Emilio_y_cristina_pacheco
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


Para entender lo que pasa

In Memoriam

Para José Emilio Pacheco y su querida Cristina, que por tantos años de manera abiertamente sensible aunque callada, nos han dejado saber el color, el sabor y la esencia de lo nuestro, es por ellos que sus crónicas, poemas, programas, novelas, no se van ni ahora ni después con él como hombre sencillamente grande que fue y es en su obra, sabemos que ésta le trasciende como su compañera de vida, quien con amabilidad y cariño nos ha de seguir mostrando este México, de claroscuros y espacios luminosos en el cual nos tocó vivir. G.A.L.D.

Una Teoría sobre el Capitalismo Global

(William I. Robinson)

A manera de introducción señalaré lo relativo al autor y después referiré párrafos de una entrevista que a él le realizaran, todo ello con el propósito de invitar a todos ustedes, amables lectores, a buscar ampliar la lectura sobre el tema y de ser posible leer TODO el libro, ya que advierto en él cómo el título de la colaboración señala, algunas pequeñas grandes llaves para entender más a cabalidad lo que pasa hoy, lo que sucede en México y en este MUNDO TRANSNACIONAL en términos de PRODUCCIÓN, CLASES Y ESTADOS NACIÓN que como preveía yo hace años ya, son las primeras especies en peligro de extinción.

¿Quién es William I. Robertson?, es la pregunta obligada, diré que es doctor en Sociología de la Universidad de Nuevo México y es autor de varios libros y ensayos, es actualmente profesor en el Departamento de Sociología de la Universidad de California, en Santa Bárbara, donde dicta sus cátedras sobre procesos económicos, América Latina, el cambio social y la democracia. Entre sus publicaciones recientes se destacan:

“Estudios críticos sobre la globalización”, “Conflictos transnacionales: Centroamérica, globalización y cambio social” y “Una teoría sobre el capitalismo global: Producción, clases y Estado en un mundo transnacional”.

QUÉ PROPONE ANALIZAR

En su libro “Una teoría sobre el capitalismo global”, señala que la globalización constituye un cambio de época. ¿Por qué?

  • El capitalismo sigue siendo capitalismo en cuanto a sus propias leyes de desarrollo y acumulación pero fundamentalmente hay nuevos rasgos, procesos cambiantes, estructuras novedosas y por eso estamos ante una nueva etapa del capitalismo. Siempre el sistema capitalista ha ido cambiando intensiva y extensivamente y podríamos decir que hay una periodización del capitalismo: la primera época mercantil que se inicia en 1492 con la conquista hasta aquella fecha simbólica de 1789 (14 de julio cuando se Toma La Bastilla en Francia).

La segunda época la denominamos del capitalismo competitivo, en la que se produce la revolución industrial, el nacimiento de la burguesía, su consolidación como clase y la aparición del Estado-Nación. A comienzos del siglo XX hay una tercera etapa y es cuando el capitalismo competitivo da lugar al capitalismo monopólico, yo lo denomino capitalismo corporativo y aquí tenemos a las grandes compañías nacionales que comienzan a internacionalizarse, a hacerse compañías multinacionales.

En esta época se dan la primera y segunda guerras mundiales, las rivalidades imperialistas entre las grandes potencias. Pero en estas etapas todavía era el capitalismo del Estado-Nación. A finales del siglo XX y comienzos del XXI vemos que se configuran nuevos rasgos que dan lugar a una cuarta etapa del capitalismo cuyas características están dadas porque los principales capitales nacionales se han ido transnacionalizando, fusionándose con capitales de otros países, de tal manera que surge el verdadero capital transnacional, un capital que ya no se arraiga o se identifica con un solo país sino con el sistema global en su conjunto.

Otro rasgo característico es el surgimiento de una nueva clase social que es la clase capitalista transnacional, esta es una fracción de clase que es la dueña de las grandes compañías multinacionales que operan alrededor del mundo sin base en ningún país. Opera como clase, desarrolla una conciencia de clase, se reúne una vez al año en Davos, y ha creado una serie de instituciones y foros para actuar como tal.

Un tercer rasgo es la aparición de una nueva institucionalidad a nivel transnacional como la Organización Mundial del Comercio (OMC), la transformación de las diferentes agencias de Naciones Unidas a comienzos de la década de los 90; y el hecho de que entidades como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial cada vez más sincronizan su accionar, representando los intereses del capital transnacional, creando la infraestructura global y las regulaciones para la economía global.

  • ¿Qué características tiene esta economía global?

La economía global es un nuevo sistema de producción y de finanzas que es trasnacional, que jamás lo habíamos visto. De tal manera que surgen circuitos globales de acumulación y todos los países se han visto obligados por lo que ha pasado con los ajustes y el neoliberalismo a integrarse a este nuevo sistema productivo y financiero del capitalismo global. De esta manera, hoy los Estados responden a las exigencias del capital y no pueden absorber las demandas populares, cumpliendo un rol más policiaco que político. (Esto nos permite explicarnos el divorcio acentuado entre gobernantes y gobernados lo que nos hace explicables en los últimos años la rebelión en Túnez, Egipto y demás lugares donde los ciudadanos ya no atienden el mandato gubernamental que le oprime)

  • ¿Qué relación hay entre neoliberalismo y capitalismo global?
    Neoliberalismo no equivale a capitalismo global, son dos cosas distintas. El capitalismo global es una nueva etapa histórica del sistema capitalista; el neoliberalismo en cambio, es un programa particular que ha servido desde la década de los 80 para abrir paso al capitalismo global mediante la reducción de las barreras comerciales a la expansión del capital.

Pero perfectamente podríamos cambiar el modelo neoliberal y todavía tener el capitalismo global, al igual que podríamos tener un modelo capitalista de sustitución de importaciones, o un modelo capitalista competitivo, o keynesiano, o de mercado libre, o de Estado, hay muchos modelos, pero siempre hay capitalismo.

En el caso del neoliberalismo hay que decir que está en crisis y ha acelerado las contradicciones de este capitalismo global. Como el capital se globaliza, sale del Estado-Nación, las clases sociales ya no pueden intervenir para exigirle al Estado que redistribuya la riqueza, los sindicatos tienen muchas más dificultades, se presenta entonces un desplome del nivel de vida de las masas populares.

El neoliberalismo nunca genera una legitimidad entre las masas, pero éstas aún no tienen la suficiente fortaleza para enfrentarlo. No obstante, el neoliberalismo entra en crisis con la experiencia de Argentina durante los años 2001 y 2002, con lo cual se da el viraje en América Latina a través de la elección de gobiernos anti-neoliberales. (Comentábamos esto hace una semana)

  • ¿Y qué ha pasado en Latinoamérica?

Hay dos respuestas que se están dando en América Latina: una primera respuesta es la neo-keynesiana que está representada por Kirchner en Argentina; Lula en Brasil; el Partido Socialista en Chile; Tabaré Vásquez en Uruguay; y sería la propuesta del Partido Revolucionario Democrático en México. Su propósito es buscar nuevos mecanismos para lograr una redistribución y un mayor control de ciertos recursos. La otra respuesta que está surgiendo y es la que representan Hugo Chávez en Venezuela, Rafael Correa en Ecuador, y Evo Morales en Bolivia, que gira entre un populismo radical y un Socialismo del siglo XXI…

  • ¿Qué opinión le merece la postura del sociólogo norteamericano James Petras en el sentido de que la única salida que le queda al mundo es acabar con el capitalismo transnacional?

Yo tengo muchas diferencias con Petras, pero cuando él señala que hay que acabar con el capitalismo estoy de acuerdo, porque primero, el capitalismo global a estas alturas no puede ofrecer ya ninguna solución a la mayoría de la humanidad; y segundo, el capitalismo global no es sostenible por muchas razones y va a acabar con nuestra especie, por lo tanto, es necesario pasar a una clase de socialismo democrático.

Además, Petras tiene razón cuando plantea que es necesario introducir una agenda anticapitalista, una agenda socialista, el ejemplo de ello es Venezuela y lo que está construyendo Correa en Ecuador y Morales en Bolivia. Ahora bien, mi diferencia con Petras radica en que él hace el análisis a partir del enfoque de la vigencia centrista del Estado-Nación, considerando que cada Estado tiene su propia economía nacional que se vincula con el sistema global y hay, por lo tanto, una interrelación de Estados-Nación.

El argumento mío, en cambio, es que hay procesos y estructuras transnacionales que van superando la posibilidad de interpretar el mundo como una interacción de los Estados-Nación. También afirma que es Estados Unidos el imperio que amenaza a América Latina, en contraste, yo considero que en cada país latinoamericano hay ciertas élites y ciertas capas medias que se han integrado al capitalismo global y que forman una base integral de esa economía global. (aquí cabe esta referencia para señalar en este párrafo y el próximo para ubicar quiénes son a los que se denomina en ocasiones la oligarquía local sean México)

Para poner un ejemplo, en Colombia quienes están detrás del Tratado de Libre Comercio no son solamente los Estados Unidos o el Presidente Uribe, a quien califican de títere, sino que Uribe representa una configuración de fuerzas clasistas dentro de su país y de América Latina que apoyan dicho tratado porque están en juego sus intereses, sus capitales y sus formas de acumulación.

  • Hablando de Colombia, usted ha señalado que el paramilitarismo que es un fenómeno criminal al servicio del Estado, constituye un elemento del capitalismo global. ¿Por qué?

Claro, porque el paramilitarismo ha desplazado de sus tierras a millones de campesinos, afro-descendientes e indígenas colombianos. ¿Y qué pasa con esa tierras?

Simplemente esas tierras pasan a ser parte de la acumulación de capital transnacional, sirven para plantaciones de palma africana, de soya, de turismo trasnacional, es una acumulación primitiva. El mecanismo de la última etapa de acumulación primitiva de la globalización en Colombia es el paramilitarismo. En ese sentido, estas tierras van a estar en función de la economía global, de circuitos globales de acumulación. Los mecanismos que transforman y que siguen transformando al campo colombiano e insertando a Colombia dentro del mecanismo global son El Estado terrorista, la narco-burguesía y el paramilitarismo que han convertido a campesinos e indígenas en desempleados y en migrantes internos y transnacionales, al tiempo que generan proyectos a partir de la palma africana y la soya para agro-combustibles. Además, la coca es el producto que vincula a Colombia con la economía mundial y tiene un peso específico en su Producto Interno Bruto, ya que hablamos de Colombia habría que preguntarnos si es el paramilitarismo el modelo que hoy sigue México. (Si recordamos que hace un año a su llegada con Enrique Peña Nieto como asesor del general colombiano Óscar Naranjo, hoy salido misteriosamente de México, aunque valdría poner atención en la siguiente nota de días pasados cuando “El secretario general del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandro Sánchez Camacho, exigió que se investigue cuál fue la influencia del general Óscar Naranjo, asesor en materia de seguridad del Presidente en la creación de los llamados grupos de autodefensa michoacana http://www.bluradio.com/54081/acusan-al-general-r-oscar-naranjo-de-promover-grupos-paramilitares-e-mexico quizás aquí esté un aporte de solución del ACERTIJO que sobre esta región planteaba aquí hace dos semanas).

COROLARIO

En entrevista que el doctor Robinson concediese a Carmen Aristegui el pasado viernes 31 cuando presentó su libro aquí en México es de destacar un dato: Robinson señaló que 2,000 millones de seres humanos indistintamente de su región, nación, credo y color, han sido considerados de alguna manera como no embonables en este estado trasnacional tan preocupante como se ve y las categorías de preocupación han subido a cinco y la quinta es ni más ni menos que lo medioambiental, que a la luz de las bajas temperaturas en los Estados Unidos justamente estas semanas pasadas nos traen un rostro que debe preocuparnos y sobre todo ocuparnos no sólo de conocer estas razones sino de buscar transformarlas.

Otro comentario que hizo fue que la región de Sudamérica con la actuación de liderazgo ejercido por sus presidentes que privilegian el disfrute de los recurso para sus pueblos y la distribución de la riqueza de manera interna les ha hecho menos vulnerables, vale la pena ver los discursos y el análisis de la reunión de Celac de esta semana en La Habana (véase la declaración http://www.aporrea.org/imprime/n244186.html)

Sumemos aquí la resistencia de la izquierda, de los intelectuales y grupos progresistas que aún deseamos en México se revierta la mal llamada Reforma Energética, que no es sino una entrega disfrazada a este capital trasnacional que agobia hoy a las naciones y al planeta. Es hora de luchar por conservar el estado de bienestar planetario que se construyó por siglos o milenios diré y no se puede ni debe perder.

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario