Presidium_coloquio_liberato_teran
Deserciones

Afilar las garras al Puma

Joel Ortega Juárez


La autonomía a debate

En el Coloquio Liberato Terán, realizado en la Universidad Autónoma de Sinaloa, para rendir homenaje a este gran autonomista, la autonomía ha sido un tema polémico. Aparentemente es una cualidad de la universidad mexicana que todos compartimos. No es así. La Universidad Autónoma de la Ciudad de México es un buen ejemplo para observar las distintas visiones en torno a la autonomía universitaria. El conflicto inicia cuando la rectora se niega a reconocer a varios consejeros universitarios, por ser disidentes de su gestión. Si la autonomía se ejerce como un principio que le da a las universidades la capacidad de gobernarse a sí mismas, entonces la decisión de la rectora vulneraba la autonomía. Sin embargo, los adversarios de la rectora no tuvieron ningún empacho en solicitar la intervención del gobierno del DF, de la ALR y de la Comisión de Derechos Humanos local, para resolver el conflicto, lo cual es sin duda una intervención de estructuras totalmente ajenas a la Universidad para resolver un problema de gobierno interno, es un caso en el que los mismos universitarios piden abiertamente la injerencia de las estructuras de gobierno en la Universidad. Es una abierta violación de la autonomía cuando hay intervención de fuerzas policíacas en las universidades, un sector considera que es en sí misma una violación de la autonomía.

Esta postura fue la de Javier Barros Sierra en 1968, algunos que lo apoyaron justifican la intervención de los policías cuando consideran que se viola la legalidad y asumen que la universidad no es extraterritorial y que el Estado y su fuerza legítima deben intervenir. La autonomía no puede verse de manera ambigua. Se defiende o se rechaza. Cualquier intervención de fuerzas ajenas a la Universidad, en sus asuntos internos, es violatoria de la autonomía. No puede estar sujeta a criterios subjetivos. La ambigüedad conduce a callejones sin salida, como sucede en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, donde ambas corrientes han actuado contra la autonomía. Este es un principio que no está sujeto a coyunturas o condiciones políticas. Hoy es vigente la defensa de la autonomía y la democracia en las universidades, lo que no significa la caricatura de sus adversarios que presentan a los autonomistas como partidarios de poner a votación el conocimiento. Es ejercer el principio elemental de cualquier sociedad moderna: que sus integrantes tengan la facultad de gobernarse a sí mismos mediante métodos democráticos.

2013-04-13

Joel Ortega Juárez
Economista y pensador social

Agregar comentario