El_arte_financiero
Sala de Maestros

Homo œOeconomicus

Roberto García J.


El mercado del arte: Una retrospectiva financiera.

“El arte comercial es mucho mejor que el arte por el arte.”

Andy Warhol.

Económica y financieramente hablando, el 2012 fue crítico en muchas partes del mundo, no sólo los mercados se impactaron, también países del 1er. Mundo, incluso las principales monedas índices del mundo sufrieron las consecuencia, sin embargo el mercado del arte presentó una capacidad de recuperación y crecimiento asombrosa, acumulando registros en extremo superior e incluso superando años anteriores.

Algunos que sólo conocen a Edward Munch únicamente por su famosísimo cuadro: “El Grito”, en el han querido ver una personalidad profundamente desestructurada, casi psicopática, un hombre educado por un padre severo y rígido que, siendo niño, vio morir a su madre y a una hermana de tuberculosis.. “El Grito” uno de los cuadros más reconocibles del mundo del arte, fue subastado y vendido por $ 119.9 millones de dólares en mayo de 2012 por la casa de subastas Sotherby’s estableciendo un nuevo récord como la obra de arte más cara vendida hasta ahora en una subasta. “El grito” subastado es una de la cuatro versiones realizadas por el pintor, fue vendido por el empresario noruego Petter Olsen. Con este récord, superó fácilmente el que tenía hasta ahora una obra de Picasso, “Desnudo, hojas verdes y busto,” vendida por $106,5 millones de dólares en Christie’s en 2011.

Inevitablemente, hay que recordar idea profética de Andy Warhol del arte comercial, es decir, su reconocimiento de que el arte se ha convertido en un negocio y ganar dinero en los negocios es un arte, lo que implica que la fabricación de ganancia y la realización del arte implica la misma motivación. 2012 se caracterizó por la continua fortaleza del mercado de arte, destacando las obras del género contemporáneo. El arte impresionista y moderno, durante mucho tiempo la base del mercado, está siendo desplazada por el arte contemporáneo, representó el 33 por ciento del mercado en 2012 con poco más de $ 3 mil millones en ventas, un aumento del 28 por ciento con respecto a 2011.

Los coleccionistas y comerciantes son los delanteros de un equipo de soccer, los quarter back en un equipo de fut bol americano y los pitchers de un juego de base ball, las curvas del mercado en un arte especial para extraer la última gota de ganancia de él. Si bien la idea de Schumpeter del capitalismo como “destrucción creativa” es una réplica adecuada a Marx, la cuestión hoy en día, con respecto al arte, es si el capitalismo tiene un efecto destructivo, lo que limitaría la libertad creativa o si se trata de un estímulo adecuado a la creatividad —ya sea el deseo de beneficiarse económicamente de hacer arte lo convierte en un arte espiritualmente provechoso. ¿Es la convergencia del arte y el dinero —la equiparación de arte con el dinero— saludable o no para el artista, por mucho que pueda ser un signo de capitalismo sano?. El pago de una cierta cantidad de dinero para una obra de arte puede ser comparado con la colocación de una apuesta en un número en la ruleta, el dinero más un número de lugares en el arte del juego financiero, más uno que va a ganar el juego. Mucho dinero garantiza grandes ganancias de historia del arte, así como un futuro económico muy bueno. Es una manera de fijar el giro de la rueda de la fortuna, sólo se detiene ante el mejor postor del dinero.

Los jugadores se han vuelto tan importantes como los artistas, cuyas obras juegan con ellos porque tienen el dinero. El precio es la explicación, un precio bajo, sugiere una inversión a corto plazo, mientras que un alto precio sugiere una inversión a largo plazo, y en última instancia el “invaluable” que confiere la inmortalidad en el arte—su valor más allá del dinero a pesar de su inmortalidad reside en la gran cantidad de dinero en que puede ser intercambiado. Los altos precios parecen significar gran reputación. Los altos precios pagados por un Kooning o un Pollock lo confirman. Los precios del arte pueden reflejar las realidades socio-políticas de una nación, en cierto sentido, el dinero vuelve a caer en la nacionalidad— hace un seguimiento de la calificación de la prosperidad de un país, tomando nota grave que el arte contribuye de manera significativa al producto nacional bruto de un país, especialmente cuando una nación se convierte en un destino turístico-cultural y un artista nacional es reconocido. El arte es claramente una buena publicidad y los negocios, Es evidente que el arte ofrece un rendimiento excepcional de la inversión.

Algunos cuadros representativos son:

  • Le Moulin de la Galette (1876), de Renoir. Se pagó en 1990 más de 61 millones de euros.
  • Número 5 (1948), de Jackson Pollock. El magnate David Geffen la vendió por 110 millones de euros en 2006.
  • Garçon á la Pipe (1905), de Picasso. Se vendió en una subasta por 81,8 millones de euros.
  • Dora Maar con gato (1941), de Picasso. El magnate ruso Boris Ivanishvili pagó 75 millones de euros.
  • Retrato del Doctor Gachet (1890), de Van Gogh. El coleccionista nipón Ryoei Saito pagó casi 65 millones de euros.
  • Le Bassin Aux Nympheas (1919), de Claude Monet.Se pagaron más de 63 millones de euros.

Roberto García J.
Lic. en Economía por la UAM-X Maestria en Economía financiera por la ULSA. 20años laborando en el sector financiero. consultor e instructor de empresas.

Agregar comentario