Papa_francisco
Deserciones

Mirador del Norte

G. Arturo Limón D.


33 Años, 33 días

Me ha llamado poderosamente la atención la deferencia otorgada a Latinoamérica al designar o elegir al cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio como Papa de la Iglesia Católica Romana, que si bien es de ascendencia italiana por ambos troncos paternos es nacido en esta Nuestra América, ante esta realidad es obligada la reflexión antes que asumir sencillamente el hecho y reflexionando, encuentro que hay una realidad inocultable que es el cruce de caminos entre religión y política, nótese que no hablo de poder, ya que ambas religión y política lo detentan.

Dejo esta lectura para su reflexión y hago la predicción social de que igual que el Papa Juan Pablo II jugó un rol que ha sido tipificado por analistas diversos como desmantelador de la antigua Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas el arribo del Papa Francisco, nombre que asume el cardenal argentino, pudiese verse dado en esa unión de poder cupular que se da entre política y religión a tratar de intervenir en los procesos de integración continental a favor de los más desposeídos en la parte sur del continente Americano.

Hacerlo implicaría una mezcla ya insostenible y un conflicto existencial para la ciudadanía que tendría que optar en su obediencia a lo terrenal y a lo espiritual y traerá conflicto. Dejo sin embargo aquí señalado también, que la persona del Papa Francisco en el ejercicio de su albedrio, es quien decidirá el rumbo de su ministerio, justo como lo hizo el Maestro de Maestros Jesucristo quien murió a los 33 años después de tres de ministerio, y el Papa de la sonrisa Albino Luciani mejor conocido como Juan Pablo I quien falleció en condiciones no esclarecida a los 33 días de su papado.

Dejo aquí con ustedes la mención de algunos fragmentos del informe de Manuel Freytas, titulado Los secretos de Wojtyla en esta lectura y la referencia para que puedan verlo completo de ser de su interés ; “ http://www.bibliotecapleyades.net/vatican/esp_vatican22.htm”:http://www.bibliotecapleyades.net/vatican/esp_vatican22.htm

Debo precisar para las personas que profesan la fe católica y los lectores en general que, el análisis aquí realizado es respetuoso de esa fe y de cualquier fe, porque todas son respetables, y solo toca el espacio específico de lo que se discute en torno a los grandes problemas que se han presentado desde hace la muerte del Papa de la Sonrisa Albino Luciani hasta la abdicación al papado de Josep Ratzinger y el enorme desafío que tiene antes si el Papa Francisco si es su deseo modificar la Curia Romana que es definida así; “La Curia Romana o Curia Vaticana es el conjunto de órganos de gobierno de la Santa Sede de la Iglesia Católica. Está compuesto por un grupo de instituciones, denominadas dicasterios, bajo la dirección del Papa que ejercen las funciones legislativas, ejecutivas y judiciales. Se coordina y proporciona la necesaria organización central para el correcto funcionamiento de la Iglesia y el logro de sus objetivos. La
potestad de la Curia Romana se considera vicaria del Papa”

El Reporte

“El ascenso al sillón de Pedro de Albino Luciani, en 1978, con sus postulados “renovadores” representó un golpe inesperado para los sectores más ultra-reaccionarios vinculados con Washington, el Opus Dei, la mafia y el lavado de dinero que recorrían los pasillos vaticanos intrigando para imponer al conservador arzobispo genovés Giussepe Siri.

Juan Pablo I, un “revolucionario” de la Iglesia Católica, según los “vaticanistas”, fue el primer Papa con dos nombres, gesto que adoptó para honrar la memoria de sus dos predecesores, Juan XXIII y Pablo VI.

La apertura de la Iglesia hacia su “izquierda renovadora” produjo los pontificados de Juan XXIII y de Pablo VI, y amenazaba su continuidad expansiva con el apostolado de Albino Luciani, que chocaba con los intereses entronizados de la cúpula del poder mafioso encaramado en el Vaticano, de los cuales se valía Washington para irradiar sus estrategias de expansión en el seno de la Iglesia Católica.

Contrariamente a lo que pronosticaban los conocedores de las intrigas vaticanas, Luciani accedió a la jefatura de la Iglesia Católica en 1978, por encima del polaco Wojtyla al que, muchos, incluido el propio Luciani, consideraban número puesto como futuro Papa impuesto por el establishment del poder curial.

El secretario de Estado del Vaticano Jean Villot, un operador de Washington declaraba públicamente antes del ascenso de Luciani:“he encontrado al futuro papa: será el cardenal Wojtyla”…

Según apuntan algunos biógrafos de Luciani cercanos al poder curial, gracias al trabajo realizado por Giovanni Bennelli, que había sido hombre de confianza de Pablo VI, se estima que más del 80% de los votos del cónclave fueron a favor de Luciani (Juan Pablo I), cuyo perfil continuador de la política de su antecesor provocó la desilusión y la indignación del lobby de los cardenales más derechistas.
Por suerte para estos sectores, el “papa de la sonrisa” sólo duró 33 días en el pontificado, lo que dio lugar a versiones de un complot contra su vida, algunos basados en simples rumores y otros sustentados en las declaraciones públicas de personajes clave que desmintieron la versión oficial sobre el súbito deceso de Luciani.

Sus ideas de “cambio” nunca llegaron a hacerse realidad ya que murió el 28 de septiembre de 1978, apenas 33 días después de haber sido electo, en lo que fue el segundo papado más breve de la historia desde León XI, quien murió en abril de 1605, a menos de un mes después de su elección.

La muerte de Luciani, se produjo en pleno desarrollo de la Guerra Fría que libraban Washington y Moscú por áreas de influencia. Principalmente en el contexto latinoamericano donde la Teología de la Liberación nacida al calor del reformismo eclesiástico se había convertido en la biblia de los llamados “curas rebeldes” del tercer Mundo.

En América Latina, las dictaduras militares “anticomunistas” formadas en la Escuela de las Américas y en la “Doctrina de Seguridad Nacional”, desarrollaban su “guerra antisubversiva” comulgando en la iglesias de la ultraderecha católica.

La jerarquía católica conservadora latinoamericana, imbuida de la “Doctrina de Seguridad Nacional” impulsada por Washington y el Pentágono, acompañaba y santificaba las andanzas represivas de las dictaduras militares nacidas por golpes de Estado impulsados desde el Departamento de Estado norteamericano, tal como se demostró en los documentos revelados recientemente.

Toda esa política del Vaticano, fue avalada y consentida por el sucesor de Albino Luciani, Juan Pablo II, quien se prestó al exterminio militar del “comunismo ateo” en América Latina, de la misma manera que se plegó a la “guerra anticomunista” que Washington y la CIA habían lanzado para desestabilizar a la burocracia soviética y establecer el mercado capitalista en las repúblicas socialistas de Europa del Este.

Años después, el Papa polaco que sucedió a Luciani avaló con su silencio los feroces bombardeos y la invasión a Yugoslavia, punta de lanza de la conquista de los mercados de Europa del Este, lanzada por la administración Clinton al principio de los 90.

Con la llegada de Ronald Reagan al gobierno de EEUU, en los comienzos de los 80 (teniendo como vicepresidente a George Bush (padre)…

Tras su muerte en 1978, la teoría del “envenenamiento” de Luciani (el Papa Juan Pablo I) comenzó a circular off the record por los pasillos del Vaticano convirtiéndose en la comidilla secreta y a media voz de los grandes círculos del poder internacional.

Los rumores siguieron acumulándose y casi se transformaron en evidencia al negarse Jean Villot, secretario de Estado del Vaticano, a realizar la autopsia al cadáver del Papa Albino Luciani.

“Debo reconocer con cierta tristeza que la versión oficial entregada por el Vaticano despierta muchas dudas”, señaló el cardenal brasileño Aloisio Lorscheider a The Time, el 29 de septiembre de 199….

Tras la muerte de Luciani, Juan Pablo II alcanza la jefatura del Vaticano en el año 1978, en pleno desarrollo de la Guerra Fría por áreas de influencia entre Washington y Moscú…

Con la muerte de Luciani, el polaco Juan Pablo II, el “Papa del Opus Dei”, ya tenía el paso libre para acometer su involución doctrinal y perseguir los dos principales objetivos políticos trazados: impartir la extremaunción a los regímenes de Europa del Este y bendecir a los militares golpistas y represores que perseguían a los Teólogos de la Liberación en América latina.

En esa persecución feroz fueron asesinados, entre otros, monseñor Oscar Romero (1980) e Ignacio Ellacuría (1989), éste junto a otros cinco jesuitas de la UCA y dos mujeres, quienes fueron masacrados por los escuadrones de la muerte con complicidad del ejército salvadoreño.

Juan Pablo II, nunca escuchó a Monseñor Romero en sus súplicas para que intercediera ante sus verdugos…Curiosamente, Juan Pablo II había despedido a Monseñor Romero, unos meses antes de su muerte, después de una audiencia en torno a las violaciones de los derechos humanos con un “no me traiga muchas hojas que no tengo tiempo para leerlas… Y además, procure ir de acuerdo con el gobierno”.

Como relata López Sáez en su libro, Monseñor Romero salió llorando de la audiencia papal, mientras comentaba “el Papa no me ha entendido, no puede entender, porque El Salvador no es Polonia”. 1

REFLEXIÓN

Cuando se piensa que el nuevo Papa Francisco podría ser un elemento que incida en la política que se da en el Sur del continente americano estos antecedentes indudablemente deben ser considerados, el tiempo traerá la respuesta.

1 Manuel Freytas, Los secretos de Wojtyla_. “ http://www.bibliotecapleyades.net/vatican/esp_vatican22.htm”:http://www.bibliotecapleyades.net/vatican/espvatican22.htm

G. Arturo Limón D.
G. Arturo Limón D. Miembro del Cuerpo académico de Sustentabilidad UNAM, y Miembro de la Comisión de Educación en Mesoamérica de la UICN. Profesor investigador de la Universidad Pedagógica Nacional de Chihuahua UPNECH

Agregar comentario