Sagan_ense%c3%b1ando
LA CLASE

Tema del mes

Luz Gisela Macías Carrillo


Formas de acercarse a la ciencia: la educación y la divulgación científicas

Si encontramos una teoría completa del Universo,
debería llegar a ser comprendida por todos,
no sólo por unos cuantos especialistas.
Entonces, filósofos, científicos y gente común
podremos participar en la discusión del por
qué existimos el Universo y nosotros.
Si encontramos juntos la respuesta,
será elmayor triunfo de la razón humana
.

Stephen Hawking

Hace cien años se publicaron los ensayos sobre la construcción del átomo de Niel Bohr, han pasado 10 años desde la conclusión de la secuencia del genoma humano, 60 años desde la descripción de la estructura del ADN y hace 10 años falleció la oveja Dolly, el primer animal clonado. ¿Cuántos de nosotros consideramos estos hechos relevantes en nuestras vidas?, ¿cuántos visualizamos a la ciencia, sus procesos y productos, al alcance de nosotros?

La ciencia ha acompañado al hombre desde que éste comenzó a observar la naturaleza y preguntarse el por qué de los fenómenos. Con el tiempo se fue desarrollando; se crearon grupos de científicos (como la Royal Society), se publicaban descubrimientos y la gente podía leerlos y platicar de la ciencia.

Hoy día se habla de un distanciamiento entre el público general y la ciencia, incluso se menciona la existencia de dos mundos al parecer irreconciliables: la ciencia y las humanidades. Sin embargo esto no ha sido siempre así; “hasta finales del siglo XIX cualquier persona culta podía leer, al igual que una obra literaria o filosófica, una variedad de obras científicas.”1

Pero a finales del siglo XX, en especial después de las dos guerras mundiales, existía ya un abismo entre la ciencia y las personas. El lenguaje de la ciencia comenzó a superespecializarse, con el tiempo comenzó a perder su sentido literal: sus conceptos son difícilmente observables o tangibles en la realidad, por lo que se complejiza su entendimiento y dificulta el acercamiento del público en general a la ciencia.

La divulgación de la ciencia, la educación y la alfabetización científicas responden a este distanciamiento, con diferentes finalidades, procesos y a veces con límites poco claros.

La divulgación de la ciencia no tiene una sola definición, ésta ha cambiado según las épocas y los lugares. “Para unos, divulgar sigue siendo traducir; para otros, enseñar de manera ajena, o informar de forma accesible; se dice también que divulgar es tratar de reintegrar la ciencia a la cultura”2 Divulgar es la manera de hacer llegar los conocimientos y procesos de la ciencia a grupos de personas no especialistas, a personas de todas las edades y de todos los contextos.

Su finalidad puede ser nivelar el desfase entre los conocimientos científicos y su utilización social, acortar el distanciamiento anteriormente mencionado mediante un vasto y complejo conjunto de canales, medios y audiencias. No se trata sólo de informar a la gente, sino de que las personas vean a la ciencia de frente, se acerquen a ella y utilicen de ella todo lo que les sea útil, necesario o interesante.

La educación científica tiene dos finalidades básicas: la formación de científicos y mejorar el nivel de conocimientos científicos de los ciudadanos3. Al igual que la divulgación tiene como propósito hacer llegar los conocimientos científicos a un grupo específico de personas, los estudiantes.

Ambos procesos: la divulgación y la educación científica son intermediarios entre la comunidad científica y el público en general, se apoyan mutuamente aunque cada uno responde a objetivos diferentes en términos de obligatoriedad, estructura y evaluación5. Son fenómenos educativos: el primero formal y el segundo no formal.

La educación científica escolarizada comúnmente antepone el aprendizaje al interés6, debido a sus mecanismos de evaluación con los que se debe asegurar que el estudiante posea ciertos conocimientos.

Esta evaluación no existe en la divulgación de la ciencia, no se puede asegurar el dominio de ciertos conocimientos; en el mejor de los casos se obtendrían índices de interés o utilidad en la percepción del público.

Finalmente, la enseñanza formal de la ciencia es de carácter obligatorio, lo que la hace más planificada, estructurada y secuenciada que la divulgación de la ciencia, además de ser legislada y certificada por alguna institución.

Si tratamos de definir cual es más importante, tal vez no lleguemos a una conclusión. Estos fenómenos comparten diversas relaciones, en las que una apoya a la otra o viceversa o incluso en la que la una no es posible si la otra. Juan Carlos Olmedo nos resume los cuatro tipos de relaciones que establece Roqueplo:

1. Relación de complementariedad. Donde la divulgación apoya a la educación escolarizada ante dos desventajas: la especialización temática y el retraso de los programas de estudio con relación a los avances de la ciencia.

2. Relación de dependencia directa. Donde la divulgación necesita conocimientos previos en su público para comprender sus productos, mismos que ofrece la escuela.

3. Relación de dependencia negativa. Donde la educación termina alejando a los estudiantes de las ciencias y eliminando cualquier interés por ellas, debido a una enseñanza descontextualizada, repetitiva y memorística. Los estudiantes se olvidan de estudiar alguna carrera científica y por interesarse en la divulgación de la ciencia.

4. Relación de dependencia inversa. Donde los académicos se apoyan de los productos que ofrece la divulgación para integrarlos de la mejor manera a sus clases.7

Para mejorar el nivel de conocimientos científicos de los ciudadanos, la alfabetización científica representa “el más elevado y el más admirable de los objetivos de la educación científica.”8 Consta de dotar a la población de un conjunto de saberes, capacidades o competencias relevantes para comprender y desenvolverse en el mundo de la ciencia y ampliar sus conocimientos científicos. Es aquel conocimiento previo y necesario que requiere la divulgación de la ciencia en la relación de dependencia directa que mantiene con la educación científica.

Si nos preguntamos cuáles son precisamente esos conocimientos, capacidades o competencias tal vez no encontremos pronto la respuesta, además de que es un tema actualmente en debate. Personalmente creo que si no sabemos cuáles son, sí podemos inferir que como el conocimiento científico está en constante cambio, evolución y/o crecimiento, igualmente estos criterios sobre alfabetización científica necesariamente tomarán los mismos rumbos.

Al final podemos comprender que estos tres fenómenos, responden a algo que personalmente es una de las finalidades más favorables para cualquier sociedad: ampliar la cultura científica de la población. Abrir una ventana nueva, una visión diferente para la toma de decisiones del día a día, desde qué consumir, qué hábitos alimenticios o de higiene conviene tener, con base en los valores y conocimientos que la ciencia nos proporciona.

Enriquecer la cultura científica de la población, es buscar que se “privilegie la posibilidad de que el ciudadano pueda ubicarse racionalmente frente a la importancia de la ciencia y la tecnología en su devenir cotidiano, y que le permita recorrer y aprovechar la porción de conocimientos que le sean necesarios, útiles o al menos interesantes.”9 Esto es a nivel personal, los ciudadanos pueden tomar de la ciencia y los conocimientos todo lo que le sea útil para su cotidianeidad o interesante.

También como parte de la vida cotidiana, pero a un nivel macro, “la comprensión pública de la ciencia se considera actualmente como uno de los valores intrínsecos a las sociedades democráticas”, la comprensión de la ciencia por parte de todos los ciudadanos permitiría su participación en la toma de decisiones, en la que, en el mejor de los casos, son los especialistas quienes participan en la planeación y desarrollo de proyectos a nivel local o nacional.

La ciencia y sus desarrollos afectan nuestro día a día, y por muy lejano que parezca, desde el descubrimiento de la penicilina, hasta la serie de medicamentos que tenemos hoy en día y todo lo que viene en el futuro. O toda la serie de tecnología que nos rodea y la que viene acercándose. La ciencia nos afecta y muchas personas, más allá de que quieran o no, no tienen posibilidades o tiempo para acercarse a la ciencia y tomar de ella lo que necesitan.

La ciencia y la tecnología son temas que impactan y de los que se habla mucho en la actualidad, pero ¿cuántas personas son conscientes del papel de la ciencia y la tecnología en nuestras sociedades?, ¿cuántas personas ven la vida cotidiana y toman decisiones basadas en los conocimientos y valores de la ciencia?

La ciencia, al igual que la religión, es una visión sobre la vida, con diferentes conocimientos y valores, ¿cuántas personas ven la vida desde la religión?, ¿cuántas desde la ciencia?, ¿cuántas combinan ambas visiones? La ciencia es parte de nuestra cultura, la ciencia la hace el hombre para el hombre (a veces, desafortunadamente, en contra de él) y la difunde y divulga de diversas maneras, ¿cuántas personas se acercan a estás?

Fuentes de consulta:

  • SÁNCHEZ, Ana María, La divulgación de la ciencia como literatura. México:UNAM, Dirección General de Divulgación de la Ciencia, 1998, 168 pp.
  • BLANCO-LÓPEZ, Ángel. “Relaciones entre la educación científica y la divulgación de la ciencia” en Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias. Vol. 1, núm. 2, 2004, pp. 70-86 Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=92010202 [26/03/2013]

1 SÁNCHEZ, Ana María, La divulgación de la ciencia como literatura. México:UNAM, Dirección General de Divulgación de la Ciencia, 1998, p. 9

2 Ibíd., p.12

3 BLANCO-LÓPEZ, Ángel. “Relaciones entre la educación científica y la divulgación de la ciencia” en Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias. Vol. 1, núm. 2, 2004, p. 72

4 Ibíd., p. 71

5 OLMEDO, Juan Carlos, “Educación y Divulgación de la Ciencia: Tendiendo puentes hacía la alfabetización científica” en Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias 8 (1), 2011, p. 142

6 Ibíd., p. 143

7 Ibídem.

8 BLANCO-LÓPEZ, Ángel. Op. Cit., p. 74

9 López citado por OLMEDO, Juan Carlos, “Educación y Divulgación de la Ciencia: Tendiendo puentes hacía la alfabetización científica” en Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias 8 (1), 2011, p.139

Luz Gisela Macías Carrillo
Estudiante de Pedagogía, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM.

abelroca. 01 de Abril de 2013 22:28

Los niños y los mejores científicos son muy parecidos: les juro que aun no salgo de la sorpresa del moco como los niños se apropian del lenguaje de los adultos, de las lógicas formales de sus gramáticas, al grado de cuestionar tan escasas logicidades, sus tantas excepciones, de descubrir los límites del conocimiento de sus familiares :ineptos para responder a sus porqués,fatalmente hechos para hacer rabiar a sus pedantes(desde hace siglos pedante= a enseñante) y hacer sufrir a a Lenin con sus jóvenes catecúmenos y reconocerles el sarampión juvenil de su comunismo,Podemos llenar el edificio escolar de simuladores de laboratorios científicos, de rquipos cientítificos de la antigüedad ,de la edad media, de la edad moderna de lso siglos de la mecánica y de la tecnología(de àbacos hasta computadoras
Pero ¿eso los hará científicos, curiosos, resistentes al fracaso? ¿proveedores de nuevos conocimientos? ¿usuarios de los nuevos conocimientos en su que hacer profesional político,empresarial,religioso o pedagógico? Si eso no basta ¿qué es lo que hace falta? ¿Que hizo a los descubridores de el cálculo y la armonía? a ¿los descubridores del sistema solar y el movimiento de las galaxias? a ¿los màrtires del hallazgo de la circulación de la sangre y los premios nobeles de la ciencia? o a Platòn, , a Julio Verne y a Isaac Asimov? Cuantos científicos y filósofos ha producido el sistema de educación superior en Mèxico? ¿Que clase de ciencia jurídica se aprende en las universidades que fracasa en administración de la justicia, en la legislación y en la vida cotidiana?¿En donde están las ciencias de la educación y las pedagogías?, si no aparecen ni en las escuelas normales , ni en las aulas escolares ? o ¿ se ven en en la enseñanza escolar, o en los productos escolares? Mis últimas aventuras escolares se encontraron con niños de primer año gustosos de los juegos,de las adivinanzas , de los retos , de los nuevos aprendizajes y los torvos , resentidos, humildes , apocados alumnos de sexto incapaces de levantar la vista, de responder, menos de preguntar y finalmente a estudiantes de educaciòn normal que solo quisieron las contestaciones de las pruebas finales por adelantado, ¿No estará la educación equivocada? ¿No deberíamos dar una vuelta de ciento ochenta grados? vean: los misioneros que llegaron con Pedro de Gante, Vasco de Quiroga, Alonso de la Vera Cruz, Bernardino de Sahagùn: EMPEZARON POR LOS ADULTOS.¿NO DEBERÍAMOS TAMBIEN NOSOTROS EMPEZAR POR EDUCAR A NUESTRO POLÍTICOS, A LOS HOMBRES DE NEGOCIOS, A SUS LIDERES A LOS MAESTROS EN SERVICIO, A SUS RECTORES Y AUTORIDADES? ¿ah! y ¿cómo? ESA ES LA TAREA ENCONTRAR COMO, SOLO QUE URGE ANTES QUE SU CRIMEN SE CONVIERTA EN SUICIDIO Y YA NADIE PUEDA HACER NADA.Xss, P.d. es tu tarea Gisela, ¡suerte!

Luz Gisela. 03 de Abril de 2013 18:09

Muchas gracias por tu comentario abelroca, sin duda confió en la curiosidad y en las capacidades creativas y creadoras de los niños, sin embargo muchos de ellos no están en un ambiente pleno para desarrollarlos y explotarlos, por diversas cuestiones desde sociales o de salud. La educación científica y la divulgación deben llegar a todos, niños, jóvenes, adultos, trabajadores, amas de casa… y es una labor en la que se necesitan muchas manos, con gusto dos de ellas son mías. Te seré sincera, no he tenido mucha experiencia con niños, pero ahora lo que me interesa es llevar talleres de ciencia a comunidades rurales donde la religión es lo único o lo más importante que consideran… quiero ayudarles a abrir una nueva ventana

abelroca. 17 de Abril de 2013 12:49

Gisela, penetraste al fondo de mis dichos es el ser humano, el curioso, el que se compromete, el quevuelve visible lo invisible, el que descubre lo encubierto, quien vuelve posible lo imposible, quien aprende cuando enseña y de esa madera eres tú, tente confianza, lee porqué:las mujeres como tu crearon el lenguaje, enlas comunidades primitivas crearon el fuego, la comida juntos, a veces muchas , solo mujeres;los hombres a la caza, a la guerra, a la poítica, a los bisnes; ahi en el fogon se descubrieron las ciencias de la química, de la física, del cálculo y la astronomía para empezar a entender los misterios de la vida, de sobrevivencia, de la salud, por ustedes las mujares no somos mudos, ni apáticos, ni héroes, ni santos, dicen los egenetistas que el cromosoma que ustedes tienen de mas les da paciencia, suficiencia,intuición, comunicación, conque te veo armada para tareas intelectuales y docentes,y ahí,donde cifras tu destino, ahi empezaras nuevos aprendizajes, procúralos tanto como tus empeños culturales, que sea para bien.Xss

Agregar comentario