No_oigo_soy_de_palo
Deserciones

Afilar las garras al Puma

Joel Ortega Juárez


Reinan pero no gobiernan

Probablemente no estemos ante una reforma de gran calado, una especie de crucero, sino ante una especie de yate; pero obviamente tampoco sirve la actitud de avestruz, como lo que ha dicho AMLO: nueva ley para proteger a Televisa.

En todo caso está operando un estilo de hacer política que da para todo tipo de consideraciones.

Hoy abundan los entusiastas que aplauden el “método” del diálogo y los acuerdos para “mover a México”, que dibujan los primeros cien días de Peña Nieto. También empiezan a darse expresiones de preocupación ante tan insólita capacidad de construir acuerdos, tras casi 20 años de incapacidad de hacerlo entre los gobiernos federales de estos años y las distintas legislaturas del Congreso de la Unión.

O bien ha “renacido” la inmensa capacidad de la presidencia imperial o éste impulso “reformador” obedece al uso de viejos mecanismos de chantaje para someter a los “disidentes” o es una combinación de “sabiduría” de la partidocracia para “operar” ciertos cambios gatopardianos con el cobro correspondiente de canonjías en los aparatos de Estado. Nada nuevo bajo el sol.

La “política” refugiada en la estridencia, en el gesto de carpa o en aquella basada en el juego infantil “no oigo nada soy de palo” solamente ha servido para que antiguos operadores del viejo régimen se disfracen de radicales en las sesiones del Congreso, como los integrantes del llamado “movimiento ciudadano”, sin menoscabo de obtener todas las prebendas posibles sin el menor rubor.

Aunque en este laberíntico proceso de articulados, textos con letra chiquita y detalles que solo algunos “expertos” entienden las reformas en telecomunicaciones, parecieran haber consumado exitosamente el camino de las negociaciones palaciegas (en realidad desarrolladas en las mansiones de ex gobernadores, diputadas actuales y restaurantes pomadosos entre los miembros de la partidocracia y los asesores de los monopolios televisivos y telefónicos) para lograr las “reformas estructurales”.

En medio de todo este episodio de actuaciones, unas de medio pelo, otras de veteranos histriónicos, me viene a la mente aquella escena del filme Blow up donde se desarrolla un juego de tenis en el que solo existe una parte y la otra es una imaginación. Así estamos en México, en un juego donde solo participa un “equipo” y está ausente el de los sectores sociales subalternos.

Más acá de su estilo personal, Peña Nieto nos ha recordado que la “burguesía reina, pero no gobierna”.

2013-03-23

Joel Ortega Juárez
Economista y pensador social

abelroca. 30 de Mayo de 2013 20:01

Joel, le has dado al clavo sin machucarte el dedo. has advertido al tirador de “patitos” que se deleita por los círculos en que se liquida su tiro tras unos cuantos saltos de piedra. El discurso oficial no rebasa el charco, el gran tlatoani ya no mueve el “mitotl”, su voz tampoco es ya la voz de mando, los poderes de la unión ya no la unen, los partidos le hacen honor a su nombre, cada vez mas fracturados, mas alejados de sus bases, las bases ya muy lejos de sus partidos, de sus poderes, de la voz abstracta del “hueytecutli” y como no hay bien que por mal no venga, aquì, en el México Profundo, en el “bathos” de la experiencia popular se ve, por ello, una suma de libertades que los individuos no debiéramos ignorar, libertades que nos concede nuestra constitución, nuestra historia, nuestra gana. ¿Para qué querríamos esta oportunidad? ¿Cómo le vamos a hacer para gastárnosla? pero ¿como le haremos para no despilfarrarla? las nostalgias son par los viejitos, pero “los chances” son para los oportunistas, allá arriba los cuadros que dirigen los partidos solo tiene ojos para sus propios intereses, ya forman parte del mismo condumbio, son sectores de la misma rueda, por ello acá, acá abajo hay que cerrar filas, movernos juntos, sin desanimarnos, por favor no compremos el boleto del juego llanero en que esos poderes ya pactaron el resultado, vamos haciendo "ronchita"hacer nuestros equipos, armar nuestros partidos, generar nuestras propias ligas, esto es hacer nuestro “fair play” ¿que tal que nos sale una nueva y bella federación? y “a otra cosa mariposa”. “A la de újule”, “antes que se haga de noche en la laguna”
p.d. sin olvidar a José Agustín.Xss

Agregar comentario