Signos%20de%20interrogacion_1
LA CLASE


Armando Zamora Quezada


¿Cómo se llamó la obra?

El miércoles 5 de junio de 2013 debió ser un día como muchos otros en la escuela secundaria. Miércoles, el tercer día de la semana en que los alumnos llegan contentos porque volverán a ver, después de algunas horas, a sus amigos, compañeros o amigovios con los que comparten un espacio de juegos, risas, travesuras y… OK, OK también aprendizajes.

Un día antes, el martes, transcurrió como los anteriores hubo regaños, reportes, clases, no clases, talleres, laboratorios, etc. Pero lo que los alumnos no sabían ese día es que para el miércoles se avecinaba algo totalmente diferente y que me gustaría compartirles en forma de actos para que me ayuden a entender algunas cosas.

PRIMER ACTO: Con singular alegría entran los alumnos a la escuela secundaria felices y sonrientes por encontrar de nuevo a sus amigos y amigas de todos los días.

Como siempre a la hora de la entrada las sonrisas y los gritos de los adolescentes se escuchaban como fondo musical en el patio de la escuela. Pero después de unos minutos ya estaban desconcertados porque el arranque del día de clases estaba siendo algo extraño respecto al día anterior. Los profesores reunidos en la biblioteca con los directivos y personas extrañas a la cotidianidad escolar hacían creer que algo pasaría ese día.

SEGUNDO ACTO: Con cierto desconcierto los alumnos entran a sus salones donde les espera una persona que no es su profesor.

A la entrada al salón de clases los alumnos se percatan de que una persona que no conocen se encuentra dentro, pero aún así comenzaron a pasar aunque un poco chiveados por su presencia.

TERCER ACTO: Los alumnos sentados en el salón se encuentran totalmente nerviosos, angustiados, temerosos y con una sensación de “agarrados a traición”.

Cuando entran los profesores a los salones, los alumnos se dan cuenta que llevan en las manos la artillería para fusilarlos en el paredón e inmediatamente se dejan escuchar los reclamos en un tono de traición porque a pesar de que se ven a diario no les avisaron lo que sucedería.

CUARTO ACTO: Los alumnos siguen sentados y aburridos porque terminaron el examen mucho antes del tiempo establecido.

Fueron momentos difíciles para todos porque en los salones el tiempo transcurría muy lento y los alumnos, como echando competencias, respondían rápidamente a sus preguntas.

QUINTO ACTO: Al final del día, los alumnos salieron de la escuela sin sonrisas, sin energía y con cara de fastidio.

El protocolo del examen había tensado y fastidiado a los alumnos más que el hecho de contestarlo. La presencia de personas extrañas en el salón junto con la palabra EXAMEN, la rigidez en los tiempos, las sesiones y la supervisión continua y estresante de los responsables externos generó en nuestros alumnos el peor momento pedagógicamente hablando para una evaluación.

¿Cómo se llamó esta obra, quién la planeo, quién hizo las confu-preguntas, quién enseño a sus alumnos a rellenar ovalitos? Y finalmente lo que me preocupa es ¿quién le explicará a la máquina que calificará el examen el momento tan tormentoso que tuvieron que vivir nuestros alumnos al contestarlo?

La aplicación del ENLACE 2013 me dejo ver un des-ENLACE FATAL para nuestro sistema educativo y TOTALmente alejado de nuestros alumnos.

Armando Zamora Quezada
Educador Ambiental ( Maestría UPN/095) y profesor de Ciencias en Educación Básica, CDMX ambiental en la Zona Metropolitana de Ciudad de México.

Daniel Flores Salgado. 01 de Julio de 2013 14:30

Un instrumento fuera de contexto de la realidad de nuestros alumnos que además, se contradice a la supuesta evaluación formativa de la RIEB y a los propósitos de la asignatura de matemáticas (por ejemplo), de formar alumnos reflexivos y que desarrollen trabajo colaborativo.
Un gusto saber de ti estimado Armando….

nicanor reyes. 05 de Julio de 2013 14:43

Es doloroso saber que no hemos avanzado mucho en lo pedagógico respecto a la evaluación, por cierto aun cuando lo hubieran previsto un exámen de cualquier tipo genera estres y cansancio tres días antes y dos después. Saludos camarada que disfrute su receso.

Agregar comentario