De_pactos_a_pactos
Deserciones

Mirador del Norte



Hay de pactos a pactos

La dignidad es el traje que obligadamente hemos de vestir e incluso recuperar, ante el agravio de la desnudez que nos provoca la vergüenza de una ofensa recibida G.A.L.D.

¿QUE ES EL PACTO SOCIAL?

Pacto social puede referirse a:

  • Pacto o contrato social, un término de las ciencias políticas, acuñado por Rousseau.
  • Pacto social supremo, que es la Constitución política que se dan las naciones democráticas como su Carta magna fundamental que es en el caso de nuestro país La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Sobrarían en estos momentos ejemplos de pactos e incumplimiento de pactos a lo largo y ancho del territorio nacional y el planeta.

No hay espacio suficiente para dedicar analizar todos y cada uno de ellos por eso citaré solo algunos ejemplificados a nivel internacional por los indignados de Brasil quienes han goleado con metralla de descontento a los políticos brasileños hasta hacer que la presidenta Dilma Rousseff haya ofrecido PACTAR con ellos, cuando empleando 9 minutos y 44 segundos. Le envío la noche de este viernes, un contundente mensaje a Brasil. Luego de jornadas de marchas y manifestaciones multitudinarias, pequeñas al principio para luego alcanzar contingentes que no se veían desde hace tres décadas en el país, Dilma reapareció. En su pronunciamiento por una cadena nacional de radio y televisión dijo, entre muchas cosas, una frase definitiva: Mi gobierno está oyendo las voces democráticas que piden cambios. Y, mirando hacia la cámara, reiteró: Yo los estoy oyendo.

Ha sido el cierre de un día confuso, de expectativas confusas. Ya por la mañana, mientras se contabilizaba el resultado de la jornada anterior, con escenas de vandalismo provocadas por grupos minoritarios en las marchas multitudinarias —el jueves, un millón 250 mil brasileños salieron a las calles y la absurda y descontrolada violencia de la represión policial—, en Sao Paulo el Movimiento Pase Libre, el difuso MPL que llamó a las primeras manifestaciones de hace dos semanas, anunció que ya no volvería a convocar marchas allá como aquí los infiltrados en este caso atribuidos a la derecha han hecho lo posible por adormecer al gigante de la protesta social que a decir de uno de lo manifestantes que exhibía una pancarta en la manifestación realizada frente a la casa del gobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral la cual decía; “el gigante despertó y no dormirá mas” refiriéndose al pueblo brasileño que echado para delante demando no solo la reducción de 20 centavos de Real, sino reformas reales para mejorar salud, educación y transporte público además de abatir ese cáncer generalizado en los gobiernos de nombre CORRUPCION.

DILMA ROUSSEFF LLAMA A UN GRAN PACTO POR BRASIL

Ante las masivas manifestaciones que tienen lugar en varias ciudades desde hace días contra el alza del precio del transporte público, la corrupción, la violencia y el gasto en las obras del Mundial de Fútbol 2014 y la Copa Confederaciones , entre otras demandas.

En un mensaje televisado a la nación, Rousseff prometió un gran pacto para la mejoría de los servicios públicos enfocado en la elaboración de un plan nacional.

Asimismo, reiteró el apoyo de su Gobierno a los cambios sociales y destacó que tiene la obligación de escuchar las voces en las calles y de liderar un diálogo entre todas las partes.

Para ello anunció que se reunirá con los movimientos sociales, representantes de organizaciones juveniles, sindicatos, asociaciones populares y ciudadanos para dialogar. Sin embargo, insistió en que no tolerará la violencia y condenó los actos de vandalismo registrados en las manifestaciones.

La Presidenta enfatizó que tendrá “mano dura” contra la corrupción, mientras agregó que “necesitamos oxigenar nuestro sistema político, encontrar mecanismos que vuelvan a nuestras instituciones más transparentes, más resistentes a las malas prácticas, más permeables a la influencia de la sociedad”.

Igualmente se mostró confiada en que el Congreso brasileño apruebe el proyecto que presentó para que todos los ingresos del petróleo se dirijan a la Educación.

GRUPO SOCIAL CRÍTICA CONDUCTA DE EXTREMA DERECHA BRASILEÑA EN MARCHAS

El Movimiento social Pase Libre (MPL), impulsor de las protestas en Brasil, denunció la actuación de grupos de extrema derecha en las marchas y sus actos de violencia para desacreditar las protestas populares, informó PL.

Hay militantes de extrema derecha que quieren tergiversar el sentir de estas movilizaciones, darle un aire fascista y se arrogaron el derecho de no permitir miembros de partidos políticos en la manifestación, destacaron representantes del MPL en un comunicado difundido a través de las redes sociales.

El argumento: la derecha había copado el movimiento. Creamos un monstruo, y ahora no tenemos cómo controlarlo, dijo un vocero de ese movimiento de jóvenes. Tenía y tiene razón, como comprueban las imágenes de la noche del jueves en varias ciudades brasileñas, empezando por Río, pero especialmente por algo que poca gente observó en Sao Paulo: el agresivo rechazo a grupos que se presentaban con banderas, camisetas e insignias de partidos políticos (todos de izquierda, por supuesto).

La noche del jueves, mientras la atención se concentraba en la brutal acción de la policía militar de los estados de Bahía, Río de Janeiro, Pará y Río Grande do Sul, lo que se veía en una relativamente tranquila avenida Paulista eran gritos airados contra todo y contra cualquier partido político, además de llamados a que vuelvan los militares.

Bueno, eran gritos de grupos pequeños, es verdad. Pero desde hace décadas que, excepto en manifestaciones de militares en situación de retiro, las viudas de la dictadura, como son llamados, no se oían gritos similares en manifestaciones públicas.

Pero cuando las manifestaciones empezaron a reunir centenares de miles de personas que protestaban contra todo y contra todos y contra cualquier cosa, la situación empezó a escapar de control….

Si a eso se suma la truculenta acción de fuerzas policiales perfectamente entrenadas para reprimir a lo bestia pero sin noción de lo que es controlar y contener a grandes masas en manifestaciones públicas, se llega a la receta perfecta para un desastre. (Hay que considerar que se reportan manifestaciones de más de un millón de personas)

En Río, mientras en la dorada orla de Ipanema y Leblon gente hermosa protestaba y exigía menos corrupción y más salud y educación, en la Barra da Tijuca, zona en que se mezclan favelas perversas (ahí está la Ciudad de Dios de la película famosa) con nichos de nuevos ricos deslumbrados, una turba cerró avenidas para destrozar una agencia de Mercedes Benz y saquear motoristas atrapados en un gigantesco embotellamiento.

En su descargo la presidenta Dilma señaló que los puntos que fueron permanentes en las protestas —los gastos multimillonarios con la realización del Mundial de 2014— aclaró que no son gastos, son financiación: todo será devuelto por las empresas que obtuvieron concesiones para explotar los estadios, carreteras y todo un vasto etcétera que todavía está por verse, como las reformas de rutas y aeropuertos.

Por fin, aseguró que irá a reunirse tanto con los líderes de esas manifestaciones (quizá por delicadeza no haya mencionado que primero hay que identificarlos y verificar a quienes efectivamente representan…), de movimientos sociales, como de alcaldías y gobiernos estatales para trazar programas efectivos que lleven a planes nacionales de salud, educación y transporte público.

Ese el resumen inicial de lo ocurrido en Brasil no sólo hoy, sino en el conjunto de los últimos 14 o 15 ayeres: una movilización iniciada por jóvenes de escasa o nula representatividad política logró incendiar el país, demostrar camadas de insatisfacción colectiva que estaban ocultas bajo la gruesa capa de los buenos resultados de los sondeos de opinión aprobando por largo margen tanto el gobierno como la figura de Dilma, y lanzar una alerta punzante a la clase política.

Muchos son los logros alcanzados por la izquierda que gobierna el país a lo largo de los últimos 10 años. Pero mucho más es lo que falta por alcanzar.

Hasta esta noche, lo que oyó fue la voz de las calles. Y antes que esa voz diese lugar a la eterna y siempre ávida voz de siempre, la del sistema perverso que trata de recuperar espacios perdidos, por fin se oyó la voz de la presidenta. Ojala se cumpla lo que anunció.” (1) Fuentes (1) BBC de Londres y la Jornada

EL PACTO DE LA QUE SIN AMBAJES ES UNA CONTRARREFORMA DEL 24 CONSTITUCIONAL

El presidente Enrique Peña Nieto prepara una magna ceremonia para promulgar la controvertida reforma al artículo 24 constitucional que le abrirá el ámbito público a la jerarquía católica, cambio que ya cumplió con todos los requisitos para ponerse en marcha: fue aprobada por la Cámara de Diputados, el Senado y —apenas en abril pasado— por la mayoría de los congresos estatales.

Esta modificación fue una promesa que, desde su campaña por la Presidencia , hizo Peña Nieto a la Iglesia católica, que con este cambio constitucional podrá impartir instrucción religiosa en las escuelas públicas, acceder a cargos de elección popular y poseer medios de comunicación masiva, entre otros derechos que anteriormente se le negaban.

Pero antes de que Peña Nieto promulgue la reforma, en estos momentos se prepara a la opinión pública con manifestaciones religiosas que algunos gobernadores y presidentes municipales realizan durante sus actos públicos, como ensayo de lo que serán las nuevas relaciones entre la Iglesia y el Estado mexicano. Ejemplos de ello son los realizados por el gobernador de Chihuahua y la Alcaldesa de Monterrey entre otros.

Todo lo anterior implica una reversa histórica que nos reposiciona en La segunda mitad del siglo XIX CUANDO ESTA DIVISION, ENTRE LA IGLESIA Y EL ESTADO, FUE ZANJADA POR BENITO JUAREZ Y SU GENERACION A QUIENES HOY SE DA LA ESPALDA POR POLITICOS QUE FALTAN AL PACTO SOCIAL DE GOBERNAR PARA LAS MAYORIAS Y NO LAS MINORIAS

Agregar comentario