resistencia del pueblo mexicano y donde Sinaloa dio muestras inquebrantables en la defensa de la República, siendo Ignacio Ramírez, el Nigromante, nacido en San Miguel de Allende, Guanajuato, escritor, poeta, periodista, abogado, político e ideólogo liberal mexicano, testigo histórico presencial, de cómo en Mazatlán se defendió la soberanía de la República, ya que lo que presenció el 31 de marzo de 1864, y así lo describe en la correspondencia que mantenía con su amigo, otro liberal cercano a Juárez, Guillermo Prieto, en las famosas Cartas Nigrománticas, le comenta: “ y cuando ya todo empezaba a estar listo se supo, cabalmente el miércoles santo, que aparecía por Puerto Viejo una fragata francesa, La Cordeliere con seis cañones por banda, seiscientos hombres de tripulación y otros tantos de desembarco.

Desde el muelle hasta la marisma y desde el Astillero hasta la garita de Tierra, todo Mazatlán, se conmovió al anuncio de lo que iba a ver”, en la carta le describe un Mazatlán de 18 000 habitantes, de gente alegre y trabajadora, de mujeres bonitas y de calles muy reducidas pero donde se veía que el comercio era la principal actividad, después de este paréntesis le continúa diciendo “ La Cordeliere dirigió sus ataques contra las fortificaciones que se empezaban a lanzar en Puerto Viejo, a la espalda de la nueva Bahía, y nosotros dirigimos nuestras visuales al espectáculo desde el Cerro de la Nevería.

…sombrillas blancas, pies chiquirritines y piernas…¡ ay, qué piernas, como las que solo se ven en este Mazatlán de mis culpas!.

La mañana era clara, el cielo diáfano, el sol picón y excitante, el chismorreo sin fin. Dos lanchas cañoneras andaban de aquí para allá, haciendo evoluciones, de las cuales maldito lo que entendimos los profanos. De repente se adelanta una de las lanchas y empieza a cañonear el puerto, otra la sigue y una tercera avanza un poco después.” Podríamos continuar con estas misivas que de por sí el solo leerles resultan fascinantes por su contenido y el lenguaje poético que ahí se maneja, sin embargo lo dejaremos para otra ocasión.

Termina comentándole en esta carta… “ A las siete la Cordeliere disparó su última granada,La Cordeliere se retiraba humillada y rezongando y la marea se encargaba más tarde de patentizar el triunfo mexicano arrojando a la playa trozos de madera y de hierro que vinieron a besar nuestras costas juntamente con la espuma del océano.”

El Nigromante, también le describe a Guillermo Prieto a quien por seudónimo le llama Fidel, la Batalla de San Pedro, donde el General Rosales derrota definitivamente a los franceses el 22 de diciembre de 1864.

Lo aquí descrito, apoyado por El Nigromante como Testigo Histórico y porque este 2014 se cumplen 150 años de la defensa de la República, con estos dos hechos históricos de los que fue, insistimos testigo presencial al menos de uno, el de Mazatlán, Ignacio Ramírez el Nigromante, que también formó parte del Congreso Constituyente de 1857, como Diputado por el Estado de Sinaloa, junto con Antonio Martínez de Castro y Mariano Yáñez.

Por todo esto, estamos pidiendo al Congreso del Estado:

1.-Que declare el próximo año de 2014 “Heroico Puerto de Mazatlán”, con motivo del 150 Aniversario de la Defensa de la República en tierras sinaloenses.
2.- Designe el año de 2014 “Año de la Defensa de la República en Sinaloa”.
3.- Apruebe el decreto correspondiente para que Mazatlán, sea sede del “Paseo de los Personajes Ilustres de Sinaloa”
4.- Se reconstruya el Fuerte 31 de Marzo de 1864 y se construyan ahí los museos de la Reforma y la Revolución.

Como buenos hijos de Sinaloa, honremos a esta Patria chica, prestigiando a quienes la construyeron; para que su ejemplo siga siendo el venero que fluye con la savia de las entrañas de esta bendita tierra a la cual mucho le debemos.

José Guadalupe Rincón Andrade
José Guadalupe Rincón Andrade (Villa de Casas, Tamulipas: 1938) , es Profesor normalista, Licenciado en Derecho, Maestro en Educación Ambiental, ha sido Director de diversas Unidades de la Universidad Pedagógica Nacional, Jefe de la Unidad de Servicios Coordinados en Mazatlán Sinaloa, Regidor Municipal y actualmente se desempeña como asesor pedagógico Unidad 252 U P N Mazatlán, Sinaloa.

Agregar comentario