Ojo_azul
Tarea

Poesía coral

Agustín Lara


Azul

Cuando yo sentí de cerca tu mirar
de color de cielo, de color de mar
mi paisaje triste
se vistió de azul
con ese azul, que tienes tú.

Era un no me olvides,
convertido en flor
era un día nublado
que olvidara el sol.

Azul, como una ojera de mujer
como un listón azul,
azul de amanecer.

Agustín Lara
Su nombre real era: Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso del Sagrado Corazón de Jesús Lara y Aguirre del Pino (30 de octubre de 1900— † 6 de noviembre de 1970)compositor de canciones como: Amor de mis amores , Arráncame la vida, Aventurera, Clave azul, Estoy pensando en ti , Farolito, Lamento jarocho, La prisionera, Veracruz , etc.

Sahori Pacheco.. 29 de Abril de 2013 19:30

A las seis con veintiocho recibo un correo electrónico.
Es un mensaje que me informa que la edición número 32 de esta revista ya está en la red.
Como es costumbre —rito diría yo—, comparto el link con todos los seres racionales-lectores-devotos de las publicaciones “online” que conozco.
Acto seguido, comienzo a devorar los primeros artículos; distraída entre los pensamientos de mi licencioso y desbaratado ser, por error o determinismo el bendito “mouse” de mi ordenador hace que me salte algunos artículos.
Salta a mi vista el nombre de: Agustín Lara. He de confesar que hace unas cuantas semanas adquirí el material musical que hizo Natalia Lafourcade llamado “Mujer Divina” Homenaje a Agustín Lara y, mi amor por el “Flaco de Oro” incrementó con una intensidad apabullante.
Los arreglos musicales y las canciones a dueto con voces masculinas son versiones que reflejan la profunda admiración de Natalia hacia Lara. En el sonido del disco, sientes la terrible creatividad, armonía y sencillez con la que tocan estos extraordinarios músicos que acompañan la tan peculiar voz de Natalia.
Siempre he tenido una debilidad por la música de Agustín, cada verso, cada palabra; esconde una metáfora, una imagen visual disfrazada de poema lírico listo para arrebatar mente, sentimientos y sentidos. Son “palabras de esas bonitas con que se endulzan los corazones”.
Me embelesan igual las versiones del propio jarocho como de Toña “La Negra”, y ahora disfruto la frescura de Lafourcade.
Es así que, casi como un autómata, presioné el artículo que lleva por nombre “Azul” y heme aquí, relatando el hecho de que he andado de un Agustín Lara que Tin Tan guarde la hora.
Sorprendida, agradezco a quien haya elegido tanto al compositor como la canción y sus diferentes versiones.
Dudo mucho en la existencia del destino pero, casualidades como ésta me hacen sonreír y me divierten; puedo hacerme la creyente del tan recurrido y fervoroso dicho “estaba escrito”…

Agregar comentario