Maestros_en_el_aula
Sala de Maestros


Alma Torices


De la planeación o de cómo Dios se hace presente en la educación secundaria según el plan 2011

Cuarto para el toque, saludo a Rosita que peina a Wendy (es que Rosita llega, checa, se maquilla mientras su hija acaba la tarea, acomoda su escritorio y se sale a llevar a Wendy a la escuela primaria de al lado). Saco mi planeación.

La empecé desde el TGA antes imposible, estaba en el programa de escuela siempre abierta, la empecé después de purgar la planeación del año pasado bajo la lupa del Plan 2011, con toda la libertad que me ofrece. Recuerdo la pedagogía in situ… No, en realidad me angustia no saber a qué diantres se refería mi gurú Pepe Villatoro con su pedagogía in situ, la traduzco ‘in situación’, ‘in si tu acción”, “in… Inn?” Respiro. Entro al baño a quitarme el ruido del ambulante que traigo en las manos, y frente al espejo veo lo que no vi cuando hice la planeación. Yo. Ahí estoy yo.

Está la máscara de la docente que protege a la rata de biblioteca mujer. Cuidé la fragilidad de mi ser con la imposición del programa. ¿Por qué soy docente, por qué del sistema público? Más allá de aprobar el Alianza 2010 me voy por el sistema porque sola no he construido una vida mejor para mis hijos. La educación privada me dejó claro que hay intereses y la necesidad de manos más baratas y más chambeadoras. Va. Universidad patito con chavitos que no escriben ni su nombre. Va. Bajé el nivel, pero en prepa no leen, entre desesperanzas, lana y confusión, no pude. Va. Secundaria privada. No, lo privado no es lo mío, sí la intimidad. Va, secundaria técnica pública ganada en examen nacional. Seis meses un día y mi basecita para seguir jugando en el equipo de casa.

En tres días sin dormir desmenuzo el Plan 2011, el acuerdo 592 ni lo leí, pesaba tanto. El punto Plan y Programas de estudio 2011. Secundaria. Artes. Teatro. Mejor. No me pide más que sintetice los cuatro años de formación en historia del teatro para escupirlo en competencias de un contenido en cuatro bloques de cada grado. Ya no. Respiro. Libertad creativa para provocar con la educación artística oficial.

En el fondo de mi pupila se refleja Villatoro, pedagogía in situ, in situ, in situuu, la foto aquella de los niños maquillados tirados en el piso jugando ¿para un tema de biología? Neta, el teatro sirve y sirve para educar. Sonrío. Lavo mis manos con poca agua. ¿Cómo fue posible que los frailes que no conocían los baños hayan determinado la conquista espiritual, el sincretismo cultural? Me río. Con teatro. Oigo los tacones. Llegó la mujer de 1.50 metros que cada que puede me alienta a seguir éticamente con mi deber profesional: “Maestra [cuando soy licenciada o docente, pero no maestra, ni de nivel ni de origen], ah, maestra, ya no alborote a los niños [¿no ve que son adolescentes o pubertos?] Mejor monte la pastorela, ¿por qué no propone una obra para el diez de mayo? Algo creativo, que se vea el arte. Siendo el teatro tan bonito y usted lo usa para alborotar. Yo digo que usted debería aprovechar su talento y hacer algo productivo para la escuela, pero bueno, eso digo yo.” El plan 2011 no pide obras sino procesos de experimentación y creación, le dije sin que escuchara, hoy sólo digo “Sí, maestra [ella si es de la normal de maestros, yo no.]”
Un “sí” consciente de que en el salón de clases, en el día a día con el grupo hay intimidad.

La primera vez que fui a un TGA nos dijeron “agárrense de su plan, conózcanlo, apréndanselo de memoria y encomiéndense a él, porque es el único que los va a ayudar para justificar todo lo que hacemos”. El sistema (que hacemos todos conscientes) me entregó su palabra escrita (ahora lo sé, la biblia oficial) y la tomé con respeto, ¡es sagrada! Yo sigo mi plan, las instrucciones de mis superiores; entrego Plan Anual, Criterios de evaluación, Plan de bloque, Intervención en los Programas Escolares, Participación en Concursos, Programación de Uso de Espacios Digitales-Audiovisuales, Estrategias para mejorar el aprovechamiento… sí, todo eso, pero in situ, en mi si tú, ¡sí, tú! Sin grupo, sin horarios, sin seres vivos yo planeo en agosto con la compañía de mi compu y los chistes de los compas que no entienden que tanto hago si basta con actualizar fechas.

No quiero verla. No quiero oír otra vez lo mal que estamos sin que se arriesgue a proponer algo ‘productivo en bien de la escuela’. Todo está ahí, en mi plan, me digo. ¿Cuál? El que imprimí. Sí, ese que es como la Santísima trinidad, porque es uno pero vale por tres (y que esto no se tome a choteo de oferta, por favor). Este plan impreso en seis hojas que se reduce a ser el copy paste del programa oficial repartido en las horas semanales del bloque, intervenido con las actividades complementarias de los diversos programas bimestrales con sus evidencias. Ah, sí, hay que recordarles de la fecha de entrega de la evidencia del plan de lectura. Dios Padre, aquí nadie puede contra él. Es perfecto, incuestionable y un padre amoroso. Debo salir de aquí.

¡Eureka, Dios existe!

Agarro el picaporte, escucho al ‘Cete’; un jovencito timidón que expuso acorde al sistema, con una actividad sin relación directa con el contenido, pero que al grupo le gustó ¿se trata de hacer actividades o de exponer contenido? Cuestioné y él sonrió, el grupo se ofendió. “¡A esta pinche vieja nadie le da gusto!”. ¿Acaso ignoran que planeo la sesión para que aprendamos juntos? Entonces vimos el escenario de la exposición de otra manera. “Eso hace el profe Camiro, nos pone a comprarle copias de sudokus, cosas que no explica, dice que hay que entregar la evidencia…eso nos conviene porque nos pone diez y nos deja platicar” ¿En mi clase no platican? Sí, pero también pensamos, dijo el Cetes y comentó su relación entre la actividad y el contenido, sólo él se entendía, yo no. Se lleva a la sub y yo salgo del baño.

En el marco del salón recuerdo que Dios existe, que traigo al padre en la mano y que puede entrar la paloma del espíritu santo a ser cómplice de la clase. Alto, respiro, Yes llora. El grupo se solidariza. In situ. Al diablo con dios, hay un ser humano con el corazón en las manos que cae a gotas por sus ojos. No puedo entrar. Ella me ve, se trata de calmar. Pregunto, ¿quieres hablar? No, dice meneando la cabeza. (Ah, pero qué pregunta más estúpida). El contenido de hoy es de elementos narrativos, el mapa conceptual y la competencia lectora, con las copias de fábulas que yo pago se quedan calladitas en mi mochila. ¡Espíritu santo!, ahora escribiremos una obra con un tema libre, sí, in situ, escribo en el pizarrón ¿Con teatro podemos expresarnos como no lo haríamos de otra manera? Cada uno comienza a tomar su lugar, comentamos cosas, pasamos asistencia, nos acomodamos, entran los que llegan tarde, seguimos, uno quiere saber si va bien y lee en voz alta, los demás se entusiasman, está hablando de que está castigado, otra voz denuncia la incongruencia de los adultos que le dicen “no te maquilles” con la cara peor que payaso. Las lágrimas ceden. Yes escribe. No quiere que me acerque, no está escribiendo una escena, sólo hace rayas. In situ. Comento que cuando empecé a escribir no sabía y sólo hacía rayas, para los demás, para mí eran el registro de un recado. Yes sonríe. In Situ

La sub está dando su ronda de control. No ví cuando llegó Axel, es que a él le gusta mi clase porque se puede sentar en el piso (cosa más alagadora no he escuchado en veinticuatro años). “Jovencito, párese. Maestra, perdón, buenos días. Buenos días jóvenes. Vi al joven en el piso y creí que no había maestro. Se pueden sentar.” Agarro mi planeación, es mi biblia, con ella convertiré a esta pecadora, tengo el pintarrón en la mano, dejo de escribir. Buen, día maestra, le digo y sigo con una explicación que no me ha pedido: Maestra, ¿verdad que los elementos narrativos se categorizan? Desconcertada, dice un simple ‘si’. Y sin dudar, volteo al grupo y les digo, es eso lo que Axel explicaba, si ustedes están sentados en sillas y él se sienta en el piso se establecen dos categorías entre ustedes, y eso es lo que usted vio, maestra, una participación para reforzar el conocimiento. El grupo agarra la onda, somos cómplices bajo el amparo del espíritu santo. Yes se levanta y con todo respeto pregunta ¿entonces usted sería como el nombre de la obra, la sub el director, nosotros los actores y Axel el técnico? Dios existe, la sub se involucra diciendo que esos no son elementos narrativos, lo que no espera es que Gutiérrez —no más Gutierritos—diga: “Ah, si, pero esos son elementos indispensables para la escena, y si, la sub tiene razón, los elementos narrativos de la escena, así como lo dice Yes serían la profa de Artes el espacio-tiempo, la sub el marco histórico, nosotros el tema y Axel el personaje…” y no acaba cuando la sub dice, “La dejo profesora, sigo mi recorrido, no se levanten jóvenes, sigan con sus elementos narrativos”. ¿In situ?

Alma Torices
Profesora de teatro y estudiante del Diplomado en Educación Ambiental de la Unidad 095 de la Universidad Pedagógica Nacional.

Xiomara. 07 de Abril de 2013 16:09

Muy bien compañera!
me gusta y tu estilo de redacción, sabes me identifique contigo cuando recibo por primera vez los TGA y el lema de los profes “agárrense de su plan, conózcanlo, apréndanselo de memoria y encomiéndense a él, porque es el único que los va a ayudar para justificar todo lo que hacemos”. biblia oficial (…)
buen trabajo :)

luis angel avila moreno. 09 de Abril de 2013 22:59

mire profesora pues seré sincero ami usted no me caía bien en primero de secundaria pero pues después de que hable con usted y como mis papas me dijeron esos profesores son los que valen la pena explotarlos lo mas que puedas de ellos van a aprender y pues yo segia con mi actitud rebelde hasta que entendí a ahorita en 3 de secundaria me costo 3 años en comprender que si lo que usted nos dice lo que usted nos enseña no solo es teatro si no es comportarse frente la vida ya que no siempre tienes que quitarte la pena y como dicen el show debe continuar pase lo que pase así que con usted no solo he aprendido teatro y a socializare con mis compañeros y perder el miedo si no también he aprendido calidad humana y que si se quiere se puede así que muchas gracias y perdone todas mis groserías que hacia pero pues solo era una persona que pues no savia lo que era lo que nos quería enseñar siempre la recordare por eso enserio de corazón muchas gracias usted es una de las profesora que valen la pena y aúna que su método no sea como el de costumbre y le digan que por que no le haga caso siempre sea origina como lo es a por cierto perdón por mis faltas ortográficas pero pues toda vía no aprendo a escribir

Brandon Alejandro Camargo García. 10 de Abril de 2013 01:41

Hola profesora la verdad me parecio muy interesante su critica o noticia la verdad no se como decirlo jeje pero, gracias a usted varios de mis compañeros nos hemos podido aprender a expresar a perder el miedo ante la gente,mas yo que no me gustaba hablar en publico y ahora tengo toda la confianza de poder hablar en publico y le doy gracias por el tiempo invertido en nosotros los chamacos latosos que luego ni la clase le dejamos dar o simplemente la ignoramos pero gracias por su tiempo, y es muy linda su clase gracias y hasta luego

Alma. 10 de Abril de 2013 12:35

Hola Xio, Brandon y Luis Ángel. Gracias por sus letras. Jajaja, no cabe duda que uno se ‘desnuda’ cuando escribe, quizá por eso escribimos poco, con práctica podemos ablandarnos y reconocernos juntos… Quiero decir que está basado en muchas ‘fotos’ que llegaron a mi cabeza justo cuando tenía una pluma en la mano, jajaja, en la clase de… bueno, bueno, mejor digo que si es cierto lo de la pedagogía ‘in situ’ tan cierto como que todavía no la alcanzo, pero si sigo caminando bajo los zapes del prof., Villatoro seguro llegaré a algún punto, jajaja, eso seguro.
Gracias.

René. 10 de Abril de 2013 13:31

Algunas veces los alumnos juegan a pensar como lo hacen los profesores y cuando leí esto me dio tanta risa porque es casi como lo imaginamos. Muy bueno maestra.

josé villatoro. 10 de Abril de 2013 20:52

Alma, creo que desde que escuché que querías cambiar tu país desde la docencia hay un paso muy importante en la sensibilidad de tu testimonio, esa es una señal de peso, haz puesto los pies en este lado donde ya no se puede regresar, bienvenida al cambio. Cuenta conmigo ya somos más. Por cierto no me llames gurú pero no me va bien pero no me hagas caso. Saludos

Benitez de la Mora Karla. 10 de Abril de 2013 21:08

Maestra:Por lo que entendi,usted plantea las complicaciones que tiene elaborar una planeacion y lo dificl que es ser maestro,cuando las autoridades te piden hacer actividades que no van de acuerdo con artes,aparte de tolerar a nosotros los alumnos.Me gusto su forma de redactar su relato.Hasta luego.

Chaban Mauricio. 12 de Abril de 2013 12:47

Muy bonita reseña, se deja ver en instantes como simulación de crónica de guerra, pero eso mismo es lo que quisiste retratar ¿o no? Le faltaron algunos detalles coquetos que no faltan nunca en un salón de clases y que valdría la pena rescatar para que no se queden en la monotonía.

Fernanda Munguia. 13 de Abril de 2013 21:31

Querida Prefesora
me gusta su estilo de redacción,su forma de expresarse,y sobre todo el gran trabajo suyo hacia la educación de todos nosotros es buen trabajo el que usted a hecho y a logrado con nosotros, me gusto mucho su reseña (la verdad no recuerdo muy bien que es) pero es muy buen trabajo el que usted hizo :)

josue miranda landeros. 14 de Abril de 2013 17:21

Bueno profesora pues ahora que he leido esto me doy cuenta de que usted batalla mucho para salir adelante,y, pues nosotros,sus alumnos, le ponemos obstaculos para que usted pueda salir adelante,bueno eso creo yo, aunque tambien creo que gracias a esa “confianza” que hay con sus alumnos he aprendido muchoas cosas de las cuales son saber salir adelante,jaja,y tambien a socializar, pues usted me conocio en segundo y pues yo era muy timido, y por su forma de ser he cambiado,pero es para mejorar mi rendimiento academico y moral.
Pues muchas gracias profesora por saber soportarnos, pues por eso muchos cambian para bien, bueno pues en mi opinion me parecio genial en la forma que redacto este texto.

Geovanny Abel Osorio 3*J. 14 de Abril de 2013 20:24

Maestra Alma ¡Felicidades! , creo que tiene razón los jóvenes estamos pasando sobre una etapa muy difícil “La pubertad” Pero creo que cada alumno debe de ser más amable con usted , yo soy amable , en ocasiones porque mis padre me educaron así , pero creo que “Axel hizo un buen gesto” y ami me gusto como usted digo “cosa más alagadora no he escuchado en veinticuatro años” Tratare de ser más amable con usted y menos grosera en su clase.
¡Felicidades , gracias a usted y a los demás maestros nosotros tenemos conocimientos gracias a ustedes que se duermen tarde , tiene problemas familiares pero es más importante la escuela para usted!
Felicidades ¡Me gusto mucho su texto!
GeovannyA.

Alma. 15 de Abril de 2013 00:09

Gracias René, linda la experiencia.
Mau pues invitado a escribir esos “detalles coquetones”, segura que ustedes tienen más que decir del salón de clases que los profesores, así que ¡a escribir! Profe Villatoro, mil gracias por compartir el espacio, y si, ni modo, es usted mi gurú, jajaja, bueno, no se la crea, jajaja. Karla, Fernanada, Josué y Osorio, gracias por sus letras, nos vemos pronto. (jajaja, ojalá lo leyeran completo…)

Joaquin Rosales. 15 de Abril de 2013 10:22

¡Hola maestra! Sabe… en este momento me puse a recapacitar como soy de alumno y creo que he sido muy mal alumno, ya que yo siempre quiero hacer lo que quiero, sin darme cuenta lo mucho que usted se esfuerza para hacer una clase, mientras yo solo digo “el chiste trabajar” y de hecho si ¡hay que trabar! Pero de acuerdo con lo que usted preparo para la clase NO lo que el grupo y yo queremos hacer
Muchos decimos “¿para que rayos tengo la materia de Artes? Si yo no quiero ser actor” y es simple la respuesta… esta materia me ha ayudado mucho tanto como personal como grupal, he agarrado más confianza conmigo mismo, ya que en su materia actuamos, creamos, dirigimos, transformamos etc. Y con esto nos a enseñado a hablar en público y poder expresarnos sin pena a la gente y eso para mí es una apoyo, ya que yo soy un poco tímido… ahora entiendo por qué es estricta con nosotros, así que solo le pido una disculpa por ser tan mal alumno ¡ PERDÓN! Y solo queda decirle que me gusta mucho su forma de pensar, usted es una gran docente ( pero no maestra) jajajaja y ¡gracias por su gran apoyo hacia mí!

mairany acevedo sandoval. 15 de Abril de 2013 21:55

bueno profesora este escrito esta maravillo ami me gusto este si es talento sumamente impresionante el que usted tiene la verdad me daba al princio pasar con usted pero poco a poco se me fue quitando la pena usted aparte de ser maestra es mama y eso eso admiro yo de usted espero no qe espero yo usted si la ase de escritora pues que le puedo decir gracias por su comprencion e esfuerzo que nos da dia a dia demostrando que tambien podemos ser como usted algien muy importante le deseo suerte como escritora profa :) ME GUSTA !!!!!!!!!!!!!!

amairany acevedo sandoval. 15 de Abril de 2013 21:58

bueno profesora este escrito esta maravillo ami me gusto este si es talento sumamente impresionante el que usted tiene la verdad me daba al princio pasar con usted pero poco a poco se me fue quitando la pena usted aparte de ser maestra es mama y eso eso admiro yo de usted espero no qe espero yo usted si la ase de escritora pues que le puedo decir gracias por su comprencion e esfuerzo que nos da dia a dia demostrando que tambien podemos ser como usted algien muy importante le deseo suerte como escritora profa :) ME GUSTA !!!!!!!!!!!!!!

Trejo Larios Jared Alexander. 15 de Abril de 2013 22:06

Bueno profesora en verdad usted no me cai tan bien pero en realidad se que usted es asi por que nos quiere enseñar de una maner divertida lo que es el teatro y se que a usted si le importa que aprendamos y seamos mejores en le futuro y eso lo que yo admiro de usted por que es una profesora con actitud y carisma y yo en especial no e sido muy buen alumno en su clace pero se que tendre que ser mejor en ella y gracias a su clace yo me desenvuelvo mas y me dejo llevar por el tema que usted esta esplicando y muy buen escrito PROFESORA.

jonathan rodriguez. 15 de Abril de 2013 22:07

hola profesora!! o mas bien maestra,pues ya tiene su maestría que no?.. usted es luchadora y sigue adelante apesar de los conflictos y/o problemas que ha tenido eso me agrada demasiado de usted y me hace pensar (que pasaría si yo no me dejara vencer y fuera como usted) y llegue a la conclucion de que lo puedo ser solo deb proponermelo bueno eso creo. Me agrado demasiado su redacción es muy buena..
y ademas de todo le doy las gracias por que gracias a usted he aprendido muchas cosas tanto de las clases como de la vida y hay que seguir adelante pase lo que pase me agrada su forma de pensar y expresarnos sus opiniones en las clases eso es maravilloso ademas de que sea lo que sea siempre lo hace parecer gracioso y pues por ultimo solo me queda decirle que usted es una gran maestra y que seria grandioso que muchas personas pensaran como usted.. ¡ gracias por todo profesora !

Clara Garcia Lopez. 15 de Abril de 2013 22:50

Querida y Apreciable Profesora Alma:
Al leer su articulo me hizo reflexionar mucho sobre, como nosotros los alumnos al nadamas estar dando lata en su clase o cualquier otra, podemos alterar a los profesores, porque ellos también tienen problemas a parte de los de la escuela, y deberiamos estar tranquilos, o por lo menos permanecer en nuestro lugar, aunque no toda la gente lo entiende, claro entre esa gente a veces me encuentro yo.
En verdad creo que su articulo es demasiado bueno porque hace reflexionar a los alumnos, de como ustedes también se llegan a encontrar en situaciones de duda, como las de nosotros, pero claro ustedes mas fuertes.
Un gusto conocerla, y debo decirle que su clase es de las pocas que amo porque es diferente a todas, saludos

Alma. 16 de Abril de 2013 10:30

Hola guapas y bellos Joaquín, Amairani, jared, Jonathan y Clara. Recibo sus letras con gusto en mi corazón, son sinceras y motivadoras. Lo profes tenemos dudas ¡sí!, mayores?, no lo creo, considero que las dudas, los miedos, los problemas, etc., son de acuerdo a las circunstancias y eso también lo comprendemos a través del teatro, no es lo mismo una circunstancia que una situación, jajaja ¿soy clara? No, ya sé que soy Alma, pero ahora que lo escribo puedo señalar la importancia de la ortografía dado que escribí ‘clara’ y no ‘Clara’ ¿cierto? jajaja, bueno, gracias por sus comentarios. ♥

Agregar comentario