Mick_jagger
Deserciones

Afilar las garras al Puma

Joel Ortega Juárez


¿Dónde quedó la bolita?

Gustavo Hirales, uno de los fundadores de la Liga Comunista 23 de Septiembre, por lo que estuvo preso varios años en el penal de Topo Chico, en Nuevo León, me corrige en feis una referencia a Mick Jagger, a quien llamé “Su diabólica majestad ” debiendo haber escrito satánica.

No deja de ser interesante, al menos para mí y quizá algunas decenas más de sobrevivientes del naufragio, que Hirales difiera conmigo a propósito de Jagger. Hace poco más de 40 años debatíamos en torno a la vía revolucionaria, armada o de masas, después coincidimos en muchas cuestiones para renovar al PCM, de eso hará poco más de 30 años y hace casi 15 optamos por candidatos presidenciales totalmente opuestos. Así como con Hirales, podría hacer recuentos de divergencias con muchos otros cuates de aquellos días.

No todos tienen la misma distancia crítica de Gustavo y algunos siguen combatiendo las desviaciones ideológicas y a los enemigos de la revolución con el mismo fanatismo de entonces. Aunque muchos hoy lo hacen desde confortables posiciones en los aparatos de Estado. Tanto como integrantes del gobierno de Peña; como partícipes del Pacto por México, desde el PRD, o como parte de los gobiernos estatales, municipales, delegacionales o de los diversos congresos tanto a escala federal como local. Sin descontar las burocracias universitarias y hasta las del charrismo sindical. Por si acaso se olvida, recordemos que el PRD gobierna al DF hace más de 15 años.

En cualquier caso, hay que reconocer que es más sabroso discutir en torno a los Rolling Stones y sobre todo menos dramático y hasta trágico que el debate en torno a la vía revolucionaria y también menos ocioso que el de las opciones electorales.

Sospecho que nuestro caso, el de Hirales y mío, no es muy generalizado entre los de nuestra generación. Ahora discuten con gran pasión en torno a Morena o el PRD de Chuchos, Bejaranos y anexos.

Las discrepancias político-ideológicas han servido para todo. Antiguos y destacados maoístas han practicado la política de dos caras participando en el gobierno de Salinas, como ahora en el de Peña Nieto o bien reciclados en el perredismo o el morenismo, algo semejante han hecho algunos troskos y también los pescados del PCM y sus diversos desprendimientos.

Curiosamente no han desparecido las causas: la desigualdad es inmensa y están en riesgo las libertades ante las políticas represoras de Peña, los gobernadores o de Mancera.

¿Dónde quedó la bolita?

2013-03-30

Joel Ortega Juárez
Economista y pensador social

Agregar comentario