Art1140
LA CLASE

Tema del mes

Armando Meixueiro Hernández


Un laboratorio, un matraz, una probeta... Sondeo sobre la representación de ciencia en la escuela.

Con la colaboración de:
Cristina Alcalá Castillo y Thamara K. Escalera García

Resumen

El presente trabajo reporta un Sondeo sobre la manera en que se representan el concepto de ciencia alumnos y profesores en la escuela. Se realizó en el 2002 a 339 personas, divididas en cinco grupos: preescolar, primaria, secundaria, primer semestre de licenciatura y profesores de educación básica. Aquí se describe la aplicación, el desarrollo y algunas conclusiones del sondeo.

El análisis sirve como antecedente para una reflexión en torno a las nociones de conocimiento previo para la enseñanza de las ciencias en la escuela.

Introducción.

La ciencia como institución de saber ha jugado un papel fundamental en el siglo XX: ha sido la forma de pensamiento dominante y ha permeado la representación del mundo en la cultura occidental moderna. Ya Feyerabend denunciaba que el saber científico se había convertido en la religión del siglo pasado y él exigía una democratización del conocimiento.

Hoy nos encontramos acérrimos “inquisidores” que juzgan con violencia o indiferencia otras formas de saber y defienden dogmáticamente la racionalidad científica como única verdad.

La ciencia, así, se ha introducido hasta la médula de la sociedad contemporánea y, por ende, se ha vuelto la córnea del hombre moderno: todo aquello que percibe está filtrado por el pensamiento científico; todo aquello que observa está mediado por la lente científica. De ese modo, el poder que ha ido acumulando es muy significativo, tanto que en las escuelas ocupa un lugar preponderante en los programas y como contenido a estudiar.

Sin embargo, el saber científico no se interpreta ni llega de igual modo en todos los niveles de la sociedad; consideramos que tiene diferentes formas de representación dependiendo del contexto en el que se desarrolla. Así, por ciencia no entienden lo mismo un grupo de intelectuales que un grupo de campesinos, de niños, de militares, de adolescentes etc.

De ese modo, la enseñanza y el aprendizaje de la ciencia ha significado un problema importante en el ámbito de la educación formal, no-formal e informal. Nuestro interés, entonces, se cifra alrededor de estas reflexiones que han tomado fuerza sobre todo en la última década del siglo XX.

Este proyecto tiene su origen en las reflexiones y discusiones académicas que se fueron desarrollando con la implementación de un Diplomado en enseñanza de la ciencia y la tecnología en la Universidad Pedagógica Nacional (unidad 095 Azcapotzalco) dirigida a profesores en ejercicio de educación básica desde 1998.

Las experiencias con tres generaciones fueron moldeando y orientando la discusión hacia puntos que hoy reportamos:

Por un lado observábamos que los profesores llegaban al Diplomado con una demanda centrada en cuestiones pedagógicas y didácticas sobre contenidos científicos y tecnológicos. Sin embargo, los profesores desconocían de temáticas alrededor de la epistemología y desarrollo de la ciencia. Este hecho nos obligó a preguntarnos acerca de la concepción de ciencia y tecnología que tenían los maestros. Así, en el primer módulo del Diplomado comenzamos ha desarrollar un diagnóstico que arrojara información sobre dichas nociones.

Un cuestionario parecía ser la forma más sencilla de realizar el diagnóstico pero notábamos que el profesor se ceñía a nociones que había memorizado o que manejaba en los libros de texto y que se volvían obstáculo para la polémica, reflexión y aprendizaje de nuevos esquemas. De ese modo, optamos por pedirles que nos dibujaran lo que para ellos representaba la ciencia, la tecnología y el científico descubriendo así, que estas imágenes evocaban de mejor manera su percepción de los conceptos mencionados y permitían un mejor análisis y una transformación de esquemas.

Por otro lado, nos pareció que este dispositivo se podía generalizar en los diversos niveles educativos, enriqueciendo y ayudando a obtener más datos sobre la imagen de ciencia en la escuela. Siguiendo el procedimiento emprendimos el sondeo con alumnos de los diferentes grados escolares.

Este artículo es el primer reporte de una serie de tres, a saber: la imagen de ciencia en la escuela, la imagen de científico en la escuela y la imagen de tecnología en la escuela.

De ahí que nuestra primera preocupación se abocara a dilucidar la siguiente pregunta:

¿Cómo se representa el saber científico en los alumnos y profesores de educación básica?

La transmisión y enseñanza de contenidos científicos depende, en un primer momento, de los profesores de educación básica y de la recepción y aprendizaje que hacen los alumnos de estos contenidos. Por tal razón nuestro interés es aproximarnos a la imagen que de ciencia tienen estos actores fundamentales de la escuela como primera parte de un proyecto más amplio que pretende describir la manera en que el discurso científico se ha ido interpretando y reinterpretando al interior de las instituciones escolares.

Aplicación del sondeo.

El objetivo de la primera fase consistió en aproximarnos a la imagen de ciencia a través de un sondeo realizado a 339 personas, divididas en cinco grupos de diferentes niveles educativos:

1. Un grupo de 38 profesores de educación básica. (Profesores de preescolar (5%), primaria (79%) y de secundaria (16%))

2. Un grupo de 108 alumnos de primer semestre de licenciatura.

3. Un grupo de 18 alumnos de 3º de secundaria

4. Un grupo de 95 alumnos de 4º., 5º. y 6º. de primaria y

5.Un grupo de 71 alumnos de 1º., 2º. y 3º. de primaria

A todos los integrantes del sondeo se les pidió que realizaran un dibujo (en una hoja en blanco) que representara lo que entienden por ciencia.

Para fines de sistematización, en cada uno de los dibujos realizados describimos con una frase o un término la figura principal y en los casos en donde no existía una figura principal se describieron los tres elementos más destacados.

De ese modo, realizamos largas listas de palabras que caracterizaban a la ciencia y que procesamos por medio de Excel.

Después de esto, establecimos conjuntos de términos o frases con características comunes, distinguiendo siete grandes categorías que nombramos de la siguiente manera:

1. Actividades humanas: encontramos que en la representación de la ciencia hay un conjunto de opciones que se pueden englobar en este rubro, por ejemplo, cuando hacen un dibujo en el que una persona está realizando alguna actividad: un médico operando, un individuo exponiendo, un hombre o una mujer observando, algún profesionista desarrollando su actividad, etc.

2. Laboratorio (aparatos de laboratorio): otra gran cantidad de opciones para representar a la ciencia están asociadas a las imágenes del laboratorio en general (es decir, dibujos que remiten a un laboratorio con sus equipos y/o con una persona dentro del mismo) o representada a través de uno o más aparatos de laboratorio (matraz, microscopio, tubos de ensaye, etc.)

3. Aparatos tecnológicos. Otras opciones de agrupación consiste en vincular la ciencia con algunos aparatos tecnológicos como por ejemplo la computadora, el avión, el automóvil, etc.

4. Modelos de ciencia: otra categoría, que consideramos importante es la representación de la ciencia asociada a modelos propuestos por la comunidad científica. Aquí nos referimos a las representaciones que se han hecho de las estructuras, generalmente no visibles, de las que está constituida la naturaleza y el hombre. Por ejemplo, la representación del átomo, de la célula, del ADN, de fórmulas, etc.

5. Medicamentos (o medicina): Otras formas de presentar a la ciencia está asociada al ámbito de la medicina, que consiste en vincular la ciencia con medicamentos, médicos, instrumentos de medicina (jeringa, estetoscopio, etc.).

6. Naturaleza. Otro grupo de términos agrupados entre sí, consiste en representar a la ciencia con referentes de la naturaleza o al paisaje natural. Con esto aludimos a elementos naturales como árboles, montañas, nubes, planetas, animales, etc.

7. Libros y notas: finalmente, otra representación de la ciencia está asociada a elementos académicos como una biblioteca, libros, notas con operaciones y fórmulas o símbolos científicos, etc.

Resultados del sondeo.

En relación con el análisis de cada nivel escolar:

Las principales formas de representación de la ciencia en el grupo de profesores se encuentran ubicadas en las categorías de Laboratorio (aparatos) con un 54%, Libros y notas con un 18% y Modelos de la ciencia con 15%. (Ver Gráfico 1).

Gráfico 1.

Las principales formas de representación de la ciencia en el grupo de alumnos de licenciatura (que estamos considerando como de nivel preparatoria) se encuentran ubicadas en las categorías de Laboratorio (aparatos) con un 60%, y Modelos de la ciencia con 17%. (Ver Gráfico 2)

Gráfico 2

Las principales formas de representación de la ciencia en el grupo de alumnos de secundaria se encuentran ubicadas en las categorías de Laboratorio (aparatos) con un 30%, Aparatos tecnológicos con un 22% y Actividades humanas con 19%. (Gráfico 3)

Gráfico 3

Las principales formas de representación de la ciencia en el grupo de cuarto, quinto y sexto de primaria se encuentran ubicadas en las categorías de Laboratorio (aparatos) con un 26%, Naturaleza con un 23% y Aparatos tecnológicos con 18%. (Gráfico 4)

Gráfico 4

Las principales formas de representación de la ciencia en el grupo de primero, segundo y tercero de primaria se encuentran ubicadas en las categorías de Laboratorio (aparatos) con un 29%, Medicamentos con un 21% y Libros y notas con 18%. (Gráfico 5)

Gráfico 5.

En relación con el análisis por categorías (ver Cuadro 1) podemos decir que:

La categoría más significativa es la de Laboratorio (aparatos). En todos los niveles (primaria, secundaria, preparatoria y profesores) el porcentaje más alto lo ocupa esta categoría. Podemos conjeturar, entonces, que la representación de ciencia predominante está asociada a la imagen de laboratorio o de instrumentos característicos del laboratorio (matraz, tubo de ensaye, probeta, etc.). De este modo, desde el nivel de primaria se puede observar que para los alumnos el término ciencia remite a la imagen de un laboratorio y, que progresivamente, esta imagen se refuerza en los niveles más altos (60% en el grupo de preparatoria y 54% en el grupo de profesores) llegando a ocupar un porcentaje considerable.

Cuadro 1.

La representación de la ciencia asociada a Actividades humanas, Aparatos tecnológicos y Medicamentos aparece principalmente en los primeros niveles escolares (primaria y secundaria) y tiende a decrecer significativamente en los niveles superiores (preparatoria) y en el grupo de profesores; es decir, encontramos que en primaria y secundaria la ciencia se vincula con dichas categorías pero que en el nivel bachillerato y en los profesores disminuye considerablemente.

La categoría de Modelos de la ciencia aparece poco significativa en el nivel de primaria y aumenta en los otros niveles escolares (secundaria y preparatoria) y en el grupo de profesores. Lo que manifiesta que la representación de ciencia asociada a los modelos científicos (como el átomo, el ADN, la célula, etc.); imágenes que implican una elaboración más abstracta, se presenta en individuos más adultos.

La representación de la ciencia vinculada a la imagen de Naturaleza presenta características interesantes: es muy significativa en el nivel de 4º, 5º y 6º de primaria; en contraste tiene un porcentaje mínimo en los otros niveles. Este resultado nos lleva a pensar en la influencia que podrían tener los contenidos de los libros de texto de 3º, 4º y 5º en esta asociación.

Finalmente, la representación de la ciencia vinculada a la categoría de Libros y notas aparece de manera significativa en el grupo de 1º, 2º y 3º de primaria y en el grupo de profesores, hecho que plantea la gran influencia que pueden tener los profesores sobre la representación de la ciencia como una imagen enlazada a libros, notas, operaciones, en los alumnos más pequeños de la primaria.

Conclusiones.

Los resultados que estamos presentando se tratan de una primera aproximación a la forma en que se representan la ciencia los principales actores de la institución escolar y, aunque no son definitivos, nos ayudan a emitir una serie de conjeturas que nos permiten orientar este trabajo.

En primer lugar, podemos inferir que la representación de la ciencia en la escuela está determinada principalmente por un conjunto de imágenes asociadas a un laboratorio o a los instrumentos que se utilizan en el mismo como el matraz, los tubos de ensaye, probetas, etc. Este hecho nos lleva a pensar que la imagen de la ciencia que se ha ido construyendo en las escuelas ha estado muy influenciada por el modelo que impusieron las ciencias naturales (sobre todo la física, la química y la biología) sustentadas en el marco epistemológico que se desarrolló a finales del siglo XIX y principios del XX: el positivismo.

De ese modo, pareciera que la imagen de la ciencia en las escuelas de finales del siglo XX y principios del XXI está determinada por la interpretación y reinterpretación que hacen los profesores y alumnos del modelo positivista y de su concepción de ciencia desarrollado en el siglo anterior.

Así, llama poderosamente la atención que cuando los profesores o alumnos refieren a la ciencia prácticamente no hacen alusión al campo de las ciencias sociales. Ciencia siempre está asociado a las disciplinas naturales y nunca a las disciplinas sociales.

Ahora bien, la imagen de ciencia asociada al paradigma positivista se va reforzando y consolidando más, en los niveles superiores (ver la categoría Laboratorio (aparatos) en el cuadro 1). Incluso, la interpretación de la ciencia a través de modelos científicos presenta una clara recurrencia a estructuras de las ciencias naturales como el átomo, la célula, el ADN, la clonación, etc. Y si revisamos las otras categorías propuestas, en su mayoría, tienen que ver con imágenes vinculadas al ámbito de las disciplinas naturales.

Esta aproximación a la imagen de la ciencia en las escuelas nos sugiere, entonces, una serie de interrogantes: ¿Cuál es la imagen de ciencia que se presenta en los contenidos escolares y qué influencia pueden tener éstos en la interpretación que hacen los alumnos y los profesores? ¿Por qué la imagen de ciencia en la escuela se encuentra determinada por el enfoque positivista? ¿Cómo es que esta idea de ciencia se generaliza y se dogmatiza en las instituciones escolares?

Éstas y otras preguntas nos invitan a reflexionar alrededor de cómo se ha instaurado el saber científico en la escuela. De ese modo, más que afirmaciones y respuestas se abre un campo interesante de investigación.

Armando Meixueiro Hernández
Director de Pálido Punto de Luz

Carmen. 01 de Abril de 2013 10:59

Pues en preescolar la ciencia se remite a los famosos experimentos que se hacen desde que YO estaba en preescolar: un germinador (que por cierto solo lo vas dibujando pero nunca ves cuando tiene los frijolitos), el de tener hortalizas pero nunca ves el desarrollo de lo que plantaste y MENOS los resultados que puedes tener como hacer una ensalada, venderlas y tener beneficio económico, preparar la tierra para tener fertilizada la tierra, etc. o simplemente una maqueta del sistema solar. Eso es dirigir la educación a que reciban el conocimiento pero no a una investigación en donde los alumnos “DESCUBRAN EL CONOCIMIENTO”. Muy interesante el artículo, estaré esperando las partes que faltan.

Agregar comentario